La TalachaOpinión

El recibimiento a AMLO

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

El recibimiento a AMLO

La noche de este martes, procedente de Saltillo, Coahuila, llegó a Monterrey por vía terrestre el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este miércoles como es su costumbre, tendrá la reunión diaria de seguridad con los mandos militares y de la policía federal, en donde recibirá el parte policíaco de cómo amaneció el país; posteriormente ofrecerá su conferencia mañanera con los medios de comunicación.

Todo será en el campo militar número 7 ubicado en el municipio de Apodaca, Nuevo León.

Posteriormente se moverá al Parque Fundidora donde alrededor de las 11 de la mañana, estará inaugurando el Salón de la Fama, a la que han sido invitados varios deportistas de fama nacional y mundial.

Y mientras el presidente López Obrador hacía su arribo a tierras regias, este martes, coincidentemente, el área metropolitana de Monterrey era convertida en una zona de muerte: doce muertos en un solo día, producto de la guerra que traen los grupos criminales que se disputan la plaza de Nuevo León. De esta manera, los criminales, le daban la bienvenida al presidente. Los muertos caen y aparecen por todos lados, a pesar de que se armó un grupo interinstitucional de policía comandado por los militares.

Y no se diga el día violento que vivió este lunes el municipio de Reynosa, donde ya es común escuchar las ráfagas de las metralletas, o las noches de ejecuciones que padece Ciudad Victoria.

En ese contexto, se recibe al presidente en Monterrey, capital de la región norestense del país.

Este mismo martes, el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, en el Foro Internacional de la Violencia de Prevención y Seguridad Ciudadana, reclamó y reprochó a los senadores y diputados federales por atorar la aprobación de la Guardia Nacional.

El mandatario nuevoleonés, a su estilo dijo a los senadores «que ya no jodan» y que aprueben el dictamen de la Guardia.

El noreste del país, donde están Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, es una región que preocupa sobremanera al presidente López Obrador.

En varias ocasiones, luego que tomó posesión como Presidente, ha confesado que esta región es uno de sus principales dolores de cabeza, y ha dicho que no descansará hasta lograr la pacificación, «Nuevo León porque es una zona generadora de riqueza que debemos cuidar y Tamaulipas, porque ya es tiempo que su gente viva en paz; cueste lo que cueste lo lograremos, ha dicho».

Las intenciones y las preocupaciones del Presidente se entienden, sin embargo, la violencia sigue fuera de control. Su estrategia de seguridad basada en el «amor y paz», no vale ante el lenguaje que usan las bandas del crimen que solo entienden el uso de las armas y de la muerte.

El papel de los gobernadores, excepto de algunos panistas, no están jalando parejo con el Presidente.

Los de extracción priísta y morenista, incluyendo el Bronco, en Nuevo León han expresado todo su apoyo a la Guardia Nacional y han dado línea a sus senadores y diputados federales para que se apruebe en el senado, sin embargo algunos mandatarios del PAN, se han convertido en un verdadero estorbo y por todos los medios están frenando la creación de la Guardia Nacional.

La negativa más fuerte de algunos Gobernadores de Acción Nacional ocurrió el pasado 15 de febrero, cuando dejaron plantados a los mandos militares y al mismo presidente cuando se iba a abordar el tema de la Guardia Nacional.

La sociedad norestense ha padecido por años, como pocas regiones del país, los embates de la delincuencia que ha impuesto su ley a punta de balas.

Siempre, la presencia de un presidente en estas tierras genera expectativas; ojalá traiga y deje buenas noticias en materia de seguridad, que hoy es el tema que más preocupa y duele a la raza de por acá.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: