La TalachaOpinión

Gerardo, su futuro y su reto

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

Para nadie es desconocido que el ahora diputado y virtual Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Gerardo Peña Flores, es el delfín azul del panismo que hoy gobierna Tamaulipas; hay otros que nadan y chapotean en los mares del Estado, pero este, tiene el perfil, los requisitos, y los afectos del primer círculo del poder para ser lanzado al ruedo electoral en el 2021.

Gerardo fue finalmente ratificado como diputado por el Tribunal Electoral, y este miércoles la dirigencia del PAN lo ungió como su coordinador en el Congreso, en donde será además el pastor de toda la legislatura que entra en funciones el 1 de septiembre.

Gerardo Peña, que tiene sus raíces en Nuevo León, pero está avecinado en Reynosa desde hace muchos años, es considerado como el operador político que más confianza le tiene el gobernador, luego que ha tenido que dejar en dos ocasiones la secretaría de Bienestar Social para coordinar las campañas del PAN en el 2018 y 2019, con resultados favorables; esas prendas, aparte de ser amigo del gobernador, lo pone en la agenda del 2021.

Aunque en todas las encuestas entre los panistas del Estado, es superado por la alcaldesa de Reynosa, Maki Ortiz, Gerardo, por razones obvias es la figura política a la que todos se han ido sumando.

Ayer, después de que lo designaron como coordinador de la bancada azul en el Congreso, Peña Flores, pronunció un discurso conciliador que lo coloca en el arrancadero de la sucesión.

«Desde este momento, convoco a todos los institutos políticos, a todas las fuerzas políticas, a cerrar filas en torno a Tamaulipas, a priorizar el interés de nuestro estado por encima de cualquier interés personal”, dijo.

En las filas de Acción Nacional, la sucesión arrancó desde el triunfo del 1 de junio pasado, y para los grupos que buscan ser protagonistas se puso en marcha este 14 de agosto con la unción de Gerardo a quien ya empiezan a llamarle el Delfin favorito, y la convocatoria de «cerrar filas en torno a Tamaulipas», es el más claro ejemplo de esto.

Va a depender de Gerardo Peña mantenerse en la punta o caerse, porque los adversarios verdaderos están en su mismo partido y el propio gabinete.

Los demás han dado ya un paso adelante y no quieren quedarse atrás: Maki Ortiz, Isamel García, César Verástegui, Chucho Nader y Enrique Rivas Cuellar, están activos y activados, así que Gerardo, no la tiene fácil. Su condición de favorito o preferido, lo obliga a no desbocarse; a no alterar en nada su relación con el gobernador quien será el gran elector en esta contienda, y, hacer un trabajo fino en el Congreso del Estado, que para muchos, será determinante en su proyecto porque tendrán una bancada de Morena, que con Ana Lilia Canturosas, viene con todo para descarrilar los proyectos de Acción Nacional.

Gerardo debe entender desde ahora también que los obstáculos más difíciles de superar no van a estar afuera, sino adentro de su partido. Las luchas por el poder y por las candidaturas son dolorosas y costosas, y si no se tiene la habilidad y la inteligencia para enfrentarlas, se pierden. Ese será su reto más grande a partir de ahora.

Talachazos

GOLPE PARA EGIDIO.-Así fue visto el hecho de que Carlos Morris no alcanzara la diputación pluri que peleaba luego de estar en cuarto lugar de la lista. Muchos lamentaron que no entrara, pero fueron más los que festejaron, pues aseguraron que la derrota no fue para Morris, sino para el ex gobernador Egidio Torre su principal impulsor.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: