La TalachaOpinión

Una elección de vacilada

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

Una elección de vacilada

Los sondeos y encuestas que se han levantado en Tamaulipas sobre estas elecciones, además de reveladoras, son escalofriantes, pues el 80 por ciento de la población no sabe qué se va a votar en el próximo mes de junio. Y lo que es peor: el 90 por ciento de los candidatos y candidatas de todos los partidos no tienen claro el papel que van a desempeñar en la próxima legislatura; la mayoría desconoce el trabajo que se hace en la Cámara, menos sabe de qué trata el reglamento interior del Congreso, y tampoco tienen claro ¿qué es una iniciativa?, ¿ni qué es un dictamen?.

Los únicos que saben, son aquellos que van en busca de una reelección o han tenido la oportunidad de estar en una curul.

Sin embargo, todos, en sus lemas de campaña pomposamente se promueven como «Seré tu voz en el Congreso». En el caso de los candidatos panistas, que desconocen el significado de «El cambio hacia adelante», o los mismos priistas que presumen sin entender a quien se le ocurrió eso de «el PRI no se raja». Por el lado de los morenistas, no se quebraron mucho la cabeza y se quedaron con la frase, «para seguir haciendo historia».

Existe una pobreza intelectual y profesional en casi todos los candidatos que decepcionan; lo único que saben y eso sí lo tienen muy claro, es que al Congreso se va a levantar la mano para aprobar todo lo que le ordenen sus pastores y coordinadores de bancadas; el debate, o los recursos para polemizar en tribuna, es algo impensable e inimaginable en sus mentes.

Sobre estas elecciones inéditas en Tamaulipas, a pesar de que son de gran trascendencia, casi nadie sabe lo que está en juego. Es la primera ocasión que se van elegir solo diputados locales, por eso existe un marcado desinterés de la población sobre este proceso; están solo los interesados, y estos apuestan a ganar a partir de movilizaciones y votos comprados; es la retórica de siempre, como cuando estaban los que se fueron. Nada ha cambiado.

Por la desinformación y la ignorancia que existe entre candidatos, partidos, y ciudadanos, ésta elección de Tamaulipas, es una simulación electoral. Los que tienen el poder, juegan en serio para no perderlo, y los demás protagonistas, simulan jugar para validar algo que ya está decidido desde antes.

Los potenciales electores tienen su propia agenda y no coincide con quienes hacen este simulacro; por eso, las encuestas de opinión sobre lo que va a suceder en junio, no se equivocan cuando aseguran desde ahora que van a ganar los que ya están en él. Los demás son comparsas que validan una democracia de ficción.

Por lo tanto, los pronósticos hablan desde ahora de que en Tamaulipas va a tener una votación baja; van a votar solo los interesados. A los candidatos y candidatas, y los mismos partidos, les conviene que así sea, porque perdiendo ganan.

En Tamaulipas, votar, es una vacilada.

Talachazos

La violencia disminuirá en 6 meses. ¿En dónde hemos escuchado eso?. El presidente López Obrador dijo este lunes que después de que se entreguen todos los programas sociales y que quede lista la Guardia Nacional, la violencia vendrá a la baja. La afirmación, por más que se le quiera creer, se hace aventurada y hasta irresponsable. El beneficio de la duda se lo dieron 30 millones de mexicanos, pero en menos de cuatro meses, la realidad es otra. La guerra o el cochinero que dice le dejaron los que se fueron, lleva ya más de 12 años y no creemos que en 6 meses se termine. Eso, va a ir minando su credibilidad.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: