Francisco Cuellar Cardona

Francisco Cuellar Cardonaseptiembre 14, 2020
FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-7.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Los otros videos

 

Cuando las revelaciones de Emilio Lozoya estaban en su máxima ebullición y el embarradero de políticos priístas y panistas sonrojaba a todos la clase política del país, llegó el video de Pío López Obrador, ahora llamado hermano incómodo del Presidente, y ¡zas!, todo mundo guardó silencio.

Cuentan que el video de David León fue un golpe seco a la 4T que hasta el mismo AMLO, mandó decir a Alejandro Gertz Manero que le bajara volumen al caso Pemex-Odebretch.

El asunto, dicen, es más delicado de lo que parece, pues existen no uno, sino muchos videos de personajes de Morena recibiendo donaciones y dinero en efectivo, que comprometen y ponen en entredicho la pureza del Movimiento social que llevó a López Obrador a la Presidencia de la República.

Lo más grave del tema, no es el dinero que se ve en los videos que se tienen guardados, sino que en algunos de ellos, el protagonista es directamente el Presidente López Obrador, que si se dieran a conocer ahora, serían un escándalo mayor.

Se afirma que estos videos, están en poder de gente que ha sido maltratada por el inquilino de Los Pinos y que ya han enviado mensajes de que saldrán a la luz pública más temprano que tarde.

Los videos de los que se hablan, dicen, están fechados en Chiapas, Estado de México, Sinaloa, Tamaulipas y Puebla, y los años que fueron grabados fueron entre el 2014, 2015 y 2016. El tabasqueño que entonces recorría todo el territorio nacional sin reflectores se reunía y hacía alianzas con tirios y troyanos, y los medios no daban cobertura a esos encuentros, sin embargo otros vivales, sí lo hacían y son estos los que hoy están a punto de ventilarlos públicamente.

Existan o no estos videos, la verdad es que en este México surrealista en donde todo es posible, los meses que están por venir van a ocurrir eventos que sacudirán al país de una forma escandalosa.

Si en los tiempos oscuros del priísmo o en los sexenios del panismo inmoral hubo episodios de escalofrío en la vida pública y política del país, en la era de la Cuartaté muchos van a palidecer y no van a dar crédito a lo que se verá. En el primer círculo del poder presidencial, aseguran, ya están avisados.

La lucha por el poder, en donde está en juego todo, puede suceder todo.

Andrés Manuel López Obrador, aun con todo el poder que le da la investidura presidencial, sabe que está enfrentando a la verdadera mafia del poder, que no son solo, Los Salinas, ni los Fox, ni los Calderón, ni los Peña Nieto; tampoco las cúpulas empresariales que se han beneficiado y saqueado al país en los últimos 40 años. Es una mafia política y delincuencial que está más allá de las fronteras y que hoy está viendo amenazados sus intereses.

El Presidente sabe también que para llegar a la Presidencia, tuvo que hacer alianzas con buenos y malos. En los 30 millones de votos, no solo están incluídos aquellos ciudadanos soñadores que tenían y veían una esperanza del cambio. Si hay o no videos comprometedores, van a salir de una u otra manera. Son ingenuos, aquellos que llegan hasta la cima del poder, creyendo que es por su cara bonita, su buen corazón, su discurso impecable y su intachable conducta.

El Presidente López Obrador lo entiende mejor que nadie, por eso no se cree que sea ingenuo. Los Juárez, Los Madero, Los Cárdenas, es una especie que se extinguió en el siglo pasado y que solo sirven de referencia para la retórica política.

Aún nos falta ver mucho en este México mágico.


Francisco Cuellar Cardonaseptiembre 11, 2020
FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-6.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Los jaloneos por el Presupuesto

 

Como lo hizo en el 2019, el Presidente López Obrador llamó a todos los diputados de Morena y a los legisladores afines a que defiendan «con argumentos» el Presupuesto del 2021 que envió para su aprobación al Congreso de la Unión. También les encargó no caer, ni ceder a chantajes del PRI y del PAN como ocurría en el pasado en donde literal, «se robaban y se repartían el presupuesto entre todos».

Por su parte, los gobernadores del país han enviado a todos sus diputados a pelear con uñas y con dientes el mayor número de recursos para los Estados, que a decir de ellos, la Federación les ha quitado.

El presupuesto de Egresos de la Federación para el 2020, desde que se armó en la secretaría de Hacienda, lleva todos los recursos etiquetados para las entidades y no habrá un centavo extra para nadie. «Los dineros para las obras prioritarias y programas sociales de la 4T no se tocan», fue la orden tajante del Presidente. Y cuando le preguntaron sobre las exigencias de los gobernadores, respondió así: «dinero no hay y el presupuesto va a ser austero».

Los diputados federales del PAN y del PRI, consultados sobre el tema, afirman que están conscientes que «serán bateados y mayoriteados. Ya lo hicieron en el pasado, y esta vez no será la excepción. Sin embargo, vamos a dar la pelea», han dicho.

El pleito por los dineros, será otra historia de reproches y reclamos entre gobernadores y Federación.

El gobernador más crítico contra el Presupuesto del 2021 fue el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, quien anunció este miércoles que pedirá a los diputados federales tamaulipecos de todos los partidos a que se la jueguen por el Estado y luchen por más recursos.

«Por supuesto que los voy a convocar, lo hice el año pasado, no hubo efecto favorable porque no pudieron apoyar. Entiendo a los diputados de oposición o que no son de Morena, lo que no logro entender es que los diputados federales de Morena no traigan beneficios, no para el gobierno de Tamaulipas pues no son recursos para el gobernador son recursos de beneficio para la población”.

Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, gobernador de Nuevo León, también agendó una reunión con los diputados federales para que hagan lo propio por el Estado.

El presidente de la Comisión de Presupuesto en San Lázaro, el tamaulipeco, Erasmo González tiene un duro paquete que resolver; va a necesitar mucha saliva y los mejores argumentos para lograr que sus compañeros de legislatura le ayuden a sacar y aprobar el encargo que le ha hecho el Presidente. Logísticamente cuenta con la mayoría legislativa para sacar la tarea, pero hay muchos diputados de Morena que tienen sus intereses y van a querer crearle problemas.

En el caso particular del diputado morenista Erasmo González, se juega su futuro político en las próximas semanas: si saca la tarea, tendrá su estrellita, sino podrá irle diciendo adiós a sus sueños de crecer en Tamaulipas. No la tiene fácil.

Los días que vienen serán intensos en San Lázaro, pues los pleitos por el Presupuesto del 2021 será otra causa para polarizar al país y para que las discrepancias entre AMLO y los gobernadores se profundicen.

 


Francisco Cuellar Cardonaseptiembre 9, 2020
FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-5.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

De México Libre a «Felipe el oscuro»

 

Aunque algunos afirman que a «México Libre» aún se le mueve la patita, porque los alegatos legales que presentarán Margarita Zavala y Felipe Calderón ante el Tribunal Federal, serán de gran peso para echar abajo los argumentos del INE, y se le reconozca como partido y puedan participar en la elección en el 2021, este partido nacerá con una mala reputación.

Alrededor de «México Libre», llegan muchas malas vibraciones y malos presagios, sobre todo la oscura imagen de Felipe Calderón que hoy es expuesta en el reciente libro «Felipe el oscuro» de la periodista argentina, Olga Wornat, en donde de una forma escalofriante se desnuda la personalidad del ex presidente panista y su consorte Margarita Zavala.

El libro de «Felipe el oscuro», tiene una pesada carga de resentimiento de la autora Olga Wornat sobre Felipe Calderón, quien la acosó, persiguió, amenazó y expulsó del país cuando era presidente para que no se conociera la corrupción y los nexos del calderonismo con los grupos delincuenciales, sin embargo, el libro es un trabajo de investigación profunda que refleja la realidad de un gobierno fallido, violento que convirtió al país en un cementerio de muertos y desaparecidos.

Sin llegar a la exageración y tras un análisis del gobierno de Calderón, a partir de lo escrito en «Felipe el oscuro», el michoacano resultó al final el «verdadero peligro para México», que en aquella elección del 2006 se le achacaba a Andrés Manuel López Obrador.

Los testimonios y revelaciones de panistas, colaboradores y amigos de la pareja «Calderón-Zavala», pintan a un Presidente sin identidad, a pesar de su conservadurismo y su ideología de derecha; un hombre sin escrúpulos dominado por el alcohol y la intolerancia. Felipe Calderón gobernó México sin idea que «dejó pasar y hacer» al crimen organizado, y la corrupción fue una práctica diaria que sonroja a los mismos priístas del pasado.

A partir de las revelaciones de «Felipe el oscuro», los gobiernos priístas palidecen, y no porque sean unos santos, sino porque Calderón que presumió ser el gobierno de las manos limpias y la administración de los valores, resultó ser un gobierno asesino, que bañó de sangre al país tras llevarlo a una guerra estúpida para lavar la sospecha de un fraude electoral.

Felipe y Margarita, así como personajes siniestros como los Salinas de Gortari o los Peña Nieto, que al final son los mismos, no pueden seguir teniendo espacios en la vida política nacional, porque sus actos, a través de sus gobiernos son tan deleznables y vergonzantes que no deberían andar en la calle o exigir participación política como lo están haciendo.

México Libre, puede ser una opción partidista en la lucha democrática del país, pero no puede estar en manos de estos personajes que le han hecho tanto daño a México.

Así como los gobiernos priístas quedaron juzgados por la historia como ínconos de la corrupción, el sexenio de Calderón se inscribe como el gobierno de la muerte, y que por más que grite y alegue inocencia, el país y el mundo ya los juzgó como lo que son.

En la víspera de la lucha electoral más grande de la historia de México, en donde estarán en disputa casi cuatro mil cargos de elección popular, los partidos políticos deben tener el mayor de los cuidados para seleccionar sus candidatos y evitar que se cuelen perfiles enfermos que llegan al poder a hacer daño.

Los graves problemas de este país existen, porque se le abrió las puertas a través de las urnas a estos personajes siniestros y perversos que cínicamente todavía pasean su impunidad por las calles del país.

 

 

 


Francisco Cuellar Cardonaseptiembre 9, 2020
FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-4.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuellar Cardona

Morena, en la ruta ganadora

 

Hoy todas las encuestas dan como seguro ganador a Morena en las elecciones del 2021.

Los sondeos, sí corresponden a la realidad. El partido en el poder federal sí puede ganar, sino todo, la mayoría de los cargos que estarán en disputa.

Y es que, pese a las discrepancias y pleitos internos, Morena, está menos desgastado como partido en comparación con  el PRI y el PAN, sus principales adversarios. Además, la figura del presidente López Obrador, es inherente a él y lo hace sentir como partido dominante y atractivo.

La elección interna para elegir a sus dirigentes, que ya está en marcha, va a fortalecer y potenciar a Morena, de tal forma que va a llegar a diciembre y enero cuando arranquen las precampañas con una fuerza y presencia favorable. Algunos creen que este proceso para elegir sus cuadros lo va a debilitar, y no es así, sino todo lo contrario, por eso la lista de aspirantes a ser postulados, hoy luce obesa y muy peleada.

Sobre quién de los aspirantes a dirigir el partido en el país, es la mejor opción, es lo de menos, porque el que quede, tiene garantizado el respaldo moral de un partido nuevo, sin los vicios de los demás, aunque se diga lo contrario. La fuerza de Morena, no es,  ni está en su padrón de militantes, sino en la población abierta que no participa directamente en él, pero que aprueba la gestión de López Obrador. Por eso, el nombre de quien quede, es cosa secundaria: los pleitos y las fricciones están entre las tribus y corrientes de la izquierda, que son minoritarias y que arman camorra dentro y fuera del partido. Finalmente esos grupúsculos serán rebasados por la inercia propia del movimiento morenista.

El uso de la encuesta como método para elegir a los próximos dirigentes, es una forma que pone a todos los aspirantes en la misma posición, sin ventajas ni agandalles; en automático ahorra a los candidatos dinero, pero también evita la coacción del voto; también evita denuncias y pataleos durante la elección; todos los que se han inscrito para participar en la contienda no tienen de otra, más que aceptar y apechugar el resultado.

Sobre la credibilidad de la encuesta final que defina a los ganadores, no está exenta a que la manipulen o la «cucharen». Hasta donde se sabe, el propio Presidente López Obrador ha encargado a Olga Sánchez Cordero de seguimiento puntual a distancia al proceso de Morena, de ahí que algunos afirmen que pueda haber injerencia o manipulación en la encuesta. Si así ocurriera, ésta podría beneficiar a Mario Delgado, a quien la estructura oficial afin al Presidente ha volcado su apoyo. La entrada de Porfirio Muñoz Ledo, también dicen, es un mensaje para darle credibilidad al proceso. El legendario político, le entra para levantarle la mano a quien resulta ganador y así aplacar a los posibles rebeldes que pudieran impugnar la encuesta.

En todas las líneas de mando del partido y en el mismo gobierno, a petición del mismo Presidente es que Morena salga de este proceso interno, fuerte y se consolide como la fuerza partidista preferida en las elecciones del 2021. Las circunstancias y las condiciones están dadas para que así suceda.


Francisco Cuellar Cardonaseptiembre 8, 2020
FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-3.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuellar Cardona

La elección más judicializada de la historia

 

Dicen que lo que mal inicia, mal acaba, y este proceso electoral del 2021 que arrancó este lunes, en medio de pronósticos cargados de denuncias y reyertas entre todos los actores políticos del país, hacen pensar y creer que las cosas no van a terminar nada bien.

Y es que más que los cargos que estarán en disputa (casi cuatro mil: entre diputaciones federales, gubernaturas, diputados locales y alcaldía), se juega la vida del proyecto de nación de Andrés Manuel López Obrador, y la supervivencia electoral del PAN, PRI y de figuras públicas que se niegan al retiro político.

En todos los análisis serios que han hecho hasta ahora sobre la elección del próximo año, nadie se atreve a pronosticar nada: unos dicen que Morena y AMLO ganará todo a partir de las encuestas y preferencias que se han publicado, y otros creen que habrá un derrumbe electoral de la Cuartaté. Lo cierto es que nadie sabe, y tampoco nada se sabe de lo que ocurrirá el próximo julio; lo que sí es cierto es que por la complejidad del proceso, muchos casos habrán de judicializarse, porque el delito electoral, ahora sí se va a castigar y perseguir de oficio; de hecho, esta es el arma no tan secreta que tendrá el gobierno federal para combatir las trampas electorales en los Estados. 

Hasta la semana pasada, el gobierno federal tenía reclutados más de siete mil «observadores electorales», todos ellos empleados o burócratas federales que se han anotado como voluntarios para vigilar el proceso electoral venidero. Estos, según, se sabe estarán documentando a partir de marzo del 2021, denuncias y quejas en todos los Estados del país sobre entrega de despensas, y pagos a estructuras partidistas por parte de los poderes locales. 

La Fiscalía Especializada Federal en Delitos Electorales, será la instancia que recibirá más recursos por parte del gobierno federal. En el presupuesto del 2021, es la dependencia autónoma que tendrá tres veces más del presupuesto que ha manejado en las últimas elecciones.

El ejército de «observadores electorales» surtirían de denuncias a la Fepade.

Es la elección más competida de la historia y también la más vigilada. De ahí que desde ahora se estima que sea el proceso más «judicializado de la historia».

El primer problema que ya está enfrentando la autoridad electoral (INE, TRIFE), es el activismo del Presidente López Obrador, que está dispuesto a seguir recorriendo el país con sus Mañaneras todos los días. El primer round ya lo ganó al lograr que el Tribunal Electoral Federal permitiera que en Coahuila e Hidalgo se transmitan sin interrupción sus conferencias. Ahora va porque estas se mantengan aún en la veda que empezaría en abril del 2021. Esto será un pleito largo y desgastante para todos. Incluso la vacuna contra el Covid-19 que se estaría aplicando a partir de mayo, en plenas campañas, entraría en un debate político-electoral.

Es un proceso electoral complejo y muy enredado, por eso es impredecible adelantar quien va a ganar o quien va a perder. Lo que sí es cierto es que a este país le espera un largo año, agitado y tenso, que no va a terminar nada bien.


Francisco Cuellar Cardonaseptiembre 3, 2020
FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-2.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Los dineros de Pemex en la campaña de Meade

 

Entre la información que entregó Emilio Lozoya a la Fiscalía General de la República sobre los sobornos para aprobar la Reforma Energética, aparecieron muchos datos que no tienen nada que ver con los actos de corrupción relacionados con la empresa brasileña Odebrecht, sino con financiamientos para campañas priístas, entre las que se encuentra la de José Antonio Meade en el 2018, y donde aparece Tamaulipas.

Aunque Lozoya dejó la dirección de Pemex en el 2016, de la empresa paraestatal siguió fluyendo mucho dinero público para patrocinar candidaturas y campañas durante el gobierno de Peña Nieto.

En las investigaciones que lleva la FGR han encontrado revelaciones escandalosas que llevan a creer que Pemex fue la «Caja Grande» de donde salía dinero para dar vida económica al Comité Nacional del PRI que durante el sexenio de Peña Nieto fue dirigido por César Camacho, Manlio Fabio Beltrones y Enrique Ochoa, a quienes, según testimonios del mismo Lozoya habría entregado muchos millones de pesos para el sostenimiento y financiamiento de campañas.

Pero donde están las revelaciones de escándalo, y que ya tienen preocupado al actual líder Alejandro Moreno «Alito», es en la etapa que dirigió el PRI, Enrique Ochoa Reza, en donde el flujo de recursos de Pemex al tricolor fue intensa e inmensa. Y aunque ya se había ido Lozoya, éste dejó abierta la puerta y la ruta para desviar el dinero para el partido.

El grueso del dinero, según está documentado en los testimonios de Lozoya ante la Fiscalía General, salió con destino a la campaña de José Antonio Meade, en donde aseguran que se bajaron millones a los Comités Estatales y coordinaciones. 

Lo delicado y grave, es que mucho del dinero que se envió a los Estados, se perdió en el camino, y ese es el tema que hoy no deja dormir a «Alito» en el Comité Nacional, pues en este andamiaje de corrupción y embarradero que está haciendo Lozoya, cree que pudieran llegar a involucrarlo en su calidad de dirigente actual del priísmo, aunque aseguran que los que sí podrían ser incluídos en las carpetas de investigación de la FGR, son los ex presidentes: César Camacho, Manlio Fabio y Ochoa Reza, este último más, porque fue el que más dinero habría recibido de Pemex.

Los Estados en donde más se envió dinero para la campaña priísta de Meade, señalan, destacan Chihuahua, Durango, San Luis Potosí, Nuevo León, Coahuila, Estado de México y Tamaulipas. 

La información que hoy está aflorando sobre esos recursos, según se cuenta, es que en el Estado de México y Tamaulipas hubo reportes en el Comité Nacional en ese momento que las dirigencias estatales habían denunciado que fueron objeto de «robos» y que por ese motivo no pudieron cumplir con los encargos de promoción y movilización del voto. Aunque otros informes alegan que como la campaña de José Antonio Meade era causa perdida y no levantaba frente a López Obrador, muchos se hicieron patos y se quedaron con el dinero, que luego reportaron robado.

El escándalo va a reventar en las próximas semanas cuando la FGR empiece a girar citatorios de presentación a todos los mencionados por Lozoya. Pero este tema en el Comité Nacional del PRI, por lo pronto, no deja dormir a «Alito».


Francisco Cuellar Cardonaseptiembre 1, 2020
FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-1.jpg

6min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

El poder y la autocrítica

 

Cuando un hombre o una mujer llega al poder a través de un cargo de elección popular (alcalde, gobernador o Presidente de la República), lo primero que pierden es la objetividad. Nada más distinguen lo que ven sus ojos, o lo que alcanzan a escuchar sus oídos; en algunos casos son condescendientes y prestan atención a lo que les dicen sus colaboradores; fuera de ahí, pierden el piso y se vuelven intocables y hasta inalcanzables.

En sus memorias, Don Francisco Martínez De la Vega, político y periodista potosino intachable, cuenta en sus memorias que tras la desaparición de poderes en San Luis Potosí en 1959, siendo diputado federal, fue llamado por el entonces Presidente Adolfo López Mateos para anunciarle que sería gobernador interino de San Luis Potosí, cargo que aceptó de inmediato, «al Presidente no se le puede decir que no», narra. Pero cuando finalizaba su plática con él, Don Francisco le preguntó que aparte de asumir la gubernatura, ¿hay un encargo especial, señor Presidente?. 

«Sí» – le respondió. 

«Cuando se siente en la silla del poder – dijo señalando la silla presidencial -, no le pase lo que a todos nos pasa. Lo primero que se nos sube cuando nos sentamos en ella, es lo pendejo».

Y así sucede. Es la naturaleza del ser humano. Nadie está preparado para ejercer el poder, aún cuando en la mente de quien busca tenerlo haga alianzas, escuche consejos, estudie y se prepare para llegar a un cargo de importancia en la función pública.

Está comprobado que hombres y mujeres cuando tienen el poder mediante una asignación o porque el voto popular se los dio, se marean, pierden el piso, se vuelven ciegos, se transforman y hasta enloquecen; el poder los trastorna.

La frase conocida de ¿qué hora es?, y la respuesta del ayudante y colaborador: «la que usted diga señor Presidente», está sustentada en una realidad que existe.

El tema viene al caso, luego de revisar línea por línea el discurso del Presiente Andrés Manuel López Obrador, en el marco de su segundo informe de gobierno, en donde todo está perfecto. 

El país desde el 1 de diciembre del 2018 es otro. Se acabó la corrupción y por arte de magia los corruptos desaparecieron de la escena pública. Ya no manda la delincuencia organizada como antes; tampoco hay desapariciones, ni torturas, ni se violan los derechos humanos; el país está en santa paz. La pandemia del coronavirus está controlada y México manejó mejor que Gran Bretaña, Italia, Alemania y España esta crisis sanitaria. La economía está estable y pese a los contratiempos, la recuperación está en marcha, hay menos pobres en el país, y 10 de cada 7 familias ya reciben los beneficios económicos del gobierno. 

Ni una línea y ningún espacio para la autocrítica; vivimos en un país maravilloso. La Cuarta Transformación, es una auténtica realidad. Esto es un ejemplo de que el poder ciega. 

Claro está, no es privativo de la Cuartaté. Esta misma película ya la hemos visto muchas veces. Así como ahora, otros presidentes y otros gobernantes en los Estados y en los municipios, en la cúspide de su poder han presumido ser los mejores; se han bañado de confeti y han sido aplaudidos: el poder los ha trastornado y se han negado a ver el mundo real; no han querido ver más allá de sus narices.

La autocrítica, la autoevaluación, el escuchar a otras voces y otras opiniones, oxigena y sana a un buen gobierno y hace ver bien a un gobernante, pero desafortunadamente el poder hace rehén a los pendejos como lo decía bien el Presidente López Mateos.

 


Francisco Cuellar Cardonaseptiembre 1, 2020
FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA.jpg

6min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

El más querido…pero no el mejor

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador, es por mucho, y así lo dicen los números de las encuestas, el más popular y el más querido por la gente, comparado con los últimos diez mandatarios que han gobernado el país durante los últimos 60 años. Esto no quiere decir que sea el mejor, porque en las mismas encuestas que lo aplauden, reprueban su gestión en seguridad pública, en economía, en el combate a la pobreza y en la forma como ha enfrentado la pandemia del Coronavirus.

Son dos cosas diferentes: que lo quieren y que sea el mejor. 

Hace dos años, López Obrador ganó la Presidencia con 30 millones de votos, y su popularidad andaba en el 76 por ciento, algo no visto en el escenario del país en las últimas décadas. 

Hoy, dos años después de aquella elección histórica, las encuestas hablan del 56 y 58 por ciento a su favor, que se ajusta a la lógica del desgaste en el poder. 

Quienes votaron por él entusiasmados por la esperanza del cambio verdadero, hoy están desencantados y no lo volverían a hacer, si fueran ahora las elecciones. 

AMLO tiene un voto cautivo de 15 millones de votos, desde hace 14 años en el país. En el 2006 cuando perdió por un margen mínimo ante Felipe Calderón, López Obrador alcanzó 14 millones 756 mil 350 votos; en 2012, cuando fue derrotado por Enrique Peña Nieto, el tabasqueño obtuvo 15 millones 846 mil 827 votos, y en el 2018, ganó la Presidencia con 30 millones113 mil 483 votos.

Hoy existe un desgaste natural hacia su gobierno y hacia su persona. La regla dice que al final te quedas con los que realmente te quieren y así le está pasando al Presidente. En el 2018, hubo muchos priístas y panistas que lo apoyaron, pero ahora ya no tiene ese respaldo.

Mienten y pecan de ingenuos los morenistas y los lopezobradoristas si creen que el Presidente conserva los mismos votos que lo hicieron ganar; si lo creen, se engañan solos; el desencanto en política es un factor que cuesta y se cobra en votos.

A AMLO, la gente lo quiere por su discurso y por la forma tan peculiar para ejercer el poder.

El Presidente no es igual a sus antecesores, porque derribó mitos que le molestaban a la gente, como las pensiones que le quitó a los expresidentes, la puesta en venta del avión presidencial, los viajes en aviones comerciales, los guaruras y la desaparición del Estado Mayor Presidencial, la eliminación de los megasalarios que tenían los funcionarios, incluyendo el del Presidente, la apertura de las mansión de Los Pinos a la gente, su confrontación diaria con los «conservadores» y la prensa, sus discrepancias con los gobernadores, su ironía y su pitorreo de la mafia del poder.

Estas acciones y esta narrativa del Presidente la vende bien y le saca mucha raja política que se reflejan en las encuestas; es lo que en política le llaman forma.

Pero la realidad del país es otra. Las encuestas, los análisis serios, los diagnósticos que vienen del exterior, contrastan con la retórica de la Cuartaté. No hay empleo, la economía está mal, la crisis de salud sigue sin solución. Ahí es donde no se puede coincidir que AMLO sea el mejor.

Por todo, este segundo informe, se puede ver bajo tres ópticas: Los que se ciegan, incluyendo los oficiosos dentro del gobierno, que aseguran que hoy estamos mejor que antes; los que todo lo ven mal y descalifican todo, y los que están preocupados tronándose los dedos, pidiendo que el golpe no sea tan brutal como parece ser. 

Como están las cosas, cualquiera desearía tener un Presidente que gobierne bien, a uno que sea popular y querido por todos.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-18.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

El guiño de AMLO a Maki

 

Para nadie es desconocida la aspiración de Maki Ortiz, alcaldesa de Reynosa, a ser candidata a la gubernatura en el 2022. Y aunque su deseo es hacerlo por el PAN, partido al que ha militado toda su vida, sabe que la tiene muy complicada porque hay un sector amplio del panismo en el poder que se oponen a que consiga ese objetivo.

En diferentes tribunas del Estado y nacionales, Maki ha hecho saber como ha sido maltratada y perseguida por sus mismos compañeros de Acción Nacional, aún así, no se resigna a obtener la candidatura azul; sin embargo, no se cierra a otras opciones y tampoco es un secreto que simpatiza con otros partidos como Morena, con quien se asegura ha tenido algunos encuentros, igual al nuevo partido México Libre que dirige su amiga Margarita Zavala, y de quien también se dice, podrían hacerla su candidata a la gubernatura. Otra opción, es una candidatura ciudadana, partiendo de la base que «Maki» es una marca electoral que tiene cierta ventaja frente a los demás proyectos que desean ser y que apenas están buscando reconocimiento estatal. Maki, dicen, ya cumple ese requisito, por eso las ofertas que le están haciendo desde el exterior del PAN.

Pero lo que ocurrió el pasado viernes en Reynosa, en el marco de la gira del Presidente López Obrador, llamó la atención de todos y despertó suspicacias sobre la figura de la alcaldesa de Reynosa, ya que no es común que el inquilino de Palacio Nacional hable bien de alguien, más cuando milita en un partido que le provoca urticaria como el PAN.

Al margen de que el trabajo que esté haciendo Maki frente a la alcaldía sea bueno, malo o regular, los elogios de AMLO a su persona y a su gestión no son casualidades, más cuando se está en la víspera de un proceso electoral tan importante en Tamaulipas y el país.

«Quiero agradecer de manera especial todo el apoyo de la presidenta municipal de Reynosa, Maki Esther Ortiz Domínguez, una extraordinaria servidora pública, muy buena presidenta municipal. Es un reconocimiento que le hacemos desde el gobierno federal por su apoyo y cooperación para poder hacer estas obras», le dijo Andrés Manuel despertando comentarios inesperados, pues no es común en estos tiempos de confrontaciones y discrepancias políticas que el Presidente reconozca el trabajo de alguien como lo hizo con Maki. Los dichos del mandatario fueron consignados en los editoriales de la prensa nacional, tanto que colocan a la alcaldesa en el centro de las miradas de Morena, generando obviamente algunas envidias.

Los elogios de AMLO hacia Maki, se inscriben, quiérase o no, en el contexto político que vivimos.

En Nuevo León declaró que no meterá las manos en la designación del candidato o candidata de Morena a la gubernatura, en donde por cierto hay dos mujeres que se disputan la nominación: Clara Luz Flores, alcaldesa del municipio de Escobedo, y Tatiana Clouthier, diputada federal; hacia ninguna hubo comentarios de su parte, en cambio en Reynosa no se midió y rompió los protocolos con Maki.

En cualquier análisis político que se haga sobre la visita de AMLO a Tamaulipas, políticamente hablando, el Presidente puso a Maki en la agenda del 2021 y 2022. Les guste o no a morenistas o panistas.

 


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-17.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuellar Cardona

«Y fueron políticamante correctos»

 

Este viernes, en Reynosa, el presidente López Obrador cierra una gira por el noreste del país que despertó y generó muchas expectativas. La razón: los gobernadores de estos estados, Miguel Riquelme de Coahuila; Jaime Rodríguez Calderón de Nuevo León y Francisco García Cabeza de Vaca de Tamaulipas encabezaron una rebelión contra la Federación que hacía muchos años, desde la época de la Revolución no se veía.

El reparto inequitativo de los dineros que se recaudan en los Estados, el manejo de los recursos del sistema de salud, ahora concentrados en el Insabi, las estrategias equivocadas para enfrentar la pandemia del coronavirus, y hasta aspectos partidistas e ideológicos, fueron entre otros temas los motivos que los gobernadores del noreste argumentaron para mostrar sus desacuerdos con el gobierno de López Obrador, ante quien llegaron a decir que se saldrían del Pacto Federal.

El último encontronazo ocurrió la semana pasada en San Luis Potosí en donde el gobernador de Tamaulipas, Cabeza de Vaca fue protagonista y acusó al gobierno federal de manejar un doble discurso para con los Estados.

Entre los integrantes del gabinete y el mismo Presidente, sabían que pisarían un territorio hostíl y venían preparados para todo; la misma secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien ha tenido la interlocución con los gobernadores, fue invitada a la gira para desactivar cualquier imprevisto.

Pero no pasó nada. Al menos hasta ayer en el acto de Matamoros donde se inauguró un mercado público y se entregaron viviendas para familias pobres. El único incidente que activó las alarmas fue cuando el Presidente se molestó y se dijo «apenado» por que el alcalde matamorense y los líderes de Morena llevaron muchos «acarreados» y no guardaron la sana distancia, lo que obligó al mandatario a pedirles que se regresaran a casa y cuidaran su salud, «no debió haberse realizado este evento», se los dijo en su cara.

Pero fuera de eso, en la Gira por el Noreste, privó la armonía, la cordialidad, y de las declaraciones estridentes y acusaciones entre las dos partes, ni sus luces. Privó en todo la conformidad.

Miguel Riquelme de Coahuila, así lo recibió:

“Desde Coahuila se ha apoyado la transformación constitucional que usted ha impulsado desde el gobierno federal, no hemos regateado ningún apoyo institucional, lo hacemos porque los mexicanos le dieron la investidura presidencial y con esta misma institucionalidad esperamos que las decisiones que ha tomado y tome en el futuro beneficien también a Coahuila”.

En Nuevo León, El Bronco, luego de presumir sus logros también se tiró al piso:

«La Alianza Federalista no está para confrontar sino para unirnos y compartir experiencias que nos puedan ayudar a salir adelante. Nuevo León siempre está listo para colaborar con el Presidente y su gobierno, equitativamente: mitad y mitad. Por nuestra parte hemos cumplido. Agradecemos su colaboración y visita».

Y en Matamoros, al gobernador Cabeza de Vaca durante su mensaje de bienvenida, se le veía efusivo y en todo momento respetuoso ante el Presidente:

“Coincidimos plenamente que restablecer el tejido social es uno de los grandes retos que tenemos el gobierno de la República, los estados y los municipios; llegar a la raíz del problema y estas obras fortalecen el tejido con este mercado regional, espacios deportivos y calles”, dijo tras reconocer la obra del gobierno federal en el evento de Matamoros.

En política, lo cortés no quita lo valiente, y se debe ser siempre «políticamente correcto», aun cuando existan discrepancias y diferencias, y aquí imperó la urbanidad y los buenos modales, a pesar de que antes se hayan dicho de todo.

La pregunta es…¿después de esta armonía que se vio vendrá la calma?. La respuesta seguramente es No, porque vienen tiempos electorales y los pronósticos no son nada halagadores. Así son los estilos de gobernar en los tiempos de la Cuartaté; los discursos contestatarios y los encontronazos, son parte de la nueva normalidad democrática.

 

 

 

 

 



SOBRE NOSOTROS

Las Mejores Noticias al momento, síguenos en nuestras redes sociales


CONTÁCTANOS




ÚLTIMAS PUBLICACIONES