La TalachaOpinión

Arranca PAN, la batalla por el 2022

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

El PAN de Tamaulipas ya dio el banderazo para la sucesión gubernamental del 2022. Para ese fin ya lanzó la convocatoria para renovar los 43 comités municipales y la dirigencia estatal, en donde a partir de quienes queden al frente del partido, se empezará a concebir quién es el hombre o mujer que postulará el partido a la gubernatura.

De entrada, lo que es seguro desde ahora, es que Francisco «Kiko» Elizondo se reelegirá en la presidencia del partido; eso ya está decidido, lo cual es una señal de cómo se vienen las cosas.

Tras conocerse la convocatoria, los primeros que entrarán en este proceso, serán los municipios pequeños, y posteriormente vendrán las elecciones en los ayuntamientos llamados grandes.

Son tiempos que ya se veían venir, sin embargo en Acción Nacional empieza a cundir una preocupación de que el proceso interno no sea parejo para aquellos que quieren ser protagonistas en el 2022. No pocos, aseguran que desde ahora, en las dirigencias municipales quedarán personajes afines a un proyecto, y que todos aseguran, pueden ser Gerardo Peña o el senador, Ismael García Cabeza de Vaca.

En el mismo PAN, se dice que dos corrientes en el partido empezarán a hacer mucho ruido, y no son propiamente afines al proyecto del gobernador: Maki Ortiz que brilla con luz propia y está decidida a dar la pelea, y el secretario general de gobierno, César Verastegui, El Truco, que aunque ha sido un operador político efectivo para el régimen, no lo ven en la recta final. Incluso se habla que pueden sacarlo de la jugada antes de que empiece el refuego de la sucesión.

La lista la completan los alcaldes de Nuevo Laredo, Enrique Rivas Cuéllar y Jesús Nader, presidente municipal de Tampico, quienes también desde sus trincheras empiezan a empujar sus proyectos. Enrique y Chucho, así como Maki y el Truco Verástegui, saben que van a enfrentar al primer círculo del poder en el que está Gerardo Peña y el senador Ismael. De ahí que están preocupados por cómo se van a desarrollar los procesos de elección de los nuevos líderes municipales del partido.

El proceso en el PAN no va a estar fácil, a pesar de la hegemonía y armonía que se dio luego de la victoria electoral del 2 de junio, en donde el gobernador hizo valer su fuerza y su autoridad política. Sin embargo, en Acción Nacional eso de la «disciplina o los lineazos», no se les da como en el PRI. Los panistas son algo señaladores, pues creen que la democracia partidista sí existe y por tanto, debe respetarse, por eso los pleitos al interior sí son de adeveras; cuando se pelean, lo hacen a muerte. Las operaciones cicatriz o la civilidad ciudadana para ellos no existe.

En la militancia panista hay nervios y desconfianza porque aseguran que los relevos en los 43 comités municipales no serán abiertos ni democráticos. Desde ahora se habla de simulación para tejer desde el partido a «aspirantes favoritos» rumbo al 2022, y la mejor forma de comprobarlo es que Kiko Elizondo seguirá en la dirigencia estatal del partido. Nadie mejor que él, para ser manejado a modo en el CDE azul.

Los meses que están por venir, serán bastante moviditos en Acción Nacional. El 2022, ya está en marcha.

Talachazos

Y POR LOS RUMBOS DEL PRI, las cosas no le pintan bien a Enrique Cárdenas del Avellano a quien desde ahora todos los ven como el casi amarrado presiente del PRI en Tamaulipas. Enrique que opera toda una red de apoyos para Alejandro Moreno Cardenas, Alito, está siendo objetado por algunos priístas que desde ahora, no sólo lo ven como virtual líder del PRI en Tamaulipas, si no que lo visualizan como potencial candidato del tricolor a la gubernatura en el 2022.

Enrique debería valorar con qué opción se queda. Si es líder del PRI, no puede ser candidato a la gubernatura, dicen los priístas. No puede ser juez y parte. Las experiencias que se han vivido, son amargas: Madrazo se aferró a las dos cosas y perdió. Ricardo Anaya en el PAN lo hizo también y salió muy mal. Enrique por tanto debe valorar esa posibilidad de ser. Las circunstancias políticas le favorecen, pero debe optar sólo por una.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: