La TalachaOpinión

El desafuero y el daño colateral

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuellar Cardona

El desafuero y el daño colateral

 

¿Qué cambia en Tamaulipas después de conocerse el asunto del desafuero?.

En todos los análisis que se hacen, se da por un hecho que el más perjudicado, política y electoralmente, es el PAN. Algunos afirman que el partido ha caído de forma estrepitosa, aunque no hay todavía una encuesta oficial que avale esa afirmación.

La realidad, sin embargo, es que sí hay daños colaterales y perjuicios en este asunto, y Acción Nacional no está libre de estas consecuencias negativas.

Los escenarios, evidentemente sí cambian y el partido gobernante está dañado; eso nadie lo puede ocultar; por eso tiene el reto enorme de trabajar al triple para revertir la ola que el desafuero, si se da o no, va a traer consigo; no la tiene nada fácil.

En la opinión pública local y nacional los comentarios no son nada amigables, y tampoco alentadores para la causa azul, que hasta antes del tema del desafuero, traía un potencial que preocupaba a Morena, su principal opositor en el Estado.

Hacia el interior del partido, y del mismo gobierno, se están haciendo dos planteamientos sobre los que hay qué hacer: ¿Salvar al gobernador del desafuero mediante una defensa jurídica sólida?, ¿O dar la pelea electoral para ganar el 2021 y enfrentar con fuerza y autoridad política el 2022?.

Ante lo complicado del escenario, no se pueden hacer las dos cosas, más si en la Federación han tomado la decisión de llevar el tema hasta sus últimas consecuencias, pues están conscientes que han ocasionado un daño electoral al adversario en Tamaulipas, y en esta batalla por los votos, no caben las consideraciones.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador, sabe que sentando en el banquillo a un representante del grupo opositor más fuerte que hoy tiene (Alianzas Federalista), y enjuiciarlo, le redituará simpatías y votos, por eso no va a conceder ninguna ventaja en esta lucha.

Todavía más: El desgaste y el daño a la imagen del PAN, aun no se ve del todo. La ley dice que son 60 días para que tanto el acusado, como el acusador presenten las pruebas para luego esperar el fallo, de tal manera que el pleito legal alcanzará parte de las campañas y será el partido gobernante quien sufra el mayor impacto negativo durante el proceso.

Otro factor que está afectando al PAN, es el estado de ánimo de los operadores políticos, casi todos de extracción priista que en los últimos años han estado cobrando en la nómina del gobierno. Traen un remordimiento de conciencia y una cruda moral que han manifestado su deseo de brincar del barco antes que se hunda.

«No sabemos en qué va acaba esto. Muchos andamos preocupados y no vemos un panorama halagador; yo, como otros colegas, traigo un cruda moral desde hace meses, y esto no nos gusta nada», confesó un priista de Río Bravo que ganó mil batallas para su partido, pero que desde hace 5 años empezó a trabajar para el PAN, donde dice «nos pagan muy bien por nuestros servicios».

Lo cierto es que en medio de estas especulaciones, nada está escrito y falta mucho por ver. El PAN aun es poder y al gobierno le falta más de un año para que termine. En los juegos del poder, suceden cosas inesperadas. Esperemos entonces para ver el final de esta película que hoy está en boca de todos.

Comment here