La TalachaOpinión

Narcoterrorismo, 4T y EUA

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Narcoterrorismo, 4T y EUA

Cuando el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, va a Nuevo Laredo y califica los eventos de violencia que sacudieron a la ciudad como eventos «narcoterroristas» a los que hay que enfrentar con toda la fuerza del Estado, encendió las luces amarillas en Palacio Nacional y en el gabinete Nacional de Seguridad, pero en las oficinas de la Casa Blanca, no sólo provocó preocupación, sino que activó las alertas rojas en todas las áreas de seguridad, porque desde la frontera mexicana, una autoridad estatal estaba señalando la presencia de grupos delincuenciales que están utilizando el terrorismo para desafiar al Estado e infundir miedo entre la población.

El término «terrorismo o narcoterrorismo», según los estudiosos del tema, tiene varias acepciones y lo definen de diferente manera, según el lugar o país del mundo donde presenten este tipo de eventos, pero a partir de los eventos de Culiacán, Chihuahua y ahora en Nuevo Laredo, la definición que más se acerca es «la sucesión de eventos de violencia ejecutados por grupos extremistas y delincuenciales para infundir terror entre la población». En estas ciudades, los autores de la violencia y el caos, realizaron bloqueos, robaron y quemaron autos, y en algunos casos utilizaron a personas inocentes como rehenes para desactivar y bajar la guardia de las autoridades. De cierta manera, estas acciones criminales se encuadran en el terrorismo, solo que ningún gobierno, al menos en México se atreve a decir o denunciarlo con todas sus letras, tal como lo hizo el gobernador tamaulipeco.

Desde hace ya algunos años, en México, y eso lo tiene documentado la CIA, la DEA y el FBI, grupos terroristas islámicos han hecho alianzas con los grupos de la delincuencia organizada y ambos han operado atentados como pago a favores mutuos, de ahí que en los Estados Unidos causó escalofríos las declaraciones sobre narcoterrorismo, pues implica activar protocolos de seguridad en la frontera, en donde no se descartan intervenciones dentro del territorio nacional, sobre todo cuando la seguridad estadounidense puede estar amenazada.

En los países como Irak, Irán, Afganistán, Siria, donde el terrorismo es una actividad recurrente, Estados Unidos ha intervenido sin permiso de esos gobiernos. En naciones como Colombia, Perú, incluso Venezuela, donde el narcoterrorismo es una práctica común de los grupos del crimen, el gobierno gringo los ha combatido violando soberanías. ¿Porqué no pensar que puede hacer lo mismo en México con quien tiene una frontera de tres mil kilómetros?.

Al margen de lo que se puede creer que el problema de la violencia en Nuevo Laredo y otras ciudades de la frontera se politice por la falta de apoyos de partido del gobierno federal, el «narcoterrorismo» es un problema, como lo dijo el gobernador Cabeza de Vaca, que no se puede tapar con un dedo.

Este miércoles en la sesión del Congreso de Tamaulipas, el diputado presidente Gerardo Peña, y toda su bancada se enfrentó con el grupo legislativo de Morena por los «actos narcoterroristas en Nuevo Laredo que ocasionó que los morenistas abandonaran la sesión.

Queda claro con esto, que el gobierno de los vientos del cambio y la mayoría panista en el Congreso, van a seguir haciendo eco sobre el tema que incomoda al gobierno de la 4T y causa urticaria a la Casa Blanca en Washington. El asunto no va a quedar ahí.

Talachazos

LE GANO LA EMOCIÓN A GERARDO.-Cuando subió a Tribuna y empezó a cuestionar la política de «brazos caídos» en el tema de tema de la seguridad de la 4T, al diputado Gerardo Peña le ganó la emoción y dijo que el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo sí dan la cara para enfrentar al narcoterrorismo. Aún cuando se entiende y se sabe que pertenece al grupo gobernante, se le olvidó el detallito de la división de poderes. Seguramente fue la emoción de estar en Tribuna y con todos los reflectores sobre él. No se extraña, pero hay que guardar las formas.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: