La TalachaOpinión

Arrastra «terremoto» a JR

LA TALACHA

Por Francisco Cuellar Cardona

Arrastra «terremoto» a JR

La renuncia de José Ramón Gómez Leal, alias «JR», superdelegado federal en Tamaulipas, está en el escritorio de su jefe Gabriel García García, el mismo que lo protegió y le toleró todas las presuntas anomalías en los programas sociales y sus componendas con funcionarios de las aduanas de Nuevo Laredo y Reynosa.

Su renuncia no está ajena al conflicto que traen la Federación y el gobierno de Tamaulipas, pues José Ramón no se ha mantenido al margen de este encontronazo, y le ha ganado el corazón. La Cuarta Transformación le incómoda, sin embargo, sigue ahí porque así le conviene a sus intereses y a los de la familia.

Desde que se votó en la Cámara de Diputados y arreció el conflicto, en Palacio Nacional voltearon los ojos hacia del «superdelegado» y cuestionaron ¿y qué papel está jugando José Ramón? La respuesta fue: «¡Déjenlo!, por vergüenza se va a ir solito». Pero no se fue. 

Su silencio despertó sospechas, y entonces fue que se tomó la decisión de cesarlo, y le encargaron esa tarea a Gabriel García. 

Se habló de separarlo del cargo antes de la elección, pero se decidió que fuera hasta después de ésta, toda vez que tiene en su poder mucha información delicada de tipo electoral y puede hacer mal uso de ella, sobre todo en Reynosa en donde los programas sociales del Presidente representan una gran cantidad de votos que definirán el resultado de la elección.

«JR», dicen, aparte de ser echado del puesto enfrentará cargos legales ante sus presuntas conductas de corrupción en las aduanas, en donde el director general, Horacio Duarte, tiene la instrucción del propio Presidente de «empapelarlo». 

Aparte, el asunto de José Ramón, no va a quedar ahí. En Palacio Nacional se están preguntando ¿quién, o quiénes le llevaron a JR al Presidente? Se cree que hubo desde un principio un propósito, pues al jefe de la 4T se le vendió la idea que el «superdelegado» era el indicado para hacer contrapesos políticos en Tamaulipas, y finalmente resultó ser un gran engaño. JR terminó sirviendo finalmente a su cuñado; por eso van sobre aquellos que le abrieron la puerta del Presidente. Por lo pronto el reynosense vive sus últimas horas en la nómina federal.

Talachazos

EL TEATRO DE ROLANDO CANTU BARRAGAN.- El poderoso constructor reynosense, hoy está en boca de todos, luego que el fin de semana subió un video a redes sociales para denunciar que sus trabajadores y su familia fueron amenazados por parte del PAN y directamente señalando al candidato «Chuma» Moreno.

Apenas hizo la denuncia, y en las mismas redes sociales vino la respuesta, que todo era un show montado para victimizarse y favorecer la campaña de Carlos Peña Ortiz, «Makito».

Rolando Cantú es el constructor consentido del gobierno municipal de Maki Ortiz, quien lo ha favorecido con más de 40 contratos de obra que le han dejado millones de pesos en ganancias.

Es además el principal financiero de la campaña de «Makito», pues tiene el compromiso de pagar los favores que ha recibido en los últimos 5 años por parte del gobierno municipal.

El contrato más jugoso que le acaba de asignar la alcaldesa Maki Ortiz a la empresa de Rolando Cantú, «Inmobiliarios Mexicanos, S.A de C.V», es de 147 millones de pesos para la construcción del Museo del Ferrocarril segunda etapa. Dicho contrato se licitó el 27 de Abril del 2021.

Los «Cantú Barragán» han sido siempre una familia que ha hecho grandes negocios al amparo del poder en los tres niveles de gobierno, pero en este caso, Rolando Cantú, como está viendo amenazada su mina de oro municipal, le ha entrado al juego sucio en estos tiempos de campañas en donde se vale de todo, hasta «hacer teatro» por unos millones de pesos.

Su juego, dicen, no se la cree nadie, sólo sus beneficiarios que buscan mantenerse en el poder tres años más.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: