La TalachaOpinión

Las razones de Almaraz

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Las razones de Almaraz

 

En las próximas horas, se confirmará la incorporación del ex alcalde Oscar Almaraz a las filas del PAN, partido que lo postulará como candidato a diputado federal por el Quinto Distrito Electoral.

Desde que empezó a manejarse esta versión, el número de cuestionamientos hacia Oscar Almaraz no han sido pocos, incluso, algunos de ellos han sido poco amigables, a pesar de su popularidad entre el electorado victorense.

Pero ¿qué fue lo que llevó al ex alcalde a aceptar la propuesta por un partido, que al menos en la capital, no ha hecho un gobierno que responda a las expectativas de los capitalinos?.

La primera respuesta a bote pronto es, que estaría siendo presionado por sus cuentas públicas en el Congreso, pero no es así, ya que estas han sido aprobadas, con observaciones mínimas. ¿Y Entonces?.

Indagando sobre cuáles serían las razones para que Almaraz volviera a la actividad política por el PAN y no por el PRI, partido al que perteneció toda su vida, nos encontramos que en el PRI estatal, desde el 2016 fue objetivo de presiones y traiciones que nunca ventiló. 

En la elección del 2018, que perdió a manos del desacreditado Xicoténcatl González, Oscar fue desdeñado por la dirigencia estatal del partido; existen versiones, que en la elección municipal cuando buscó la reelección, el dinero prometido para la movilización y el pago a la estructura desapareció; alguien se quedó con ese dinero; se hablan de millones de pesos. 

Con Yahleel al frente del partido, tampoco hubo comunicación, pues el protagonismo y la soberbia de la nuevolaredense alejó del partido a los mejores cuadros, uno de ellos fue Oscar. 

Con la actual dirigencia que encabeza Melhem, tampoco hubo acercamiento, a pesar de ser la figura política en la capital mejor evaluada en todas las encuestas. El desprecio a su figura y a su historia por parte de su partido, ha sido tal, que raya en la ingratitud, dicen.

Ese desdén, contrasta con el «enamoramiento» que el PAN empezó a tenerle, incluso desde que fue alcalde, pues su institucionalidad hacia el régimen panista estuvo por encima de otros presidentes municipales del blanquiazul. 

«Si allá lo desprecian y acá le están dando un lugar y un reconocimiento por su trabajo, era obvio que aceptara», dice un priista que ha visto las ingratitudes de su partido con su militancia y sus figuras.

La virtual candidatura de Almaraz en el PAN, se debe a eso, al trabajo realizado en el pasado y que hoy por las condiciones en las que se encuentra la ciudad merece que regrese aunque sea en otro partido. El pudor en los partidos, es lo que menos importa, sino los resultados.

El tiempo, finalmente le estaría dando la razón a Oscar ante propios y extraños. El mismo PAN está reconociendo sus méritos y su capital político. La etiqueta de traidor, está a discusión porque las traiciones vinieron antes en su contra y él se las guardó.

Si Almaraz ganara la diputación federal, Victoria ganaría porque lo obligaría a justificar por qué hoy lo están poniendo en el centro del protagonismo. Su capacidad de gestoría es tal que ningún alcalde, ni tampoco otro funcionario estatal puede competirle.

La ciudad más que venganzas y ajustes de cuentas, merece trabajo, orden y buen gobierno. Almaraz podría ser además, un puente para la reconciliación entre el panismo y los victorenses.

En esta historia, el tiempo finalmente pone a cada quien en su lugar, y Almarez estaría apostando a eso, al tiempo. Finalmente los partidos ahora salen sobrando, lo que cuenta son los nombres y Oscar es uno de ellos.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: