La TalachaOpinión

Nuevo León, sucesión adelantada

Para quienes conocen la cultura regia, pareciera que la política es una actividad secundaria y que la prioridad aquí, es el negocio y el dinero. Y que lo que hagan los políticos y el gobierno en sus tres niveles, en un análisis simple, es intrascendente, ordinario y normal. Pero la verdad y la realidad, es otra. En Nuevo León, cada vez se hace más política, porque la dinámica nacional así lo marca y la experiencia reciente de las elecciones es el referente más claro. 

¿Por qué afirmamos esto?, por la sencilla razón de que en Nuevo León, está en marcha la sucesión gubernamental, pues no son pocos los que ya andan locos tras la silla que ocupa Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco. Faltan más de 2 años y medio para las elecciones, pero  los grupos, los partidos y los protagonistas, ya empezaron la carrera sucesoria.

Después de las elecciones del 1 de julio, Nuevo Leon entró en ebullición, porque en la escena nacional hay dos personajes locales que están muy cercanos a Andrés Manuel López Obrador y serán protagonistas en la lucha local que viene: Alfonso Romo y Tatiana Cloutiher. Además, existe un particular interés político del próximo presidente de México de meter en la dinámica nacional al Estado y a los grupos económicos regiomontanos y tanto Poncho como Tatiana serán los puentes con los poderes locales para operar una sucesión con proyectos afines.

Jaime Rodríguez Calderón, también está ya metido en la dinámica del relevo y aunque no tiene a nadie en su gabinete que pudiera presentar como proyecto futuro, sí está muy interesado de trabar alianzas con cuadros y grupos alternativos, sobre todo de Acción Nacional. 

Pocos saben, pero apenas concluyó la elección de julio, el Bronco ordenó a su equipo recabar toda la información sobre el municipio de Guadalupe y su alcalde electo Pedro Garza Treviño. De manera extraña y sorpresiva quiso saber todo sobre Guadalupe y todo sobre su alcalde ganador. En el equipo del gobernador esa señal se interpretó como el inicio de una posible alianza política. Garza Treviño tiene muchas simpatías entre la comunidad panista del Estado. Ademas, el edil electo de Guadalupe, cuenta con una hoja de servicio dentro y fuera de su partido que nadie objeta, por eso El Bronco, se presume, ya pudo haberle echado el ojo, para hacer causa política común con él.

Jaime sabe que tendría que ir con el PAN, porque en el PRI lo aborrecen. Sabe también que una candidatura independiente no tiene posibilidades, porque esa figura él mismo la desacreditó y  bajo ese esquema tendría el repudio generalizado de los nuevoleoneses, que nada quieren saber de esa historia. 

El Bronco es terco y socarrón y aunque Nuevo León lo reprobó en las urnas en julio pasado, no va a cruzarse de brazos y va a querer influir en su relevo, si no con un amigo, sí con un aliado que le cuide las espaldas cuando se vaya, o le permita seguir con sus ideas independentistas fuera del Estado. 

Felipe de Jesús Cantú, si logra brincar el obstáculo de las impugnaciones y consigue la alcaldía regia estaría de manera automática en la linea de arrancadero. El, como su grupo, se dicen listos para entrarle. Por el lado del PRI, la que está desatada, es la alcaldesa de Escobedo, Clara Luz Flores. Sería una de las cartas del tricolor y su marido Abel Guerra es su más incómodo promotor. El proyecto, dicen, está en marcha y Escobedo dará mucho de que hablar en los próximos meses. 

Otra corriente que opera en la línea de la sucesión, es el grupo Naranja que lidera el senador electo Samuel García, quien de manera sorpresiva y con una campaña novedosa le arrebató a los partidos tradicionales las dos senadurías de Nuevo León. Dante Delgado, viejo dinosaurio ya le tiene puesta la mira al Estado y ve en Samuel un valor político que electoralmente es atractivo y propositivo, aunque dependerá mucho de lo que haga en el senado. Este grupo de políticos noveles, en el que se incluye a Luis Donaldo Colosio Riojas, Agustin Basave, que también ganaron las elecciones, y otros, que los arropa moralmente Fernando Elizondo, se van a presentar en el proceso que viene como una alternativa de cambio generacional en Nuevo León. Desde ahora ya están levantando la mano y si las figuras y partidos tradicionales los minimizan como lo hicieron en la elección reciente, pueden dar la sorpresa.

Nuevo León está más movido de lo que se ve. Los actores políticos traen un activismo acelerado de cara al relevo en el poder estatal. La presencia de Alfonso Romo y Tatiana Clouhtier en el primer círculo del próximo presidente de México, pone al Estado en la dinámica política nacional y eso motivará que en los próximos meses se acelere la lucha por el poder aquí. Lo veremos.

Comment here