Francisco Cuellar Cardona

thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

6min140

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

Ambiciones morenistas

En Morena, todos lo saben, los enemigos están adentro, y son estos quienes lo arrastran al desgaste y los conflictos; no se necesita que del exterior los dividan y los fracturen; tienen sus propios caballos de Troya que los consumen y los matan políticamente.

Y el problema está en todos los niveles. Basta ver a su presidenta nacional Yeidckol Polevnsky que se ha convertido en el principal lastre en este proceso de renovación de cuadros directivos. La mujer, terca, torpe y conflictiva ha emproblemado a este movimiento que encumbró y llevó a López Obrador a la presidencia. Yeidckol, quien al principio de esta lucha interna hizo alianza con Bertha Luján hoy ha roto su relación, acusando a esta de usar las estructuras armadas por los delegados federales para votar por ella, cosa que es cierta y que ha generado un problemón, que ya todos están pidiendo que la elección se posponga para el próximo año.

En Tamaulipas, el delegado José Ramón Gómez Leal descaradamente se han convertido en representantes de Bertha Luján y han incorporado para esa causa como delegados a todas las asambleas distritales, estatales y nacionales a los «servidores de la nación», generando conflictos de interés que enrarecen más el ambiente dentro de Morena.

Este martes el dirigente de Morena en Tamaulipas, Enrique Torres, acusó al delegado, José Ramón Gómez Leal y al alcalde de Madero Adrián Oseguera de estar contaminando y dividiendo el proceso.

«Tenemos un padrón interno que no es confiable, está rasurado, alterado, y algunos compañeros se quedan sin participar y hay que revisar muy bien ese padrón y todo se lleve en orden”, admitió el dirigente morenista, quien de paso pidió que los procesos donde se eligieron a los consejeros sean cancelados por las anomalías que se presentaron.

En medio de estas riñas, Morena está en riesgo de fracturarse totalmente en el país. Las ambiciones de las camarillas son tantas que tienen al partido al bordo del colapso y perder todo lo que se ganó en casi cinco años de vida partidista.

Lo que sucede en Tamaulipas es apenas una pequeña muestra del cochinero que se vive en el territorio nacional. Si siguen así la advertencia del presidente López Obrador de irse con todo y nombre, puede cumplirse. Así que están avisados.

Talachazos

CAMINO AL 21.-La renuncia de Víctor Sáenz a la jefatura de la Oficina del Gobernador tiene un objetivo claro: trabajar para el 2021, ya sea para ir tras una diputación federal, o bien por la silla que hoy tiene Maki Ortiz, y que es una obsesión para el grupo en el poder en Reynosa en donde la alcaldesa se ha atrincherado y no quiere soltarla; quienes conocen el proyecto de Victor, aseguran que va tras la presidencia municipal.

Como representante del gobierno del Estado en Reynosa, será un poder paralelo al gobierno municipal de Maki. Victor Sáenz va con todo el apoyo y todos los recursos a fortalecer la estructura y a rivalizar políticamente con Maki. Ese es el motivo real de su salida.

RIVAS EN EL TOP.-Otro que mira para el futuro y le mete el acelerador a la chamba es el alcalde de Nuevo Laredo, Enrique Rivas Cuéllar. Sus logros destacan sobre los demás en el Estado, a tal grado que ya la empresa encuestadora CAUDAE lo acaba de colocar en el top de los presidentes municipales del país con más lucimiento por su trabajo. El sondeo de la encuestadora se hizo sobre los 55 presidentes municipales en México que destacan por Honestidad, Capacidad e Integridad, y el edil de Nuevo Laredo aparece en el lugar número siete. Otros dos alcaldes tamaulipecos también vienen en la encuesta, pero muy lejos de los primeros lugares; Mario López de Matamoros está el lugar 36 y Chucho Nader de Tampico hasta el 46.

Rivas Cuéllar, sin protagonismos ni escándalos está cumpliendo su objetivo de colocarse entre los mejores presidentes, no solo del Estado, sino del país. Y bueno, si eso le sirve para ser tomando en cuenta para futuros encargos, está más que puesto. Sabe que trabajo mata grilla y parece ser que los ojos externos ya lo están viendo así.

 


thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

4min220

Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

El Congreso y el 2020

Por donde se le vea, el Congreso del Estado a través de sus integrantes serán protagonistas de primera fila en la sucesión del 2022 en Tamaulipas, por tanto es obligado poner bajo la lupa lo que hagan las bancadas y sus líderes.

Por supuesto, que fuera del Congreso, habrá otros actores que estarán moviéndose y haciendo eventos para llamar la atención, pero todos los ojos debe estar puestos en esta legislatura que recién acaba de estrenarse. Carmen Lilia Canturosas, diputada de Morena, trae la gran tarea de robar reflectores y espacios en todas partes, pues será una figura que crecerá políticamente. Pero por encima de ella, sin duda, es el líder del Congreso Gerardo Peña, quien está llamado a ser el actor principal en este largo proceso de sucesión.

El reynosense, dicen, tiene tres restos, que si lo cumple al pie de la letra, será el candidato del PAN a la sucesión. Gerardo, encabeza hasta ahora la lista de los favoritos en el gobierno de los vientos del cambio, por arriba de Ismael García Cabeza de Vaca, Maki Ortiz, Enrique Rivas, Jesús Nader y César Verastegui.

Para quienes visualizan escenarios futuristas, Gerardo Peña tiene primero que demostrar lealtad absoluta a la primera autoridad del Estado, es decir, al gobernador. Hasta ahora tiene la confianza y está colocado en el numero uno de los candidateables. Y ante los ojos del gabinete y el panismo interno y externo, es la figura que despunta.

Hacia el interior del Congreso, está obligado a poner todas sus habilidades para que sus compañeros diputados, incluyendo Morena y PRI, no lo descarrilen, o no lo lleven a cometer errores que golpeen su proyecto. Carmen Lilia, será su contraparte, y estará atenta a desgastarlo. Gerardo, dicen, es el único panista y cabecista negociador del régimen, y debe probarlo, llevando y manteniendo la armonía interna.

El tercer reto es constituirse en una figura mediática; si ya anunció que hará un Congreso itinerante, entonces debe tener ya un plan para sumar y granjearse el afecto de los grupos políticos del Estado, y estos no deben solo ser panistas, sino priistas y hasta morenistas.

Debe hacerlo, claro está, dicen los analistas, sin desbocarse.

Si atiende y cumple estas tres tareas, no habrá en el PAN quien le disputa la candidatura del 2022. Si falla, entonces, todos los que están atrás de él en la lista se le van a trepar sin broncas, pues tanto Maki, como Ismael, Rivas, Cesar, y Chucho, trabajan y mucho por la candidatura.

En el Congreso del Estado, Gerardo Peña puede alcanzar su estrella o su entierro político. Dependerá de él si lo consigue. Carmen Lilia, será su sombra y estará atenta para hacerlo tropezar.

Para llegar al 2022, primero hay que pasar por el Congreso, quien no lo quiera ver así, andará despistado.

 


thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min240

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

La falsa división de poderes

«Quien esté libre de presiones, que haga la primera denuncia», parece decir el Ministro Arturo Zaldívar, quien acaba de revelar que durante el sexenio de Calderón recibió presiones del entonces presidente para que no procediera con los responsables del caso de la Guardería ABC, y dejara en libertad a la francesa Florence Cassez, acusada de secuestro.

Este episodio pone en el debate el tema de la existencia de la división de poderes en México.

El sistema político mexicano, es único, pues los poderes Ejecutivos Federal y en los Estados, tienen y acumulan tanto poder que eclipsan a los demás poderes, al grado de dominarlos y someterlos. El mismo Arturo Zaldívar, que este jueves puso el tema en la agenda, hoy juega y baila al ritmo de la música de la Cuarta Transformación.

La cultura y la tradición política mexicana, es tan fuerte que es imposible cambiarla. Andrés Manuel López Obrador que grita a los cuatro vientos y presume ser un demócrata no escapa a la tentación autoritaria de tener sobre sus rodillas a los poderes Legislativo y Judicial. A través de Morena en las dos Cámaras impone sus ideas y sus caprichos, y en el Poder Judicial, con la salida de Medina Mora, dominará a los Ministros de la Suprema Corte de Justicia.

Este fenómeno sucede en todos los Estados del país. Los gobernadores dominan los Congresos y Poderes Judiciales a su antojo, y quien diga lo contrario miente. En Nuevo León, que presume tener un gobernador independiente a través de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, no hay diferencias.

El Congreso de Nuevo León hoy discute una sanción o una posible destitución del gobernador por haber cometido delitos graves en la pasada campaña presidencial, pero ni aún, con su independencia, los diputados regios tienen libertad para tomar decisiones. El Bronco los controla y los domina por encima de los colores partidistas.

En Tamaulipas, el gobernador Cabeza de Vaca, tiene el poder absoluto en el Congreso y en el Poder Judicial. En Coahuila, ocurre igual con Miguel Riquelme, y hasta en San Luis Potosí, donde Morena es mayoría en el Congreso, el gobernador priísta Juan Manuel Carreras, extiende su influencia y su poder sobre los demás poderes.

México ha logrado avances importantes en el terreno democrático. Desde inicios de los ochentas, en Chihuahua, Baja California, Guanajuato, Nuevo León, empezaron los movimientos ciudadanos y las alternancias políticas y partidistas. En el 2000 se demolió el sistema autoritario y los equilibrios en las Cámaras y en los Ayuntamientos empezaron a sentirse. Se han derrumbado mitos y se han roto paradigmas, pero el tema de la división de poderes, parece que se sigue viviendo en el pasado. La asignatura sigue pendiente en este renglón que ni la Cuarta Transformación con toda y su parafernalia democrática no puede, ni podrá influir en un cambio.

Los poderes Legislativos y Judiciales en México, siguen siendo una extensión del poder Ejecutivo y dicho por especialistas, va a tardar un buen tiempo para que la independencia llegue a este terreno. Lo que ventiló este jueves el Ministro Zaldívar, es apenas una muestra de lo que sucede en México y que a nadie debe sonrojar.


thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min260

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

En el Informe del Bronco, ¿quién tiene la razón?

Durante la presentación del Cuarto Informe de Gobierno del Bronco al Congreso del Estado, hubo dos versiones de lo que sucede en Nuevo León: una en blanco y negro, y otra a todo color. Los diputados llegaron con la espada desenvainada y le tupieron al gobernador con todo. Le pidieron su renuncia, le reprocharon su fallida aventura de ir tras la presidencia de la República y el desvío de recursos del gobierno para reunir las firmas.

También le echaron en cara la compra inútil de un Dron hechizo, la obra inconclusa de la Linea 3 del Metro, la requisa que nunca se hizo de la Ecovía, y muchas promesas que jamás cumplió.

«Nuevo León está en crisis, y el primer paso para salir de ella es sacarlo del gobierno», le dijo en su cara el diputado Horacio Tijerina de Movimiento Ciudadano. La más dura en sus juicios fue la panista Claudia Caballero, «su ambición de poder lo tiene hoy al borde de la destitución», le espetó.

Le pegaron con todo, pero luego suavizaron su discurso, y le advirtieron que tiene todavía dos años para corregir y sacarse la espina. El escenario que le pintaron los legisladores fue catastrófico: feminicidios, violencia, corrupción, así está Nuevo León.

Esa es la visión que presentaron los legisladores y que por supuesto no le agradó al gobernador Jaime Rodríguez Calderón que apechugó todo sin decir nada durante 45 minutos, pero cuando le tocó su turno les aclaró que no tiene necesidad de escucharlos, «el artículo 57 de la ley, nunca habla de que yo tenga que venir y que ustedes me tengan que decir, todo lo que me dijeron. Estamos violando la ley en el propio Congreso. Por cortesía los escuché, en algunas cosas estoy de acuerdo, en otras no, y así debe ser la democracia».

El Bronco dio lectura a un documento de 432 hojas en el que echaba abajo, según su visión y óptica, todo lo malo que le dijeron los diputados.

Y habló de un Nuevo León en el que todo está bien:

«Este, es uno de los mejores Estados para vivir», presumió.

Aseguró que, Nuevo León es ejemplo nacional en varios rubros. En Salud, Educación, Infraestructura, bueno, hasta en el tema de combate a la contaminación, está de las mil maravillas, y prometió que en los próximos dos años que le quedan, todos los pendientes quedaran acabados. Su gobierno, insistió ha hecho las cosas bien, y no se arrepiente de nada, porque el sí ha visto el cambio que otros no quieren ver. Y les dijo que los ataques no lo van a detener.

Fueron dos «Nuevoleones» los que los diputados y el gobernador mostraron a la gente este miércoles.

La pregunta que ayer mismo, algunos se hacían: ¿Quién tiene la razón aquí?. ¿Los diputados que durante un año se han perdido en pleitos intestinos al interior del Congreso?, ¿o el Bronco que hoy no se arrepiente de nada y que le vale lo que digan la prensa, las redes sociales y las encuestas que lo colocan como el peor gobernador de toda la historia de Nuevo León?.

El mejor juicio es el de la gente que ve, escucha y siente. El espectáculo de este miércoles entre el Bronco y los diputados del Congreso, se inscribe en el contexto de la lucha por el poder que está en disputa y que se definirá en el 2021. Queda claro, que al margen de las verdades o mentiras que se hayan expuesto en el Cuarto Informe del Bronco, estos dos poderes no han estado a la altura de una sociedad nuevoleonesa que históricamente se ha distinguido como emprendedora y fiel al trabajo. Los actores de estos dos poderes, quedan debiendo mucho aún.


thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min880

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

El fin de los virreinatos

Los Estados del país y los gobernadores, deben entender que las reglas del juego en México han cambiado. Durante 18 años hicieron lo que quisieron. Su condición de Virreyes los llevó a cometer todo tipo de excesos con la complicidad de los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. ¡Esto se acabó!. Y el que pretenda salirse de las reglas y de la ley que se atenga a las consecuencias.

Este es el mensaje que les ha dado el Presidente López Obrador a todo su gabinete, sobre a todo los secretarios que mantienen una comunicación diaria con los gobiernos locales. Y el mensaje también va acompañado de la advertencia:

«Como veo doy»; es decir, si se portan bien, hay dulcito, sino, hay castigo. Y el mensaje va para todos, incluso a los de Morena que creen que por el hecho de ser del mismo partido del Presidente, creen tener consideraciones.

Andrés Manuel, según lo dicen sus allegados, atribuye que el grueso de la corrupción que combate su gobierno, se da en los Estados a través de los dineros que envía la Federación para obras de infraestructura y programas sociales, «de cada peso que enviamos, les llega 10 centavos. Los 90 centavos se lo roban, pero eso ya no va a suceder. Ahora el dinero va a llegar directamente a los beneficiarios», argumenta y afirma el presidente.

En la CONAGO ya saben las nuevas reglas, y no valen pataleos ni reclamos. Carlos Urzúa, ex secretario de Hacienda se los hizo saber a los gobernadores, pero no lo entendieron. Ahora Arturo Herrera es el portador del mensaje de una forma más contundente con el añadido de que se va a trabajar con quien esté dispuesto a hacerlo.

Cuando la desconfianza impera, se tienen que adoptar estas medidas, les guste o no; esas son las órdenes del Presidente, le ha empezado a decir Arturo Herrera a algunos gobernadores.

El gobierno federal va administrar directamente los recursos de Salud y de Educación, porque a decir de este, es en donde los mandatarios han manipulado y robado a la Federación y los usuarios de los servicios de salud, y a los maestros. La nómina de los maestros va a manejarse directamente de la secretaría de Educación Pública Federal.

Para compensar o suavizar este nuevo esquema de reparto y administración de los recursos, el gobierno federal les está diciendo a los gobiernos locales que sean más enérgicos en el sistema de recaudación, y les está dando manos libres para aplicar impuestos estatales. De esa manera podrán allegarse recursos, «que cobren impuestos, pero que asuman los costos políticos en sus Estados», dicen.

En resumen, el presidente ha dispuesto dos cosas:

a) Quitarle a los Estados el manejo de los dineros de la federación que representan el 70 por ciento de los recursos…

b) No se van aprobar los proyectos de infraestructura que presenten los Estados, salvo que el caso lo amerite y lo justifique como son los temas de seguridad y salud…pero, dinero que se autorice, será aplicado directamente por la Federación.

El presidente López Obrador, quiere acabar con la corrupción, pero también con los virreinatos que convirtieron en rehén al poder Ejecutivo Federal. Esto se acabó, aseguran en Palacio Nacional.


thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

4min700

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

Que Calderón se disculpe

A Felipe Calderón Hinojosa, la historia ya lo ha juzgado y colocado como el presidente de México que le declaró la estúpida guerra al narco, más por ocurrencia mediática, para sacudirse el estigma de haber usurpado el poder mediante un gran fraude electoral, que por otra cosa.

El sello de su gobierno estuvo marcado por la sangre, la violencia y los desaparecidos. Su guerra contra la delincuencia, esa decisión equivocada que hoy, todavía sigue causando estragos en la sociedad mexicana.

En todo esto, coinciden estudios, análisis y documentales escritos por especialistas en el tema de seguridad, incluso historiadores que han revisado y puesto bajo la lupa a su sexenio. A donde vaya, y donde se pare, el expresidente panista va a llegar cargando ese pesado juicio de la historia. Esa mala fama lo va acompañar hasta el fin de sus días.

En Nuevo León tiene muchos simpatizantes, pero también muchos detractores que sufrieron en carne propia esa guerra que cobró vidas de inocentes y desapareció a regios que todavía son buscados por sus familias, incluso entre la comunidad docente y estudiantil, luego de la muerte de Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, estudiantes del Tecnológico que fueron abatidos por el Ejército del que Calderón era Jefe Supremo, y que fueron presentados en su momento como «sicarios»

Atizar la polémica si Calderón merece o no participar en el Simposio Internacional de Derecho al que ha sido invitado por el Tecnológico de Monterrey este semana, no es estéril, porque reabre el debate y la discusión sobre la muerte de los estudiantes.

El expresidente, si es que finalmente llega a participar en este Foro del Tecnológico está moral y políticamente comprometido a ofrecer una disculpa por ese hecho, aun cuando Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación vino a nombre del gobierno y lo hizo. Es el mejor marco para que el expresidente lo haga, al margen de la importancia que represente su participación en los objetivos del Simposio sobre Derecho.

El Tecnológico de Monterrey, por su historia y su filosofía a la apertura de las ideas no puede cerrarle las puertas a nadie, pero sí está en condiciones de exigir al ex presidente asuma públicamente una posición objetiva sobre los trágicos hechos de aquel 19 de marzo del 2010 y que mancharon su gobierno. De paso, la misma institución lavará su cara, porque en este episodio, guardó silencio y encubrió situaciones para no lastimar su imagen pública, aunque después, obligada por los acontecimientos, tuvo que reprobarlos y exigir justicia.

Calderón está juzgado, y aunque una disculpa o un perdón no revive muertos, las familias y la sociedad nuevoleonesa merecen el desagravio.

Esto, es para Felipe Calderón, un examen de conciencia, y la oportunidad para arrepentirse de su estúpida guerra que llenó de sangre a este país.


thumbnail_1.-COLUMNISTAS-6.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min290

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

Los otros datos del PRI

Cuando el PRI de Tamaulipas era considerado «ejemplo nacional», o se cargaba en brazos a candidatos presidenciales, como aquel episodio en el que el ex gobernador Tomás Yarrington cargó a Francisco Labastida y le dijo que se fuera de Tamaulipas, «porque aquí estás ganado», y otras anécdotas que sonrojan ahora al priísmo vienen al caso para cuestionar y preguntar ¿en dónde quedó aquel partido que se presumía y se gritaba en todos escenarios locales y nacionales?.

A tres años de haber sido echado o dejado el poder, y de haber conocido otro estilo de gobernar con otro partido, a muchos priístas les queda claro que de aquella fama de «guerreros dispuestos a luchar» no se ve o no queda nada. En Tamaulipas, decir que eres del PRI, genera temor y hasta vergüenza después de haber sido orgullosamente tricolores. Ahora, los pocos priístas valientes que quedan y que dan la cara, aseguran que en el Estado aún queda mucho priísmo y que más temprano que tarde van a salir desde sus escondites donde están agazapados, «hoy por miedo se callan todo, pero seguimos siendo, vergonzosamente priístas», lo admiten.

A propósito de la renovación de la dirigencia estatal, uno de los priístas que aspiran a la presidencia, reveló un dato que dice, sirve para la reflexión:

«Tamaulipas sigue siendo el Estado más priísta del país».

Y da números:

«La clase política del Estado tiene ADN tricolor. A donde vayas: Nuevo Laredo, Reynosa, Río Bravo, Matamoros, Victoria, Mante, Madero o Tampico, los que hacen la política son priístas; sólo que ahora por moda, por miedo o por conveniencia, trabajan para el PAN o Morena; pero muy pronto volverán al redil. En un inventario que se hizo, se encontró y se comprobó que poco más de 3 mil actores políticos priístas que operan en otros partidos; son los que hacen política y movilizan a la gente; y todos ellos piensan y desean que el PRI regrese al poder, porque el Estado no está nada bien».

Y añade:

«Tamaulipas no es panista, tampoco morenista; los priístas están ahí, y trabajan ahí porque no tienen otra opción; pero aguardan su regreso al poder».

Otros priístas consultados sobre el reto del PRI, coinciden que la recuperación es cuestión de tiempo, pero también de un buen líder que aglutine, que una, y pinte su raya del poder estatal y de otros poderes que acosan al priísmo tamaulipeco.

Los que se apuntan para el liderazgo y que han levantado la mano para ser, algunos son buenos y otros no tanto; sin embargo, todos tienen claro que es necesario despertar y rescatar al priísmo.

Si Tomás Gloria, Edgar Melhem, Enrique Cárdenas, Arturo Nuñez, y la larga lista de aspirantes que suenan, quieren ser, deben tener la inteligencia y la habilidad para sacudir el miedo de la militancia y que ésta pierda la vergüenza que hoy los obliga a estar escondidos y agazapados esperando mejores tiempos para salir a dar la lucha. Y deben tomar dos ejemplos de lo que no deben hacer: no ser apéndices del gobierno, como lo fueron Sergio Guajardo y Yalheel que llevaron al partido a los niveles más bajos de participación y al borde hasta de perder el registro.

El PRI no volverá a ser lo que fue, eso está más que claro, pero por historia, por nostalgia y por cultura, el priísmo que ayer fue ejemplo nacional, debe estar en mejor lugar. Quienes quieren ser, deben saber que ese es el reto, y desechar la idea de que el PRI es una franquicia para vender candidaturas o ser comparsa de gobiernos u otros partidos.

Los métodos de elección para elegir al nuevo líder, son trivialidades. Lo que importa ahora es CÓMO y QUÉ hacer para que ese partido vuelva a ser protagonista.


thumbnail_1.-COLUMNISTAS-6.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min410

La Talacha
Por Francisco Cuéllar Cardona

«El destino todo cobra y nada olvida»

Dicen que en política lo que parece, es. Y bueno, la renuncia del ministro de la Corte, Eduardo Medina Mora, todo hace creer que es un claro ajuste de cuentas por lo que hizo en el pasado, amen de que el ahora ex, se puso de pechito para que la venganza de la 4T lo alcanzara más temprano que tarde.

Medina Mora, en junio pasado fue exhibido públicamente por hacer transferencias millonarias en dólares en sus cuentas bancarias, y aunque quiso explicar la procedencia del dinero en una carta, esto no fue suficiente para que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda, lo pusiera bajo la lupa, a tal grado de arrinconarlo y obligarlo a renunciar este jueves.

Pero a decir de muchos, el asunto trae cola y está relacionado con el tema de los videoescándalos de Rene Bejarano en marzo del 2004, en los que también estuvo Rosario Robles. Coincidentemente Bejarano este jueves, a modo de broma declaró que la ex secretaria de Desarrollo Social está pagando por lo que hizo, y citó la canción «Cuando el Destino» que canta Pedro Infante en la película Martin Corona: «Ya lo ves como el destino todo cobra y nada olvida…qué bonita es la revancha cuando Dios nos la concede».

En el contexto de lo que dice Bejarano, también debe inscribirse el caso de Medina Mora, pues también él participó en aquel «compló» contra Andrés Manuel López Obrador.

El ex Ministro se desempeñaba en 2004 como director del Cisen y fungía como policía espía de Vicente Fox. Rosario, siendo jefa de gobierno en el Distrito Federal y Medina Mora desde el Centro de Inteligencia fueron pilares en el «videoescándalo» que llevó a Bejarano a la cárcel, y a López Obrador a ser linchado mediáticamente por la «mafia del poder».

Las vendettas, las venganzas, son prácticas comunes en la política y en México. A través de su historia se cuentan por cientos, los ejemplos de los ajustes de cuentas. En el gobierno de la Cuarta Transformación, donde juran que «las venganzas no son su fuerte», no está exento de esto.

Andrés Manuel, es un presidente honesto, pero arrastra muchos rencores; no olvida los agravios, y es un hombre que gusta sentarse en la mesa del poder y comer en frío las venganzas.

Medina Mora, no tenía nada de honorable cuando Enrique Peña Nieto lo impuso como Ministro de la Suprema Corte, en donde el senado le dio inmunidad por 15 años. Fue Procurador de la República, Secretario de Seguridad Pública, policía, espía, embajador en la Gran Bretaña y en los Estados Unidos. Posiciones de poder de gran relevancia, en donde la honorabilidad y la probidad salen sobrando.

En la Suprema Corte era un Ministro incómodo por su pasado; su ambición lo traicionó y lo puso a modo para que pagara por lo que hizo.

Hoy, si bien le va, y sus padrinos poderosos abogan por él, con su renuncia y su desprestigio paga sus pecados, sino, puede irse preparando para hacerle compañía a su socia y cómplice de aquel episodio escandaloso, Rosario Robles.

Con la renuncia de Medina Mora, queda demostrado que desde la 4T se gobierna como siempre: con el discurso de la doble moral y el garrote. La lista negra de las venganzas es muy larga, y dicho por un alto funcionario de Gobernación, «para todos los que la hicieron, va alcanzar; apenas estamos en el amanecer del sexenio».


thumbnail_1.-COLUMNISTAS-6.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

6min340

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

269 años, cargando penas

El próximo domingo 6 de octubre, ciudad Victoria cumple 269 años. El colonizador, José de Escandón, Conde de Sierra Gorda, la fundó bajo el nombre de Villa de Santa María de Aguayo. El 20 de abril de 1825, el Congreso del Estado, asentado en Viejo Padilla, la elevó a rango de ciudad y se le da el nombre de ciudad Victoria, en honor de Guadalupe Victoria, primer presidente de México, y desde entonces es sede de los poderes del Estado.

Victoria, por ser capital, es diferente al resto de los 42 municipios del Estado. No tiene industria y su economía se mueve en función de los presupuestos públicos; es decir, el 95 por ciento de la población vive alrededor de los dineros del gobierno. El que no trabaja en alguna oficina del gobierno federal, es burócrata estatal, municipal o de la Universidad Autónoma de Tamaulipas. El comercio local, la iniciativa privada en su totalidad es proveedor del gobierno.

Estudios e investigaciones revelan que hasta el 2015, en la capital del Estado, circulaban por año más de 5 millones de pesos, todo el dinero, provenía de los tres niveles de gobierno. Su nivel de vida, estaba por encima de la media del Estado, y de la media nacional. La administración municipal o la alcaldía, era una extensión más del gobierno estatal. Al alcaldía victorense, siempre se le vio como un integrante mas del gabinete estatal. Hoy, apenas llega a los 900 millones.

Políticamente, a ciudad Victoria, el resto de los municipios, sobre todo los grandes de la frontera, como Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, y el sur como Tampico, la han visto con recelo, y algunas veces con envidia y hasta con coraje. En obra pública, en servicios, en educación, salud y recreación, la capital siempre fue privilegiada; fue referente en todo. Su alegría se veía y sentía desde antes de entrar por los cuatro puntos cardinales. Los de la costa, se regocijaban apenas miraban el monumento del Cuerudo, incluso los del Altiplano se sentían libres cuando salían de los laberintos serranos de la Rumbo Nuevo, o los más antiguos que veían como una luz de libertad el viejo Mono (Portes Gil) que está en la antesala del cañón del novillo. Los del norte y del sur, aun cuando sus ciudades eran baluartes económicos, veían a la capital como un oásis de sabiduría política. Venir a Victoria significaba estar cerca del poder político y de la información privilegiada.

Pero eso era Victoria hasta apenas unos cuatro o cinco años. Algo pasó. Serían los malos gobiernos y la ausencia de proyectos modernizadores, pero de repente todo se vino abajo: la economía se colapsó, las inversiones se fueron para otros lados; la poderosa clase política siempre cercana a un solo partido político (PRI) desapareció; llegaron las calamidades, y hasta el agua, aunque siempre fue escasa, terminó por irse dejando con sed a más de 350 mil habitantes. Y peor aún: la violencia y la delincuencia se apropiaron de todo lo que una vez fue luz, bonanza, color y alegría. Durante cinco años, consecutivamente tiene el privilegio de estar ranqueada entre las 10 ciudades más inseguras y violentas del mundo. En el último año, ocupó el cuarto lugar mundial.

Victoria es un fantasma. Las casas están abandonadas; unas en venta y otras en renta, pero nadie las ocupa ni se interesa por ellas porque no hay dinero. En los últimos tres años, según, el INEGI, se fueron más de 10 mil familias; unas huyendo de la violencia y otras del hambre y la falta de trabajo. Los que se quedaron lo dicen son resignación: «nos quedamos porque no tenemos para irnos». La gente camina en la calle como zombie, sin ganas y sin futuro.

Un estudio de la CANACO local afirma que ciudad Victoria tardará en recuperarse diez años; es decir, hasta el 2029. ¿Aguantará la población sobrevivir hasta ese tiempo?.

¿Qué festejar en este aniversario 268?. Nada. ¿Qué reclamar y reprochar?. Mucho.

Ojalá este mal no dure 100 años porque no habrá quien los aguante.


thumbnail_1.-COLUMNISTAS-6.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min361

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

«Strip tease» en el Congreso de NL

Lo que que ocurrió este miércoles en el Congreso de Nuevo León, debe dar pena y vergüenza a cualquier ciudadano que vota, paga impuestos y lucha todos los días por hacer grande este gran Estado.

Y aunque la nota periodística la dió muy temprano el polémico diputado Gerardo Fernández Noroña, quien llegó al Congreso con banderas desplegadas y en son de paz para decirle a los diputados que se equivocaron al nombrarlo persona «non grata» por haber llamado «revolucionarios» a los jóvenes que participaron en el secuestro y muerte del empresario Eugenio Garza Sada hace 46 años, lo más penoso sucedió después de este evento.

Primero, simpatizantes de Noroña y miembros del llamado Congreso Nacional Ciudadano que preside Gilberto Lozano, protagonizaron un pleito verbal penoso. Unos defendiendo a Noroña y otros acusandolo de todo.

Los gritos y manifestaciones de odio entre unos y otros refleja lo que está viviendo este país, cada vez más polarizado y confrontado por culpa de los partidos, sus líderes y los gobiernos que tenemos.

Expresiones como «perros de mierda», «saqueadores y vendepatrias», » zarrapastrosos»,  «malditos, ojalá y se mueran»,  se pudieron escuchar entre los manifestantes. Fue triste ver la intolerancia entre unos y otros.

Pero eso no fue lo peor. Lo más grave y delicado ocurrió durante la sesión del Congreso entre los diputados de las diferentes bancadas.

Fernández Noroña los llamó intolerantes e ignorantes a los diputados de Nuevo León; pero se quedó corto.

Los diputados protagonizaron este miércoles una de las sesiones más embarazosas que se hayan tenido en el Congreso en toda su historia.

Se dijeron de todo y exhibieron lo que han sido en este año. Al calor de los agandalles en el reparto de las Comisiones, salieron a relucir a través de sus bocas, cómo se han prestado a arreglos en lo oscuro, traiciones y robos en donde ninguno ha quedado excento de toda esta podredumbre política al interior del poder legislativo.

Ramiro González, Marco González, Claudia Tapia, Celia Alonso y Julia de los Monteros, todos de Morena, sin ruborizarse enumeraron la lista de traiciones entre ellos. Claudia Tapia, mientras hacía uso de la tribuna recibió de Celia Alonso y Julia de los Monteros insultos y acusaciones de robo; le llamaron «ladrona y ratera» por haberse robado, dijeron, dinero de la bancada. Tapia les reviró, y las acusó de haberse vendido al priísta Abel Guerra.

El descobijadero alcanzó a los panistas Carlos de la Fuente y Juan Carlos Ruiz de ser coordinadores de adorno y de recibir indicaciones de fuera del Congreso.

Fue una sesión para la vergüenza y para el olvido. Alguien dijo que esta legislatura es la peor y la más corrupta de la historia de Nuevo León.

Cierto o falso, lo que enseñaron es decepcionante y los nuevoleoneses no merecen tener este tipo de legisladores. Nadie se escapa de la hoguera, ojalá cambien. Tienen dos años para hacerlo, aunque es mucho pedirle peras al olmo.



SOBRE NOSOTROS

Las Mejores Noticias al momento, síguenos en nuestras redes sociales


CONTÁCTANOS




ÚLTIMAS PUBLICACIONES