Columna Invitada

talachaadminmarzo 4, 2019
4min60

KAIZEN Y LA CONSTRUCCIÓN DE TU MEJOR VERSIÓN

Por Francisco Martínez Escamilla

Se rumora que Albert Einstein el Genio que concibió la Teoría de la Relatividad,  dijo que “El Interés Compuesto es la Fuerza más poderosa del Universo”. Creo que cualquier persona que esta endeudada con un préstamo y está realizando los pagos, ha sufrido su abrumador poder.

En vez de darles gusto a los bancos y a los prestamistas, también podemos usar este mismo principio para crear la mejor versión de nosotros mismos con un nivel de esfuerzo casi imperceptible.

La primera vez que me tope con el uso de la Mejora Incremental fue cuando –Plan con Maña-  mi Padre me regaló en mi 11 cumpleaños el libro de ejercicios 5BX de la Real Fuerza Aérea Canadiense. Este Libro fue diseñado en los años 60´s para mejorar la condición física de los pilotos en regiones inhóspitas y alejadas de Canadá y propone realizar 5 Ejercicios Básicos (5BX) aumentando el número de repeticiones para cada ejercicio diariamente de manera gradual. Al principio, el programa me pareció ridículamente fácil de hacer; pero estaba MUY equivocado y no creo necesario comentar  que muy pronto realizar el numero de repeticiones indicadas en las etapas avanzadas  me fue casi imposible.

Lección aprendida: Pequeños Incrementos Diarios en la dirección Correcta, nos resultan en Grandes Mejoras.

Décadas antes los japoneses habían bautizado esta filosofía de mejora continua con el nombre de KAIZEN.  La idea de implementar pequeños y frecuentes iniciativas de mejora en manufactura y los negocios aunque desarrollada por los Americanos, fue entusiastamente adoptada por los Japoneses después de la Segunda Guerra Mundial durante la ejecución del Plan Marshall en Asia en los años 50. La idea principal era que dada la limitación de Tiempo, Equipo y Personal, se requerían Mejoras Evolutivas más que Innovaciones Revolucionarias en la base productiva de Japón.

El KAIZEN en los negocios se utiliza frecuentemente en procesos de mejora incremental en manufactura y procesos administrativos. Sin embargo, la Estrategia KAIZEN puede ser utilizada no solo en los Negocios, sino en todas las facetas de nuestra vida. Por ejemplo:

Ejercicio: Iniciar un Plan para correr una maratón. Hal Higdon el Maratonista de 87 años,  en su Blog presenta un Plan de 18 semanas para entrenarse y poder correr un Maratón. Hal lo describe como un programa “Suavemente Progresivo” de entrenamiento para Principiantes.

Alimentación: En vez de reducir radicalmente la ingesta calórica para bajar de peso, podemos ir reduciendo el tamaño de porciones de manera semanal hasta llegar al tamaño óptimo que deseamos.

5min50

GASOLINA, PIGMALIÓN Y LA PROFECÍA AUTO-CUMPLIDA

Por Francisco Martínez Escamilla

En su cuento corto ALGO MUY GRAVE VA A PASAR EN ESTE PUEBLO, Gabriel García Márquez nos presenta un proceso completo dañino de Efecto Pigmalión o Profecía Auto Cumplida. En este cuento el simple presentimiento negativo de una señora provoca una serie de comportamientos de sus habitantes que culminan en la destrucción de un pueblo entero.

La Profecía Auto cumplida inicia con una falsa definición de una situación, la cual provoca un nuevo comportamiento, el cual a su vez provoca que la definición original se vuelva realidad.

Por ejemplo, vamos a una fiesta donde no conocemos a nadie. Si creemos que no somos hábiles para dar una buena primera impresión, o pensamos que nadie va a querer platicar con nosotros, es muy probable que al llegar a la fiesta nos comportemos incómodos, raros o ansiosos. En consecuencia, la gente de la fiesta seguramente va a interactuar con nosotros de forma poco entusiasta, o tal vez lleguen a ignorarnos por completo. Esto logrará que nuestra creencia original de que no damos una buena primera impresión sea reforzada. Al contrario, si creemos que somos buenos para conocer gente nueva, nos comportaremos de forma más amigable, extrovertida y carismática lo cual provocará que la gente de la fiesta reaccione mucho mas favorablemente con nosotros.

En su libro Teoría Social y Estructura Social, el Sociólogo Robert K. Merton nos presenta un ejemplo muy similar a la reciente situación que vivimos con el abasto de gasolina en Monterrey. En su historia, Merton nos relata el como una sólida Institución Financiera inició un día laboral de forma regular; pero rumores de que posiblemente fuera insolvente, provocaron que sus miles de clientes retiraran su dinero de forma repentina. Esta demanda súbita e inesperada de efectivo causó realmente que el Banco se volviera insolvente y lo llevó injustificadamente a la bancarrota ese mismo día.

Suena familiar?

Lo importante de estas historias es que la percepción y opinión del ser humano de alguna situación, se vuelve una parte integral de la situación. Esto se debe a que las creencias modifican el comportamiento.

En 1968 Rosenthal y Jacobsen acuñaron el término de Efecto Pigmalión para describir sus observaciones donde las expectativas de los maestros afectaban el desempeño real de sus alumnos. Si el Maestro tenía expectativas positivas de algunos alumnos, estos tenían alto desempeño. Pero si sus expectativas eran negativas, el desempeño de sus alumnos era pobre. Esto independientemente de la autentica capacidad de los alumnos. Cuando esperamos ciertos compartimientos de alguna persona, es muy probable que nosotros mismos actuemos de maneras que provoquen esas conductas que suponíamos. El Efecto Pigmalión es más intenso cuando involucra figuras de autoridad como Maestros, Padres, Madres, Jefes, Abuelos, Coaches y Presidentes.

Por qué es importante conocer este fenómeno?

Si estamos a cargo de algún grupo de trabajo, familiar o social, es importante que estemos consientes de que tal vez los comportamientos indeseables que tratamos de modificar, están siendo provocados por nosotros mismos.

Si nuestros proyectos personales o profesionales no van como deseamos, tal vez nosotros mismos estamos generando este resultado actuando de acuerdo a creencias propias no funcionales.

En conclusión:

Podemos cambiar lo que queramos. Podemos aprovechar el Efecto Pigmalión de forma positiva. Tratemos a las personas como creamos que puedan llegar a ser y se convertirán en eso. Confiemos en lo que nosotros mismos podemos llegar a ser y lo conseguiremos.

Como dijo Henry Ford: “Tanto si usted cree que puede, como si cree que no puede, está en lo cierto”.

5min20

FELICIDAD SINTÉTICA

Por: Francisco Martínez Escamilla

La “Industria de la Autoayuda” según la revista Forbes es una industria que ya en el 2008 era de más 11 Billones de Dólares (Tan solo en Estados Unidos). La gente está dispuesta a gastar significativas cantidades de dinero en Libros, Seminarios, CDs, Coaching y programas para manejar

mejor el estrés. Y sin embargo, el nivel de ansiedad en el 2018 ha seguido en aumento según la última encuesta nacional de la American Psychiatric Association (APA).

Dan Gilbert de la Universidad de Harvard comenta en sus estudios de Toma de Decisiones y Pronostico Afectivo, que tal vez la oleada de ansiedad se deba -en parte- a la gran cantidad de opciones y alternativas que ahora consideramos cuando tomamos decisiones importantes y de larga duración.

Algunas de estas decisiones por ejemplo son, que trabajo aceptar, que casa o carro comprar o que pareja escoger para casarnos. Les recomiendo ver el video (liga al final del artículo) de Gilbert donde explica a detalle y de forma divertida su experimento y sus resultados sobre como el tomar decisiones finales e irreversibles promueve nuestra Felicidad Sintética.

También en el video, nos comenta como el tener la opción de cambiar nuestra decisión después de tomarla, nos hace apreciar menos lo que tenemos y por lo tanto disminuye nuestro nivel de Felicidad.

La parte de nuestro cerebro llamada la Corteza Pre-frontal hace posible que hagamos simulaciones sobre el futuro. Es fácil imaginar que no será nada placentero comernos un helado sabor cebolla con hígado crudo aunque jamás lo hayamos probado. Nuestra Corteza Pre-frontal nos permite “Simular” que si comemos algo así, no nos va a gustar.

Lo intrigante es que aunque tenemos esta capacidad, los humanos somos realmente malos para predecir el futuro. Generalmente sobreestimamos por mucho la Felicidad que nos va a dar obtener lo que queremos y también sobreestimamos el dolor que nos causará el no conseguirlo.

¿Pero cuál es la diferencia entre la Felicidad Natural y la Felicidad Sintética?.

La Felicidad Natural es la que sentimos cuando obtenemos exactamente lo que queremos.

La Felicidad Sintética es la que nosotros mismos generamos cuando no obtenemos lo que queremos y es difícil cambiar la situación. Le Felicidad Sintética es tan genuina, real y duradera neurológicamente como la Felicidad Natural, y puede compararse como si fuera un sistema inmunológico emocional.

Si nos encontramos en algún tipo de situación que no podemos cambiar, aprendemos realmente a apreciar de manera más positiva esta condición.

Podemos aplicar este concepto para lograr un estado de Felicidad más frecuentemente.

La Felicidad no es realmente conseguir lo que queremos, sino apreciar sinceramente lo que ya tenemos. Es una verdadera revelación cuando nos damos cuenta que podemos ser tan felices logrando lo que queremos como cuando no lo logramos. La Felicidad nunca llegará a aquellos que no aprecian lo que YA tienen.

La experiencia de realidad que vivimos a diario es enormemente subjetiva. Es por este fenómeno que el pensamiento positivo ayuda a tener una mejor experiencia de cualquier tipo de circunstancia. La mayoría de las veces no podemos controlar las cosas desagradables que nos suceden, pero siempre podemos gestionar nuestra actitud ante estos eventos y el cómo los interpretamos.

En conclusión:

La Felicidad Sintética auto-generada es tan real como la Felicidad Natural.

No comprometernos al 100% con las decisiones que tomamos nos roba la posibilidad de disfrutarlas al 100%.

Podemos afectar positivamente nuestro nivel real de Felicidad apreciando conscientemente lo que ya tenemos.

Y parafraseando a Homero Hinojosa en su último comentario del 4 de Enero en el ABC: “era más fácil ser feliz cuando los sabores eran solo Fresa, Vainilla y Chocolate.”

6min130

COMO IDENTIFICAR Y LIDIAR CON PERSONAS TOXICAS

Por: Francisco Martínez Escamilla

Todos tenemos alguien así. En nuestra familia, en nuestro trabajo, en nuestro circulo social o en agrupaciones a las que pertenecemos. Son personas que nos hacen cuestionarnos nuestra imagen de nosotros mismos, nuestro valor, o nuestra capacidad. Son personas que nos atacan, de formas a veces directas y a veces no tanto. Son Personas Toxicas.

Una persona Toxica puede ser nuestra pareja, nuestro hijo, nuestro padre o madre, nuestro jefe, nuestro compañero del trabajo y hasta nuestro amigo de la infancia. Estas personas se especializan en hacernos sentir incómodos o a actuar de forma inusual. Por ejemplo:

* Constantemente tienes que salvar de alguna situación a esta persona

* Te produce ansiedad encontrártelos y estar alrededor de ellos

* Te sientes agotado después de pasar tiempo con ellos

* Te provocan ser una persona cruel o chismosa

* Sientes la necesidad de impresionarlos

* Ignoran tus necesidades y las de ellos son las únicas que importan

La investigadora del comportamiento humano Vanessa Van Eduards presenta 7 tipos de personalidades tóxicas que debemos evitar:

El Narcisista Conversacional

Estas personas nunca te dejan hablar y se la pasan interrumpiéndote. No importan tus ideas o necesidades, lo único que les interesa es oírse a si mismos hablar

El Camisa de Fuerza

Tienen la necesidad de estar en control de todo y de todos a su alrededor. Quieren controlar lo que haces, lo que dices y hasta lo que piensas y se sienten atacados si llegas a estar en desacuerdo con ellos en cualquier cosa.

El Vampiro Emocional

Estas personas siempre están encontrando algo negativo, triste o catastrófico en todo. Se especializan en consumir el positivismo de tu vida.

El Magneto del Drama

A estas personas siempre les están pasando tragedias. Si resuelven una, otra llega de inmediato. No les interesan tus consejos para mejorar. Solo quieren tu atención, compasión, devoción y ayuda

El Crítico Celoso

Ellos tienen tan baja autoestima que proyectan esta debilidad hacia los demás en forma de odio, crítica y chisme. Todos a su alrededor están mal y son inferiores. Menos ellos por supuesto

El Mentiroso

Se la pasan exagerando, o diciendo mentiras grandes y pequeñas. Nos cansan porque no podemos confiar en lo que nos dicen.

El Tanque

Estas personas lo destruyen todo. Siempre tienen que tener la razón y sienten que sus opiniones sobre cualquier cosa son hechos reales y leyes inmutables del universo.

Ahora que hemos descrito algunos tipos de personas Toxicas, que podemos hacer para lidiar con ellos? Lo primero es identificar que tenemos una Persona Toxica en nuestro alrededor. Esto nos permite aclara que tenemos una situación tangible y real que no es algo que estamos imaginando.

La Autora Peg Streep presenta algunas ideas útiles:

Explora en que estas contribuyendo tu a la relación toxica. ¿Reaccionas de más o de menos a los comentarios negativos? Es más fácil responder cuanto has practicado mentalmente el cómo contestar a alguien toxico. Por ejemplo, puedes definir que “cuando Juan haga un comentario insensible en mi contra yo voy a contestar “Que intención tienes al hacer ese comentario Juan”?” Muchas veces el simple hecho de confrontarlos neutraliza a algunas personas toxicas.

Confía en tus instintos y evita justificar comportamientos tóxicos diciéndote e ti mismo “Tal vez María no quiso decir eso…” Muchas veces nuestras propias inseguridades y necesidades malsanas nos mantienen atados a personas que no son buenas para nuestro desarrollo personal.

Evitemos caer en la Falacia de Costos Irrecuperables. Muchas veces sentimos que hemos invertido tanto en alguna relación que no podemos dar el lujo de dejarla. Esto es dañino para nosotros y se convierte en una validación para que la Persona Toxica siga actuando como siempre. Al mismo tiempo debemos evitar caer victimas del Reforzamiento Intermitente. Cuando una persona Toxica se comporta “Maravillosamente” de vez en cuando, nos forjamos la ilusión de que están cambiando permanentemente; y generalmente, éste no es el caso.

En conclusión tenemos dos estrategias para lidiar con Personas Toxicas que hemos ya identificado. La primera debe ser el evitarlos dentro de lo posible. En caso de no poder alejarnos, hay que asegurar que definamos claramente nuestros límites de interacción con estas personas y aclarar que no estamos dispuestos a continuar la relación sin un ajuste funcional para todos.