La TalachaOpinión

Tiempos difíciles

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Tiempos difíciles

Este pleito de todos contra todos, no es un buen pronóstico, y no nos va a llevar a nada bueno.

Es deprimente, decepcionante y triste como los políticos, los gobernantes, los líderes empresariales, los religiosos, los legisladores, los influencers y los miles de despistados se tiran cubetadas de lodo promoviendo mentiras y perversidades, mientras los problemas crecen y destruyen a la sociedad.

Todos descalifican, todos dicen tener la verdad, todos de una manera soberbia tratan de imponer sus puntos de vista, y no ven, ni van a los problemas, por el contrario: los hacen más grandes y acrecientan la confusión.

Todos vemos cómo desde La Mañanera se dicta una agenda que alienta y promueve la discordia y la confrontación, pero también encontramos opositores y hombres de poder que descalifican todo. Y aunque la sociedad interactúa, las mayorías ven con impotencia que ningún poder, de ningún nivel se preocupa por el país que hoy más que nunca camina hacia el vacío y al despeñadero.

Los gobernadores, todos, están divorciados y alejados del Presidente. Los empresarios también pero más distanciados de los trabajadores. Los alcaldes, pensando en meterse los presupuestos a los bolsillos. Los intelectuales, perdidos y sin aportar conocimientos objetivos a los problemas, y la sociedad es un reflejo de todo: está polarizada y fracturada.

Esta crisis sanitaria que pone a prueba a gobiernos e instituciones, vislumbra escenarios catastróficos y apocalípticos. Y lo más lamentable de todo, es que no se ve ningún líder, ni

organización, ni institución que ofrezca luz en estos días de negros presagios.

¿Y ahora quien podrá defendernos?, preguntaba ayer un empresario que estaba en el dilema de mantener abierta su fábrica o despedir el 50 por ciento de los trabajadores porque ya no tenía dinero para pagar la nómina.

«Todos a su casa, enciérrense», nos dicen, ¿y luego?. «ya se me vencieron los recibos de los servicios y los impuestos hay que pagarlos», «los bancos ya me están jodiendo todos los días cobrando el crédito que me dieron». Es asfixiante la situación que estamos viviendo, lamenta y reprocha:

-Y estos gobiernos que con una despensa y un microcrédito, creen que pueden salvarnos del problema que enfrentamos.

-«Oremos mejor. Es lo único que nos queda. Terrenalmente no está la solución de nuestros problemas», decía y concluía:

«Que Dios nos ayude, porque el gobierno ya hizo alianza con el demonio».

Son tiempos de unidad más que confrontar.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: