La TalachaOpinión

La GN y las elecciones


LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

La GN y las elecciones

Para aquellos que creen o están pensando en ganar la elección del 2021, a como de lugar, deben saber que este proceso aparte de ser el más vigilado de la historia, tendrá en la Guardia Nacional el más celoso guardián de la elección.

Quien sea sorprendido cometiendo una acción ilegal, como repartiendo despensas, induciendo el voto, o presionando al elector para que vote por determinado candidato o partido, será «levantado» y procesado por la Guardia Nacional.

El fraude electoral, es un delito grave que en automático lleva a prisión a quien lo cometa; es un castigo que desde ahora lo está considerando no solo la autoridad electoral, sino que la Guardia Nacional está siendo capacitada para actuar en la elección del 2021.

El día de la elección más de 200 mil efectivos de la GN, apoyados por el Ejército y La Marina rondarán los centros de votación y puntos donde pudiera estarse fraguando un fraude electoral.

Los elementos, previamente a la elección, de acuerdo a trabajos de inteligencia serán informados en donde los partidos u operadores de los candidatos intentarían coaccionar el voto.

Aunado a esa tarea, el gobierno de la Cuarta Transformación, está armando un «ejército de voluntarios» que trabajan en la burocracia federal y que se han enlistado para vigilar y alertar posibles fraudes electorales en las 32 entidades del país. Se estima que aparte de la GN, militares y marinos, un millón de voluntarios ya están siendo capacitados para desactivar cualquier intento de fraude. Se tiene información que en los 15 Estados en donde habrá elecciones para gobernador y en aquellos donde se tienen antecedentes de fraudes, se reforzarán los operativos de vigilancia electoral.

El 20 de febrero del 2019, el Senado de la República aprobó que el fraude electoral es un delito de grave que se castiga con prisión inmediata, y la Fiscalía Electoral (Fepade) de inmediato la inscribió en su cataloga de delitos, definiéndolos de esta manera: Se procesará a quien:

  1. Coaccione o amenace a sus subordinados para que participen en eventos proselitistas de precampaña o campaña, para que voten o se abstengan de votar por un candidato, partido político o coalición;
  2. Condicione la prestación de un servicio público, el cumplimiento de programas gubernamentales, el otorgamiento de concesiones, permisos, licencias, autorizaciones, franquicias, exenciones o la realización de obras públicas, en el ámbito de su competencia, a la emisión del sufragio en favor de un precandidato, candidato, partido político o coalición; a la abstención del ejercicio del derecho de voto o al compromiso de no votar a favor de un precandidato, candidato, partido o coalición.
  3. Destine, utilice o permita la utilización, de manera ilegal de fondos, bienes o servicios que tenga a su disposición, en virtud de su cargo, al apoyo o al perjuicio de un precandidato, partido político, coalición, agrupación política o candidato, sin perjuicio de las penas que puedan corresponder por el delito de peculado;
  4. Proporcione apoyo o preste algún servicio a un precandidato, partido político, coalición, agrupación política o candidato, sea que lo haga por sí mismo o a través de sus subordinados, en sus horarios de labores;
  5. Solicite a sus subordinados, por cualquier medio, aportaciones de dinero o en especie para apoyar a un precandidato, candidato, partido político, coalición o agrupación política.
  6. Las trampas contra los mapaches electorales están puestas desde ahora. Incluso, desde ahora también se están documentando videos, imágenes y testimonios de entrega de despensas y apoyos que ya están considerados como delitos y están siendo entregados a las autoridades electorales locales y federales. Estas evidencias también están siendo entregadas a la GN para que tengan en su historial antecedentes de quien o quienes están desde ahora cometiendo un delito electoral. La batalla contra el fraude, está en marcha.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: