La TalachaOpinión

Alcaldes rumbo al 2022

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

A la media noche de este domingo, todos los alcaldes de Tamaulipas rindieron protesta como tales. Unos van por primera vez y otros por su segundo periodo tras haber conseguido su reelección. Los eventos protocolarios transcurrieron sin contratiempos, sin embargo, en esta etapa, hay cinco alcaldes que a partir de este 1 de octubre, van a estar bajo la lupa por sus acciones y por sus movimientos políticos de cara al 2022.

Hablar de un protagonismo adelantado de los alcaldes que hoy se estrenan y se reestrenan en el poder, es porque en el gabinete estatal, la caballada está flaquísima y porque además, el «naturalito», que sería el senador Ismael García Cabeza de Vaca, enfrentará grandes oposiciones y objeciones en el gobierno de López Obrador.

Por eso, son cinco los alcaldes que desde hoy están en la mira: cuatro del PAN y uno de Morena. Todos encabezan las cinco ciudades más importantes del Estado, con grandes presupuestos que permiten contar con plataformas de proyección aspiracionales inevitables. Aunque en la lucha por la sucesión gubernamental existen ya figuras que miran hacia el futuro, los alcaldes de estos municipios serán protagonistas en la batalla que viene y dependerá mucho de su trabajo y sus circunstancias las que les permitan crecer y ser tomados en cuenta para lo que viene.

Por el PAN y por ser gobierno, está Maki Ortiz, alcaldesa de Reynosa. Una mujer que desde ahora se coloca en el arrancadero sucesorio por sus prendas políticas y por haber sobrevivido a problemas de salud y políticos que le dan fuerza y autoridad para levantar la mano desde ahora; ganó su reelección superando el fenómeno morenista y aunque tuvo el apoyo del Estado, su chamba en la alcaldía y su habilidad para sortear los vendavales políticos, la ponen invariablemente en la ruta de la sucesión.

Confrontó al Gobernador antes y después de su llegada a la presidencia y salió bien librada. Luego, los movimientos en el  CEN del PAN, en donde tiene ascendencia y aliados de gran peso político, consiguió mantenerse como la única opción electoral en Reynosa y conquistó la reelección.

Sus roces anteriores con el Gobernador pudieran ser una debilidad para su futuro, pero su condición de reynosense puede ser una fortaleza, partiendo del deseo del gobierno de que el grupo Reynosa se mantenga en el poder estatal.

Maki entonces, desde Reynosa, va por el 2022 y se sabe que su equipo y ella, ven que hay posibilidades para soñar desde ahora.

Otro proyecto del norte, también del PAN, se llama Enrique Rivas Cuéllar, presidente municipal de Nuevo Laredo. Igual que Maki, logró su reelección y es de este grupo de alcaldes, el más joven. En el partido, tiene una gran empatía con todos los grupos del Estado. Todos le ven futuro y posibilidades de crecer hacia el interior de Acción Nacional. No forma parte del primer círculo del Gobernador, pero en dos años, le demostró lealtad como muy pocos, además que Nuevo Laredo es la ciudad, que después de Reynosa, le roba los afectos y los intereses al gobernador en donde hay grandes proyectos en puerta que van a detonar el desarrollo del propio Estado. Eso, visto desde una óptica política electoral, pone a Rivas Cuéllar, en línea de arranque para el 2022.

Enrique y eso lo dicen los mismos panistas, podría convertirse en el delfín confiable que le garantizaría al Gobernador una transición de estabilidad, pero sobre todo, una continuidad sin sobresaltos. Cosa que no sucedería con otros, aunque fueron de su mismo partido.

La chamba de Rivas, será sin duda, lo que le permita estar cerca de la sucesión.

El otro alcalde está en el poderoso sur y es Chucho Nader que siempre soñó con ser presidente municipal de Tampico. Es considerado como el único panista de la vieja guardia que le apostó al proyecto de Francisco García Cabeza de Vaca hace tres años y ganó. Lo acompañó en el gabinete casi dos años y luego lo mandó a ganar Tampico, venciendo a la casi indomable Magdalena Peraza.

Chucho, ya cumplió su sueño y ahora quiere ser gobernador. Algunos dicen que el gobernador ya cumplió con él, al llevarlo al gabinete y luego hacerlo alcalde. Quienes lo conocen, dicen que es el panista más priísta, porque todos sus negocios los hizo con los gobiernos priístas. Chucho igual que Maki, tiene grandes amarres en el CEN del PAN, entre ellos Felipe Calderón y Magarita Zavala y otros y eso podría servirle para ir construyendo una red de alianzas futuras, aunque sabe que el factor de decisión será el Gobernador, por eso está dispuesto a aportarle todo a él.

Un factor de peso es que Tampico es el bastión del PAN en Tamaulipas y siempre los gobernadores han querido tener de su lado esa zona. El mismo Gobernador Cabeza de Vaca, ahí sentó las bases desde un principio para ganar la gubernatura hace mas de tres años.

Chucho, es de los alcaldes citados que mas está dispuesto a invertirle al 2022, pero no tiene la seguridad de que el gobernador lo tenga en sus afectos, por eso se ha propuesto armar una estrategia mediática que lo proyecte estatalmente y que le agrade al jefe del poder Ejecutivo.

Y el cuarto alcalde panista se llama Xicoténcatl González, quien ésta madrugada se estrenó como presidente municipal de Victoria. No es panista puro, pero en sus deseos sí está ser gobernador de Tamaulipas. Su reto es más complicado que el de Maki, Enrique y Chucho, pues estos traen una formación partidista y trabajo en el servicio público; Xico no. Hay lazos familiares que lo unen con el Gobernador que podrían favorecerlo, pero dependerá de sus resultados en la capital, en donde ha generado expectativas que si cumple, lo pueden poner en la pelea, y si no, lo eliminarán de inmediato.

Xico, tuvo en su toma de protesta, a casi todo el gabinete y la dirigencia del PAN, lo que genera ruido por que llega con todo el respaldo del gobierno. La personalidad de Xico es polémica que no le ha permitido ganarse ni granjearse al gabinete. El alcalde de Victoria es un enigma, pero está en la carrera gubernamental. Todos coinciden que su futuro depende de él y no de otros factores.

El último alcalde es Mario Alberto Lopez, Presidente de Matamoros que llega por Morena.

No se sabe ni se conoce que tenga aspiraciones futuras, pero su condición actual lo coloca como protagonista. Aunque en Morena, existe desde ahora un proyecto muy visible que se llama Américo Villarreal Anaya, también senador por Morena, Mario Alberto Lopez, estará en la arena, como también José Ramon Gomez Leal «JR», representante de AMLO en Tamaulipas.

Ese es el escenario político a partir de ahora. Todo lo que hagan y digan será usado a su favor o en su contra. Las circunstancias políticas a estos alcaldes los han puesto en el tablero, pero dependerá de su trabajo y sus oficios para entrar en los ánimos del gobernador, en el caso de los panistas, para colarse a la meta del 2022.

Por lo que hace al senador Ismael García Cabeza de Vaca, está en la sucesión también, quizás, por encima de los alcaldes citados, pero los últimos acontecimientos enrarecen en mucho su trascendencia política, incluso, la existencia de actores como Ricardo Monreal, Martí Batres, y el mismo López Obrador, son desde ahora, piedras en el camino que complican el proyecto de Ismael. Queda tiempo para saberlo.

Talachazos

«JR», ¿HAY RECONCILIACION?.-  El ingrediente político mas sobresaliente que tuvo la señora Mariana Gómez García Cabeza de Vaca, durante su Segundo Informe de Labores aparte de sus logros en el DIF Estatal, fue sin duda la presencia de su hermano José Ramón, conocido como «JR» y quien es el representante con mayor peso político y administrativo en Tamaulipas del presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Todo mundo sabe y es del dominio público que entre «JR» y el Gobernador García Cabeza de Vaca hay discrepancias, pero en los últimos días se habla de que ya empezaron algunos acercamientos entre ambos, pues la tarea y las responsabilidades de ambos, así lo exige, y la presencia de Jose Ramón al informe de la señora Mariana, es una señal que se interpreta así, casi como una reconciliación política. La presencia de sus señores padres, refuerza esa versión. En los próximos meses lo sabremos, pues se sabe que en familia y en la política no existen pleitos irreconciliables y mas de este nivel, en donde Tamaulipas, está de por medio. Si es así, que sea para bien.

Comments (1)

  1. Solo una precisión, el próximo periodo constitucional del cargo de gobernador será de Dos Años, para homologar el calendario electoral al federal en el 2024. Saludos y excelente análisis

Comment here