Expediente

La Talacha Noresteagosto 22, 2019
thumbnail_SAN20FERNANDO20.jpg?fit=750%2C450&ssl=1
5min70

Los Colectivos de Familiares y amigos de Desaparecidos en Tamaulopas lanzan un grito más a la opinión pública, clamando justicia y pidiendo que no haya «perdón ni olvido» para los delincuentes

Por Francisco Cuéllar Cardona

A nueve años de la masacre de 72 centroamericanos en San Fernando, Tamaulipas, el Colectivo de Familiares y Amigos de Desaparecidos, denuncia que la verdad y la justicia, es «letra muerta».

Las muertes se siguen llorando y la justicia se sigue gritando porque después de aquella matanza, siguió Cadereyta donde el 10 de mayo del 2012, 49 cuerpos de indocumentados, también de Centroamérica, fueron desmembrados con saña, y hace 3 años, fue asesinada en su casa la activista Miriam Rodríguez.

«Las investigaciones realizadas no registran avances, en especial de los actos de omisión de los gobernantes, estatales y federales que tenían conocimiento de lo que pasaba en el municipio de San Fernando; sólo peces flacos, en casos de detenciones fortuitas; ninguna línea de investigación que de luz para saber el grado de involucramiento de las autoridades», dice el Colectivo en su carta a la opinión pública que hizo circular este 22 de agosto.

Lamentan en su denuncia que se sigue repitiendo esta práctica de detención, desaparición, considerado delito de lesa humanidad, » exijamos verdad y justicia».

LA MASACRE QUE SACUDIÓ AL MUNDO

El 22 de agosto del 2010, así se supo la noticia que conmovió al mundo:

Luis Freddy Lala Pomavilla de 18 años y origen ecuatoriano, logró sobrevivir a la masacre de sus acompañantes que fueron ejecutados por los delincuentes de manera bestial.

Después de recorrer 22 kilómetros entre brechas, Luis Freddy, en el amanecer del 24 de agosto del 2010 llegó herido y bañado en sangre hasta un retén de soldados en la carretera 101 en Tamaulipas. Ahí alcanzó a decir que cuando iban rumbo a Estados Unidos, fueron secuestrados «y los mataron a todos», menos a él.

Antes de perder el sentido y ser atendido en el hospital alcanzó a llevar a los soldados al escenario del crimen donde estaban sus 72 compañeros tirados en el suelo y apilados los cuerpos: 58 eran hombres y 14 mujeres. Cuenta la crónica que todos los cuerpos estaban ensangrentados y golpeados, «antes de ser ejecutados, los torturaron».

Hoy 9 años después, nadie ha sido juzgado por esa masacre y aun los familiares de los centroamericanos desfilan por las carreteras de Tamaulipas y del país, clamando justicia y llorando a sus muertos.

Glena García, hermana de dos víctimas, recuerda que después de dos meses que la autoridad les dio los cuerpos, como no pudieron abrir el ataúd, no sabe si a quienes lograron sepultar fue a su padre y a su hermano.

El expediente de San Fernando, según la entonces Procurduría General de la Repúbica, explica que los centroamericanos viajaban en dos camiones y fueron secuestrados por ocho personas y llevados a un rancho. Ahí los bajaron, los ataron de las manos y les dieron dos opciones: trabajar para ellos, o morir; solo uno aceptó el trabajo.

De acuerdo con la narración del ecuatoriano sobreviviente, a todos les vendaron los ojos, los torturaron y después uno a uno los fueron matando por la espalda. Luis Freddy Lala, habría simulado la muerte y fue así que cuando tuvo la oportunidad de escapar lo hizo, y fue a buscar auxilio.

Durante nueve años, las familias de los centroamericanos, líderes de organizaciones de derechos humanos, sacerdotes han tomado la bandera de la justicia para aclarar estos crímenes y los que se siguen cometiendo, pero ha sido inútil.

Este día, el líder de los Colectivos en Tamaulipas, Guillermo Gutiérrez Riestra, quien busca a su hija secuestrada y desaparecida hace 8 años,  exige que no haya «perdón ni olvido» a los autores de estos crímenes atroces en el noreste del país.

La Talacha Noresteagosto 22, 2019
thumbnail_CRISTO20DE20LA20MONTAÑA.jpg?fit=600%2C800&ssl=1
10min50

Con el regiomontano Fidias Elizondo el arte escultórico encuentra  en 1950 una nueva forma de expresión en la convulsionada zona de la Guerra Cristera en el bajío con la construcción del monumental Cristo Rey de su autoría, tras varias décadas de violencia  gubernamental y clerical

Luis Alvarado

Si el general regiomontano Enrique Gorostieta encabeza en 1927 la rebelión armada contra el gobierno federal en la Guerra Cristera, sería otro paisano, Fidias Elizondo, artista, el que culminaría la pacificación en 1955 con la monumental obra del Cristo Rey  en el Cerro del Cubilete.

Ubicado en la cima de dicho cerro en la mera zona del fanatismo religioso en la ciudad de Silao, Guanajuato, la obra de más de 45 metros de altura no la tuvo fácil, pues debió afrontar desde prohibiciones hasta un atentado dinamiteros contra el monumento que  ya desde 1925 se pretendía erigir.

La historia de esta escultura está cubierta de actos de fe de la feligresía y curia de Guanajuato cuenta también con la versión popular no comprobada, de una bomba arrojada desde un avión piloteado por el célebre capitán Emilio Carranza.

Los monumentos precedentes

El culto a Cristo Rey en esta región, mereció la aprobación papal para festividades, que luego se materializarían en abril de 1921 con la construcción de la primera estatua en El Cubilete, justo donde los organizadores consideraban que estaba el centro geográfico  del país.

Luego,  el delegado apostólico Ernesto Filipi sufre la expulsión del país por haber colocado la primera piedra de otro monumento en enero de 1923, quedando el sitio marcado como símbolo de la cristiandad continental.

La primera escultura había sido bajado a donde se encuentra actualmente la Ermita Expiatoria fue dinamitado el 30 de Enero de 1928. El tercer monumento es la capilla de Cristo Rey en la Catedral en León, Guanajuato construida en secreto y bendecida el  11 de  Enero de 1938.

El religioso Ascensión Betancourt habría de construir el cuarto monumento, conocido como el “Monumento de las nubes”, inaugurado el 11 de Abril de 1942. A las autoridades eclesiásticas les entusiasmó otra escultura más y el Arzobispo de México  Luís  Martínez  consigue el permiso del presidente Manuel Ávila Camacho.

El 11 de Diciembre de 1944 el obispo Valverde bendijo y colocó la primera piedra del quinto monumento, y ese mismo día consagró la Ermita Expiatoria, que se edificó en el lugar donde fue dinamitado el primer monumento para pedir perdón por el sacrílego atentado.

Fidias construye el último Cristo Rey

El último Cristo Rey sería de la autoría escultórica del regiomontano Fidias Elizondo y construido por los arquitectos mexicanos Nicolás Mariscal y Piña y  José Carlos Ituarte González. La obra se inició en 1944 fecha en que comenzaron a trabajar los dos arquitectos.

La obra en su conjunto es de dos partes: una basílica-esfera que simboliza el universo y sobre ella, de pie, la estatua de Cristo Rey con dos ángeles que le ofrecen dos coronas, la del martirio y la regia.

La estatua, de estilo helénico, obra del escultor regiomontano Fidias Elizondo, simboliza la Divina Realeza de Cristo Señor del universo.

De algún modo, la estatua contribuye a ir consolidando la paz, dentro de un proceso de la terminación de la lucha armada cristera en un aparente cese de hostilidades, pero que en la práctica seguían los atentados y enfrentamientos entre los anticlericales y  los católicos.

Con su obra artística, Elizondo asentaba en suelo del bajío el símbolo triunfante de los religiosos, visible desde varios kilómetros que  Valverde muere el 26 de Diciembre de 1948, pero deja el trabajo  Obispo Manuel del Campo quien continúa el ideal, hasta que el 11 de Diciembre de 1950 bendice la estatua a nombre del papa Pío XI, en el 25 aniversario de la encíclica “Quas primas” por la que  se establece  la festividad mundial de Cristo Rey.

El sitio se convertiría en uno de los destinos de peregrinaciones más importantes de México, luego de la Basílica de Guadalupe, la Basílica de la Virgen de San Juan de los Lagos, el Santuario del Santo Señor de Chalma y el del Santo Niño de Atocha.

Gracias a su nombre entra a San Carlos

Fidias Elizondo nace el 24 de marzo de 1891 y muere en la Ciudad de México el 3 de enero de 1979, quien como escultor participa en la renovación escultórica de inicios del siglo XX en México junto a otros artistas como Ignacio Asúnsolo, José María Fernández  Urbina y Manuel Centurión.

Fidias es el jovenzuelo que a los 17 años de edad  toma un tren a la capital del país con un envoltorio de trapos bajo el brazo para ingresar a la Academia de San Carlos, en la que por mucho tiempo había sido su anhelo el matricularse.

Llega a la escuela pero las inscripciones ya estaban cerradas, sin embargo, el director le da la oportunidad de ingresar por ser su nombre Fidias, como el más famoso escultor de la antigua Grecia.

Ya en San Carlos, tiene la oportunidad de estudiar pintura y escultura con algunos de los más grandes artistas de México como lo fueron Ignacio Asúnsulo, Fermín Revueltas, Jean Charlot y Ernesto García Cabral.

Fue su maestro Alfredo Ramos Martinez quien lo impulsó a viajar a París, y es así que en 1913 se embarca en el famoso barco “Ipiranga”,-el mismo que llevó al dictador Porfirio Díaz al exilio a Francia en 1911- para pisar suelo europeo por primera vez.

Sin embargo, se desata la I guerra mundial y debe dejar el arte para trabajar en talleres de lanzabombas, automóviles y aviones,  reencontrándose como escultor en sus ratos libres con sus primeras creaciones en madera.

Regresa a México en el momento preciso con Vasconcelos

Elizondo, antes de regresar a México en 1921 vive en Barcelona y Argentina. Ya en México fue profesor de la Escuela de Pintura al Aire Libre de Coyoacán de su maestro y amigo Ramos Martínez así como también de la Academia de San Carlos de donde se jubiló en  1954.

Aparte del Cristo Rey del Cerro del Cubilete en Guanajuato, tiene la escultura de Fray Juan de San Miguel la cual se puede ver en San Miguel de Allende. Al morir en 1979 a los 88 años deja su legado como uno de los mejores escultores de la historia del arte  Mexicano.

En su tiempo, Fidias desarrolló en el país las técnicas más avanzadas imperantes en Europa que lo llevan de la mano  con las vanguardias más importantes y con tendencias como el Art Déco, que lo hacen incorporarse al proyecto nacionalista que encabeza José  Vasconcelos en el momento en que se discute la participación de la escultura en el mismo.

Obra local

Otras de sus obras son, el Vía Crucis en el panteón Jardín en San Ángel de la ciudad de México y en Monterrey tiene las puertas de acceso al Sagrario de la Catedral  y de su trabajo escultórico destaca La Ola y La Primavera, ambos en bronce; la Ventana al Infierno,  y La india, tallados sobre madera.

Su legado forma parte de la colección permanente de la Pinacoteca de Nuevo León y de Conarte.

La Talacha Noresteagosto 21, 2019
thumbnail_IMG-20190821-WA0008.jpg?fit=800%2C445&ssl=1
24min50

Nicho Colombia, quien conoció y estudió la vida del “Rebelde del Acordeón”, y escribió un libro sobre su vida y trayectoria cuenta de cerca, cómo fue Celso Piña, quien murió este miércoles de un infarto.

Por Nicho Colombia

MONTERREY, NL, | MASINFONOTICIAS.- La vida de Celso Piña fue una historia de esfuerzo, una narrativa de perseverancia de un personaje que se enfrentó contra lo establecido y se convirtió en un ícono de la cultura popular norestense.

Así fue como el “Rebelde del Acordeón” generó un mundo de vida que gira en torno a las cumbias y al vallenato con el que rompió esquemas y desbordó el espacio asignado de manera marginal a la música colombiana y llevó a escenarios internacionales poniendo a bailar al mismísimo Gabriel García Márquez.

Para mí escribir el libro de la vida de Celso Piña, titulado “Celso Piña, El Rebelde del Acordeón”, en vida, representó un gran reto que hoy queda como un testimonio, por lo que a continuación comparto con profunda pena un fragmento del mismo…

Su mérito más grande fue el hecho de atreverse y hacer las cosas sin importar lo que la gente les dijera,  es cierta medida se convirtió en un revolucionario en un rebelde,  todo un sedicioso que se enfrentó y salió triunfador .

Hoy por hoy es uno de los máximos exponentes de la cumbia en América, sin ser colombiano ha llevado este género musical por todo el Mundo.

Pese a todos sus logros, la historia de Celso Piña no inicia el momento de su éxito, su larga trayectoria comienza en Monterrey, al sur de la ciudad y se desarrolla en un ambiente familiar donde todo escaseaba y para lograr las cosas había que trabajar  mucho ya que nada sobraba y lo que había se lo ganaba con el sudor de la frente.

Celso Piña Arvizu nace en Monterrey,  Nuevo León el 6 de abril de 1953. Es el primero de 9 hijos; cuatro varones y 5 mujeres. Sus padres Don Isaac Piña Marroquín y Doña María Arvizu Córdova eran vecinos de la Colonia Nuevo Repueblo.

Su padre era de oficio talabartero y su madre dedicada al hogar.

“Mi abuelo, el papa de mi padre, que trabajaba en una panadería fue el que me puso Celso, fue a la casa y le dijo a mamá que  así me pusiera”.

El destino quiso que radicaran en dos lugares antes de La Campana.

“Primero vivíamos en la Nuevo Repueblo, posteriormente nos fuimos a radicar al Barrio Tampiquito, la Colonia Palo Blanco,  en San Pedro Garza García,  luego a la Boquilla y después al Cerro de la Campana”.

Familia humilde este matrimonio tenía la vena artística ya que varios miembros de eran músicos.

“Mi abuelo tocaba el violín y mi abuela la mandolina, mi tío Ernesto,  hermano de mi papá,  tocaba el acordeón,  otro tío tocaba la batería y hacían verbenas para la familia y para otras personas”.

La necesidad ha sido el común denominador de muchos de los habitantes de la zona sur de Monterrey entre ellos La Campana,  lugar de residencia de la familia piña Arvizu.

“En Tampiquito tuve mi primer empleo fue con un señor que vendía tierra, lo hice por gusto, era tierra para las matas, iba en un carretón tirado por un caballo.

“El señor iba por la tierra y llegaba con unas bolsas y me buscaba para que le ayudara. Además recogía frutas de las tiendas de la colonia Del  Valle y esa  fruta luego la lavaba y monto una frutería en su casa y saliendo de la escuela iba y le ayudaba”.

El siguiente empleo fue con su tío donde trabajo en una tienda.

En ese tiempo su tía Juan Arvizu,  casada con el comerciante José Galván dueño de un estanquillo en la Colonia Independencia,  requería de un ayudante para que le apoyara los quehaceres de la tienda y no dudaron en llamar al pequeño Celso.

“A mi mamá le dijeron que sería buena idea que le prestara  Celso al tío José y el acuerdo fue que una vez que saliera de estudiar iría a la tienda para ayudarle y así fue: me llevaban y trabajaba de tendero.

Sin embargo cuando el tío salía de la tienda  Celso se quedaba solo en el negocio y la situación, por la edad del niño, fue dura ya que los clientes se aprovechaban de la bondad del niño y  comenzaron los problemas.

A esa edad con trabajos Celso apenas sabía sumar y restar por lo que algunas personas abusando de la inocencia hacían de las suyas, al pagar de menos su mercancía.

“Los clientes me llegaban y me pedían las cosas que vendían un Nescafé,  dos papás,  las sodas y al momento de hacer las cuentas me decían es tanto y yo de buena gente y por no batallar  aceptaba lo que me decían”.

“A mi tío se le empezó a  llamar la atención que la clientela pasaba y al verlo a él no llegaba y cuando yo estaba atendiendo llegaban esas mismas personas para que las atendedora, total que era gente aprovechada”

En la escuela las cosas no fueron ni bien ni mal simplemente era un alumno regular.

.“No fui un estudiante muy bueno, no era de 10 o 9, más bien era de 7 o 6 pero no reprobé ningún año”.

Aunque tenía el antecedente familiar del  gusto por la música por parte de mi  padre: La verdad yo no sabía que iba a ser músico, pues empecé cuando tenía 15 o 16 años influenciado por los Beatles y las bandas de moda”.

Cuando Celso Piña encontraba en el cuarto año de primaria fue invitado a laborar  a una tortillería.

En ese empleo se enfrentó a los problemas derivados por su minoría de edad.

“Una vez que faltó el molinero me dijeron que si lo podía sustituir y se me hizo fácil y les dije que sí y me puse a moler el nixtamal de repente comenzó a salir humo y me regañaron porque no supe hacer bien las cosas”.

Una y otra vez Celso fue aprendiendo que la vida no es fácil,  aún a pesar de su edad máxime sí desempeñaba  trabajos de adulto  aun siendo niño.

Pese a todo lo anterior nunca se desanimó con los fracasos al contrario fueron un aliciente para forjar un mejor futuro.

“Duraba  un mes en un trabajo porque no me  llenaba y me iba a otro y así seguía.

“Una vez me puse a trabajar en una fábrica de tacones y el manejo de la maquinaria era riesgoso porque al momento de dar forma a los tacones había peligro mejor me salí de ahí  a buscar otro empleo”.

Luego Piña sería trabajar a una fundidora hasta que se estableció como intendente en el Hospital Infantil de Monterrey.

“Mi herramienta era la tina,  el trapeador y el recogedor; ahí era hacer de todo y me decían que bajara la ropa sucia;  en si hacía todo lo que está relacionado con el trabajo de intendencia

”Ahí me la pasé muy bien limpiando pisos haciendo labores propias de un intendente”.

En su estancia laboral en el nosocomio  fue que Celso comenzó a entrarle el gusto por la música colombiana que le había llenado el oído.

“Como el Hospital Infantil está cerca de las colonias que se encuentran arriba en la Loma Larga yo a lejos escuchaba que la gente hablaba con megáfono pidiendo apoyo para la junta de mejoras pues pedían cooperación para meter el agua,  la luz, el alumbrado y como fondo se escuchaba cumbias colombianas”.

Vale recordar que la rica tradición sonidera de Monterrey se remonta hacía los años sesentas  por lo que en los barrios como la Colonia Independencia donde estaba ubicado el Hospital Infantil la música predominante eran las cumbias y vallenatos gracias a los sonideros que ahí habitaban.

Ahí en lugar de escuchar temas del grupo de actualidad sonaba fuerte Alfredo Gutiérrez,  Aníbal Velásquez,  Lisandro Meza,  Los Corraleros del Majagual entre muchos más.

A  Celso Piña le empezó a llamar la atención la música de estos grupos al grado de que le entró el gusanito por crear su propia agrupación musical.

“Se escuchaba desde las alturas de esas colonias decir a la gente “y ahora con Alfredo Gutiérrez el tema de Anhelos”  y de esta manera me empezó a gustar esas letras que eran diferentes; eran  otros ritmos,  otros sonidos que me fueron cautivando”.

Alfredo Gutiérrez sería uno de los ídolos de Celso Piña,  ex integrante de Los Corraleros del Majagual, quien   escribió con letras doradas su carrera musical en su natal Colombia, al ser corondo tres veces rey en el Festival Vallenato.

Una vez tomada la decisión de conformar propio grupo musical Celso busco en su padre el apoyo para cristalizar sus sueños.

“Le dije a mi papá que tenía la intención de formar un grupo de música colombiana

“A mi papá le llamó la atención y me dijo que si me gustaba pues había que entrarle.

“A lo que le comenté inmediatamente que para ello me hacía falta un acordeón a lo que me pidió tiempo y me dijo que me aguantará en lo que él me conseguía uno”.

A pesar de no contar con la preparación musical Celso Piña tenía la ilusión de hacer su grupo. De esta forma Celso comenzó a obsesionarse con el acordeón.

Ya con el gusanito de la música Celso Piña se integró a otros grupos musicales del género tropical ahí conoció a Ramón Morales quien lideraba una agrupación.

En estos grupos Celso Piña tocaba la tumba,  el güiro,  las maracas,  el bajo sin embargo cómo no lo llenaba pues él quería más;  en pocas palabras quería su propia agrupación musical.

“Yo quería tocar cumbias;  yo quería música bailable”.

“Ya terminado con otros grupos papá es que me consiguió un acordeón de teclas, pero no me gusto pues  yo veía los discos de Alfredo Gutiérrez y los  de Aníbal Velásquez y no eran de teclas, lo de ellos eran de tres hileras de botones y me ponía a tocar ese acordeón y la verdad no se escuchaba igual,  se escucha un sonido triste y no alegre como el del acordeón de teclas”.

“Le comente a mi papá que ese acordeón no era el ideal para ese tipo de música y me contestó que tenía la libertad de vender el acordeón de teclas y para luego poder  comprar uno de botones”.

Una vez con el acordeón de teclas Celso Piña comenzó a ensayar: de hecho es autodidacta él no tuvo maestros.

“Conseguí un acordeón muy viejo,  estaba todo roto del fuelle y al momento de tocarlo salieron de adentro  polvo y muchos cucarachos  pero una vez reparado,  con cinta médica,  quedo muy bien.

“Ensayaba duro frente a un espejo,  me gustaba mirarme ahí y soñar con que era famoso”.

Posteriormente ya entrado en la idea de contar con contar con sus propios instrumentos Celso Piña pidió a su padre una tumba.

“Le pedí a mi papá que si podíamos adquirir una tumba sin embargo me dijo que le íbamos a fabricar  y compró unas tablas, fuimos a una carpintería y ahí mi papá se las ingenió para construir la tumba Luego fuimos a  un rancho donde había cabras y consiguió un cuero el cual  curtio  y así fue cómo se hizo la  tumba”.

Con seguridad  Don Isaac Piña estaba más emocionado con la aventura musical de su hijo porque en cierta medida a través de Celso cristalizaba muchos de sus sueños  largamente acumulados.

Situación contraria ocurría con doña María Arvizu,  mamá de Celso Piña,  que no veía con buenos ojos el hecho de la conformación de una agrupación musical debido a que no sería un empleo seguro y carecía de prestaciones ya que quería un futuro seguro para su hijo.

“Mi mamá estaba desinteresada en mi proyecto y no vio con buenos ojos me saliera  del Hospital Infantil. Cuando ensayamos repetidamente me comentaba que era puro ruido lo que hacíamos.

“Tal vez mamá esperaba vernos empleados en una oficina atendiendo un negocio.  Ahí fue cuando hablé con ella y le dije que lo que yo quería hacer era precisamente música y  siempre chocábamos pero cuando empezamos a ganar más dinero fue que mi mamá entendió lo importante que para mí era la música y se dio cuenta que íbamos por un muy buen camino”.

Para finales de los años 70 la agrupación de Celso Piña está conformada por sus hermanos Eduardo,  Rubén,  Enrique y Juanita mismos que conformaron la original Ronda Bogotá, a la cual se unirán más elementos, algunos de los cuales posteriormente saldrían al paso del tiempo.

Pese al enorme esfuerzo el éxito aún no llegaba y tardaría tiempo debido a que Celso se enfrentó a muchas personas debido a que la escena musical regiomontana estaba plagada de grupos norteños y tropicales      que no le daban entrada al género colombiano.

Contra todo no fue impedimento para que Celso Piña siguiera con el objetivo de alcanzar el éxito.

En sus inicios la Ronda Bogotá enfrento discriminación y burlas en todo momento.

“Me las vi duras porque muchos me decían que mi música no vendía que con esa musiquita no iba a llegar a ningún lado.

“Me decían que tocará corridos pero la verdad a mí no me llamaba la atención.

“Les repetía que yo no lo hacía para conquistar el mundo si no lo hacía para estar bien conmigo mismo al tocar lo que a mí me gustaba.

En ese tiempo nadie tocaba música colombiana en Monterrey y fue Celso Piña quien vino abrir el discurso y con él posteriormente llegarían otras agrupaciones pero pese a ser un ya conocido entre los sonideros faltaba mucho camino por recorrer.

“Cuando acudía las casas disqueras la respuestas siempre girando rechazo.

“Iba con los dueños de las disqueras y las respuestas eran siempre las mismas. “Me decían que luego me hablaban pero la verdad nunca lo hicieron”.

La oportunidad vino cuando Celso conoció al director musical de la compañía Peerless,  el Indio Jiménez, luego Celso grabó ese memorable primer disco que incluía el tema “La Manda” una melodía que se convertiría en todo un éxito a nivel nacional.

“Cuando salió ese disco fue todo un suceso.  Para mí es muy especial esa grabación porque representa todo el esfuerzo qué le pusimos a lo largo de muchos años”.

En las primeras producciones predominaba el nombre de Ronda Bogotá sin embargo al paso del tiempo se fue imponiendo el Mote de Celso Piña  y su Ronda Bogotá.

Una a una las grabaciones de Celso se convirtieron en todo un suceso musical en Monterrey y en algunas ciudades del Norte de México.

Cuando se encontraban en la Cúspide del éxito es que se presenta una ruptura con algunos miembros del grupo.

“Algunas personas me dijeron que varios integrantes de la Ronda Bogotá querían conformar su propia agrupación¸ me decían que se ensayaban  en la Colonia Independencia y para evitar malos entendidos justo antes de una presentación fue que los enfrente y los corrí del escenario comentándole y les comente de la manera más atenta: que si querían hacer su propia agrupación le deseaba mucho éxito  y así fue cómo se inició la Tropa Colombiana”.

Para Celso el hecho de que hubiera más de una agrupación de música colombiana en la ciudad en nada le beneficiada ya que literalmente abarataba su trabajo.

La situación era lógica al haber  más de una agrupación de este tipo de música los pagos se abaratan. Situación que fue bastante bien aprovechada por los empresarios por los bajos costos y era mucho el público que gustaba de esta música.

“Había grupos que decían que ellos ponían el equipo de sonido y benefician al empresario pero me boicoteaban pues pedían commo condición que no fuera Celso Piña a tocar”.

Víctima de este boicot el músico de La Campana se sobrepuso a esta situación y siguió vivo musicalmente hablando pese a tener todo en contra.

“Ante esta situación tomé la decisión de tratar de hacer cosas diferentes Por eso acepté una invitación para ir a tocar al Barrio Antiguo ahí conocí a un músico que había estado con El Gran Silencio,  ese mismo músico me pidió el realizar un disco, tras pensarlo es que nació Barrio Bravo”.

El músico era nada más y nada menos que Julián ex bajista del Gran Silencio quién había salido la agrupación y tenía la inquietud de realizar un proyecto musical.

El disco Barrio Bravo fue un suceso a nivel nacional y participaron figuras de la talla de Pato de Control Machete,  Rubén Albarrán de Café Tacuba y El Gran Silencio.

De ser un artista cuyo éxito se limitaba algunos estados del noreste de México y el sur de Estados Unidos,  Celso Piña alcanzó fama a nivel nacional e internacional.

“Siempre estuve seguro que algún día la gente iba a voltear a verme,  iba a conocer mi  música y sólo  le pido a Dios es no caer en cama y continuar haciendo lo que me gusta hasta los últimos días de mi vida”

La Talacha Noresteagosto 20, 2019
thumbnail_FEMINICIDIOS.jpg?fit=980%2C596&ssl=1
6min40

Doce son abusadas sexualmente y nueve violadas.  En 2019 se han cometido mil 812 feminicidios

Por Flor Goche

MEXICO | Celia Flores participó en la protesta del pasado viernes en la Ciudad de México en la que cientos de mujeres manifestaron su hartazgo frente al horror de la violencia que viven cotidianamente.
Asistí para “por lo menos gritar por las que ya no pueden hacerlo”, comenta la mujer de 76 años de edad.

De acuerdo con datos oficiales, en 2019 han ocurrido mil 812 feminicidios y homicidios dolosos contra mujeres y niñas en el país, a lo que se suman dos mil 586 casos de abuso sexual y mil 895 de violación.

Ni en los espacios más íntimos, las mujeres conocen la paz: en lo que va del año se han hecho más 143 mil llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia en pareja y casi 352 mil de violencia familiar.

Las manifestantes más jóvenes miraban con curiosidad a Celia, quien no escapó al foco de algunos lentes: llamaba la atención por ser una de las pocas mujeres mayores que participaron en la protesta, pero también porque portaba un cartel con una frase del Himno de Mujeres Libres, organización libertaria española de la década de 1930:

“¡Qué el pasado se hunda en la nada! ¡Qué no nos importa el ayer! Queremos escribir de nuevo la palabra mujer. Puño en alto mujeres del mundo”.

Licenciada en Economía y en Pedagogía, Celia no se asume como feminista pero sí como solidaria de las causas justas.

En esta ocasión la convocó su ser mujer y el constatar que “la violencia ha escalado de manera horrenda, que cada día es peor que el anterior”.

Refiere que tan sólo en días recientes y a raíz del destape público de la presunta violación de policías a una joven en Azcapotzalco, se supo al menos de otros tres episodios de violación sexual: contra una menor de edad en un museo, contra una estudiante universitaria y contra una señora que tiene casi su edad, 70 años.

Es por ello que Celia no se asustó ni se sorprendió cuando algunas de las asistentes a la marcha empezaron a romper vidrios, a rayar monumentos y a arrojar polvo rosa.

“Nadie en su sano juicio rompe un vidrio. La rabia contenida se convierte en ese actuar justiciero”, señala.

Y cuestiona: “¿Cómo pueden ponerse a pensar en lo material? Un vidrio se repone, pero una vida no se restituye”.

Comenta, además, que en México “cuando te ves muy correcta y muy legal ni te pelan”, como cuando en su colonia se quedaron sin agua y sin luz y fue hasta que el vecindario bloqueó la avenida que les hicieron caso y les restablecieron los servicios.

Demandan a medios rol crítico

Feministas de todo el país denunciaron que la mayoría de los medios de comunicación nacionales que cubrieron la protesta de mujeres del 16 de agosto, priorizaron los daños materiales y la agresión de un hombre a otro, “omitiendo por completo la causa que originó esta ola de indignación”.

En un comunicado emitido ayer, les demandaron asumir el rol crítico que les corresponde para contribuir a erradicar la violencia de género:

“Las protestas buscan recuperar el sentido último de las instituciones públicas: impartir justicia. Los medios tienen una responsabilidad clara en ayudar a romper con la normalización y el silencio que rodea las condiciones de violencia que viven las mujeres en el país”, señalaron.

Layla Sánchez Kuri, profesora en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional Autónoma de México, lamenta que, en su mayoría, el ojo de la cobertura se haya posado en el momento de la violencia dejando de lado todo lo demás.

Incluso, bajo este lente, quedaron desdibujadas las movilizaciones que se realizaron en otros estados del país para demandar alto a las violencias machistas, precisa.

La doctora en Estudios Latinoamericanos considera que esta falta de contexto responde en parte a la competencia que existe entre los medios por ganar la nota y por ello se limitan a reproducir sin más lo primero que perciben, pero también a una cuestión estructural del uso político de los medios de comunicación.

Las consecuencias de ese tipo de cobertura son graves, advierte la académica: se desvirtúa la legitimidad de un movimiento, se contribuye al linchamiento social del feminismo y se imposibilita la comprensión de una nueva generación de jóvenes feministas que juntas están superando el miedo de salir a la calle y que, por tanto, reaccionan y ya no se van a quedar sentadas ni calladas.

La Talacha Noresteagosto 12, 2019
thumbnail_CARLOS20BREMER201.jpg?fit=868%2C586&ssl=1
6min80

Mecenas de deportistas y artistas, Carlos Bremer ha escrito su historia ayudando a emprendedores que verdaderamente lo necesitan. El regiomontano aprendió a ver los negocios como una forma de apoyar a quienes no tienen recursos

Por Francisco Cuéllar Cardona

MONTERREY, NL. | Amigo de Michael Jordan, de Bill Clinton, y salvador de la quiebra del cantante Luis Miguel, Carlos Bremer, el regiomontano de 59 años, hoy está en boca de todos, luego de pagar 102 millones de pesos por la narco-mansión del chinito Zhenli Ye Gón que se hizo famoso en el 2007, luego que la PGR encontró en su casa más de 200 millones de dólares en efectivo y que se volvió célebre por la frase de «Copelas o cuello», que le habría dicho a un funcionario mexicano.

Carlos Bremer, no es igual a los empresarios tradicionales porque su formación es diferente. Ayuda a quien verdaderamente lo necesita, «a ningún fanfarrón apoyaría», aclara, porque su papá así se lo enseñó.

Cuenta que su padre, vendía uniformes a más de 50 equipos de béisbol en Monterrey, pero sólo le cobraba a 2. Cuando le preguntó porqué no les cobraba a los demás, este le respondió que eran los únicos que podían pagar. Ahí aprendió a ver los negocios como una forma de ayudar a quienes no tienen recursos.

Carlos nació el 1 de junio de 1960 en Monterrey, Nuevo León. Su nombre completo es Carlos Bremer Gutiérrez. Su padre fue Guillermo Bremer y tenía una tienda de deportes. Estudió Contaduría en el Tecnológico de Monterrey. Está casado con Adriana Ibarra de Bremer, pero de su familia no se sabe más.

A los 12 años empezó una carrera meteórica en los negocios: vendía calculadoras a corporativos regios cada fin de año. A los 14 años creó una organización de viajes para niños que le redituaban grandes ganancias.

A los 19 años, el empresario ingresó a la Casa de Bolsa del Grupo Banpaís, y en 1985 participó en la Fundación Abaco Casa de Bolsa. En 1993 se asoció con Javier Bentíez Gómez para capitalizar a Value Grupo Financiero. Es Presidente de la Fundación Butaca Enlace, que busca impulsar a estudiantes para que obtengan buenas calificaciones y al mismo tiempo que tengan una vida saludable por medio del deporte. Precisamente fue esta Fundación la que compró la narcoresidencia de Zhenli Ye Gon.

Según el titular del SAE, Ricardo Rodríguez, la Fundación Butaca Enlace se encarga de apoyar al deporte mexicano desde hace 11 años. Butaca Enlace apoyó, por ejemplo, a más de 50 mil atletas para los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011.

Carlos Bremer también es ampliamente conocido por su participación en el programa Shark Tank México, junto con otros como Jorge Vergara, propietario del equipo de Las Chivas, y Arturo Elías Ayub Directivo de Telmex. El es uno de los «tiburones» que busca cazar a los mejores emprendedores que pasan por el programa de Sony.

En su biografía que está en todas las plataformas y redes sociales, confiesa que solo le interesan los emprendedores con talento y valores, y que jamás apoyará a personas fanfarrones por más que tengan un excelente producto.

Es apasionado del deporte, las artes y la música, por eso le invirtió dinero a la trayectoria del «Canelo» Alvarez, y a los proyectos del beisbolista Adrián González, a Paola Longoria, Juan Manuel Marquez y Eduardo Nájera.

En el 2017, cuando el cantante Luis Miguel estaba al borde de la quiebra, luego que tenía demandas por incumplir giras y grabaciones de discos y había perdido el 80 por ciento de su fortuna, Carlos Bremer, el Canelo Alvarez, Carlos Slim Domit y Miguel Aleman Magnani, luego de una pelea en Las Vegas le propusieron un negocio que lo sacarían de sus problemas económicos.

Cada uno invirtió cinco millones de dólares para crear una producción televisiva que contaría con lujo de detalle la vida de Luis Miguel, la serie estaría supervisada por él mismo y daría paso a un éxito televisivo llamado “Luis Miguel La Serie”.

Bremer se convirtió en el ganador de la puja al ofrecer 102 millones de pesos por la casa de Ye Gon, en una subasta en la que participó vía telefónica. Con la compra de la mansión por parte de Butaca Enlace, se apoyará por un año a los deportistas que fueron a los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

La Talacha Noresteagosto 9, 2019
Gorostieta.jpg?fit=660%2C382&ssl=1
15min320

Acusado de ser mercenario por cobrar una gran mensualidad, el regiomontano Enrique Gorostieta Velarde sería el general ex huertista que da la batalla al gobierno de Portes Gil en la rebelión armada cristera, un movimiento que sería negociado por la iglesia en 1929, a la que califica de traición.

Por Luis Alvarado

“Nuestro movimiento (cristero) ha tomado tal fuerza y el gobierno (portesgilista) está tan de capa caída, que ya andan haciendo esfuerzos para localizar a las familias de los que andamos en el campo, a fin de ver si de esa manera logran reducirnos, ya que no lo pueden hacer por medio de las armas.”

De esta manera se expresaba el regiomontano y líder militar cristero general Enrique Gorostiera  Velarde en su última carta a su esposa Gertrudis “Tulita” Lasaga el 16 de mayo de 1929 desde el campamento El Triunfo, Jalisco.

Ignoraba que moriría emboscado por las tropas federales 17 días después con el fuerte rumor de la traición de los jerarcas católicos que deseaban a ultranza negociar con el gobierno de Emilio Portes Gil para no perder los privilegios que el gobierno de Plutarco Elías Calles les había empezado a quitar desde 1926, al expropiar bienes y limitar la libertad de culto.

Manifestación popular contra el gobierno

Ese conflicto bélico constituyó una rebelión ideológica armada popular originada en la intolerancia religiosa del gobierno callista que a lo largo de tres años provocaría la muerte de más de 200 mil personas, principalmente en el centro y occidente del país.

¿Quién fue Gorostieta?

Enrique Gorostieta  Velarde nace en Monterrey, Nuevo León el 18 de septiembre de 1890. Su padre fue el político y escritor Enrique Gorostieta González, enemigo de Bernardo Reyes y luego ministro de Justicia y Hacienda en el gabinete del presidente usurpador Victoriano Huerta.

Su madre, María Velarde Valdez.  Su abuelo, Nicolás Gorostieta, también fue militar que luchó como coronel contra la invasión francesa.

Cursa la primaria en el Colegio Hidalgo de Monterrey y en 1906 ingresa al Colegio Militar de Chapultepec, de donde egresa en mayo de 1911 como Teniente de Artillería y se incorpora al ejército para servir en los regímenes de Porfirio Díaz, de Francisco León de la Barra, de Francisco I. Madero y de Victoriano Huerta.

En abril de 1914 con el grado de Coronel participa en la defensa del Puerto de Veracruz y es uno de los generales más jóvenes del ejército federal huertista, pues su nombramiento como General de Brigada es entregado al mes siguiente.

Acompaña a su padre en el exilio en Texas para luego ubicarse en Cuba de 1918 a 1920. Regresa a México en 1921 y abre una fábrica de jabones y escobas para luego casarse en 1922 con Gertrudis Lazaga Sepúlveda, con quien procrea 4 hijos: Enrique, muerto a los ocho meses de edad;  Enrique, Fernando y Luz María, a quien sólo conocería en fotografía.

Albores de la Cristiada

Al asumir la presidencia en 1924, Plutarco Elías Calles promulga la Ley de Tolerancia de Cultos, basada en la Constitución de 1917, conocida como “Ley Calles”, con la que los sacerdotes estaban impedidos de vestir ensotanados en las calles y se suprimen las congregaciones religiosas y la enseñanza de religión en las escuelas.

La presión callista hace que la Iglesia suspenda el culto en los templos el 31 de julio de 1926, factor decisivo para que en diversas ciudades del país, sin una organización central, pobladores se levantaran en armas contra el gobierno mexicano con el marcado apoyo eclesiástico.

Recientes investigaciones en los archivos desclasificados del Vaticano revelan que el Papa Pío XI fue engañado por algunos obispos mexicanos para que apoyara en principio la suspensión de cultos como paso inicial implícito de respaldo a la postura intransigente de rebelión armada, algo que siempre evitó el prelado.

En México la rebelión armada no era bien vista por la mayoría de los obispos, pero la bandera del fanatismo fue sacada adelante por unos pocos que si sostuvieron su postura de enfrentamiento contra el gobierno y sus medidas anti religiosas.

Ante la nueva realidad, la Iglesia intenta reunir dos millones de firmas para proponer una reforma constitucional, la cual es rechazada. Le seguiría un boicot para no pagar impuestos, el no consumir productos comercializados por el gobierno incluidos combustibles, no comprar billetes de la Lotería.

La Iglesia Católica Mexicana

En respuesta a las presiones, los anticlericales promueven la fundación de la Iglesia Católica Mexicana como una medida para romper el vínculo con el Vaticano.

Poco fue el apoyo de los hacendados y ricos, pues el asunto de la fe involucra más a los pobres, quienes fácil de ser fanatizados eran manipulados por el clero, radicalizándose el movimiento en zonas de los estados de Guanajuato, Jalisco, Querétaro, Aguascalientes, Nayarit, Colima, Michoacán, San Luis Potosí, Zacatecas, en la Ciudad de México.

El acopio de armas inicia en enero de 1927 y las primeras guerrillas son compuestas por campesinos. El apoyo a los grupos armados fue creciendo, cada vez se unían más personas a las proclamas de ¡Viva Cristo Rey! y ¡Viva Santa María de Guadalupe! lanzadas por quienes fueron conocidos como los cristeros.

El epíteto de cristero es una expresión despectiva surgida del mismo gobierno, según el investigador Jean Mayer, aunque otras versiones señalan que son los mismos católicos quienes utilizaron el nombre primero para identificarse.

Combates

Icónica imagen del fusilamiento de un sacerdote

Uno de los primeros combates se da el 29 de agosto de 1926 en Huejuquilla el Alto,Jalisco, dirigidos por Pedro Quintanar en la que los alzados se proclaman vencedores con un grito que sería el lema oficial: ¡Viva Cristo Rey!

Las rebeliones armadas siguen en Nayarit, Zacatecas, Guanajuato y Michoacán por el año 1926, luego se suma casi la totalidad del centro del país. Es importante observar que el conflicto tuvo un carácter rural aunque la dirección de la Liga fue eminentemente urbana.

Los obispos mexicanos, con muy contadas excepciones se distanciaron del movimiento armado, desconocieron a la Liga Defensora de la Libertad Religiosa y trataron de negociar la paz con el gobierno de Calles con la mediación del gobierno de los Estados Unidos.

En la máxima expresión armada de la Cristiada se considera que la distribución por estados tuvo la siguiente lista: Michoacán, 12,000 combatientes; Jalisco,10,000; Guanajuato y Querétaro, 4,000; Zacatecas, 5,400; Nayarit y Sinaloa, 2,500; Colima, 2,000; Durango, 2,200.

Asimismo, Guerrero, 3,000 combatientes; Oaxaca, 1,500; México, Morelos y Distrito Federal, 1,000; Puebla, Tlaxcala y Veracruz, 1,000; Tehuantepec, 800, dando un total de 50 mil, sumando las partidas temporales de Coahuila, San Luis Potosí, Chihuahua, Tabasco, Chiapas y Veracruz.

Algunas de las batallas que sobresalen en la Guerra Cristera son la de Tepatitlán, Jalisco en marzo de 1929 en la que algunas versiones indican que los federales pierden 3,000 hombres y los religiosos 50, producto de una emboscada dirigida por Saturnino Cedillo.

Gorostieta asume en 1927

Enrique Gorostieta llega con los cristeros en julio de 1927 cuando es contratado por la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa para ser el General en Jefe de todos los grupos sublevados en el país a cambio de un sueldo de 3 mil pesos oro mensuales.

Tulita, la esposa del general

Este sueldo representaba el doble del sueldo de un general del ejército callista, además de un seguro de vida de 50 mil pesos oro que se pagarían a su familia en caso de su fallecimiento. Este factor le valdría el desprecio de la oficialidad y de no pocos religiosos, quienes tildaban a Enrique de Mercenario, interesado, masón y ateo.

Es hasta hace pocos años en que la nieta del regiomontano, Luz María Pérez Gorostieta ha dado a conocer cartas que el General escribió durante la guerra cristera a su esposa, que demuestran que sí era creyente y que tenía fe en el triunfo.

La experiencia militar y la audacia de Gorostieta más la organización y disciplina logran que los éxitos comenzaron a surgir para la causa de cristera al combatir personalmente en los estados de Jalisco, Michoacán, Colima y Zacatecas.

El 16 de mayo de 1929 el general escribe a su esposa Gertrudis en lo que sería la última carta:

“Hoy he escrito a la Sra. Recomendándole te ayude a fin de que estés perfectamente escondida y rogándole que nadie que no sea ella o Andrés tu hermano, sepan dónde te encuentras ni hablen contigo”. Tulita, como le llamaba, y sus hijos permanecerían ocultos en un sótano durante gran parte de la guerra y después de ésta para no ser víctimas de las persecuciones federales.

“Mantente animosa, fíjate que lo que yo ando haciendo es un deber sagrado y convéncete de ello al considerar los millones de gente que están rezando por mí y por mi causa (…)”, le dice.

Las versiones de su muerte

Finalmente el norteño muere en una emboscada en la Hacienda del Valle, en Atotonilco el Alto, Jalisco el 2 de Junio de 1929, 19 días antes de la firma de los denominados “arreglos” entre el gobierno callista y la jerarquía católica, convenios a los que se oponía acremente Gorostieta, calificándolos como de una traición a la fe popular.

El cuerpo de Enrique luego de la emboscada

Pero se lleva a cabo la firma de los acuerdos de paz entre el presidente Emilio Portes Gil y el arzobispo de Michoacán y delegado apostólico, Leopoldo Ruiz y Flores, y el obispo de Tabasco, Pascual Díaz Barreto.

Algunas versiones señalan que Enrique fue traicionado mediante una celada para que no impidiera dichas negociaciones, donde el gobierno logra infiltrar a un hombre al círculo de confianza de Gorostieta, un oficial que informó al Ejército Federal de la presencia del general en Atotonilco, donde es  asesinado.

El cuerpo del nuevoleonés acaba siendo exhibido en Atotonilco por soldados federales desmembrado así el ejército cristero sin oposición fuerte, lo que es usado por el gobierno para incumplir el convenio y seguir implacable con los fusilamientos de los ex rebeldes y sus familias.

La Talacha Noresteagosto 9, 2019
thumbnail_MONICA201.jpg?fit=970%2C546&ssl=1
5min70

Activista social y luchadora contra el acoso sexual, la ex becaria de la Casa Blanca contará desde su rol de víctima el escándalo que tambaleó el gobierno de Bill Clinton con quien Mónica tuvo una relación ocasional.

ESPECIAL | ¿Se acuerda de ella?. Tenía 17 años y era becaria en la Casa Blanca, cuando el presidente era Bill Clinton, con quien tuvo una relación que escandalizó al mundo a finales de los 90.

«Fuí la paciente número cero en perder de forma casi instantánea la reputación personal a escala global», cuenta ahora convertida en activista social y luchadora contra el acoso sexual.

El productor de televisión Rayan Murphy le propuso a Mónica revivir y contar en una serie el escándalo sexual que vivió con el ex presidente Clinton y aceptó. La historia se estrenará en el 2020, siendo ella coproductora del programa.

La serie se titulará como «Caso Lewinsky» y se contará desde el punto de vista de la víctima principal de aquel escándalo, revela el periodista Héctor Llanos Martínez, en el periódico El País.

En 2014, en la edición de la revista Vanity Flair, en el artículo «Vergüenza y Supervivencia», Mónica Lewinsky cuenta todo lo que vivió y a partir de entonces lucha contra el acoso sexual en el mundo.

En su canal de Youtube, en el 2015, difundió una charla que llamó «El precio de la vergüenza» que alcanzó 25 millones de reproducciones, Lewinsky dice que su historia personal se utiliza para advertir del peligro de los linchamientos Online.

Recuerda que fue la paciente cero en perder casi de forma instantánea la reputación personal en el mundo»

Así lo explica:

«Hordas de lapidadores virtuales. Sí, ocurrió antes de las redes sociales -matiza-, pero la gente podía comentar online y enviar historias y chistes crueles por correo electrónico”.

Lewinsky admite que cometió errores, pero añade que “la atención y el juicio que recibí yo personalmente, no la historia, no tenía precedentes”. Cuando esto ocurrió, hace 17 años, “no tenía nombre. Ahora lo llamamos ciberbullying«.

En #DefyTheName (Desafía al nombre) pedía en 2018 que la gente compartiera los insultos que recibía más a menudo y los incorporara a su nombre en redes sociales. Así lograban apropiarse de esos términos despectivos que suelen ser uno de los recursos más básicos de los acosadores. El suyo era Mónica Chunky Slut Stalker That Woman Lewinsky (Monica Gorda Zorra Acosadora Esa Mujer Lewinsky).

«La intención de esta campaña es no permitir que esos insultos te definan y concienciar sobre la necesidad de un entorno más amable en redes sociales», comentaba entonces Lewinsky, que contó con la colaboración de deportistas y actores conocidos.

En su charla, Lewinsky insiste en las causas y consecuencias de vivir en una cultura de la humillación: «Ha emergido un mercado en el que la humillación pública es una moneda y el oprobio una actividad económica.

¿Cómo se hace el dinero? Con clics. Más vergüenza, más clics. Cuantas más visitas, más ingresos por publicidad. Alguien está ganando dinero con el sufrimiento de otras personas”.

La Talacha Noresteagosto 7, 2019
anuario_niña_sindrome_de_down.jpg?fit=766%2C531&ssl=1
12min60
¿Sabe las consecuencias de esto?

La educación de quienes no aprendieron también cuesta!. Existe una crisis en el aprendizaje?

Dr. Jorge Trujillo Bautista (*)

Los padres siempre deseamos que nuestros hijos sean exitosos en su vida. Y ellos también lo desean, pero nuestro concepto de éxito es distinto. En esta conquista, la educación ha sido señalada como una de las tareas fundamentales. Pero, la educación como proceso social y no la educación que se brinda en la escuela. De hecho, ésta última dista mucho de lo deseado para alcanzar el éxito en la vida. No es la educación el factor clave, hablando de escuelas, ¡si no el aprendizaje!

El aprendizaje es ese fenómeno que nos hace cambiar de conducta. De tal manera que Usted encuentra a una persona que fue a la escuela, pero nunca cambió su manera de hablar o de comportarse, no logró aprendizaje. Fue a la escuela, pero no aprendió. Hoy día, el mundo se desenvuelve en una crisis de aprendizaje. Insistimos, no es el asunto de ir a la escuela, es de aprender. 

¿Qué tan frustrado se ha sentido Usted como padre, cuando su hijo ha asistido a la Universidad y no aprendió lo que le prometieron al ingresar ahí? ¿Se lo preguntado alguna vez? La universidad es la desembocadura de todo el proceso educativo (escolar) mexicano. Al igual que en otros países, esta culminación de estudios, son la continuación de la asistencia del alumno a la básica, la media y media superior. Así es que no es un asunto de propio de la universidad. 

El Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) es una medida que realiza la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE), dicha prueba nos muestra cifras importantes para asomarnos a la crisis del aprendizaje. Brindamos ejemplos: en Uruguay, los niños pobres enfrentan brechas muy amplias frente a los niños ricos, quienes provienen de hogares menos favorecidos obtienen resultados “no competentes” en matemáticas cinco veces mayor que la de niños que gozan de economía solvente. Para el caso de México, observamos semejante asunto: Alumnos de escuelas privadas superan casi en el doble del promedio de los niños que asisten a escuelas públicas. No es asunto de la escuela pública, pero a la vez, las brechas entre unos y otros alumnos. Desde el embarazo de sus madres, las diferencias de atención preparto y postparto dejarán sus huellas para el resto de la vida de estos niños. En esos primero s mil días que señala el Banco Mundial, como primordiales para el logro de una mejor sociedad. 

Existen tres crisis de aprendizaje en el mundo actual. La primera de ella, radica precisamente en los resultados poco satisfactorios. Habrá gente a quienes no nos guste leerlos, pero son más que claros: estamos en términos generales en los niveles más bajos del aprendizaje de Español, Matemáticas y Ciencias. Y aún sabiéndolo, no hacemos gran cosa por enfrentar esta crisis. Esta crisis tampoco es exclusiva de países pobres o en vías de desarrollo, se localiza en todos los países. Las desigualdades de los resultados de aprendizaje son elevadosTan solo el 5 % de las niñas de los hogares más pobres de Camerún, podrán continuar sus estudios en las escuelas, luego de un año de estancia en ellas, lo que contraste con el 76 % de las niñas de las familias más ricas de ese país. 

Una segunda crisis del aprendizaje son sus causas inmediatas. Esto es, el quiebre entre la enseñanza y el aprendizaje como tal; quiere decir que los niños no llegan preparados para aprender en la escuela. Destaquemos un dato: el 30 % de los niños menores de cinco años de los países en desarrollo tienen retraso en el crecimiento físico, por resultado de una malnutrición o desnutrición crónica. Dichas deficiencias repercuten de manera irreversible y afectan su aprendizaje. Por tanto, se repetirán historias por generaciones, si no atacamos frontalmente el problema en su origen. 

Por otro lado hay que reconocer la urgencia de capacitación y la motivación de los docentes para mejorar la educación. INEGI, nos brinda varios datos al respecto, por ejemplo: Nuevo León como profesores activos tiene en su nómina 34 personas que apenas estudiaron la educación media superior, pero lo más crítico: 4 de ellos, apenas concluyeron la educación básica. Dirá Usted, si pero, deben encontrarse por allá en algún rincón del estado! y eso es todavía peor.  Los mejores profesores, los más capacitados debieran estar donde más se requieren: las zonas de mayor pobreza. PISA nos refiere: en 14 países del África al sur del Sahara, en las pruebas de lectura, un docente medio de sexto grado obtiene puntajes similares a los de sus estudiantes de mejor rendimiento. 

El otro gran punto por resolver en esta segunda dimensión de las crisis del aprendizaje, es debido a una mala administración y gobernanza que suele menoscabar la calidad educativa, Tener una amplia cobertura escolar no es sinónimo de aprendizaje. Los procesos de gestión de recursos para mejorar la calidad educativa, suelen ser prolongados y austeros, eso no ayuda en nada. 

Una tercera dimensión en la crisis, tiene que ver con la política. Los principales actores tienen diferentes intereses que afectan el aprendizaje de los alumnos. Al grado tal de no interesarles en lo absoluto. Algunos funcionarios en ocasiones, tratan más de tener contentos a los docentes o a los jefes que pedir un mejor aprendizaje en los alumnos. 

¿Qué podríamos hacer? Sin que sea una receta mágica, ni mucho menos. Pero fácilmente podríamos ajustar muchas cosas: Contar con sistemas que evalúen el desempeño de todos, no solo de los profesores. Con una intención muy clara: mejorar el aprendizaje. Seleccionar a los docentes que impartirán en la educación básica. Basar el diseño de políticas educativas en evidencias para con ello lograr un enfoque basado en el aprendizaje de los alumnos. Y no en otras prácticas. Lograr estudiantes preparados que conozcan y acepten su propósito de vida. Docentes capacitados y motivados. Crear un sistema de enseñanza aprendizaje. Pero un sistema que arroje indicadores que muestran el rumbo de la política educativa incluyendo la participación de todos sus actores. No solo la instancia oficial de medición.

Dr. Jorge Trujillo Bautista

Universidad de Barcelona, España. Especialista en Política Social de México por la Escuela de Políticas Públicas de la Universidad de Chicago y de la Universidad Iberoamericana de Santa Fe, Ciudad de México. 

La Talacha Noresteagosto 7, 2019
thumbnail_TOPO20CHICO201.jpg?fit=628%2C328&ssl=1
6min40

El Modelo Nuevo León acaba con autogobiernos y las extorsiones en los penales y regresa la paz, revela Eduardo Guerrero Durón experto en Seguridad que asesora al gobierno estatal y quien custodió al «Chapo» Guzman hasta su entrega a los EU.

Por Hugo Gutiérrez

MONTERREY | El sistema penitenciario de Nuevo León, donde se registró más de un centenar de muertes en la última década, lleva 10 meses en paz gracias a la desarticulación de los autogobiernos en los penales.

Así lo aseguró el experto en Seguridad y Sistemas Penitenciarios, Eduardo Guerrero Durán, quien asesora al gobierno estatal.

El especialista explicó en exclusiva para Notimex cómo junto a su equipo detectó en el penal de Topo Chico un centro de monitoreo conectado a los monitores del penal y un disco duro que contenía el sistema contable de las extorsiones, las cuales generaban entre 1.5 y dos millones de pesos a la semana.

En esta penitenciaría se han presentado riñas y asesinatos masivos en los últimos años y se anunció que cerrará sus puertas a finales de septiembre próximo.

“Desarticulamos las estructuras que venían operando adentro del sistema. Un ejemplo es el Topo Chico, donde encontramos drogas, alcohol, un fusil R-15, cinco pistolas de calibre nueve milímetros y otra calibre 40, chalecos (antibalas) hechizos y una serie de puntillas, lanzas.

“Encontramos un disco duro donde había un sistema para administrar la extorsión, tanto adentro del penal como la extorsión hacia el exterior. Por ello se calcula que estaban ingresando entre un millón y medio y dos millones de pesos semanales por extorsión”, explicó.

Guerrero Durán creó la tan esperada, y postergada por 20 años, primera prisión femenil en el sistema penitenciario de esta entidad.

El especialista, quien custodió a Joaquín “El Chapo” Guzmán hasta su entrega a Estados Unidos, aseguró que logró pacificar las penitenciarías debido a una serie de operativos en los que reubicó a más de mil internos e internas.

A una semana de empezar a asesorar al gobierno de Nuevo León, el experto realizó el primer operativo en el Penal de Cadereyta.

“Creo que cuando hay voluntad de hacer bien las cosas, se pueden hacer, hoy es el caso de Nuevo León. Por ahí de noviembre empezamos a asesorar al sistema penitenciario y el 13 de noviembre hicimos el primer operativo en el Penal de Cadereyta.

“Era una bomba de tiempo y por eso, a la semana que entramos a asesorar al gobierno de Nuevo León, ingresamos a ese penal y movimos a más de 70 PPL’s (Personas Privadas de su Libertad)”, dijo el entrevistado.

En el segundo operativo, en diciembre, dijo que reubicó a más de mil internos, entre los cuales se trasladó a casi 400 mujeres privadas de su libertad hacia el nuevo Centro de Reinserción Femenil en el Estado.

“Hay que decirlo, Nuevo León es de los pocos estados que están cumpliendo con una disposición que se firmó hace algunos años en la Conferencia Nacional del Sistema Penitenciario y que ha sido uno de los puntos más señalados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

“Esta consiste en tener centros de readaptación totalmente separados. Hoy en Nuevo León ya hay un centro exclusivo para mujeres. Porque en los centros mixtos siempre a la mujer la prostituyen, abusan de ella, la hacen vender droga, un sinfín de cosas”, expresó.

En el tercer operativo, Guerrero Durán y su equipo frustraron otro intento de motín que conocieron con anticipación por trabajo de inteligencia, así que reubicaron a los capos de un cártel de la droga y con ello desactivaron los planes de revuelta.

“En el cuarto operativo, en Cadereyta, Topo Chico, Apodaca y Femenil, movimos a 502 PPL’s a centros federales, éste es un operativo muy importante porque permitió controlar al 100 por ciento el sistema penitenciario de Nuevo León”, explicó Guerrero Durán.

De acuerdo con el especialista, en lugar de seguir el plan del Estado que era gastar mil 500 millones de pesos para la construcción de un nuevo centro penitenciario en Nuevo León, con su equipo logró que solamente se erogaran 60 millones en la adecuación de tres mil nuevos espacios en el Penal de Apodaca.

(Notimex)

La Talacha Norestejulio 26, 2019
thumbnail_BONILLA.jpg?fit=517%2C290&ssl=1
9min50

Empresario, amante del beisbol, con relaciones peligrosas y cuestionado, así es el Gobernador electo de Baja California que hoy está en la boca de todos por la ampliación de su mandato que aprobó el Congreso del Estado

Por Agustín Lozano

MEXICO |  Jaime Bonilla Valdez, el gobernador electo de Baja California, tuvo una carrera trepidante en la política, en tan sólo ocho años escaló muchos peldaños; como emprendedor lleva años dando campanazos que lo han llevado a estar en la  cumbre del empresariado, en los sectores noticiosos, deportivo y maquilador.

Bonilla Valdez nace un 9 de junio de 1950 en la emblemática colonia Libertad, fue el séptimo de 10 hijos, siendo su padre, Alberto Bonilla Colmenero, médico militar; su madre, Concepción Valdez.

Jaime Bonilla está casado con Rita Fimbres, con quien procreó cuatro hijos: Jaime Alberto, Patricia, Itzel y Alma Bonilla Fimbres.

El gobernador electo se dice orgullosamente tijuanense y culminó sus estudios en la preparatoria federal Lázaro Cárdenas y de ahí se trasladó al entonces Distrito Federal, hoy Ciudad de México, donde asegura se graduó de ingeniero industrial en la Universidad  Nacional Autónoma de México (UNAM).

Pese a que su currículum vitae dice que es egresado de la UNAM, en la Dirección General de Profesiones no aparece como titulado y tampoco su número de cédula profesional.

En cambio, presume más su maestría en Administración Pública en la National University de San Diego, California, y desdeña su carrera en la UNAM.

Su carrera política fue meteórica, el Partido del Trabajo (PT) lo nominó como candidato plurinominal a diputado federal y se desempeñó en ese cargo del 2012 al 2015 y tuvo la encomienda de ser presidente de la Comisión de Asuntos de la Frontera Norte, e integrante  de las comisiones de Comunicaciones y Defensa Nacional.

En el año 2018 fue candidato al Senado por Baja California por la coalición Juntos Haremos Historia y ganó, pero sólo duró tres meses en el cargo, ya que el presidente Andrés Manuel López Obrador lo designó delegado de los Programas Integrales de Desarrollo  del Gobierno de la República.

Como senador de la República fue presidente de Asuntos Fronterizos y migratorios y en diciembre del 2018 solicitó licencia para ser coordinador estatal del gobierno federal y luego contender como candidato a la gubernatura por Morena en Baja California.

Jaime Bonilla Valdez como candidato de Morena fue el artífice para arrebatarle la gubernatura al Partdio Acción Nacional (PAN), quien mantuvo la supremacía en Baja California durante los últimos 30 años.

Hoy en día, Bonilla Valdez está envuelto en una verdadera controversia, pues el Congreso de aquella entidad avaló la ampliación del mandato de dos a cinco años, lo que ha desatado una serie de dimes y diretes, demandas, acusaciones y un sinfín de declaraciones.

Desde niño se interesó por el comercio y comenzó su carrera empresarial vendiendo plantas casa por casa y programas hípicos a las afueras del hipódromo de su natal Tijuana.

Fue un hombre visionario y en el sector maquilador llegó a tener a cuatro mil trabajadores en sus diferentes plantas de producción a lo largo de la frontera de Baja California.

De 1982 a 1985 fungió como presidente y dueño del equipo de béisbol Los Potros de Tijuana que jugaba en la Liga Mexicana del Pacífico.

Fue presidente de la constructora de edificaciones Conesa, de 1980 a 1983, y al mismo tiempo fue director y gerente de varias empresas del sector maquilador.

Asimismo, de 1980 al 2012 fue presidente de la Inmobiliaria de Fomento Industrial (Ifisa)-

Años más tarde fue director general del Diario Baja California, desde el año 1984 hasta 1998.

Desde el año 2003 fungió como presidente y director general del Primer Sistema de Noticias (PSN), que cuenta con seis estaciones de radio además de un canal de televisión hasta el año del 2012.

Es empresario radiofónico, es también ciudadano estadunidense y existen versiones de que renunció a los derechos, pero hay otras que señalan que vive en la ciudad de San Diego.

Jaime Bonilla también militó en el Partido Republicano de Estados Unidos y financió la campaña del desaparecido candidato a la presidencia del país vecino, John Sidney McCain III, fallecido en el año 2018.

John McCain era un senador y un veterano de la guerra de Vietnam, perdió contra Barack Obama en las elecciones presidenciales del 2008 en Estados Unidos.

El gobernador electo de Baja California trabajó en el Departamento de Aguas de Otay en San Diego, California, durante 11 años continuos del año 2000 al 2011.

También participó en el ramo cervecero como socio emprendedor de la compañía cervecera Constellations Brands, empresa distribuidora de la cerveza Modelo en Estados Unidos.

Dicha compañía pretendía instalar una planta en Mexicali, pero estuvo envuelta en una polémica ya que pretendía usar agua del río Colorado y tuvo que enfrentar infinidad de críticas de parte de los usuarios y productores de ese cauce.

Por su parte Constellation Brands aclaró que Jaime Bonilla no es, ni ha sido, socio emprendedor o de ningún tipo de esa cervecera, agrega que en Mexicali construyeron una empresa moderna, sustentable y altamente eficiente respetando los recursos naturales principalmente  el agua.

Amante del beisbol

Es tanto el amor por el béisbol de Bonilla que es propietario de un palco en el estadio de los Padres de San Diego, el Petco Park en San Diego, California; incluso en el año 2016, Jaime Bonilla invitó al ahora presidente de la República, Andrés Manuel López  Obrador, al famoso Juego de las Estrellas.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, a Jaime Bonilla lo acusa el PAN de tener como colaboradores muy cercanos a Humberto “Pato” Valdez Ramos, abogado presuntamente ligado al cártel de Sinaloa, así como a Amado Cruz Anguiano, quien pasó cuatro años preso por  tener vínculos con los hermanos Arellano Félix.

Al entrar de lleno a la política Bonilla Valdez en su declaración patrimonial dice tener tres casas y un departamento con un valor en conjunto de los 22.2 millones de pesos.

Además, registró en su declaración dos camionetas Suburban, artículos deportivos con valor de 1.5 millones de pesos, un menaje de casa con valor cercano a 1.6 millones, mientras que en obras de arte en su poder están valuadas en 3.5 millones de pesos.

En Baja California es conocida su amistad con el exgoberandor priista Xicoténcatl Leyva Montera, así como con el exsenador priista Fernando Castro Trenti.

(Notimex)