La TalachaOpinión

Dos años después…

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

DOS AÑOS DESPUÉS…

 

Hace dos años, la delincuencia organizada, la delincuencia política, la delincuencia cibernética o quien sabe quien, y bajo quien sabe qué intereses mezquinos, expulsaron, mediante amenazas cobardes y viles al que escribe y a mi familia de Tamaulipas.

La solidaridad desde entonces, de conocidos y desconocidos no ha parado; hubo algunos, muy pocos por cierto, que hablaron de «soflamería y protagonismo», pero ante el estado de cosas que se viven en la entidad, donde todo pasa y a ninguna autoridad le importa, lo primero, antes que todo, estaba y está la seguridad del tesoro mas preciado que uno tiene: La Familia.

Han pasado dos años, y él o los responsables siguen por ahí, seguramente todavía haciendo daño de manera impune, sin castigo alguno. La Fiscalía para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) y la autoridad misma, han hecho absolutamente nada. Han sido horas y horas exigiendo que el expediente que tiene las denuncias se mueva y nada.

El Mecanismo Federal Protección a Periodistas, ha sido contundente en sus dictámenes: «Las condiciones para regresar a Tamaulipas no están dadas; no hay garantías para ejercer el periodismo y ninguna autoridad local ha movido un dedo para ver su caso y mientras eso ocurra, no pueden volver».

En las mismas condiciones, están miles de tamaulipecos que tuvieron que salir del estado para salvar sus vidas, abandonando trabajo, familia, amigos, hogar y todo su patrimonio.

Desde lo alto del poder, el gobierno federal actual y el que viene, lo dicen sin sonrojarse, «Tamaulipas necesita una cirugía mayor en materia de seguridad y van a pasar algunos años para que la tranquilidad, la paz, el orden y el desarrollo regresen».

Los daños a las familias que tuvieron que abandonar la tierra, y a la sociedad tamaulipeca, han sido terribles y recuperar el tejido social, tardará años.

En el caso particular, para quienes aún siguen pendientes de lo que hemos pasado en estos dos años lejos de casa, les decimos que estamos bien, quizá un poco mejor de los que se quedaron allá. El apoyo de mi casa editorial Expreso, de mis compañeros y mis jefes, y de todas las organizaciones de Periodistas y Defensoras de Derechos Humanos que nos han acompañado siempre, ha sido invaluable y se aquilata cada minuto que transcurre, porque aunque a la distancia sigo aquí, mas activo que antes, haciendo y ejerciendo este oficio con más pasión que nunca. Y para refrendarlo, echamos andar ‪www.latalachanoreste.com, como un complemento a los años que dejamos en la redacción diaria y una forma de demostrar que por mas obstáculos y objeciones que le puedan poner a nuestro trabajo, nos fortalecen las ganas de que solo estamos hechos para esto.

Para hacer periodismo y ser periodista ahora, no se necesita inventar nada nuevo; hay que adaptarse y emplear las nuevas tecnologías; modernizarse y entender la nueva dinámica social.

La información es la misma, solo que con otras connotaciones, y para ejercer el periodismo, lo único que se necesita es ser objetivo, registrar lo que pasa y comunicarlo con responsabilidad y con ética y que la pasión no muera. La credibilidad es el valor mas alto en el periodismo y de quien lo ejerce.

En estos dos años, hemos valorado mas esta responsabilidad y ese compromiso. No ha sido fácil, pero aquí estamos, de pie y con mas fortalezas que antes.

No vamos a seguir sentados esperando que la vara de la justicia haga pagar sus pecados a los responsables. Tampoco vamos a esperar a que el Estado cumpla su tarea de garantizar el libre ejercicio de la Libertad de Expresión o proteja a quienes ejercemos el periodismo; lo vamos a exigir siempre, porque ese es un derecho constitucional y un derecho humano, pero estamos conscientes que sólo trabajando como lo hemos hecho todos estos años, tendremos la autoridad moral para que se respete este noble oficio del periodismo.

Comment here