La TalachaOpinión

Reynosa manda

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

Reynosa es hoy el centro del poder político de Tamaulipas, y todo parece indicar, si las cosas continúan como ahora, lo seguirá siendo por un sexenio más.

La explicación a esta afirmación, no solo se refuerza por ser de esta ciudad el jefe político del Estado, pues los grupos que aspiran a sucederlo tienen sus orígenes y raíces en Reynosa y eso los coloca en una posición de ventaja para  la lucha política que está en marcha.

La tesis se fortalece porque, viendo el resto del Estado, no existe un proyecto político que llame la atención y que pueda crecer en los próximos dos o tres años. Hay en Tamaulipas una pobreza de cuadros políticos alternativos que no alientan  ni calientan a nadie; los que deambulan por el Estado con expectativas futuristas, lejos de sumar, restan.

De Reynosa es Gerardo Peña, pastor del próximo Congreso del Estado y hacia quien se están alineando los grupos del primer círculo del gobernador para el 2022. El legislador, es el favorito del proyecto y todo apunta a que crecerá en los  próximos meses.

Del mismo establo azul, es la alcaldesa reynosense Maki Ortiz, quien está remando contra todos los obstáculos para que su proyecto sea atractivo, y aunque es del mismo partido, forma parte de una corriente diferente; eso, sin embargo,  no la descarta para que las circunstancias, llegado el momento, le favorezcan.

En la misma línea, está el senador Ismael García Cabeza de Vaca, quien, aunque está en la línea de arranque, su principal carga, es ser hermano del gobernador, que para los ojos locales y nacionales, no sería bien visto aun cuando estuviera con  las preferencias a su favor.

Otro reynosense, no del PAN, que está creciendo, y que no es mal visto por el mismo clan azul, es el Oficial Mayor de la SEP, Héctor Garza González. El «Guason» como se le conoce coloquialmente, se mueve por todo el Estado con una habilidad  y una rapidez que está generando expectativas futuristas a la alza.

El alto funcionario de Educación, es el único tamaulipeco que acuerda con el presidente López Obrador dos o tres veces por semana, que para efectos de sumar, cuenta mucho. Sus visitas a Tamaulipas están respaldadas por el mandatario, sin  objeciones.

Bajo estos cuatro proyectos que caminan hacia el 2022, Reynosa apunta para seguir siendo el centro del poder por un buen tiempo. Y esta expectativa tiene un ingrediente más: PAN y Morena, serán los partidos protagonistas en la sucesión  de Tamaulipas, y coincidentemente los rivales tienen el ombligo enterrado en la misma tierra. De ahí que los que le entienden a la política y hacen pronósticos sobre la misma, aseguran desde ahora que la gubernatura próxima va a quedar en manos de reynosenses.

Gerardo, Maki, Ismael y Héctor, cada uno cuenta con sus prendas individuales, pero los une la tierra y algunos lazos de afinidad; en el caso de Héctor Garza, no se debe olvidar que en algún momento de su carrera trabajó en el equipo del  actual gobernador.

Sobre los demás suspirantes que desean y sueñan con el 2022, no pueden descartarse, pero dependerá mucho de su habilidad para estar en el reparto del juego del poder. Por lo pronto, los arriba mencionados, cabalgan por la línea correcta  y con cierta ventaja sobre los demás.

Reynosa, lleva delantera, y Nuevo Laredo, Tampico, Xicoténcatl, Matamoros y Madero, en ese orden, tendrán que apresurar a sus gallos para que canten y los escuchen. Victoria de plano, por esta vez, no parece estar invitada a la fiesta  política del 2022.

 

 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: