La TalachaOpinión

El descobijadero

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

El descobijadero

En la política partidista de estos tiempos, lo decíamos la semana pasada, se ha perdido el pudor y los escrúpulos. Y la afirmación partía luego que muchos priistas y panistas se despojaron de prejuicios y de vergüenzas y se fueron en montón a formarse en las filas de Morena; unos en busca de candidaturas, otros para ser operadores políticos.

Esta praxis ya no sorprende a nadie y tampoco debe espantar a nadie: así se hace la política ahora, en donde los principios, los valores y las ideologías es lo que menos importa; lo que  interesa es el poder, el presupuesto y vivir dentro de él.

En el proceso que vive Tamaulipas, ocurre un fenómeno atípico de cara a la renovación del Congreso: falta mucho por ver; por eso se insiste en que nadie se diga sorprendido, pues así como vimos que muchos priistas y panistas se fueron en tropel para Morena, falta conocer qué y quienes se están yendo al PAN.

Vivimos en tiempos del descobijadero y la opinión pública debe saber quien anda con quien, porque esto así se esperaba.

Los priístas que perdieron el poder, hoy se están vendiendo al mejor postor con Morena o con el PAN, da lo mismo. Ambos partidos necesitan del PRI para ganar. En el 2016, Acción Nacional ganó la gubernatura porque así lo decidieron los votos del PRI y en el 2018, Morena ganó casi todo porque los priístas le dieron su voto a Andrés Manuel.

Ahora, en la elección que viene, va a pasar exactamente lo mismo.

La designación de Gustavo Rivera ex Gerente de la Comapa, como Director de Capacitación de la Secretaría del Trabajo, es un ejemplo entre muchos que vamos a empezar a ver sin pudor en los próximos días. Su llegada se ve a todas luces hacia donde. Pero así como él, su grupo político al que pertenece Rivera, opera para el PAN desde que éste llegó al poder en el 2016.

Sergio Guajardo ex líder del PRI lo hizo en su momento, Ahora Yalheel Abdala lo está haciendo también, como el ex Gobernador de Tamaulipas Egidio Torre que se ha convertido en el operador número uno del panismo, desde antes que este entregara el poder. La lista de priístas al servicio del PAN es muy larga, basta conocer la nómina azul para saber quienes son.

Pero no pasa nada. Son tiempos de supervivencia política y hay que sacar para la chuleta.

Eugenio Hernández desde prisión ha movilizado a todo su grupo para operar por Morena. Baltazar Hinojosa y sus más allegados como Fernando Mancilla, están ahí, enlistados en la Cuarta Trasformación.

La vergüenza, ya se perdió; los principios no cuentan; lo que vale es el dinero y en algunos casos, la sed de venganza.

Hace unos días un priista de gran renombre, sin ruborizarse, lo confesaba:

«Yo tengo una estructura de 3 mil votos y la voy a ofrecer a quien me dé más. El PRI no me da ni me ofrece nada; pero si el PAN o Morena, pagan bien, que le pongan número y nos vamos con él».

Ese es el juego verdadero que están jugando los priístas en esta elección.

En todas las elecciones, el poder del dinero es determinante para ganar o perder un proceso. Las despensas, la compra del voto, son ejemplos de cómo se induce el sufragio. Pero en esta ocasión se va a notar más este fenómeno. De ahí que el papel del árbitro electoral, esta vez, va a ser fundamental. No en vano la dirigencia de Morena, está ya pidiendo que el INE atraiga la elección para que sea este quien cuente los votos el 2 de junio.

Estamos frente aun proceso electoral, en donde, lamentablemente, el último que está siendo tomado en cuenta es el elector.

Por y eso y por más, el resultado del 2 de junio, puede llegar con muchas sorpresas. Faltan poquito mas de 90 días para ver el desenlace de esto.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: