La TalachaOpinión

La lucha atrás del Insabi

LA TALACHA 

Por Francisco Cuéllar Cardona

La lucha atrás del Insabi

Lo que pasó ayer en Palacio Nacional, durante la reunión de los gobernadores de Acción Nacional y el Presidente López Obrador, en donde no hubo acuerdo sobre la aplicación del sistema de salud, que el gobierno de la Cuarta Transformación busca implementar a través del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), manda una mala señal de lo que viene para el país, no solo en el sector salud, sino para otros temas prioritarios que están en la agenda nacional.

¿Quién tiene la razón en este juego de vencidas, entre los Estados y la Federación?. El tiempo lo dirá, y quien se haya equivocado hoy, pagará un alto costo político, más porque en esta áspera discusión entre las dos partes, está la salud de todos los mexicanos, y peor aun, cuando en el mundo hay una crisis de dimensiones inimaginables como es el «coronavirus».

A lo dicho por el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco, presidente del Grupo de Gobernadores de Acción Nacional, de que el Presidente casi les golpea la mesa al afirmar que el nuevo sistema de salud en México debería ser manejado por la Federación a través del Insabi y que no había otra opción, revela dos cosas: a un Presidente intransigente que quiere gobernar el país bajo un criterio autoritario, donde solo su voz y su autoridad cuenta, ó está decidido a combatir la corrupción por encima de caprichos, aun cuando se ponga en riesgo la vida de muchos mexicanos que hoy, no solo no tienen un mejoral para quitarse un dolor de cabeza, sino que están a merced de un sistema de salud corrupto con deficiencias históricas.

Los argumentos de ambas partes, pueden tener validez y justificación, pues mientras Andrés Manuel asegura que los gobernadores quieren seguir así para continuar comprando medicinas caras y mantener los vicios del pasado, los mandatarios advierten que el sistema de salud no se puede centralizar, porque si algo llega a fallar como ahora, donde no hay medicinas y la atención en los hospitales es deficiente, los que van a pagar las cuentas ante la población son los gobiernos locales y no la Federación, «los reproches y reclamos van a venir sobre nosotros, si el Insabi falla», dice Martín Orozco.

El asunto es muy delicado y quedó comprobado este martes, que aunque haya diálogo y mensajes conciliadores en las redes sociales, no tiene solución.

Al margen de las razones que se ventilan y que son del dominio público, quedan aquí también dos mensajes muy claros: El Presidente, de por sí socarrón, no está dispuesto a ceder nada ante el PAN y sus gobernadores, pues los ve como sus verdaderos adversarios y enemigos políticos e ideológicos. Cuando habla de su lucha contra los conservadores, se refiere al panismo y toda su estructura de poder en el país. Y los gobernadores por su parte, con la dirigencia nacional del PAN, le están enviado un mensaje claro al Presidente y a la misma población de que ellos son la auténtica oposición política a la Cuarta Transformación, sobre todo en estos tiempos donde los contrapesos políticos no existen. El tema del Insabi, lamentablemente, no deja de ser un pretexto para fijar posturas políticas de cara a la lucha que viene en el 2021, y tanto AMLO como las gobernadores saben que después de esto, habrá consecuencias políticas y electorales, y las asumen.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: