La TalachaOpinión

«Strip tease» en el Congreso de NL

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

«Strip tease» en el Congreso de NL

Lo que que ocurrió este miércoles en el Congreso de Nuevo León, debe dar pena y vergüenza a cualquier ciudadano que vota, paga impuestos y lucha todos los días por hacer grande este gran Estado.

Y aunque la nota periodística la dió muy temprano el polémico diputado Gerardo Fernández Noroña, quien llegó al Congreso con banderas desplegadas y en son de paz para decirle a los diputados que se equivocaron al nombrarlo persona «non grata» por haber llamado «revolucionarios» a los jóvenes que participaron en el secuestro y muerte del empresario Eugenio Garza Sada hace 46 años, lo más penoso sucedió después de este evento.

Primero, simpatizantes de Noroña y miembros del llamado Congreso Nacional Ciudadano que preside Gilberto Lozano, protagonizaron un pleito verbal penoso. Unos defendiendo a Noroña y otros acusandolo de todo.

Los gritos y manifestaciones de odio entre unos y otros refleja lo que está viviendo este país, cada vez más polarizado y confrontado por culpa de los partidos, sus líderes y los gobiernos que tenemos.

Expresiones como «perros de mierda», «saqueadores y vendepatrias», » zarrapastrosos»,  «malditos, ojalá y se mueran»,  se pudieron escuchar entre los manifestantes. Fue triste ver la intolerancia entre unos y otros.

Pero eso no fue lo peor. Lo más grave y delicado ocurrió durante la sesión del Congreso entre los diputados de las diferentes bancadas.

Fernández Noroña los llamó intolerantes e ignorantes a los diputados de Nuevo León; pero se quedó corto.

Los diputados protagonizaron este miércoles una de las sesiones más embarazosas que se hayan tenido en el Congreso en toda su historia.

Se dijeron de todo y exhibieron lo que han sido en este año. Al calor de los agandalles en el reparto de las Comisiones, salieron a relucir a través de sus bocas, cómo se han prestado a arreglos en lo oscuro, traiciones y robos en donde ninguno ha quedado excento de toda esta podredumbre política al interior del poder legislativo.

Ramiro González, Marco González, Claudia Tapia, Celia Alonso y Julia de los Monteros, todos de Morena, sin ruborizarse enumeraron la lista de traiciones entre ellos. Claudia Tapia, mientras hacía uso de la tribuna recibió de Celia Alonso y Julia de los Monteros insultos y acusaciones de robo; le llamaron «ladrona y ratera» por haberse robado, dijeron, dinero de la bancada. Tapia les reviró, y las acusó de haberse vendido al priísta Abel Guerra.

El descobijadero alcanzó a los panistas Carlos de la Fuente y Juan Carlos Ruiz de ser coordinadores de adorno y de recibir indicaciones de fuera del Congreso.

Fue una sesión para la vergüenza y para el olvido. Alguien dijo que esta legislatura es la peor y la más corrupta de la historia de Nuevo León.

Cierto o falso, lo que enseñaron es decepcionante y los nuevoleoneses no merecen tener este tipo de legisladores. Nadie se escapa de la hoguera, ojalá cambien. Tienen dos años para hacerlo, aunque es mucho pedirle peras al olmo.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: