Expediente

La Talacha Norestejunio 24, 2020
thumbnail__FOtO-PRINCIPAL-Johann_Gustav_von_Racknitz.jpg

17min450

 

Los avatares para poblar las Villas del Norte y la Franja del Nueces de Tamaulipas que pretendían frenar la invasión de posesionarios norteamericanos, llegándose a traer alemanes a colonizarlo en una serie de malogrados eventos

Luis Alvarado

Tras la Guerra de Independencia de México y a la consumación de ésta en 1821, las nuevas autoridades aztecas se percatan de que uno de los problemas del vasto territorio es la falta de poblamiento, sobre todo al norte desde Tamaulipas hasta California.

Para entonces se registran los primeros flujos autorizados e ilegales de colonos anglosajones, y débilmente las autoridades nacionales empiezan a proyectar la forma de enviar familias de mexicanos a radicar y a trabajar las tierras del norte, algo muy difícil de lograr porque el temor a los ataques de indios salvajes reprimía toda empresa.

Durante el gobierno imperial de Agustín de Iturbide entre 1822 y 1823, el diputado revillense José Antonio Gutiérrez de Lara sugiere un plan que para ocupar las Villas del Norte y la Franja del Nueces ambas de Tamaulipas.

Esto siempre y cuando estuviera supeditado al apoyo nacional para establecer 500 militares, colonos exentos de impuestos, comercio libre con Estados Unidos y puertos marítimos, sin que algo de esto prosperara.

 

Mapa de México en plena invasión de los angloamericanos a Texas

 

A finales del año 1826 el gobernador Lucas Fernández expide la primera ley relacionada con la colonización de zonas despobladas de Tamaulipas a fin de estimular a potenciales inmigrantes nacionales y extranjeros que ocuparan tierras baldías y las trabajaran, a condición de ubicarse a menos de 10 leguas del litoral.

Se replicaba así en Tamaulipas el modelo nacional de leyes de colonización en una ex colonia enorme y emancipada a la que le falta poblar sus territorios septentrionales, principalmente. Por un lado se expiden normas desde 1823, 1824, 1830, 1854 y todavía a la caída del segundo imperio de Maximiliano se atraían pioneros, sin que fuera significativo este desplazamiento.

La ley Fernández de 1826 otorgaba preferencia a los militares diplomados, con unidades de dotación llamadas “labor” y “sitio de ganado mayor”, con un beneficio adicional a los dirigentes, quienes por cada 100 familias reclutadas recibirían cinco sitios para el caso de poblar Tamaulipas y con el mismo derecho si llevaban 50 familias a la Franja del Nueces.

La torpeza del presidente Bustamante

Una cruda realidad es la que presenta Manuel Mier y Terán a los funcionarios encabezados por el presidente Anastasio Bustamante cuando en 1827 les informa como encargado de la misión técnico-científica de la Comisión de Límites con Estados Unidos que la población de anglosajones ilegales en la Texas azteca superaba tres a uno a la mexicana.

Lejos de aumentar la presencia militar en la Franja y más allá como lo pedía Mier, el gobierno nacional privilegia medidas políticas y prohibitivas que son burladas por los extranjeros ‘mojados’.

Mier compele a gobernadores norteños a colonizar Texas con 400 familias mexicanas pero es ignorado.

En reacción Mier y Terán emplaza con sus recursos “una cadena de guarniciones en Texas y Tamaulipas con la finalidad de controlar el litoral y la frontera, impidiendo así el ingreso ilegal de otros colonos angloamericanos…La guarnición tamaulipeca se ubicó a orillas del río de Las Nueces, llamándose Lipantitlán”, refiere Juan Zorrilla en su libro Tamaulipas, una historia compartida.

Al fracaso otros dos planes colonizadores tamaulipecos

Para 1830 el gobernador Juan Guerra expide una segunda ley colonizadora, dirigida a poblar específicamente la franja del Nueces, promulgándose en octubre de 1830 con la finalidad de brindar protección a los habitantes de las Villas del Norte (de Laredo a Reynosa) y Matamoros, pues al estar deshabitada la zona, las incursiones de indios eran frecuentes.

 

El presidente Antonio López de Santa Anna en la Franja del Nueces

 

Para los colonos que llegaran a asentarse aquí se ofrecían exenciones fiscales por 10 años, permisos para hacer corridas sobre la caballada mesteña, asignando a cada jefe de familia un sitio de agostadero y un paraje en el ejido del pueblo, además de recibir fusiles y eximirlos del servicio militar.

Los problemas políticos nacionales y estatales se reflejaban en el septentrión del estado en tanto las disputas con los crecidos colonos anglos y los ataques de los indios salvajes impidieron que este nuevo plan también llegara al éxito.

En noviembre de 1833 –tres años antes de la independencia de Texas- el gobernador Francisco Vital Fernández conceptúa otra ley de colonización, con una mayor liberalidad en el otorgamiento de las concesiones, con énfasis a la aceptación de extranjeros, la que igual que la ley de carácter nacional contemplaba tierras gratis para las empresas que se asentaran en cualquier parte del territorio tamaulipeco.

Sin embargo, esta disposición congelaba la venta de los terrenos colonizados por un lapso de 10 años, a fin de evitar la especulación y el acaparamiento, que también naufraga.

Colonos europeos como contrapeso

Después de la consumación de la independencia, la población de extranjeros en el estado fue aumentando al grado de llegar en 1853 a 335 españoles, 128 franceses, 105 norteamericanos, 27 ingleses, mientras que en menor número también había alemanes, italianos, prusianos, portugueses, dominicanos y colombianos.

 

Stephen Austin, iniciador de la colonización yanqui

 

Tras el nuevo fiasco de la ley de 1833 y ante el ya imparable éxodo de inmigrantes anglosajones que en forma ilegal seguían ocupando Texas y la original parte norte de Tamaulipas en la Franja del Nueces, el gobierno estatal fija sus ojos en los países europeos para invitarlos a colonizar la entidad.

Con ello se pretendía frenar la ola estadounidense, con lo que algunos empresarios extranjeros recorren la entidad, ubicándose en la región atrapada entre los ríos Bravo y Nueces, siendo los alemanes los más interesados en participar.

Tras verificar las condiciones que ofrecía en ese tiempo el estado para atraer inversiones y generar el poblamiento de las zonas inhóspitas, un miembro de la nobleza alemana llamado Johann Von Racknitz había iniciado exploraciones en la Texas azteca con la posibilidad de encontrar oro.

Racknitz estaría posteriormente en Tamaulipas recorriendo las regiones norte, centro y sur para luego publicar un texto en 1836 en Stuttgart, Alemania conteniendo información que facilitara la llegada aquí a potenciales inmigrantes de su país germánico.

En 1831 había presentado al gobierno un proyecto para establecer migrantes alemanes y suizos en la convulsionada Texas, donde el alto número de colonos norteamericanos para

entonces planeaban independizarse de México, una vez que consideran que el territorio al que habían llegado la mayoría en forma ilegal ya les pertenecía.

Se promovía en serio en Alemania

El también militar había establecido agencias de registro en algunas ciudades alemanas para atraer familias germanas que quisieran venir a Texas y Tamaulipas a colonizar las tierras, en base a negociaciones hechas con las autoridades nacionales mexicanas.

Tras zarpar de Le Havre, Francia en junio de 1833 llegan a Nueva Orleans en momentos en que la ciudad es azotada por el cólera, cayendo algunos miembros de la tripulación, mientras que Johann enferma pero sobrevive y llega hasta el río Colorado en octubre de ese año, para luego ir al poblado del líder estadounidense Stephen Austin.

Intenta establecer una colonia cerca de Bastrop, a 30 millas de la actual capital texana Austin, siendo derrotado por el contagio de la enfermedad, que causa la muerte de la mayoría de los pioneros europeos.

Johann viaja luego a la capital mexicana donde recibe del presidente López de Santa Anna un contrato para colonizar las tierras norteñas de Tamaulipas el 20 de agosto de 1835, que para entonces comprendía la Franja del Nueces.

Meses después publica en Alemania folletos publicitarios para atraer colonos, mientras que el conflicto con los anglo-texanos avanzaba.

Más tarde publica otro folleto promocional de las tierras tamaulipecas en Germania llamado ‘Kurze und getreue Belehrung für deutsche und Schweizerische Auswanderer, welche an der Begründunq der Colonie Johann v Racknitz, im mexicanischen Freistaate Tamaulipas, gelegen, Theil nehmen wollen’.

Sin embargo, grandes dificultades entorpecerían la labor del barón Racknitz como es la independencia de Texas lograda respecto a México en 1836, cuyos encuentros armados en ese estado y la zona norte original tamaulipeca impidieron la llegada de los migrantes teutones.

Ya que a pesar de que el gobierno de Santa Anna se había comprometido a apoyarlo, ahora estaba demasiado ocupado contra los texanos rebeldes que habían llegado como posesionarios.

Tras ese impedimento sobreviene otro igualmente de carácter internacional al producirse el incidente con el gobierno francés que diera origen a la llamada Guerra de los Pasteles entre abril de 1838 y marzo de 1839 en la primera intervención franca a la joven nación mexicana.

El poblamiento germano que pudo cambiar la historia

Al estar bloqueados los puertos del Golfo de México por la flota francesa durante varios meses, un flujo real de colonos alemanes que venían a Tamaulipas debieron desviarse hacia Nueva Orleans.

En un afán gubernamental mexicano para no detener la colonización europea a esta región, en 1841 es renovado el contrato de poblamiento, aun cuando no existía asignación formal de tierras.

Ubicado en Matamoros en mayo de 1841, Racknitz informa al Ministerio de Guerra y Marina que se encontraba con grupos de familias alemanas y mexicanas dispuestas a asentarse en la zona y en la Franja del Nueces al norte del río Bravo, solicitando armas para defender la colonia, refiere el sitio texano http://www.tshaonline.org/handbook/online/articles/fra80

 

Franja del Nueces al norte

 

Ese mismo año, el aventurero teutón publica en Baltimore, Estados Unidos un segundo libro promocional de la colonización europea en el río Nueces, aún zona original de Tamaulipas, llamado Die deutsche Colonie en Tamaulipas, México: Kurz und zur treu geschildert Anweisung für Auswanderer .

A pesar de los nuevos conflictos en los que México buscaba recuperar el estado texano independizado tras la guerra de 1835-1836, los pioneros germanos no cesaban en su compromiso por colonizar la parte limítrofe con la nueva república texana recién emancipada.

Los esfuerzos del barón no fructificaron pues mientras él tenía que estar en territorio nortamaulipeco, carecía de un aliado que lo representara en Alemania en la promoción de esta tierra para atraer más colonizadores. Racknitz muere al parecer en 1843 sin que perdurara una colonia en forma permanente a lo largo del río Nueces, refiere el sitio de la Texas State Historical Association.

En 1843 otro plan colonizador con suizos, belgas y alemanes

Para el historiador Juan F. Zorrilla los compatriotas de Johann provendrían principalmente de la pequeña burguesía “que no han sido favorecidos en su propio país o quienes sientan dentro de sí el ímpetu de huir fuera de un estado de cosas tan enmarañado y confuso de la vida moderna hacia los senos de la naturaleza”.

 

Ignacio Gutiérrez, gobernador tamaulipeco que también alienta el poblamiento

 

“Es decir, gente descontenta e intranquila ante las nuevas fuerzas de la economía y la sociedad que emergían con ímpetu en el viejo continente, de ahí que el nuevo mundo representara un regreso al viejo tradicional estilo de vida”.

Al caer el plan Racknitz, en octubre de 1843 el gobierno santaanista autoriza un nuevo proyecto colonizador al belga Alejandro de Grox, quien se había comprometido a traer en el lapso de una década a mil familias belgas, alemanas y suizas, a cambio de recibir apoyos y exenciones fiscales.

El objetivo seguía siendo el mismo para el gobierno mexicano: frenar la migración de colonos norteamericanos hacia la parte norte de Tamaulipas, la llamada Franja del Nueces, territorio que seguía siendo materia de disputa entre la nación azteca y la nueva república apoyada por Norteamérica.

Para abril de 1844 el gobernador tamaulipeco José Ignacio Gutiérrez había enviado circulares al prefecto de la zona norte para que se facilitara la labor de poblamiento europea, pero a pesar de los nuevos esfuerzos entre las partes, “este segundo intento de colonización europea en Tamaulipas tampoco tuvo resultados tangibles”, observa Zorrilla en su obra (p. 137).


La Talacha Norestejunio 4, 2020
thumbnail_Donald-Jeffrey-Epstein-NBC-Florida_EDIIMA20190717_0484_19.jpg

8min530

 

Por Mariana García Betanzos

MÉXICO | Notimex.- El caso de la red de tráfico sexual infantil de Jeffrey Epstein ha resurgido en la agenda pública esta semana con acusaciones que implican al presidente estadounidense, Donald Trump, mientras el movimiento internacional de protestas Black Lives Matter cobra fuerza.

¿Por qué? ¿Cuál es la relación del presidente Trump y otros políticos y celebridades con Epstein? ¿En qué consiste el caso y por qué resurge ahora? ¿Qué es especulación y que se conoce como cierto?

Este domingo, una cuenta de Twitter que se autoidentificó como parte del grupo internacional de hacktivismo Anonymous señaló a Trump de haber matado al financiero estadounidense Epstein para “encubrir su historia de tráfico y violación de niños”.

La declaración del grupo que afirmó ser Anonymous tuvo como objetivo sumarse a las protestas contra los abusos del Estado y el racismo, detonadas a partir de la muerte del afroamericano George Floyd en Minneapolis, el 25 de mayo.

Sobre la acusación contra Trump, la cuenta atribuida a los hacktivistas difundió un documento llamado Jeffrey Espstein’s Little Black Book, en el cual aparecen los datos de Donald Trump. El documento fue publicado desde 2015 por el medio Gawker.

El periodista Nick Bryant, quien obtuvo la lista, afirmó que es una copia de la libreta de los contactos de Epstein. Contiene información de personas, muchas famosas, que se especula podrían habrían participado en la red de prostitución infantil por la que Epstein fue investigado en dos ocasiones en Estados Unidos.

El caso Epstein

La primera investigación contra el multimillonario fue en Florida en 2005, caso del cual se libró al llegar a un acuerdo judicial con la Fiscalía, a pesar de la evidencia recopilada por la policía de Palm Beach al registrar su casa y obtener testimonios.

Una segunda investigación se abrió nuevamente en 2019, en Nueva York, tras el movimiento de denuncia pública MeToo. Implicó el arresto precautorio de Epstein.

El juicio por tráfico de menores contra el financiero que sostuvo amistad con personalidades como Trump, Bill Clinton y el príncipe Andrés de Reino Unido nunca se concretó porque el multimillonario se suicidó en agosto de 2019, en la celda del Centro Correccional Metropolitano de Manhattan, donde aguardaba su proceso.

La “lista negra” no indica de ninguna manera la participación de los contactos de Epstein en la red de tráfico de menores, ni es una evidencia de ello, pero las especulaciones apuntan que podría contener una lista de clientes potenciales de Epstein.

El documental “Asquerosamente rico”

Los eventos descritos, que agitaron el ciberespacio esta semana, coincidieron con el estreno del documental de Netflix titulado “Asquerosamente rico”. La premisa que guía el documental es que “Jeffrey Epstein es la historia más clara de abuso de poder y dinero”.

La miniserie da voz a las sobrevivientes de la red de tráfico de menores por la que fue acusado Epstein, describe cómo se articuló y operó esta red durante al menos una década y expone las relaciones de Epstein con altas figuras políticas y del mundo artístico.

De acuerdo con el documental, Epstein fue un hombre multimillonario que se insertó en la esfera de poder político y económico estadounidense. El origen de su riqueza no es del todo conocido, pero es atribuido posiblemente a la especulación financiera.

En 2005, la policía de Florida inició una investigación a partir de los testimonios de víctimas adolescentes que describieron cómo fueron utilizadas por Epstein y su pareja, Ghislaine Maxwell, para “enganchar” a otras menores de edad, ejercer pederastia contra ellas y traficarlas a otras personalidades.

La relación de amistad de Epstein con Trump, Clinton y otros es documentada a través de fotografías de los personajes con el financiero, testimonios de las víctimas, empleados y documentos. “Se sabía que pasaba tiempo con mucha gente famosa”, expone el documental.

El largometraje documenta que Trump y Epstein eran cercanos. Vivían muy cerca en Palm Beach, Epstein frecuentaba el club Mar-A-Lago de Trump en la zona y el ahora presidente se refirió a él en 2002 como un “hombre genial, se dice que le gustan las mujeres bellas, como a mí y que muchas son jóvenes”, en la revista New York.

Una víctima describe en el documental que, mientras trabajaba en el club Mar-A-Lago de Trump, fue cooptada a la red por Ghislaine Maxwell. Testimonios también documentan que el expresidente Bill Clinton fue visto en la isla privada de Epstein en las Islas Vírgenes, donde presuntamente ocurrieron delitos sexuales contra menores.

En julio de 2019, Alex Acosta, secretario de Trabajo de la administración de Donald Trump, renunció tras la polémica suscitada al darse a conocer que Acosta fue uno de los fiscales que en 2018 acordaron que Epstein enfrentara penas leves durante el primer proceso en su contra, originado en 2005 en Florida.

Tanto Trump como Clinton han rechazado toda acusación y marcado distancia con respecto a Epstein. No hay ninguna evidencia fehaciente de que alguno de ambos políticos estuviera involucrado en la red de tráfico de menores de edad.

La acusación de Anonymous contra Trump

El juicio contra Epstein no se completó porque éste falleció en su celda. Los resultados de una autopsia independiente solicitada por la familia de Epstein cuestionaron la versión del suicidio, expone el documental del servicio de streaming.

Adicionalmente, múltiples testimonios recabados en el documental indican algunas inconsistencias y más cuestionamientos sobre la versión del suicidio. Se sugiere la posibilidad de que Epstein haya sido asesinado por gente poderosa que podría haber sido expuesta cuando el acusado diera su testimonio.

Las acusaciones del grupo autoidentificado como Anonymous contra Trump se orientan en dicho sentido, pero el asesinato permanece como una especulación. Lo que permanece veraz es la relación entre Epstein y los personajes referidos, así como la evidencia de las actividades ilícitas del multimillonario.


La Talacha Norestejunio 3, 2020
thumbnail_LILLY.jpg

8min400

 

MÉXICO | Lilly Téllez, la novel política que obvió todos los escalones para plantarse en uno de los más altos: el Senado, en un escueto mensaje difundido en Twitter el martes 14 de abril daba por terminada su relación con el partido que la encumbró, Morena, para reaparecer este miércoles vestida, literalmente, de azul.

Ahora, otra vez, mediante la red social, se dio a conocer su integración a la bancada del Partido Acción Nacional (PAN), y compartió una foto donde la senadora, ahora blanquiazul, se ubica en medio del presidente panista Marko Cortés y el coordinador del Grupo Parlamentario, Mauricio Kuri González.

“Con mucha alegría y entusiasmo doy la bienvenida a @LillyTellez como nueva integrante de @SenadoresdelPan. Todo el que quiera un cambio para que México esté mejor y comparta nuestros valores es bienvenido. Somos la opción de progreso, democracia, libertad”, escribió Kuri González, mensaje que fue suscrito por sus compañeros de bancada en una rueda de prensa virtual.

Téllez ya había mostrado guiños a la filosofía panista como cuando rechazó el “trapo” verde que le dejaron en su lugar en el Senado de la República, al rechazar airadamente estar a favor del aborto.

 

Inexperta en la política

Sin antecedentes en la política y sin militancia partidista, Téllez atendió el llamado de Andrés Manuel López Obrador cuando era candidato, quien sumó a personajes variopintos a su campaña, una de ellas fue la senadora con cero experiencia en cargos públicos o de elección popular, quien asumió la candidatura como externa.

Periodista de profesión, sonorense de nacimiento, Lilly Téllez no se ajustó a la vida partidista desde las siglas de Morena (Movimiento Regeneración Nacional), su desencuentro más sonado fue el 16 de diciembre de 2019 con la dirigencia del partido en el poder presidencial.

Ese día la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena, dirigía un requerimiento al senador Ricardo Monreal Ávila, coordinador de la bancada morenista en la Cámara Alta, solicitando la expulsión de la legisladora.

El oficio CNHJ-584-2019 establecía que “es responsabilidad de Morena admitir y conservar en su organización personas que gocen de buena fama pública; practiquen la rendición de cuentas, eviten la calumnia y la difamación; mantengan en todo momento una actitud de respeto frente a sus compañeras y compañeros y realicen actividades políticas por medios pacíficos y legales, tal como lo señala el artículo 47 del estatuto de Morena”.

En su solicitud de expulsión la comisión expone que Téllez “no comparte, respeta, ni representa lo establecido en los documentos básicos del partido”, razones por las que no puede continuar dentro del grupo morenista a donde llegó tras ser postulada por una senaduría plurinominal.

Uno de los desencuentros es la postura de la senadora contra el aborto, “poner un trapo verde en mi escaño hace que otras mujeres piensen que yo apoyo el aborto, cuando estoy en contra”, dijo en esa ocasión sosteniendo el pañuelo que Patricia Mercado, senadora de Movimiento Ciudadano, había colocado en su lugar.

Además, en su cuenta de Twitter contestó a un mensaje de la escritora Elena Poniatwska quien reclamaba al expresidente de Bolivia Evo Morales por qué “quería eternizarse en el poder”, a lo que la senadora Téllez contestó: “porque el poder los enloquece”, comentario que no fue bien recibido por sus compañeros de bancada ya que fue el presidente Andrés Manuel López Obrador quien ordenó darle asilo político al boliviano.

Esos incidentes llevaron a los legisladores de Morena a pedir su salida, pero Monreal Ávila intercedió por ella, según relató él mismo durante una entrevista vía Internet celebrada el mismo día en que Téllez decidió separarse del bando morenista en el Senado.

“Recuerden que hará unos cuatro, cinco meses la dirección de Morena solicitaba su expulsión y nosotros la defendimos, acudimos al Tribunal Electoral y le restituimos sus derechos de pertenencia al Grupo Parlamentario y revocaron la resolución de la Comisión de Honestidad y Justicia. Hoy ella de manera voluntaria ha decidido, pero nosotros seguimos firmes, es una lucha larga, no está tan fácil aguantar, resistir, pero cuando se tiene convicción se logra llegar hasta el final”, puntualizó.

“Lamento mucho que se vaya ella, le puedo decir que en esta ocasión que le vaya bien, no le deseo ningún mal, que Dios la ayude”, finalizó el coordinador de la fracción parlamentaria de Morena.

 

Trayectoria profesional

Téllez periodista televisiva, inició su carrera en su natal Hermosillo, Sonora, en el canal Telemax, donde realizó labores de reportera, productora y conductora. Enfocándose en la realización de documentales que le llevó a obtener el premio estatal de periodismo en 1992.

Una década más tarde se incorporó a la cadena TV Azteca, ahí estuvo al frente de noticiarios como A Primera Hora, Hechos 7 y Hechos Meridiano.

 

Atentado donde resultó ilesa

El 22 de junio de 2007, “tras haber concluido la emisión de Hechos 7, y después de presentar su programa en contra de Samuel del Villar”, la periodista fue atacada a balazos junto con sus escoltas que viajaban en otro vehículo. Sus guardaespaldas y su chofer resultaron heridos. Ella salió ilesa.

El programa “Abuso del poder, caso Samuel del Villar”, dedicado al exprocurador del Distrito Federal, hoy Ciudad de México, que incluyó imágenes de su domicilio, se cree, habría sido el detonante del ataque.

 

El tuit del adiós, un guiсo a su profesiуn

“Dejo la bancada de Morena por diferencias de criterio. Agradezco a Alfonso Durazo, a Ricardo Monreal y en especial al Presidente de la República por el respeto que han tenido hacia mi persona. Me quedo como senadora sin partido, comprometida a seguir hablando con la verdad”, publicó en abril pasado.

 

Debió renunciar a la senaduría: PT

El dirigente de Acción Nacional en Sonora, Ernesto Munro, dijo que la renuncia de Téllez a la bancada de Morena responde a su congruencia, mientras que Jaime Moreno, del Partido del Trabajo (PT), pidió que la legisladora se fuera no sólo de Morena, sino del Senado.

(Notimex)


La Talacha Norestejunio 1, 2020
Ya-no-estoy-aquí-3.jpg

4min1260

 

Por Rosa María Rodríguez Quintanilla

MONTERREY | «Ya no estoy aquí», es la película que está en boca de todos.

Es una cinta del cineasta Fernando Farías De la Parra que ganó el Festival de Morelia y otros premios internacionales y que retrata al barrio bravo y duro de Monterrey, pero también el drama de la violencia que azotó a la Zona Metropolitana hace diez años así como el desplazamiento forzado de jóvenes al extranjero, como Ulises, personaje interpretado por Juan Daniel García Treviño, actor principal del filme.

Aunque todas las críticas que se han hecho de la película, algunas buenas y otras malas, se centran en la subcultura que se vivió en los cerros y favelas regias de la Independencia y La Campana, pocos hacen énfasis a los días más negros de la violencia que saltó a las calles de la Zona Metropolitana, donde los grupos criminales mataban, robaban, secuestraban en plena vía pública.

Ulises es un joven de 17 años que lidera una pandilla llamada Los Terkos, amantes de la música vallenata colombiana con mezclas de ritmos norteños ( un movimiento musical denominado cholombianos); muchos de ellos fueron reclutados por la fuerza por los carteles que se disputaban la plaza regiomontana, sembrando el terror y las muertes mas sanguinarias.

Ulises, tuvo que huir a los Estados Unidos y llegar hasta Nueva York para salvar la vida, pero nunca se imaginó que se enfrentaría a la otra cultura racista gringa, donde la barrera del idioma fue su principal obstáculo para sobrevivir. Y aunque en el mítico barrio de Queens se encontró a Lin, una chica de origen chino que quiso arroparlo por su pintoresco look,  jamás pudo mezclarse porque el idioma inglés no se llevó  con el singular migrante regio.

La película de Fernando Farías que está disponible en Netflix y que ha generado polémica por su originalidad, es una ventana a la adolescencia marginada, violentada, de los barrios suburbanos de Monterrey y sus ciudades conurbadas que a pesar del empuje industrial no logran ofrecer alternativas a los jóvenes que prefieren refugiarse en la música vallenata, sus prendas sueltas y chillantes que los hace soñar en libertades y quimeras que solo existen en sus mundos.

«Ya no estoy aquí», aparte de asomarse al mundo de la desintegración juvenil y a las drogas, es una cinta que está salpicada por un discurso demagógico de un sexenio (Felipe Calderón) que llenó de sangre las calles del país justificando una guerra que hasta nuestros días sigue causando dolor y frustración, porque el crimen que se combatió hace 12 años, sigue vivo y dañando a la sociedad mexicana.

No todos los actores de la película son profesionales, por lo que algunos críticos los ubican más en el género documental, aunque otros destacan su riqueza y su frescura porque rompe clichés fílmicos tradicionales.

Juan Daniel Garcia Treviño, que interpreta el personaje de Ulises, tiene 20 años, es músico y actor originario de Monterrey,  y tiene una banda llamada El Son de Kumbia. Lin (Xueming Angelina Chen) es una actriz de 24 años de Nueva York. También es bailarina profesional de danza china.

La cinta fue premiada en el Festival de Morelia, Egipto y Suecia.


La Talacha Norestemayo 22, 2020
thumbnail_PRINCIPAL_Las20Flores-20pir20de20Ramirez20G.jpg

19min980

 

Entre la destrucción de ricos vestigios de varias pirámides de la antigua cultura huasteca o teneek iniciada en 1925 y el rescate de enigmáticos pictogramas, sobrevive la pirámide de Las Flores en el centro de Tampico a la espera de nuevas indagaciones que arrojen luz sobre lo que aquí ocurrió hace más de un milenio

 

Luis Hernández

Es la primavera de 1873 en Tampico, Tamaulipas. El geógrafo e historiador Alejandro Prieto –gobernador tamaulipeco 15 años más tarde- investiga con fines arqueológicos el sur de Tamaulipas, pero al parecer se le escapa la exploración de un importante poblamiento.

Se trata de lo que se conocería en el siglo XX como Las Flores, sitio donde los huaxtecos desarrollan una cultura de avanzada con varias pirámides o cúes y unos enigmáticos pictogramas.

En ese entonces los Teneek ya habían desalojado su pueblo, Las Flores, 623 años atrás, sitio habitado en medio de una zona selvática y muy húmeda, razón por la que pudo no ser visto por Prieto, aunque algunos tampiqueños del siglo XIX, mestizos de la región, conocieron los vestigios de la etnia que se desarrolla entre los años 1000 y 1250 de nuestra era.

Más allá de la existencia de una sola pirámide en el lugar que ahora es la colonia Las Flores –calles Chairel y Azahar- el montículo protegido con una techumbre y que por décadas estuvo abandonado y expuesto a la rapiña, representa además un reto para la historia y la arqueología.

Supuestamente a la llegada de las expediciones cortesianas a la Costa del Seno Mexicano, el pueblo Las Flores ya había sido abandonado por sus habitantes o bien quedarían algunos pocos. Este lugar se ubicaba a escasos 4 kilómetros del actual centro tampiqueño.

Es a partir del invierno de 1905 en que esta demarcación toma importancia para la ciencia internacional y nacional cuando el norteamericano Jessie W. Fewkes descubre unas ruinas que se conocerían como Las Flores, cuyas anotaciones se convertirían en el punto de partida para gran cantidad de investigadores en tierras que fueron propiedad de un Sr. Kulke.

El villorio huasteco seguía cubierto por espesa vegetación, pero al desmontarse se pudieron apreciar montículos de regular tamaño, grandes apilamientos de concha de ostión que se usaron como un elemento más en algunas edificaciones.

En ese inicio del siglo XX se apreciaban algunos islotes en la cercana laguna El Chairel, ubicada a unos 300 metros de distancia del pueblo que se había fundado sobre la loma de 30 metros de altura que bordea la ensenada de esa laguna.

 

La construcción supuesta de la parte superior de la cúe

 

Conchas de ostión como pavimento

Escribe Fewkes: ‘El conjunto de grandes montículos salió lentamente a la luz, al retirar el monte en esa misma loma, pocos pies más allá de ésta se tiene una hermosa vista de la laguna adyacente y de la ciudad de Tampico. La distribución de los montículos es tal, que encierra una terraza que antiguamente fue, tal vez una plaza”.

“Hay ocho montículos en el grupo, cinco de los cuales están en el arco de un círculo y forman uno de los lados de la supuesta terraza encerrada. Otros dos montículos, ajenos al conjunto, están más cerca del camino. Aproximadamente a 60 pasos en dirección del camino, hay una depresión

circular, parecida a una represa…’, cita Gustavo Ramírez Castilla en su Obra Panorama Arqueológico de Tamaulipas (Cd. Victoria, 2007, p. 205).

A inicios de la década de los 20’s del siglo XX aún existían estas pirámides o cúes en el entonces rancho Kulke. Para 1923 el alemán Friederich G. Muelleried llega al lugar y toma apuntes de importancia y hace cortes longitudinales que muestran el interior de los monumentos, marcando así el inicio del desmoronamiento de los poliedros.

El croquis del teutón ubica 18 montículos –el más alto de 9.75 metros-, en las calles que se empezaban a abrir en la colonia Las Flores exclusiva para los funcionarios petroleros extranjeros que trabajaban en las empresas de la región.

El arqueólogo Ramírez escribe en su libro: “Sobre el eje de lo que hoy sería la calle Azahar, se observan siete montículos cortados por la calle. En medio de la cuadra situada al centro del bosquejo, entre las actuales calles Azahar, Clavel y Chairel, aparece el montículo I, mejor conocido como Pirámide de Las Flores, con la cota ‘5.5m’.

El ingeniero alemán que hace el croquis confirma la existencia de montones de conchas de ostión, así como otras pequeñas cúes que no registra. “Lo anterior deja ver que el asentamiento prehispánico era de un tamaño considerable”, cuando se empezaban a construir las casas elegantes para los extranjeros en las colonias Las Flores y El Aguila.

Constructores de calles y viviendas con su maquinaria pesada, así como los propios recolectores de basura en sus carretas destruían ‘por su trabajo’ las evidencias del pueblo huasteco al transitar encima de las plataformas o montículos de baja altura.

En junio de 1925 el extranjero Charles Mac Nair descubre entre los escombros del montículo “E” unos diseños geométricos pintados en negro, de lo cual informa el diario El Mundo.

Ayudado por dibujantes gringos, el ingeniero inglés John Muir realiza un plano topográfico del sitio, el cual viene a ser el más completo, con 22 cúes, observando que las conchas de ostión se usaban alrededor de los montículos para transitar el suelo en terreno lodoso, además de relleno de los promontorios.

 

Uno de los pictogramas enigmáticos encontrados aquí

 

Pictogramas son enigma

En junio de ese año 25, maquinaria del ayuntamiento destruía el montículo E y descubren un pictograma que estuvo a punto de ser aplastado, el cual se traza con tiza roja y luego negra en una longitud de 2.70 metros E-O por 1.35 metros N-S, el cual en su parte central tiene un círculo interior de 25 a 36 cm. de diámetro dividido en 24 segmentos con otro circulo externo de 49 a 62 cm. de diámetro.

Muy similar a este pictograma, Muir descubre otro debajo de aquel con un diseño similar al día siguiente y decide rescatarlo antes de que los obreros depredaran los vestigios, “al haber quedado expuesto un sector del piso de mortero subyacente se detectó la presencia de otro diseño pintado por debajo del ya descrito”. Más pequeño, medía 2.50 por 1.28 mts. Este sería pintado por Cecil Drake.

“De estos misteriosos dibujos Muin admite no estar en condiciones de determinar su propósito o el uso que le dieron los huastecos. Joaquín Meade, por su parte, los interpreta como patollis, juego prehispánico similar a nuestra ‘oca’. Varios de ellos se han encontrado grabados sobre pisos en Teotihuacán y Tajín”, añade Ramírez (op. Cit. P. 208).

Estos pictogramas guardan similitud con el tonalámatl o calendario ritual y según Meade podría ser una cuenta calendárica ritual: “Sumando el total de divisiones pequeñas o casas en blanco del dibujo inferior…obtuve un total de 260 que es igual al 260 del tonalámatl. En negro conté 68 divisiones. Los dos círculos concéntricos tienen en total 54 casas blancas y ocho negras…Tenemos un total de 264 casas y el gran total de 328. Las ruedas del centro pudieran ser alguna variedad de la rueda de años”, escribe Meade, quien según Ramírez, su tesis no ha sido rebatida a la fecha.

Estos pictogramas fueron incluidos en un artículo de la revista científica del Real Instituto Antropológico de Gran Bretaña e Irlanda del año 1926, cuyas fotografías ilustran este artículo y al que se otorga el debido crédito:

Muir, J. (1926). Data on the Structure of Pre-Columbian Huastec Mounds in the Tampico Region, Mexico. The Journal of the Royal Anthropological Institute of Great Britain and Ireland, 56, 231-238. doi:10.2307/2843611

 

Vista lateral de escalinata donde encontraron osamentas

 

Pirámide en pie de seis metros de alto y templo en la cima

“Los diseños que a mi modo de ver constituyen un invaluable testimonio pictórico que por sus características puede considerarse para la Huasteca, guardadas las proporciones, el equivalente a un códice, espera todavía por un estudio que revele su significado”, precisa Ramírez en su libro (p. 209).

El arqueólogo del INAH cree que por su ubicación en la cara este del montículo E, los pictogramas pudieron ser usados en el edificio en un ritual especial semejante a un oráculo, donde los sacerdotes, mediante el uso de esos símbolos hacían adivinaciones o asignaban nombres para los recién nacidos de acuerdo a la fecha de su nacimiento como en otras zonas huastecas.

En 1941 los arqueólogos Gordon Ekholm del Museo de Historia Natural de Nueva York y Wilfrido du Solier del INAH investigan científicamente lo que quedaba del pueblo en la loma del Chairel, donde solo estaba en pie la pirámide A de Las Flores, donde el resto de vestigios había sido arrasado por pedreras que sacaban material para triturar grava.

Los resultados permitieron obtener la primera tipología cerámica para la Huasteca la forma, sistema y materiales del cúe, la cual mide 6 metros de altura por 36 de diámetro, con evidencias de 26 pisos de estuco y 6 subestructuras en su interior, cada una recubierta por un aplanado o estuco de cal y arena.

“La capa de estuco que forma los pisos y la superficie de las estructuras es de 2 a 3 cms. de espesor, mientras en las paredes de las estructuras más grandes es de 8 a 10 cms. Las superficies en general están bellamente alisadas y pulidas…El estuco contiene gran cantidad de conchas pequeñas o fragmentadas, puede inferirse que la cal para la elaboración de la mezcla se consiguió calcinando las conchas..” escribe Ekholm.

El extranjero identifica 11 escalinatas, una sepultura de un niño en un hueco de la alfarda, con las piernas flexionadas sobre el cuerpo y la cabeza sobre el pecho. La cima de la pirámide estuvo coronada por un templo de planta circular y techo cónico de madera y zacate.

Du Solier deduce que el templo superior era de forma rectangular, “por estar más en contacto con la intemperie, había sufrido una mayor destrucción; …despegándose del piso de estuco, arrancaban dos pilares que bien pudieran haber limitado las tres puertas de acceso al templo”, refiere la cita de 1939.

 

Panorámica del Tampico de 1925 en el sitio de las cúes (Muir)

 

Evidencia de pedernal de etnias del norte en cadáver

Para Ekholm, el sitio de Las Flores fue ocupado por un lapso relativamente corto y con seguridad de un solo periodo. Sin embargo, Ramírez observa que nuevas investigaciones habrán de confirmar o

rebatir algunas hipótesis, como la que el pueblo se asentó igual que Tancol en el periodo II, con asentamientos pequeños que se despoblaron en los periodos III y IV y ser reocupados en el V (Las Flores) y hasta el VI (Pánuco).

Para 1950 una nueva depredación cultural sobreviene al lotificarse más terreno, con la apertura de calles y nivelación de suelos. “El desarrollo urbano eliminó cientos de montículos que se extendían desde este punto hasta el centro de la ciudad –de Tampico-. Para la década de los 70 la mayor parte del sitio había sido destruido, quedando por suerte la pirámide de Las Flores, confinada a un pequeño lote de propiedad municipal usado como basurero”, añade R. Castilla en su libro (p. 214).

Tardíamente, es hasta 1991 en que las autoridades municipales y federales empiezan a proteger el cúe instalando un cerco protector y techo para protegerla de la intemperie, en cuyos trabajos el arqueólogo Arturo Guevara localiza a 1.30 mts. de profundidad al pie de la escalinata, dos esqueletos de una pareja con un brazo entrecruzado, al parecer de la élite antigua del asentamiento.

Un hecho que atrae la atención de los indagadores fue el encontrar una punta de pedernal negro en el área del abdomen del varón, surgiendo la hipótesis de pudo morir en combate con algún grupo del norte de Tamaulipas o que pudieron llegar en un intercambio, pues la misma corresponde a una antigüedad de tres mil 600 años antes de Las Flores.

 

Así se encontró la Cué original de las Flores hace 95 años (Muir)

 

Influencia Tolteca

La cerámica de Las Flores representa un fuerte cambio estilístico respecto de la tradición antigua de la costa del Golfo de México, ligada a las cerámicas toltecas –fases coyotlalteco y mazapa 700-1000 d. c.- y mayas.

Un hallazgo importante es una escultura que representa a la diosa de la fertilidad (Teem) semidesnuda con un gran tocado sobre la cabeza y las manos sobre el vientre, representante de la tradición huasteca. Lo que parece indicar un estrecho lazo de este pueblo con la mesa central o, bien, la coexistencia de dos grupos de población étnicamente distinta en un mismo núcleo, refiere por su lado Conaculta en su sitio oficial : http://sic.conaculta.gob.mx/documentos/1115.pdf Una escultura supuestamente encontrada en Las Flores corresponde a un hombre que tiene grabada la fecha Hun Coy, Uno Conejo, representa el sistema de registrar los nombres con glifos calendáricos, así como el estilo de la escultura de Teem coinciden con la presencia nahua totleca, influencia cultural detectada en la cerámica del lugar.

Actualmente la pirámide de Las Flores recibe más de cinco mil visitantes por año, tanto nacionales como extranjeros. De su significado no todo está escrito.

 


Blas-María-de-la-Garza-Falcón.png

16min1180

Previo a la etapa fundacional del norte de Tamaulipas, el colonizador José de Escandón se apoya en los servicios de un reinero llamado Blas María de la Garza Falcón, originario de Salinas Victoria, NL, que localizaría los puntos donde se asentarían las principales villas y ranchos a ambos lados del Río Bravo, pero sin que los actuales gobiernos tamaulipeco, nuevoleonés o mexicano le reconozcan, mientras en Texas simboliza la Hispanidad

Por Luis Alvarado

Ese actor es el capitán Blas María de la Garza Falcón, sujeto intrépido y aventurero del que se vale el conde Escandón para explorar los territorios al norte y sur del afluente en el año de 1747, acción que permitiría al colonizador la erección de Laredo, Revilla, Dolores, Camargo, Mier y Reynosa.

Y del punto ahora norteamericano, de la Garza Falcón habría de fundar Carnestolenda –actual Río Grande -, el rancho Chilpitín y la villa de Corpus Christi, en el actual Texas. A la fecha solamente en el lado gringo es reconocido, mientras que en Nuevo León y Tamaulipas no hay institución que lo haga.

En Corpus Christi tiene monumento, nada en México

Más aún, los restos de Blas María se encuentran sepultados en las ruinas de la Misión Franciscana San Agustín de Laredo, en el cruce de las calles Libertad y Juárez en el centro de Camargo, pero no solo no han sido identificados, tampoco ha sido restaurado el histórico sitio, donde también está enterrada su hija Gertrudis.

Es el cronista camarguense Víctor Sáenz Ramírez quien aseguró en entrevista que en esta antigua misión se localizan los restos de Garza Falcón y su hija y que a pesar de haber solicitado hace más de 20 años a la delegación Tamaulipas del INAH el estudio e identificación de las tumbas, a la fecha nada se ha avanzado.

“Sería una vergüenza que vinieran del lado texano a hacer el trabajo que le corresponde a las autoridades federales o estatales, porque del lado municipal nomás no hay recursos para una investigación de este tipo”, observa el escritor.

Hijo de apodaquense gobernador de Coahuila

¿Y quién es Blas María de la Garza Falcón? Este hombre nace en Real de las Salinas –actual Salinas Victoria, Nuevo León- en 1712, uno más de las seis hermanas y cinco hermanos que pasaron su infancia en la hacienda de la Pesquería Chica –actual Villa de García, N. L.-

Es hijo del general Blas de la Garza Falcón, dos veces gobernador de Coahuila, nacido en Apodaca, N. L. y de Beatriz Villarreal, quien a los 22 años ya era capitán en el presidio (cuartel) de San Gregorio de Cerralvo en el entonces Nuevo Reino de León, habiendo casado tres años antes con Catarina Gómez de Castro en Boca de Leones, actual Villaldama, N. L.

El militar casa por segunda vez con Josefa de los Santos Coy, hija de Nicolás de los Santos Coy, alcalde de Cerralvo, y de Ana María Guerra, sin tener descendencia aquí.

El vínculo con Escandón el colonizador del Nuevo Santander se establece en 1749, quien elige a Garza Falcón para explorar la ribera sur del Río Bravo, quien al mando de un contingente de 50 hombres del presidio de Cerralvo recorre toda la Rivera hasta la desembocadura del río en la Costa del Seno Mexicano, como entonces se llamaba.

La estrategia colonizadora del conde era establecer siete asentamientos a lo largo del río Grande, como así se hizo con las villas de Revilla, Camargo, Mier, Dolores, Reynosa y Laredo.

Para el efecto, el 5 de marzo de 1749 Garza Falcón organizó a 40 familias de Nuevo León y las ubica en el ahora Camargo, a orillas del río Grande. Fundando así la villa de Camargo bajo la advocación de Santa Anna, un presidio para el escuadrón militar y la Misión de Indios San Agustín de Laredo –actualmente abandonada y en ruinas-.

Camargo, primero en el norte

Posteriormente Escandón lo nombra capitán y justicia mayor de Camargo, el primer asentamiento fundado en el río Grande del lado de lo que sería el Nuevo Santander.

José de Escandón, colonizador del Nuevo Santander, hoy Tamaulipas

Pero el crecimiento en esa mitad del siglo 18 ya se contemplaba hacia el norte, en el actual Texas, como una forma de irla colonizando para evitar que llegaran a asentarse los franceses o ingleses, por lo que en 1752 Garza Falcón establece el rancho Carnestolendas, actualmente Río Grande City.

Cinco años más tarde, en 1757, la villa contaba con 637 habitantes, gobernados en lo político y militar por Blas María de la Garza y en lo espiritual por un religioso del Colegio de Guadalupe.

Luego vendría la aventura de Blas María al rebasar las indicaciones de explorar y fundar poblados en las inmediaciones del río Bravo y luego de dos intentos fallidos para asentarse y colonizar la tierra cerca del río Nueces.

Diecisiete años después de iniciada la exploración de ambas márgenes del río Grande, en 1766 Garza Falcón establece un puesto de avanzada ganadero llamado Santa Petronila a cinco leguas del río Nueces, en lo que hoy es el Condado de Nueces, Texas, según el sitio de la Asociación de Historia del Estado de Texas.

El capitán Blas María lleva a su familia y empleados e inicia una empresa ganadera que sirve como campamento para los soldados españoles del Presidio de Nuestra Señora de Loreto, que exploraban la vecindad mientras patrullaban en 1767, rancho ubicado a ocho millas al este del río Nueces que además sirve de estación de descanso en ruta.

Para 1767 Garza Falcón regresa a Camargo donde muere y es enterrado en su capilla privada, Nuestra Señora de Guadalupe. Después de su muerte, las concesiones de tierras son distribuidas a los colonos y su familia recibe las grandes extensiones de tierra comprendidas desde el río Grande hasta el río Nueces en el sur de Texas, algo correspondiente a la tercera parte del territorio original de Tamaulipas y que es arrebatado por Estados Unidos en la invasión de 1848.

Los méritos

Su experiencia en la región del Bravo en el noreste le permiten conocer además las diferentes tribus de indios asentados por ahí, algunos de ellos muy belicosos y renuentes a cualquier contacto con extraños, según declara ante el visitador virreinal José Tienda de Cuervo en 1757 en la ejecución de los Autos de la General Visita, que oficialmente dan lugar a la propiedad privada.

Declara en ese encuentro en Camargo que el río Grande pasa a dos leguas de la villa, prosigue por Reynosa y ‘girando hacia el mar en las llanuras y playas de igual paralelo con el mar se contienen sus corrientes y haciendo grandes y extendidas lagunas desaguan por fin en el pie lago’.

Describiéndose él mismo, se refiere como el que ‘ha sido quien descubrió aquella costa y se precia de haber reconocido muchas naciones a indios de mucha multitud’, cita el historiador Víctor Sáenz Ramírez, en su libro Los protocolos de la Villa de Nuestra Señora de Santa Anna de Camargo (Bloomington.

Llegó a ser dueño de gran parte de la Franja del Nueces

Además de ello recorre el río Nueces, límite norte entonces del territorio de la Costa del Seno, por el lado sur de la Bahía de Espíritu Santo, por donde fundaría rancherías. ‘Desde su enclave favorito en el rancho Carnestolendas de su propiedad, explora sin cesar todo el septentrión que será llamado el Nuevo Santander’, añade Sáenz.

Blas María declara que ‘solo él puede dar razón de su tránsito –por el Nueces-, por haberlo penetrado y reconocido, teniendo por seguro que ningún otro haya hecho igual diligencia’.

Pero es hasta 1767 con los Autos de la General Visita que la jurisdicción de Camargo se amplía hasta el Río Nueces, con el repartimiento de las porciones y sitios ya demarcados con mojoneras y señales’, añade Sáenz.

Dueños de la Franja del Nueces

En su declaración ante Tienda de Cuervo, Blas María dice ser casado con Doña María Josepha de los Santos Coy, con quien tiene dos hijos, todas armas, 150 caballos, 45 burros y 55 burras, además de 103 sirvientes de ambos sexos, y contar 17 ranchos en la jurisdicción de Camargo, entre ellos el paraje Paso del Azúcar (cerca de la actual presa El Azúcar).

Las comunicaciones desde Camargo se tenían hacia El Saltillo, San Miguel el Grande, San Luis Potosí, Monterrey y otras del centro, mientras que es la ganadería la que le da sustento económico, así como el mejoramiento de la raza vacuna.

Es el misionero franciscano fray Juan Bautista García Resuárez quien tiene 250 indios de los grupos Quemados, Pajaritos, Tareguanos, Venados y Tejones, agrupados en su congregación desde que él llega en 1750 en la Misión de San Agustín de Laredo, en lo que viene a ser el centro de Camargo actual, en el cruce de las calles Libertad con Mercado Juárez.

Exploraciones de Blas en las riberas del Río Bravo

Los hijos de Garza Falcón en 1750 son Gertrudis de 16 años de edad, Joseph Antonio de 12 y Juan Joseph de 9, procreados en el primer matrimonio con Catarina Gómez de Castro. A la muerte del capitán Blas María en 1767 toma el mando su hijo mayor, para entonces de 33 años de edad, recibiendo la familia grandes extensiones de tierra desde el Río Grande al Río Nueces.

Por su parte, Gertrudis, su hija, es la que desarrolla gran actividad emprendedora y al decir del investigador Sáenz Ramírez, en honor a ella se impone su nombre al poblado de Santa Gertrudis, en cuyas tierras ocurre la batalla de Santa Gertrudis, en la que los republicanos vencen a las fuerzas imperialistas en 1866.

Como la hija se convierte en ganadera se dedica al mejoramiento de la raza vacuna. ‘No vacilo en opinar que el ganado tejano llamado Santa Gertrudis es en honor de esa dama, ya camarguense, pues llegó al paraje del Llano de las Flores’ (P. 29).

Presa Falcoó en honor al hermano Miguel

Al morir en 1789, los restos de Gertrudis de la Garza son sepultados al lado de los de su padre en la capilla Guadalupe de la familia. Para el historiador camarguense Sáenz Ramírez, los restos de padre de hija se encuentran en la Misión de los Indios, en el cruce de las calles Libertad y Juárez, donde estuvo por años un bar llamado Tenampa en décadas recientes y donde actualmente opera un comercio de abarrotes.

Pide a las autoridades del INAH investigar, identificar y rescatar los restos de Blas María y Gertrudis porque forman parte muy importante de la historia fundacional del norte de Tamaulipas y el sur de Texas.

En cuanto a Miguel de la Garza Falcón, hermano de Blas María, también explorador en las tierras al norte y sur del Bravo, es reconocido igualmente en Tejas y es en su honor que la presa Falcón lleve su nombre.

Es probable que haya sido una de las personas que más exploraron el río Grande. El poblado de Falcón, Texas, fue nombrado así en su honor, así como el paso en el río Bravo, cercano a Nuevo Laredo, de Don Miguel.


La Talacha Noresteabril 24, 2020
thumbnail_INTUBACION.jpg

4min6380

Este procedimiento se aplica a enfermos de Covid-19 cuando tienen problemas para respirar. Se coloca un tubo en la traquea a través de la boca y nariz

MÉXICO | La intubación es un procedimiento médico en el que se coloca un tubo en la tráquea a través de la boca o nariz con el propósito de ayudar mover el aire dentro y fuera de los pulmones, señala la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Este procedimiento, que se está aplicando en pacientes graves por COVID-19, suele ser una medida de apoyo respiratorio en personas con neumonía, enfisema, insuficiencia cardíaca, colapso pulmonar o traumatismo grave; así como para mantener la vía respiratoria abierta con el fin de suministrar oxígeno, medicamento o anestesia.

También para eliminar los bloqueos de las vías respiratorias y proteger los pulmones de personas con sobredosis o hemorragia masiva del esófago que están en riesgo de inhalar líquidos, detalla.

“Muchas lesiones o enfermedades diferentes pueden dificultar la respiración. Si no puede mover suficiente aire dentro y fuera de los pulmones, se necesitará apoyo. También se puede usar como soporte durante la cirugía”, agregó por su parte, el Hospital Winchester, en Estados Unidos.

Explicó que “si el procedimiento se realiza para ayudar a respirar, se inserta un tubo en la garganta y se pasa por las cuerdas vocales justo por encima del punto donde la tráquea se ramifica a los pulmones. El tubo se puede usar para conectarse con un ventilador mecánico”.

En México, este procedimiento se ha aplicado durante esta pandemia. “Las personas críticamente enfermas que tengan insuficiencia respiratoria grave requerirán tratamiento en terapia intensiva con soporte mecánico ventilatorio, es decir, intubación”, señaló el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

“El porcentaje de personas en condición crítica que fallecen por COVID-19 puede llegar a 70 u 80 por ciento, es decir, ocho de cada 10 podrían fallecer durante la hospitalización, a pesar del tratamiento y el apoyo médico”, agregó este miércoles durante su conferencia vespertina.

Ponen a pacientes boca abajo

Por otra parte, recientemente la doctora Mangala Narasimhan explicó en entrevista para CNN que colocar a los pacientes más enfermos por coronavirus sobre sus estómagos ayuda a aumentar la cantidad de oxígeno que llega a sus pulmones.

“Con esto estamos salvando vidas cien por ciento”, dijo la también directora regional de cuidados críticos de Northwell Health, que posee 23 hospitales en Nueva York. “Es algo tan simple de hacer, y hemos visto una mejora notable. Podemos verlo en cada paciente”.

(Notimex)


La Talacha Noresteabril 17, 2020
bernardo-gutierrez-de-lara.png

16min1080

Una cadena de eventos negativos llevan al representante de Miguel Hidalgo en Estados Unidos, el tamaulipeco Bernardo Gutiérrez de Lara, a la toma de malas decisiones y el asesinato de los gobernadores de Nuevo León y Texas y otros prisioneros, en El Alamo, Texas en abril de 1812, tras proclamar la independencia de ese estado.

Luis Alvarado

Un herrero de 37 años de edad oriundo de Revilla, Nuevo Santander, (actual Cd. Guerrero, Tamaulipas) se entrevista a mitad de marzo de 1811 con el cura Miguel Hidalgo en las afueras de Saltillo para ofrecerle sus servicios a favor de la independencia y recibe del caudillo la encomienda de solicitar apoyo de Estados Unidos para la emancipación.

Este fundidor de estatura alta llamado Bernardo Gutiérrez de Lara se inicia así en la lucha y a pesar de conocer la detención de Hidalgo el 21 de marzo de ese año, se traslada después a Washington investido como teniente coronel, siendo así el primer representante diplomático de la insurrección.

Tras fracasar el pretendido respaldo anglosajón a la insurgencia mexicana se traslada a Luisiana para buscar alianzas y luchar contra los españoles pero a favor de la independencia de Texas.

Bernardo decide abrazar una causa ajena y no la de su propia nación y en cambio hacer suya una independencia manipulada (provincial, no de México) en la que están revueltos aventureros, colonos angloamericanos y novohispanos-tejanos.

Ahí comenzarían sus amarguras al ser destituido acusado de ordenar y en el menor de los casos, tolerar el asesinato del gobernador de Tejas y ex gobernador de Nuevo León, que provocan la escisión de los angloamericanos.

Este despido en 1813 le quita la culpa de la derrota en la trágica Batalla del Río Medina –al sur de San Antonio- donde las tropas del realista Joaquín de Arredondo cometen una masacre contra los insurgentes, sufriendo sus mil 300 cadáveres el ‘castigo’ de no ser sepultados y permanecer a suelo abierto por nueve años.

Simón Herrera y Leyva había sido gobernador del Nuevo Reino de León del 7 de abril de 1795 a 1805 y es degollado 5 de abril de 1813 a órdenes de Gutiérrez de Lara, cuyos ancestros son oriundos del actual municipio de Zuazua, antes Hacienda San Pedro, quien al morir en Santiago, Nuevo León pide ser sepultado en la iglesia local de Santiago Apóstol el 13 de mayo de 1841.

Nueva España, Texas y Estados Unidos

De las Casas ya había detenido a de Herrera

Dos meses antes de la entrevista de Gutiérrez de Lara con Hidalgo en Saltillo, el 22 de enero de ese 1811, otro tamaulipeco, Juan Bautista de las Casas, nacido en Croix –hoy Villa de Casas en su honor- proclama la lucha insurgente en San Antonio Bexar, Texas contra el gobernador español Manuel María de Salcedo, siendo nombrado gobernante provisional.

De las Casas también detiene a Simón de Herrera y Leyva, quien había sido gobernador del Nuevo Reino de León en Monterrey, de 1795 a 1805, quien en San Antonio era comandante de las Provincias Internas de Tejas. Su rebelión cunde en Tejas, pero el 2 de marzo de ese 1811 de las Casas es detenido y fusilado en Monclova.

Ya en Natchitoches, Luisiana, Estados Unidos, Gutiérrez de Lara recibiría permiso para reclutar hombres para luchar contra el realismo español y organiza el Ejército Republicano del Norte, o la Expedición Gutiérrez-Magee, con mexicanos y mercenarios anglosajones entre 1812 y 1813.

Por esta región tiene nexos con el agente diplomático norteamericano William Shaler, quien tenía la misión de favorecer la causa independentista por convenir a los intereses del gobierno angloamericano, ir preparando la anexión de Tejas a Estados Unidos, así como espiar a los funcionarios iberos por obstruir sus planes de expansión.

Con una fuerza inicial de 130 hombres reunida en Natchitoches, gracias al respaldo de Augustus Magee, en agosto Gutiérrez toma la villa de Nacogdoches en Tejas, cerca de la frontera con Luisiana, donde su grupo se eleva a casi 300, para luego tomar el poblado de Trinidad de Salcedo el 13 de septiembre de ese 1812.

Para entonces el gobernador español de Tejas, Manuel María de Salcedo y sus 700 tropas los buscaban por el río Guadalupe y los encuentran en Goliad (donde nace Ignacio Zaragoza en 1829), y tras un sitio de varios meses, Magee sufre la división de sus hombres para morir en febrero de 1813, siendo relevado por Samuel Kemper, quien derrota a Salcedo ese mismo mes.

Los rebeldes llegan a 500 al sumarse voluntarios, desertores españoles, indios lipanes y tonkawas, mexicanos, criollos y angloamericanos de Kentucky, Mississipi, Tennesee y Luisiana, quienes en la Batalla de Rosillo derrotan al jefe militar y ex gobernador de Nuevo León, Simón de Herrera, rindiéndose luego el gobernador tejano Salcedo el 1 de abril de ese año 13.

Aquí Gutiérrez asume el mando y de acuerdo a la historia aceptada, ordena que sean llevados Salcedo y Herrera a Estados Unidos, pero al ser custodiados fuera de la ciudad son asesinados por el capitán Antonio Delgado.

Vida cotidiana en Texas

Asustan las ejecuciones a gringos

Esto es lo que dice Vicente Filizola en su libro Memorias para la historia de la guerra de Tejas. Vol. 1 (Mexico, Impr. de I. Cumplido, 1848-1849): ‘Salcedo, Herrera y los doce oficiales españoles, fueron reducidos a una estrecha prisión en el Alamo, no como prisioneros de guerra, sino como malhechores; y Gutiérrez hizo su entrada victoriosa el 1 de abril’.

Agrega el autor que “El día 5 estableció un gobierno provisional compuesto de trece individuos principales, siendo nueve mexicanos y dos americanos, un tal Masicot y el otro Hale; habiendo sido nombrado D. Bernardo Gutiérrez de Lara, con el pomposo título de generalísimo y el de gobernador, a quien debían servir como de un consejo de Estado los trece arriba dichos”. Al día siguente -6- el Ejército Republicano proclama la independencia de Tejas y Gutiérrez se declara presidente de la nueva república’.

Kemper termina por rendirse y lleva a cerca de 100 estadounidenses de vuelta a Louisiana y dejó de participar. Los republicanos buscaban un nuevo líder.

Según Filizola, Bernardo “hizo sacar á aquellos 14 desgraciados por una escolta de 60 hombres, con el pretesto ostensible de llevarlos á la Encenada de Matagorda, y remitirlos desde allí en un buque á España; pero á poca distancia de aquella ciudad, en un arroyo, los introdujeron por el agua arriba, y los degollaron á todos, excepto Salcedo, quien suplicó le conmutasen aquel género de muerte en el de fusilarlo, como se verificó”.

El hecho ocasiona ‘una indignación poco menos que general, contra quien creyeron ser el principal autor de él; tan atroz y repugnante á los ojos de la humanidad, como lo fué para la mayor parte de los americanos… de modo que casi todos, incluso Kemper que hacia de su coronel, con otros

varios oficiales, abandonaron las filas de Gutierrez, diciendo que no querían pertenecer a una clase de hombres que manifestaba tener tan poca consideración al derecho de la guerra y de la naturaleza’.

El argumento de Gutiérrez

‘Gutierrez disculpaba su conducta, alegando a favor de ella, el trato que habían sufrido de los españoles varios de sus amigos, parientes (su propia madre en Revilla) y compañeros de armas…’

Bernardo se quedaba casi solo, con insuficientes tropas para emprender contra los realistas del distrito de Monclova, por lo que se queda en Béjar.

A los pocos días llegan cerca de mil soldados realistas al mando de Ignacio Elizondo, quien en un mensaje al coronel Perry le dice que todos los extranjeros podrán retirarse a su país, pero que deberán de entregar a Gutiérrez de Lara y los que tuvieron que ver en el asesinato de Salcedo, Herrera y los 12 oficiales españoles.

Perry se niega a acceder, avanzan para encontrar a Elizondo (el mismo que traicionó al cura Hidalgo y lo detiene junto a los demás caudillos en Acatita de Baján) y lo encuentran en el arroyo El Alazán, acampando mientras celebraban misa el 20 de junio de 1813.

A los primeros disparos rebeldes cae el cura que oficiaba, mientras que el factor sorpresa ocasiona numerosas bajas entre los españoles, su dispersión y huida.

Repudio y caída de Bernardo

Salvada esa Batalla de El Alazán, los caudillos extranjeros y tejanos que conocieron el asesinato de los gobernadores Salcedo y Herrera culpaban del hecho a Bernardo Gutiérrez del descrédito por comportarse como bandolero y asesino, no como soldado en guerra, por lo que la opinión pública le es del todo contraria al tamaulipeco.

Luego los mexicanos y extranjeros que deseaban derribar el yugo español deciden destituirlo del mando, con todo y que Gutiérrez se había proclamado gobernador, para nombrar en su lugar a alguien con conocimientos y disciplina militar, nombrando al cubano ‘de finos modales’ José María Alvarez de Toledo.

Un abatido y repudiado Bernardo se ve obligado a abandonar Bejar rumbo a Natchitoches, Estados Unidos el 6 de agosto, mientras Alvarez, a quien “se dirigieron aquellos patriotas para comprometerlo a venir a relevar a Gutierrez de Lara, y habiendo aceptado, reclutó algunos voluntarios, se hizo de armas y municiones, y dirigiéndose por tierra a Nacogdoches, reunió en su tránsito al coronel Kemper con los demas americanos que se retiraron con él de Béjar…”

Las tropas estadounidenses dirigidas por Kemper sumaban 800 hombres, casi todos de caballería y los mexicanos unos mil, de caballería, al mando de Menchaca, quien no aceptaba al nuevo jefe Toledo por ser afecto a Bernardo.

Para la investigadora Virginia Guedea, del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, ‘fueron las intrigas de Álvarez de Toledo y las disensiones entre texanos y angloamericanos las que causaron la caída de Gutiérrez de Lara’, pero observa que extrañamente, ‘su discurso empleado es el de los republicanos angloamericanos, no el de los insurgentes novohispanos’.

La Batalla de Medina

La masacre del río Medina

La salida de Gutiérrez de Lara del teatro de acciones le salva la vida y el cargar con una de las más graves derrotas de la insurgencia de Texas, al ser masacrados cientos de rebeldes por las tropas realistas al mando de Joaquín Arredondo, quien fue llamado especialmente por el virrey Félix María Calleja ‘para terminar con la rebelión en Tejas’. Alvarez de Toledo se lanza contra los soldados realistas en la Batalla del río Medina, creyendo sorprenderlos, pero luego intenta retroceder cuando se da cuenta que los hispanos ya los esperaban, no así el coronel Menchaca que había decidido lanzarse a fondo.

La indecisión insurgente la aprovechan los realistas, quienes en número de dos mil dirigidos por Arredondo y Elizondo les preparan una emboscada, cubriendo su avanzada y flancos, siendo perseguidos y masacrados entre lodazales cerca de mil 300 hombres, mientras Toledo y unos cuantos escapan a Luisiana.

Esta sangrienta batalla tuvo como ‘escarmiento arredondista’ el que cientos de cadáveres de mexicanos mestizos, criollos, indios y angloamericanos filibusteros no encontraran sepultura al dejar sus cuerpos como un largo festín para los animales silvestres.

Por espacio de nueve años permanecen a campo abierto hasta que en 1822 el primer gobernador de Coahuila-Texas, Félix Trespalacios ordena enterrar las osamentas en fosas comunes cerca de un roble en el sitio

Con ello, los españoles recapturan San Antonio y llevan a cabo fuertes represalias contra los rebeldes. El 12 de septiembre Elizondo (el captor de Hidalgo) es asesinado por uno de sus oficiales llamado Miguel Serrano, quien al presenciar los fusilamientos masivos contra sospechosos de ser insurgentes en Tejas toma su espada y lo mata.


La Talacha Noresteabril 10, 2020
REPRESENTACION-ELISA.jpg

14min1460

Si acaso reconocidos en el estado de Chihuahua por su heroísmo al enfrentar en eventos separados y con dos meses de diferencia en 1916 a la invasora expedición punitiva yanqui Pershing, la historia nacional tiene deudas con María Elisa Griensen y Félix Uresti Gómez.

Luis Alvarado

Ella, originaria de Parral, Chihuahua nacida en enero de 1888, enfurecida porque las autoridades de su pueblo se acobardaron y nada hacían o decían contra los militares gringos que ocupaban su plaza habría de ir a la escuela por una bandera nacional para gritar contra los asaltantes, motivando así al pueblo a lanzarles piedras y verduras provocando su desalojo.

Su hazaña tiene lugar el 12 de abril de ese 1916 cuando los gringos se introducen a suelo mexicano en busca de Pancho Villa, quien había invadido el pueblo de Columbus, Nuevo México, EU  incendiado algunas casas y comercios en venganza por un fraude de su proveedor de armas.

Este ataque villista a suelo norteamericano habría de motivar las represalias estadounidenses para penetrar a México, tolerado por el gobierno de Venustiano Carranza, y que posteriormente, dos meses después también habría de enfrentar al coahuilense Félix Uresti Gómez.

Elisa Griensen, ya mayor

Ambos encuentros se dan en el estado de Chihuahua, el primero en el sur y el segundo en el norte, separados por más de 470 kilómetros, en los que el gobierno nacional actúa con tibieza contra los militares ocupantes, además que Villa era enemigo del carrancismo.

El caso Elisa Griensen

Elisa Griensen Zambrano fue hija de Juan G. Griensen y de María Lucía Zambrano y penúltima de ocho hermanos. Al morir sus padres en 1891y en 1892 contaba con apenas cuatro años de edad y su hermana mayor, Virginia, se hace cargo de todos ellos.

En 1894, su hermana Virginia contrae matrimonio con Pedro Alvarado, un empresario minero de la región y al cumplir Elisa 12 años su vida pasa de la austeridad a la comodidad, gracias a la mejoría económica de Pedro Alvarado, cuya mina, «La Palmilla» le da buenas ganancias.

Pasado el ataque de Pancho Villa a Columbus en marzo de 1916, el gobierno yanqui forma la expedición persecutora, la cual llegó a contar con hasta 14 mil soldados y una rama de ésta llega el 12 de abril a Hidalgo del Parral, comandada por el mayor Frank Tompkins.

Este oficial debía permanecer en las afueras de la ciudad y en contra de las órdenes recibidas, se interna en la misma. El General Ismael Lozano, comandante del destacamento militar mexicano en la ciudad, le pide que se retire y Tompkins le responde que él llega como invitado.

Se desmiente tal cortesía y Lozano le insiste a Tompkins que se regrese, cuando para entonces los habitantes ya se estaban reuniendo descontentos, entre ellos Griensen de 28 años de edad, quien estudiaba en Estados Unidos y se encontraba en Parral de vacaciones.

“… alguien tiene que hacer algo”

Como ve que nadie hacía nada por oponerse a los yanquis, Elisa le reclama al alcalde de la ciudad, José de la Luz Herrera, el que no tomara la iniciativa para echar a los estadounidenses de la ciudad y al no recibir respuesta, ella pide el apoyo de la gente y se dirige a la escuela primaria donde toma la bandera nacional y recibe el respaldo del grupo de alumnos de quinto año.

Ella exclamaría en las calle “He buscado ayuda y no me han secundado; sin embargo… alguien tiene que hacer algo” y con los niños y algunas mujeres Griensen se encamina hacia la tropa gringa y la multitud los sigue, gritando vivas de apoyo a Villa y a México.

Se dice que en el camino toma un fusil Mauser de la jefatura de armas y se dirige al Mayor Tompkins, pidiéndole que se retirara, algo que al parecer éste ya había acordado con Lozano para dejar la ciudad, aunque lo habrían estado haciendo muy lentamente y por ello son atacados.

Algunos niños comenzaron a lanzarles piedras y fueron seguidos por algunas mujeres, quienes con palos y a tomatazos continuaron la agresión. Los primeros disparos en contra de los soldados los hizo Griensen.

Los invasores huyen precipitadamente, (no se registra cuántos eran) seguidos por los manifestantes y por los soldados mexicanos, los cuales los persiguen hasta la población de Santa Cruz de Villegas. En la retirada, dos militares estadounidenses pierden la vida y algunos más quedan heridos, entre ellos Tompkins.

Los alumnos de quinto grado

Sin embargo, otras versiones señalan que son los alumnos de la primaria los que inician la revuelta en contra de la tropa de Tompkins y que Elisa Griensen, los apoya, porque se les había inculcado el amor a la patria y la honra de la nacionalidad.

Otra versión obtenida en entrevista con la propia heroína, el historiador juarense Héctor Herrera Vargas menciona que Griensen le reclama al alcalde su tranquilidad ante la ocupación cuando éste montaba a caballo y, al recibir respuestas en tono de burla y de reto, reúne a las mujeres de la población, que eran las más enojadas.

Y que juntas habrían tomado las armas que se encontraban en sus casas o se las habrían arrebatado a los guardias, rodeando al mayor Tompkins y apuntándole los rifles a la cabeza y obligándolo a gritar vivas a favor de Villa y de México.

Herrera Vargas menciona en su versión de los hechos que Griensen habría pedido ayuda a un desconocido para que le mostrara cómo disparar el rifle, porque ella no sabía hacerlo y que lo habría disparado varias veces, alcanzando a tres soldados estadounidenses.

“Lo hice por mi país, no por Villa”: Elisa

Una versión más, la de Tompkins señala haber sido invitado por el capitán Antonio Meza y que en plática con el comandante de la guarnición militar, el general Ismael Lozano acuerda su retirada tan pronto le fueran entregadas provisiones.

Pero que al dejar la ciudad él y sus tropas son atacados por la población, que en su opinión, era liderada por un hombre y que ese ataque en la plaza principal lo consideró una trampa del general Lozano con ayuda de la población, sin que él identifique a Griensen.

Elisa era considerada de carácter temperamental, nacionalista y patriota. Se cuenta que en una ocasión en que Villa y Griensen se encontraron, él le preguntó por qué se había enfrentado a los estadounidenses y ella le contestó que lo había hecho por su país, no tanto por la causa de Pancho.

Griensen acostumbraba también a hacer guardia frente a una bandera mexicana que tenía en su casa, cantando el himno nacional y frente a un busto de Napoléon Bonaparte, cantando La Marsellesa, por ser su padre de origen francés y su madre mexicana.

Muere en septiembre de 1972, cuando se encontraba en El Paso, Texas, al complicársele una enfermedad respiratoria y ésta se convierte en pulmonía. A petición suya, fue trasladada a Ciudad Juárez, donde fallece unas semanas después, el 14 de noviembre a los 84 años.

General Félix U. Gómez

Félix U. Gómez y su batalla de El Carilla

El otro acto heroico también en Chihuahua en junio de 1916, le corresponde al general Félix Uresti Gómez, nacido en Gómez Farías, Coahuila el 1 de julio de 1887, quien muere en El Carrizal, el 21 de junio de 1916 en pleno combate contra militares de la expedición Pershing.

De esta batalla en que surge como Héroe de El Carrizal, el general Félix Uresti Gómez, se dan el testimonio de un mormón de la Hacienda Santo Domingo, no muy lejana de El Carrizal, en el norte chihuahuense.

Él refiere que el día 20 de junio de 1916 escucha a los norteamericanos que pernoctaban en esa hacienda que al día siguiente se encontrarían frente a soldados mexicanos “a quienes no les temían por tener ellos (los invasores) más tropas y armas”, según escribe el historiador juarense Vicente Tavera García.

Los militares mexicanos llevan al mormón con el teniente coronel Genovevo Rivas Guillén y lo remite a Félix U. Gómez, quien dicta los preparativos para la defensa y telegrafía a su superior, el tamaulipeco, general Francisco González Villarreal, acantonado en Ciudad Juárez.

González, de origen matamorense, da orden de evitar enfrentamientos para no provocar un lío internacional, pero el 21 de junio de ese 1916 a las 6:30 horas son detectados los soldados americanos de color – hasta entonces sujetos a segregación racial en su país-.

Soldados norteamericanos apresados en la batalla de El Carrizal, Chihuahua

Derrotan a los gringos pero cae Félix

Los punitivos de las Compañías K-10 y C-17 al mando de los capitanes Charles T. Boyd, Lewis S. Morey y teniente J. N. Adair pretenden pasar por El Carrizal, el pueblo donde se encuentran las tropas mexicanas.

Los gringos ordenan rodear el pueblo mientras que Genovevo sale a parlamentar a bandera blanca con Boyd por orden del general Gómez, según versión del cronista Tavera.

Por su parte la SEDENA señala en su sitio oficial que por orden del presidente Venustiano Carranza la encomienda de Gómez era evitar que las tropas estadounidenses rebasaran la línea fijada por el Gobierno Mexicano que era hacia el norte del poblado.

Como Boyd se niega a acatar las instrucciones de Gómez, cada bando se retira a sus posiciones iniciándose el intercambio de balas, en cuyos primeros disparos cae Félix, debido a que era un blanco atractivo por su gran estatura.

Resultan triunfadores los mexicanos, quienes provocan la desbandada de los invasores causándoles 27 muertos, casi 50 prisioneros y el decomiso de armas y parque, todo lo cual motiva la salida deshonrosa de los estadounidenses.

En Coahuila varias escuelas y calles llevan su nombre y en Monterrey, la avenida norte –sur límite oriente del primer cuadro de la ciudad y estación del Metro.


La Talacha Noresteabril 1, 2020
PRINCIPAL201.-españa-20prensa20mex.gif

15min2350

La epidemía española  que entró por Tampico en 1918 y azotó en todo el noreste el país, siendo Nuevo León y su capital Monterrey, donde más decesos causó con 717 muertos; a Cadereyta con 247; a Linares con 207; a Montemorelos con 174; a General Terán con 97; a Dr. Arroyo con 82; a Los Ramones con 58; a Dr. González con 42; ciudad Victoria 1000.

Por Luis Alvarado

La Talacha Noreste | A 102 años de la pandemia de gripe española que sacudió al mundo causando una cifra imprecisa de entre 20 y 50 millones de muertes mantiene en su acta de nacimiento haber nacido en Boston, sin ser reconocida por EU, pero adoptada por España.

Cuando el mundo fue atacado por la influenza porcina en 2009 se detecta que ésta era una variante de la primera gripe española, al ser las dos originadas en cerdos y a diferencia de la actual pandemia de Covid-19, aquellas atacaban mayormente a la población juvenil.

La palabra influenza se origina en la edad media, término en que se aplica después de una epidemia de gripa porque se creía que era producida por influencia de los astros.

Millones infectados en el mundo

A su vez, la influenza española llega a México proveniente de Europa hacia el mes de junio de 1918 entrando por Veracruz o Tampico, aunque otras versiones apuntan al mes de abril.

Lo cierto es que la gripa hispana no se origina en la península ibérica, sino en un campo militar en Funstone, Kansas, Estados Unidos en marzo de 1918, ocasionando algunos cientos de enfermos, pero llevando la epidemia a Francia, Inglaterra, España, Africa y resto del mundo.

España es el único país que reconoce la presencia del padecimiento ante la negativa de las demás naciones que la originaron, argumentando motivos de seguridad militar pues estaban peleando en medio I Guerra Mundial.

En síntesis, el virus de aquella gripa de la segunda década del siglo XX fue llevada de Norteamérica a Europa y de allá regresa a suelo azteca pocos meses después. Sus efectos devastadores iniciarían en el noreste de México y en particular en Nuevo León hacia principios de octubre, donde fallecerían más de mil 620 personas.

Epidemias en México

En septiembre de 1918 el presidente de México, Venustiano Carranza informaba a la nación del estado en que se encontraba el país. En materia de sanidad, México ya había sido devastado por diversas plagas que ocasionaron miles de fallecimientos décadas y siglos atrás.

Reconoce inicialmente que la acción del departamento de Salubridad no se ha extendido a todos los estados del país “por falta de fondos”. Y aclara: “Sin embargo, con muchos estados se hayan establecidas buenas relaciones en virtud de que esas entidades se han dirigido ya al departamento de Salubridad”.

Personal de sanidad

Dice que se han concentrado nuevas campañas para acabar con las enfermedades contagiosas “que destruyen o degeneran nuestra raza”.

Menciona algunas de las plagas que flagelan a México. Acerca del tifo celebra que “por las medidas aplicadas desde el año antepasado ha acentuado su curva de descenso, ahora los casos son de 20 semanarios en el Distrito Federal, ‘nada’ si se toma en cuenta que fue de mil semanales”, según informa el Periódico Oficial del Gobierno de Nuevo León del mes de octubre de ese año 18 en que es gobernador local Nicéforo Zambrano.

Acerca de la viruela, Venustiano señala que se vacunaba aún a mil personas diariamente. De la fiebre amarilla refiere que “ha desaparecido por completo por las medidas de petrolización en los lugares del país donde era endémica la enfermedad”.

Al tiempo que Carranza daba su informe a la nación, los efectos mayores de la influenza española aún no se dejaban sentir pues llegarían a provocar cerca de 500 mil fallecimientos, cuando la población era de 14 millones de habitantes,

Arriba a Monterrey en octubre

El historiador Celso Garza Guajardo señala en su obra Nuevo León: Textos de su Historia, que la influenza española llega a Monterrey entre los primeros días de octubre y azota la región hasta la mitad de noviembre de ese 1918.

Otro investigador, David Piñera Ramírez señala que la influenza española aparece en el noreste mexicano el 18 de octubre en que el gobierno desplega constante actividad para contrarrestar sus estragos. “El Consejo de Salubridad imprimió las reglas, precauciones y consejos”. La Cruz Roja envía brigadas médico-sanitarias.

En su libro Visión Histórica de la Frontera Norte de México, Piñera Ramírez refiere que para atacar el virus se organizaron clubes de señoras “y todas las clases sociales intervinieron en las tareas de auxilio de octubre a diciembre, lapso en que se acentúa la epidemia y se observa un alto índice de mortalidad, siendo el municipio más afectado Monterrey”.

Al respecto, un informe extraoficial de la época señala que la gripa española afectó a la capital regia con 717 muertos; a Cadereyta con 247; a Linares con 207; a Montemorelos con 174; a General Terán con 97; a Dr. Arroyo con 82; a Los Ramones con 58; a Dr. González con 42. El total de esa cuantificación parcial es de mil 624 muertos.

Fiebre española en la capital de Tamaulipas

Aunque no se tienen documentos de la época, en Ciudad Victoria son más de 250 las personas que mueren por la influenza española en esa segunda década del siglo XX, cuando la capital tenía una población de poco más de 15 mil personas.

Los enfermos son atendidos en el Hospital Civil y en lo que era el Asilo Vicentino, ubicado en las calle 22 y Allende. Las autoridades sanitarias recomendaban tomar jugo de limón con líquidos, un centigramo de sulfuro de calcio cada cuatro horas, purgante a los primeros síntomas, quinina si eran leves los indicios o ir al médico en caso más serio.

Es gobernador del estado Andrés Osuna, a quien en su breve período del 20 de mayo de ese 1918 al 10 de noviembre de 1919 le toca enfrentar la parte inicial, crítica y de descenso de la pandemia mundial de influenza.

En el resto de Tamaulipas la mortandad fue de más de mil 800 víctimas, cifra conservadoramente calculada. Se deduce que gran parte de los fallecimientos fueron causados en Nuevo Laredo y Tampico.

Casi mil mueren en Ciudad Victoria

En 1898, en Tamaulipas se registra la epidemia de fiebre amarilla. Este mal transmitido por la picadura del mosquito Culex provoca tan solo en Victoria cerca de mil fallecimientos, el cual había entrado al país por Tampico.

Se dan situaciones clasistas: el Civil alberga a enfermos contagiosos, los aislados; el Asilo Vicentino era para los no contagiados y el Campamento Libertad ubicado en el kilómetro 12 en el Camino Real a Tula era para los ricos y funcionarios del gobierno, medidas que son dictadas por el gobernador Guadalupe Mainero.

Los muertos por fiebre amarilla no debían ser velados sino enterrados de inmediato a cuatro metros de profundidad, los sepultureros debían estar de guardia todo el día, las mujeres no debían lavar ropa en las acequias que abundaban en la capital y la ropa de aquellos se incineraba.

Dentro de las disposiciones dictada por el gobernador Mainero y su consejo de salubridad para contener la fiebre amarilla estuvo la de levantar el grueso muro perimetral del panteón municipal de 0 y Morelos, con bloques de sillar, el mismo que a la fecha se conserva.

Secuelas mortales incluso en sanados

Las medidas de protección a quienes enferman en aquella ocasión se extienden a varios meses después porque se detecta que algunos de los afectados mueren posteriormente a mediano plazo por problemas hepáticos, debido la falta de adecuada investigación, tecnología médica y medicamentos específicos.

Otros informes médicos de marzo de 1919 indican que en San Antonio, Texas que se han producido “enfermedades raras” que han hecho víctimas a quienes habían sanado de la influenza en Inglaterra y Kansas, EU (donde se origina la influenza española).

El padecimiento es llamado ‘Ensefalitis Lethargica’, llamada también “mal del sueño” o “sueño de muerte” porque producía una privación de la conciencia que duraba semanas hasta provocar la muerte, según informaba el diario San Antonio Express el 21 de marzo de 1919.

Tres meses después de haber cedido la gripa ibérica, el 1 de febrero de 1919, el vice cónsul de México en San Francisco, California alertaba del resurgimiento de la influenza española “en extremo alarmante al registrarse en seis días 30 mil casos y de estos tres mil muertes, acompañadas además del mal negro”. El diplomático advertía las medidas para evitar su ingreso a México.

Un artículo reproducido por el diario regiomontano El Porvenir el 8 de febrero de 1919 se refiere a otra epidemia de influenza española que azotó a Chicago, Estados Unidos en 1890. “En 1890 el Dr. S. Wiclesham dijo en su informe anual que por la influenza se enfermaron 100 mil ciudadanos en una duración de cuatro meses con 694 muertes en su semana de mayor mortalidad”.

Mayores víctimas entre los de 20-40 años

El punto cuarto de ese informe médico destaca un punto importante: “El número de muertos fue más alto entre personas de 20 a 40 años. Se esperaban mayores fallecimientos en mayores de 60 años…. y los niños en edad escolar parecían gozar de relativa inmunidad”.

El punto 5 de ese documento oficial de 1890 –28 años antes de la pandemia de 1918- advierte por conducto del Dr. J. D. Ware comisionado de Salubridad: “Existe una probabilidad de que la influenza (aún no se llamaba española) ocurra varias veces durante los próximos años o que haya un aumento en el número de casos de neumonía o ambas cosas”.

En Estados Unidos se dieron casos concretos de remedios populares milagrosos que supuestamente aliviaban los efectos de la gripe ibérica:

“La Revista Mexicana” de San Antonio, Texas publica un anuncio en febrero de 1919, “en las últimas dos semanas no se pudo conseguir el Elixir Americano de Vino Amargo de Triner en las droguerías de Estados Unidos y Canadá, que por su alto consumo en los días de la influenza española lo agotó, entendemos la situación y duplicaremos la producción”, informaba el fabricante.

“Todo mundo debe prepararse y tener provisiones, pues ayuda a la digestión y fortifica el sistema entero contra los gérmenes morbosos”, añade el aviso publicitario para luego precisar el costo y dirección de la empresa: 1.10 dls. Joseph Triner Company, 1333-1343, S. Ashaland av., Chicago Illinois.



SOBRE NOSOTROS

Las Mejores Noticias al momento, síguenos en nuestras redes sociales


CONTÁCTANOS




ÚLTIMAS PUBLICACIONES