La TalachaOpinión

La lucha por Victoria

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

La lucha por Victoria

 

Pilar Gómez, Arturo Soto, Mario Ramos, Luis Torre, Fernando Campos, todos por el PAN aparecen en la lista de aspirantes a la alcaldía.

Eduardo Gattás, Ismael «El Rocket» Valdez, Enrique Yañez, Reyna Garza, Nora De los Reyes, todos por Morena, también buscan la silla de Xicoténcatl González Uresti.

Carlos Morris, Alejandro Ettiene, Mariana Rodríguez, Alejandro Martínez, son los priístas que acarician el deseo de ser candidatos por la casona del 17. También hay que agregar a la diputada Paty Pimentel que se apuntaría por Movimiento Ciudadano.

Son 15 victorenses que de alguna u otra manera han manifestado su deseo de participar en las elecciones del 2021.

Son muchos, dicen algunos, pues nunca en la historia política reciente de la capital tamaulipeca habían levantando tantos la mano en pos de la alcaldía. Y habrá seguramente más los que se sumen. Sin embargo, atrás de esta efervescencia existe una explicación, motivada por intereses futuristas, y son dos razones poderosas que justifican este interés por gobernar Victoria:

1.-Uno es el abandono y el atraso en el que se encuentra la capital. Nunca Victoria había caído tan bajo en materia de servicios, inversión y desatención; por eso hoy todos quieren ir a su rescate.

2.-Existe también una intención política de alentar el interés de participación del mayor número de aspirantes, porque mientras más haya candidatos, la victoria electoral se vuelve más fácil porque se necesitan menos votos para ganar. La estrategia es dividir al máximo el voto para que el próximo alcalde de Victoria gane con menos de 30 mil votos, y los va a obtener aquel partido que tenga estructura y dinero para llevar a la gente a votar, y eso solo lo puede hacer Acción Nacional, como partido en el poder.

En esta estrategia, muchos aspirantes que se han anotado, saben que están jugando el papel de esquirol, como el caso de Luis Torre Aliyán quien hizo show de salirse del PAN, cuando nunca fue militante, ni estuvo en el padrón azul. Familiar de Egidio Torre, Luis Torre, construye desde ahora una candidatura fantasma para dividir el voto y trabajar para quien verdaderamente vaya a ser la figura fuerte de Acción Nacional. Su rol de esquirol, todo mundo lo sabe.

Otro caso es el «Rocket» Valdez, que llega para dividir a Morena aunque se diga simpatizante y amigo del Presidente López Obrador. Y así como ellos, todos los alborotados por la alcaldía juegan el juego del poder, por supuesto que unos más que otros, aunque vale decir que son muy pocos de los enlistados que se no se prestarían al juego que ya se juega.

Victoria, fuera de todo, sí necesita un buen alcalde. La ciudad está deprimida y su economía está bajo cero y para revivirla requiere un hombre o una mujer con visión y no que venga solo a ser un adorno en la silla de la capital. Que haya un entusiasmo por participar, pero que presenten proyectos para vuelvan a colocar a la capital en el mapa del crecimiento.

 

 

 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: