La TalachaOpinión

El PAN y la sucesión

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

Como están las cosas políticas en Tamaulipas, hasta los más escépticos coinciden que el PAN mantendrá el poder estatal más allá del 2022. El PRI, de plano no tiene remedio y continuará  ahogándose entre sus liderazgos mediocres, y Morena, sin estructura y sus pleitos, terminará siendo, igual que los tricolores, un apéndice más del panismo tal como ocurrió en las elecciones del pasado mes de julio.

El problema que tendrá el PAN para mantenerse en el poder, dicen, será su militancia y sus simpatizantes que no están de acuerdo con dirigentes, y la inflexibilidad de los prospectos que  buscan encabezar la causa en el 2022. Todos se sienten con los méritos para enarbolar la bandera de la continuidad y no están dispuestos a cederle la estafeta a nadie.

Dependerá mucho de la habilidad del gobernador Cabeza de Vaca para operar su relevo, porque aunque en apariencia todos o la mayoría están disciplinados y alineados con el primer panista  del Estado, no todos cederán en sus pretensiones de ser protagonistas en la sucesión.

La cultura panista, en nada se parece a la priísta: aquí la disciplina es un juego infantil que nadie respeta; en el PAN creen que la democracia es de a deveras, y se la toman muy en serio,  sin respetar jerarquías.

El ejemplo más reciente se acaba de ver con Germán Pacheco, un panista identificado con la vieja escuela azul que creyó que el proceso interno que vive el partido para designar a sus cuadros era sin líneas y se topó con pared y fue echado fulminantemente del gobierno. Muchos como él no saben que ante el poder hay que disciplinarse, y tendrán que acompañarlo en el futuro inmediato.

Por cierto Pacheco está ya con un pie y medio en las filas de Morena; ese será, aseguran, otro de los problemas que enfrentará el PAN en los próximos meses.

Los problemas para Acción Nacional no son los adversarios que están afuera en otros partidos, sino sus mismos militantes que no acaban de entender que cuando estás en el poder, las  reglas dentro de un partido cambian, incluso hasta el discurso.

Al interior del PAN, no se habla de otra cosa que del 2022, y en estos procesos internos las pasiones se están desbordando, «imposible no tomar partido; todos lo están haciendo ya; esto  no va a terminar bien», confesó un aspirante a dirigir un comité municipal: «todos traen su gallo», aseguró.

Justo a la mitad del sexenio, los más acelerados, dicen son Gerardo Peña y el senador Ismael García Cabeza de Vaca; después está el grupo de los alcaldes: Maki Ortiz (Reynosa); Enrique Rivas (N.Laredo);  Jesús Nader (Tampico), y el que se ha sumado con una gran fuerza a la lucha es César Verástegui, El Truco, además de Arturo Soto, quien insiste en sus reuniones de amigos que será él por encima de todos, el próximo gobernador de Tamaulipas.

Como se puede ver, la intensidad como se está viviendo la sucesión temprana en el PAN, es atípica tanto para ellos como para la sociedad tamaulipeca que hoy ve actores y protagonistas  nuevos en la lucha por el poder.

Para quienes observan esta lucha, pronostican en lo inmediato un apretón de tuercas en el partido por parte del gobernador. La cachiporra del jefe político del Estado, aseguran, dejará  fuera de combate a los acelerados o aquellos que quieran quebrantar las reglas del partido y del poder, «eso lo veremos», insiste el panista que quiere ser dirigente municipal del partido en el sur del Estado. La película de la sucesión del 2022, en el PAN empezó a correr.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: