La TalachaOpinión

AMLO y Morena sin estructuras

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

AMLO y Morena sin estructuras

 

Si la batalla electoral por el 2021 ya inició y el Presidente López Obrador va a pelear con todo para defender su proyecto de nación manteniendo la mayoría en el Congreso de la Unión y el control político en los congresos locales, debe empezar a armar y afinar su propia estructura electoral que le arrime los votos necesarios para ganar y seguir detentando el poder absoluto.

El Presidente no la tiene nada fácil, a pesar de que en las encuestas sigue teniendo una gran popularidad, pero debe entender que eso no es suficiente para ganar esta batalla.

En todas las encuestas estatales y nacionales, Morena, el partido del Presidente está a la cabeza de las preferencias también; sin embargo, estos niveles de aceptación contrastan con la realidad que vive el partido que no alcanza a zanjar las diferencias y los conflictos internos entre los grupos; en los hechos, Morena es un globo inflado con mucho aire, pero sin nada esencial. Un partido y un candidato gana elecciones moviendo gente, armando un padrón y convenciendo a su estructura; Morena no lo tiene.

Los programas sociales del gobierno federal están llegando a adultos mayores, a estudiantes, a campesinos y pequeños empresarios, pero de una forma desorganizada; no existe una operación política que supervise su eficiencia y que pueda traducirse en votos, como es la intención del Presidente y de la 4T.

Por citar dos ejemplos: En Tamaulipas, el «superdelegado» José Ramón Gómez Leal alias JR, responsable de armar una estructura electoral a partir de los programas sociales del gobierno federal, es un fantasma que no se ve y tampoco asusta a nadie. Su supuesta estructura o padrón de beneficiarios de los programas es frágil y no gana ni una elección estudiantil. La red de amigos que ha creado, es mínima, que frente a la estructura del PAN, que opera César Verastegui, secretario general de gobierno es nada. Si hoy fueran las elecciones en Tamaulipas, la estructura azul aplastaría y borraría el trabajo político de JR.

En Tamaulipas no hay presencia del gobierno federal, de ahí la urgencia del Presidente de apretar el paso en sus giras por los Estados del país para que la gente siga votando por su figura y su nombre.

En Nuevo León y en el resto del país pasó lo mismo. Judith Díaz, superdelegada del gobierno federal, está desaparecida y sus programas no se ven. Igual que en Tamaulipas, no tiene estructura y no puede competir con el grupo de operación política del Bronco, incluso del mismo PRI y PAN que por años han mantenido sus estructuras.

El Presidente López Obrador sabe que en los Estados, los gobiernos locales son los que hacen la política y está consciente que Morena no le ayuda por estar enredada en sus fobias y conflictos internos. Así, no puede ganar el 2021.

Un operador político del PRI, reflexionaba así, sobre el escenario que viene:

«Si la pandemia del Coronavirus continua hasta el próximo año, las campañas serán sombrías y sin entusiasmo, y la gente no va a salir a votar. Los gobiernos y los partidos que tengan estructura para movilizar a los votantes el día de la elección, son los que van a ganar. Y ahí los gobiernos estatales tienen todas las ventajas; por eso el Presidente López Obrador está obligado a armar una estrategia novedosa para poder ganar, porque está visto que en política no se gana con popularidad.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: