La TalachaOpinión

¿Se acabó la gracia?

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

¿Se acabó la gracia?

Cualquier priísta con poder, hasta antes del 1 de diciembre del 2018, lo decían recio y quedito: Egidio Torre, traicionó al PRI y entregó el Estado al PAN a cambio de seis años de inmunidad, por eso no lo tocan ni con el pétalo de una rosa.

Eugenio Hernández que gobernó hasta el 2010, está tras las rejas. Pablo Zárate, ejerció el poder hasta el 2010, pero ningún funcionario egidista ha sido medido con la vara de la justicia, porque insisten, el «fuero de facto» se compró para todos, al menos hasta hace unas horas así parecía.

El Congreso del Estado, que se ha convertido en el juez implacable contra el pasado, incluso, con el voto de los mismos diputados priístas, acaban de mandar una señal que erizó la piel y le puso los pelos de punta a los intocables del pasado reciente. La cuenta pública del 2016, del Gobierno del Estado ha sido declarada improcedente por la Auditoría Superior del Estado, en donde el mismo titular ha dicho que hay un faltante de hasta de 2 mil 500 millones de pesos que no saben en donde quedaron y que nadie responde por ellos.

¿Es esto el fin de la inmunidad comprada?, ¿ahora sí viene la vara de la justicia a medir a Egidio y a los Egidistas?.

En los días posteriores a septiembre, cuando el caso de Eugenio parecía que se le salía de las manos a la Procuraduria de Justicia y la defensa del ex gobernador casi lograba su objetivo de liberarlo, ante la sorpresa de muchos, llegaron implacables las demás acusaciones de enriquecimiento ilícito en su contra, y no solo eso, hubo quien dijo: «esperen la megabomba que se está cocinando en la Auditoría Superior del Congreso del Estado y que puede estallar en diciembre o en enero».

Una llamada por teléfono que se le hizo a funcionarios de la Auditoria Superior del Estado el pasado sábado para preguntar, si esa megabomba era el dictamen negativo a la cuenta pública del 2016 del ex gobernador Egidio Torre, la respuesta fue a medias, «por ahí viene la cosa».

En la contestación se agregó algo más:

«Vienen en la lista dos funcionarios de primer nivel, dos ex alcaldes de los municipios grandes y un servidor público menor: Gustavo Rivera, es uno de ellos». El recién acabado ex Gerente de la Comapa Victoria recibió notificaciones, junto con su antecesor Eliseo García Leal pero hicieron caso omiso; ahora sus cuentas (2016 y 2017), los ponen en una posición de indefensión total.

Pero la mira está puesta en la cabeza de la administración estatal pasada. El periodo de gracia ha terminado y los compromisos, si es que los hubo, como se dicen, ya no existen. Ahora sí, sálvese quien pueda.

La administración estatal panista, ha demostrado en estos más de dos años al frente del gobierno, que no le tiembla la mano cuando de ajustar cuentas, se trata. Los casos ahí están tras las rejas, por eso, a partir de ahora nadie en su santo juicio puede negar que la embestida contra Egidio y compañía están en marcha. Aunque otros, afirman lo contrario y dicen que después del 1 de julio del 2018, las vendettas o las venganzas políticas llegaron a su fin, porque Andrés Manuel López Obrador, todo lo ve y todo lo escucha. Otros más, aseguran que el dictamen negativo del Congreso en contra de la cuenta pública del ex gobernador, Egidio Torre, es un «acalambre documentado» para guardarlo y tenerlo listo para cuando se requiera.

Todo esto puede ser, pero mientras son peras o son manzanas, todos aquellos que crean que tienen pendientes con la justicia en el pasado reciente, o ponen tierra de por medio, o se buscan un buen despacho de abogados para su defensa, porque los amparos, está visto, ya no son suficientes para impedir pisar la cárcel.

En septiembre se dijo: diciembre será para muchos un mes de fiesta, pero para otros, será de mucha incertidumbre, porque el 2019, pinta para ser un año revelador y aterrador para muchos. Lo veremos.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: