La TalachaOpinión

Sacuden la FGR

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

Sacuden la FGR

A casi un año de que el gobierno de la Cuarta Transformación tomó las riendas del país, ya tiene un diagnóstico del cochinero que le dejaron los gobiernos pasados. Las auditorías, dicen, son de escalofrío. En todas las secretarías y dependencias descentralizadas, encontraron un mugrero del que nadie se salva. Si se abrieran juicios penales contra ex funcionarios, a partir de lo que hallaron, no alcanzaría el sexenio de la 4T para procesarlos a todos; la corrupción es de escándalo, aseguran.

Pero existe un área en donde el Presidente López Obrador tiene particular interés en limpiar, porque a partir de esta, puede empezar a verse en serio, que la lucha contra la corrupción es una prioridad de su gobierno. Se trata de la ex Procuraduría General de la República, hoy conocida como Fiscalía General, en donde los niveles de corrupción son inimaginables.

En las delegaciones de la ex PGR, se hacía todo, menos procurar justicia, y cuando actuaba, era bajo consigna para someter adversarios políticos o favorecer a grupos y personajes que operaban fuera de la ley.

En las auditorías que se entregaron al gobierno, fue la ex PGR la que más reprobada apareció en sus operaciones. De ahí que existe la instrucción presidencial de sacudir la Fiscalía para que la justicia, sea una realidad en México.

A partir de enero del 2020, o antes que acabe este año, empezaran a cambiar a todos los delegados, subdelegados, agentes del ministerio público, agentes federales, y todo el personal de las áreas administrativas. Quieren darle una nueva imagen a la procuración de Justicia en México, «si no tenemos una Fiscalía que aplique la ley, nuestra lucha contra la corrupción, no podrá prosperar», les ha dicho el Presidente. De ahí la orden de barrer todo lo que huela mal en la FGR.

Otra de las intenciones de cambiar personal y funcionarios en las delegaciones de la ex PGR es que estas colaboren en la integración de expedientes de investigación contra servidores públicos en los Estados, pues se dieron cuenta en las auditorías, que los funcionarios federales estaban coludidos con las Fiscalías y Procuradurías Estatales. Salió a relucir que ambos obedecían a intereses locales, y casi todos estaban ligados a grupos de la delincuencia organizada.

Alejandro Gertz Manero, ya bajó la instrucción para que la sacudida y los cambios empiecen a verse cuanto antes, y se ha puesto el plazo de 12 meses, para que la procuración de justicia a la vuelta del segundo año de gobierno, sea el logro mayor de la 4T. «Queremos una Fiscalía nueva donde se empiece a concebir el verdadero estado de derecho en México; si no hay fiscales honestos, no habrá transformación», ha dicho.

El combate a la corrupción empieza con una Fiscalía que combata la impunidad, pues la estadística es espantosa: De diez delitos federales que se cometen en México, apenas uno logra ver la luz de la justicia. Con eso, dicen las auditorías que se hicieron, no puede haber Cuarta Transformación en México.

La limpia por tanto en todas las delegaciones de la ex PGR, viene a rajatabla.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: