La TalachaOpinión

La incertidumbre del 2021

 

LA TALACHA 

Por Francisco Cuéllar Cardona

La incertidumbre del 2021

 

Si en todas las encuestas nacionales y locales, Morena está a la cabeza en las preferencias electorales, y el Presidente Andrés Manuel López Obrador sigue manteniendo su nivel de popularidad en todos los sondeos, lo más lógico es creer que en el 2021, el ganador absoluto  de las elecciones será el partido del Presidente, y el proyecto de la Cuarta Transformación va a seguir adelante por encima de los deseos negativos de sus detractores.

Los teóricos y estudiosos de la estadística, afirman que las encuestas son una fotografía del momento y que estas cambian según las circunstancias, por tanto, entonces no hay que irse con la finta, ni creer lo que nos dicen hoy los pronósticos electorales. Todo hay que verlo y tomarlo con reserva.

Este fin de semana un entusiasta político que ha militado en todos los partidos, preguntaba sobre quién ganará las elecciones en el 2021. ¿será Morena…o la gente volverá a votar por los partidos tradicionales?.

La respuesta nadie la sabe. Los mismos especialistas que están haciendo análisis de prospectiva política, creando y visualizando escenarios electorales para conocer cual será el comportamiento del elector el próximo año, están confundidos porque el futuro es muy incierto; las cuentas y las predicciones no salen. Hay escenarios atípicos nunca antes vistos, por eso, especular sobre lo que va a pasar el próximo año es aventurado. Y es que la aparición de esta pandemia que amenaza con alargarse hasta el 2021, y la crisis económica terrible que ya se padece, complica adivinar lo que va a pasar.

En el pasado, todos hacían pronósticos y sacaban conclusiones a partir de las buenas acciones de gobierno; aquella frase de «obras son amores», eran un indicativo para afirmar que la gente votaría por el partido o gobernante que las hacía; pero ahora, ni hay buenas acciones de gobiernos, ni hay obras por ningún lado que puedan traducirse en votos, sino todo lo contrario. Y eso se ve en los tres niveles de gobierno.

Los aplaudidores de la Cuartaté, creen que la elección del 2021 va a ser un réplica del 2018, y no. De los 30 millones de votos que tuvo AMLO, no van volver a las urnas con el entusiasmo del 2018, pues aun con los niveles de popularidad del Presidente, los errores en el gobierno y el desgaste propio de estar en el poder, aleja y resta seguidores y votos. Pero tampoco, los partidos tradicionales como el PAN, PRI y el resto, van a rescatar los votos que se les fueron, porque no han tenido la capacidad para convencerlos que regresen; la oposición en todo el territorio nacional está nulificada: ni se ve, ni se siente.

Aparte hay que considerar que ésta vez, hay dos fenómenos extraños que van a influir en gran medida en el resultado de la elección: Los muertos y enfermos de esta pandemia, y la crisis económica con sus miles de desempleados. Ningún gobierno se salva de la desaprobación en el manejo de esta crisis, y seguramente los electores que han perdido familiares por el Covid, van a cobrarle la factura al gobierno con su voto en contra.

Por eso y por más, quien diga ahora que va a ganar o quien haga cuentas alegres sobre el 2021, está equivocado. Todo lo que se diga, es escaramuza y ficción. Y faltan todavía muchas cosas por ver.

 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: