La TalachaOpinión

«Doña Fede» y sus fantasmas

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

«Doña Fede» y sus fantasmas

Cuando se le vino el mundo encima al senador Américo Villarreal Anaya por haberse opuesto y cuestionado el crédito que el Congreso del Estado autorizó al Gobierno de Tamaulipas, y tras asegurar que la Federación ha enviado al Estado más de 700 millones de pesos para hacer frente al Coronavirus, fueron muchas las voces que se preguntaron ¿y dónde está José Ramón Gómez Leal, alias «JR», superdelegado del gobierno federal en Tamaulipas?.

Le correspondía al funcionario reynosense venido a menos, sacar la cabeza y ponerle el pecho a las balas que se le dispararon a Villarreal Anaya. Finalmente «JR» es el responsable del manejo de los programas y los recursos federales en Tamaulipas. La respuesta a la pregunta fue contundente: «JR» es un cero a la izquierda, nadie lo toma en serio, ni aquí, allá, por tanto, la Federación no tiene voz, ni eco en Tamaulipas, por eso Américo fue enviado a subirse al ring y ponerse los guantes sin imaginarse que le tupirían con todo. Algunos todavía están esperando que demuestre sus dichos con documentos.

Américo Villarreal, Rodolfo González Valderrama, el diputado federal de Morena, Armando Zertuche, en su momento salieron a defender la causa federal, pero les faltó estrategia y contundencia, cada uno lo hizo por cumplir el encargo, pero fue al senador al que más le tupieron por ser un aspirante abierto a la gubernatura, incluso por encima de González Valderrama que casi nadie lo tocó en la oleada de críticas.

En Tamaulipas, está probado y comprobado, aunque los morenistas digan lo contrario, el gobierno federal no tiene una representación de peso que defienda la causa de la Cuarta Transformación. Las figuras que en un principio se creyó que serían voces críticas y contrapesos al Gobierno del Estado, no han tenido la fuerza ni la valentía para alzar la voz ni ganarse el respeto y el reconocimiento.

Américo Villarreal, Rodolfo González Valderrama, Héctor Garza González, José Ramón Gómez Leal, Adrián Oseguera, los hermanos Cantú Rosas (Carmen Lilia y Carlos) que aspiran a ser protagonistas en el 2022, no han tenido los argumentos, ni han buscado los espacios para defender al Presiente López Obrador y su gobierno, y cuando lo han hecho, sus razones han sido muy débiles. Los diputados locales y federales de Morena, están perdidos, y no se diga los que se dicen dirigentes del partido. No hay, ni tienen un plan para operar política, ni socialmente en el Estado. Lo hacen de forma intermitente, pero sin orden y sin oficio. Por eso la 4T no se ve ni se oye en el Estado; es poca la información que se tiene de los programas sociales federales; son más las voces de los simpatizantes que se manifiestan en las redes sociales, que de las figuras morenistas.

Si «JR» es un fantasma que nadie ve, así están todos los que deberían de defender a la 4T en Tamaulipas.

Ayer hablábamos de Morena, que como partido se estaba desplomando en las preferencias electorales, pues los actores políticos están en la misma situación. Si siguen así, el PAN, al menos en Tamaulipas, los va a devorar electoralmente en las batallas que vienen. La esperanza de ser la opción partidista de México y de Tamaulipas, se está desvaneciendo.

 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: