Al DíaLa Talacha

Monterrey y el 2021

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

Monterrey y el 2021

Finalmente, después de cinco días de intensos forcejeos entre priístas y panistas, fue Bernardo González, Secretario de Seguridad Pública hasta este lunes a las 4 de la tarde, el elegido para presidir el Concejo Ciudadano.

Será él quien gobernará la ciudad de Monterrey durante los próximos dos meses o más, depende como, o en que quede la elección extraordinaria que está marcada para celebrarse el 16 de diciembre.

A bote pronto, cualquiera pudiera pensar que fue Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, quien metió las manos para que se destrabara el conflicto de Monterrey, tomando en cuenta que Bernardo, es gente de su gabinete, pues todavía este lunes por la mañana, el hoy Presidente del Concejo acudió en calidad de Secretario de Seguridad Pública al Congreso del Estado a defender y exaltar los logros del gobierno independiente en materia de seguridad.

Pero los bien informados aseguran que la decisión no vino del palacio de gobierno, sino del centro del país. Sí, de allá donde Andrés Manuel López Obrador está mandando y ordenando todo. Bernardito, así como lo ven, tiene una palancota y un padrinote con el presidente electo quien bajó la instrucción y tanto priístas y panistas no tuvieron de otra que aceptar a regañadientes la orden.

Si fue así, queda claro que las decisiones políticas más importantes del país van a volver a tomarse en el centro del país, como en los viejos tiempos del «priato».

También queda evidenciado como lo dijo puntualmente el diputado de Movimiento Ciudadano, Luis Donaldo Colosio en tribuna, que todo fue una vil simulación y una imposición de último minuto.

Les dijo en su cara que de nada sirvieron las largas horas en las que había un consenso mayoritario para que ahora esas bancadas (refiriéndose al PRI y PAN preferentemente) voten por una propuesta que les ordenaron, «es una falta de respeto y una falta de palabra y que todas esas malas prácticas que detesta la ciudadanía, deben parar», cuestionó el joven legislador que provocó que sus compañeros de bancada, incluso influyó para que la diputada Ivonne Bustos del Partido Verde externaran su desacuerdo y se abstuvieran de votar a favor del dictamen.

Y si muchos creen que la crisis política y de gobernabilidad ya pasó, se equivocan, porque administrativamente Bernardo Gonzalez ya llegó y ha puesto a salvo a Monterrey, pero la verdadera lucha por el poder apenas inicia. El PAN, el PRI, el Gobierno del Bronco, además de los demás partidos y actores políticos del Estado han arrancado lo que siempre estuvo y está en juego atrás de toda esta escaramuza: la sucesión gubernamental del 2021.

Monterrey será escenario de la madre de todas las batallas en los próximos dos meses. Quien se quede con la capital nuevoleonesa, tendrá un pie adelante en la  batalla por la gubernatura. El PRI y el PAN lo saben; quien pierda, se podría ir despidiendo de la posibilidad de ganar la silla que hoy tiene Rodriguez Calderón.

El Bronco, también lo sabe por eso, le cayó como anillo el dedo que Bernardo se quedará como alcalde interino. Bernardito, sería el Delfin Independiente que desde ahora El Bronco estaría poniendo en el aparador para la sucesión, junto con Clara Luz, la alcaldesa de Escobedo que entraría como Plan B, si los priístas se opusieran. El peso y la influencia de Abel Guerra sería el factor determinante en el feudo del Bronco.

Nuevo León está inmerso en la sucesión del 2021 y todo lo que se haga y se diga en el Congreso, en la la alcaldía de Monterrey, en el Gobierno del Estado, tendrá que ligarse con la silla del Bronco. Lo mejor, todos coinciden, esta por verse y la elección extraordinaria será el mejor escenario para medir fuerzas para lo que viene.

Como quiera, este episodio de la elección del Concejo Municipal, sirvió para atender que la política son intereses mezquinos, golpes y negociaciones en lo oscurito.

 

 

Comment here