La TalachaOpinión

El Acuerdo que nadie respeta

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

El Acuerdo que nadie respeta

 

En Nuevo León, el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón, ordenó a todo su gabinete trabajar para la campaña del PAN, «si no ganamos la gubernatura, ganaremos el Congreso», así les dijo a sus colaboradores. Varios miembros de su primer equipo, son candidatos del PAN. 

En Tamaulipas, las camionetas de redilas con el logotipo azul, recorren colonias, ejidos y rancherías entregando miles de despensas a la población, y trabajadores de la burocracia estatal y municipal están siendo obligados a entregar a sus jefes, su credencial de elector y los nombres de diez familiares o amigos.

Y el ejército de «servidores de la nación» de la Federación, por todos los rincones de país, reparten programas sociales con singular alegría, y vacunando contra el Covid-19 a los abuelitos a nombre del Presidente. 

Estos hechos, se registran en los tres niveles de gobierno sin sonrojarse.

En ese contexto, se firmó este martes en Palacio Nacional, el Acuerdo Nacional para la Democracia, entre el Presidente Andrés Manuel López Obrador y los gobernadores de los Estados, aunque en los hechos, ellos no lo firmaron físicamente; solo lo hizo Claudia Pavlovich, en su calidad de presidenta de la CONAGO. Los integrantes de la Alianza Federalista, simplemente fueron comparsa. Como testigos, estuvieron los secretarios de Marina, de la Defensa Nacional, el Fiscal General de la República, la secretaria de Seguridad Ciudadana y el Fiscal Electoral, quienes según se sabe, a través de sus agentes y funcionarios se encargarán de atrapar mapaches y delincuentes electorales en la próxima elección.

La pregunta que se hace al calor de esta firma, es: ¿sirve o no sirve este Acuerdo?, cuando a ojos vistos, todos están violando la ley. 

Durante la reunión algunos gobernadores opinaron que este Acuerdo es solo para la foto y que al ser excluido el Instituto Nacional Electoral como árbitro de la contienda, sale sobrando todo lo que se firme. Sin embargo, desde Palacio Nacional se dice que la intención del Presidente era mandar un mensaje a los mandatarios estatales para que no metan las manos en la elección, por eso fue que llevó a todos sus funcionarios de seguridad y fiscales, quienes serán, según se advierte, los protagonistas de la elección.

En el evento de este martes en Palacio Nacional, el que robó cámara fue el gobernador tamaulipeco, Francisco García Cabeza de Vaca, quien a pesar de que estaba invitado, los organizadores no esperaban que llegara por el litigio que existe por el desafuero, sin embargo, no solo sí llegó, sino que estuvo en primera fila frente al Presidente, junto al gobernador de Nuevo León, aunque no cruzó palabra alguna con AMLO, como tampoco los demás mandatarios.

Pero el hecho es que el Acuerdo por la Democracia, no se respeta, ni se respetara, porque está probado que cada gobierno hace lo que quiere, licita o ilícitamente, con el fin de ganar el voto. 

Aunque hay que esperar si esta vez, hacen cumplir la ley; sobre todo ahora que la chapuza electoral, ahora sí es un delito grave.

Comment here