La TalachaOpinión

La fuga de Abrego

LA TALACHA 

Por Francisco Cuéllar Cardona

La fuga de Abrego

El 29 de noviembre cuando Jorge Abrego, ex secretario de Finanzas fue citado para la primer audiencia ante la autoridad judicial, ya no estaba en Tamaulipas, y tal vez tampoco en el país, pues había emprendido la huida junto con su esposa, así lo revelan sus familiares de quienes el ex funcionario del gobierno de Egidio Torre se despidió una semana antes.

A Jorge Abrego le informaron desde principios de noviembre que lo estaban investigando por presuntas facturas falsas por más de 600 millones de pesos. Se puso muy nervioso cuando se enteró que tres personas afines a él habían sido detenidas, y a cuatro más les habían liberado órdenes de aprehensión.

«Ustedes conocen a Jorge y saben que es incapaz de hacer algo indebido¨, dijeron sus familiares a los amigos que empezaron a preguntar lo que ya era un secreto a voces en los corrillos de palacio de gobierno y en fuentes judiciales.

Los amigos y familiares trataron por todos los medios de justificar la inocencia de Jorge Abrego de quienes aseguran que es inocente de lo que se le acusa. La mayoría afirma que el responsable es Egidio, de quien dicen, es al que deben de investigar y llamar a cuentas.

Antes del 29 de noviembre, los abogados de Abrego conocieron la orden de comparecencia de su cliente y se prepararon para armar la defensa. Para entonces, aseguran, Jorge ya estaba fuera del país.

Ante su ausencia, un juez de control lo llamó a una segunda audiencia para el 13 de diciembre, y tampoco se presentó. Ahora, dicen, lo requerirán por medio de la fuerza pública y será boletinado como prófugo de la justicia.

Ante el rumbo que están tomando las cosas para el ex secretario de Finanzas, la familia ha dicho que van aportar elementos por medio de la defensa para que el ex gobernador Egidio Torre sea citado a cuentas, pues insisten que el asunto de las facturas falsas y las empresas fantasmas lo involucran directamente a él, y tiene además, toda la información que aclararía muchas dudas sobre el tema.

Existe un malestar profundo de la familia de Abrego contra el ex gobernador, incluso se habla de una ruptura de su primer círculo de amigos con el ex mandatario, quien no ha tenido la cortesía para acercarse a preguntar si se ofrece algo para ayudar a su ex colaborador.

El asunto de Jorge Abrego, explican, trae mucha cola. Y aunque dan por un hecho que ya está fuera del país junto con su esposa, creen que sólo es la punta de la hebra para llegar hasta el subsecretario de Egresos, Cristobal Rosales y a Egidio Torre, quien jamás imaginó que le cobraran facturas tan temprano.

Todo mundo sabe, y eso lo dice la familia de Abrego que quien verdaderamente movía el dinero en la administración egidista era Cristóbal Rosales. Jorge, era sólo un funcionario de aparador. No metía las manos a los grandes negocios del gobierno. Cristóbal no sacaba un centavo, o no pagaba una factura, si antes no se lo ordenaba el entonces gobernador, «así que ellos son los que deben ser perseguidos por la justicia y no Jorge», dicen.

El 2020, será un año que traerá muchos dolores de cabeza para Egidio Torre, no solo con la justicia tamaulipeca, sino con la familia de Abrego y los amigos de éste, pues se dicen abandonados por su ex jefe.

 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: