Nuevo León

La Talacha Norestediciembre 9, 2019
IMG-20191209-WA0019.jpg?fit=780%2C451&ssl=1

2min90
HUINALÁ | Para brindar una mejor seguridad y pronta atención a los llamados de auxilio en el poblado de Huinalá, el Municipio de Apodaca inauguró una Subestación de Policía.
Al realizar el corte de listón, el Alcalde César Garza Villarreal, destacó que la seguridad es una de las prioridades de su Gobierno, por lo que la nueva delegación brindará servicio las 24 horas del día para dar una pronta respuesta.
“El tema de la seguridad es complejo, vamos a empezar por abrir esta delegación que nos va a dar seguridad pública 24 horas al día, que no solo tengamos esto, sino que tengamos una unidad permanentemente aquí.
“La prioridad dentro del Gobierno es la seguridad, uno de los compromisos fue poner una subestación de seguridad que permita tener las 24 horas del día quien los auxilie, quien los apoye”, dijo.
Acompañado del Secretario de Seguridad Pública, Víctor Manuel  Navarro Ortiz, el Alcalde mencionó que con la Guardia de Proximidad los habitantes de Huinalá; una de las cinco cabeceras municipales de Apodaca, tendrán vigilancia permanente.
“Huinalá es un lugar fundacional de Apodaca, es una de las cabeceras de fundación de nuestra ciudad, merece ser tratado como tal porque aquí es la fundación de Apodaca”, dijo.

En la Subestación también se instalará una delegación del CODE para que la gente que necesite poner una denuncia ante el Ministerio Público, no tenga que trasladarse hasta el centro de la Ciudad.


La Talacha Norestediciembre 9, 2019
IMG-20191209-WA0014.jpg?fit=1144%2C622&ssl=1

2min200

MONTERREY | Los diputados locales expresaron su preocupación tras la muerte de la modelo por una liposucción fallida, ya que con esta van 5 mujeres fallecidas en el último año y medio.

Ramiro González, Coordinador de la bancada de Morena, afirmó que se debe de ver la situación en la cual sucedieron los hechos, algo que está en manos de la Fiscalía General, ya que se dice que no contaba con todo el equipo de seguridad.
El diputado Carlos de la Fuente, coordinador del Grupo Legislativo del Partido Acción Nacional, se manifestó a favor de una posible clausura del establecimiento, que aún a pesar de tener un renombre, se debe clausurar.
Por su lado, Luis Donaldo Colosio expresó que se debe investigar a profundidad y sancionar a quien resulte responsable de la muerte de la modelo coahuilense.

A su vez, todos coincidieron en que quien debería también estar al pendiente de estas clínicas, es la Secretaría de Salud, la cual, afirman, debe inspeccionar estos establecimientos médicos para que cumplan con todos los requisitos.


La Talacha Norestediciembre 8, 2019
thumbnail_MUJER20MUERE20EN20EL20OBISPADO.jpg?fit=843%2C503&ssl=1

1min200

MONTERREY | La Fiscalía de Justicia de Nuevo León informó de la muerte de una mujer que perdió la vida tras someterse a una cirugía estética en una clínica del sector Obispado.

Se explicó que las autoridades ya investigan el caso y se abocaron a checar la Clínica de Especialidades Médicas Obispado, ubicada en la calle José Benítez, en donde ocurrieron los hechos.

La mujer fallecida, según se informó, se llamaba Elena Sada Sandoval, era originaria de la ciudad de Torreón y tenía 32 años de edad.

Los detalles de los hechos revelan que Elena Sada fue sometida a una liposucción y rinoplastia pero el sábado por la noche cuando un amigo fue a recogerla fue informado de su muerte por médicos de la clínica.

La Fiscalía señaló que Elena Sada murió de un paro cardio respiratorio poco después de la cirugía.

El cuerpo la víctima fue llevado al hospital Universitario para practicarle la autopsia y saber con exactitud las causas de su muerte.


La Talacha Norestediciembre 7, 2019
IMG_4.jpeg.jpg?fit=667%2C356&ssl=1

4min90

En Sesión Solemne, el Cabildo de Guadalupe, encabezado por la Alcaldesa, Cristina Díaz, reconoció el trabajo que durante 40 años ha realizado la Asociación de Colonos Contry La Silla.

Con la asistencia de integrantes de la Asociación, presidida por Sergio Agustín Reyes, Díaz Salazar entregó un reconocimiento institucional y social a la agrupación de colonos, que es una de las más antiguas de Nuevo León.

Como parte de la política pública de reconocer a los guadalupenses, instituciones, y organizaciones de la sociedad civil, caracterizadas por su vocación y responsabilidad social, se agradeció la labor incansable de los vecinos de Contry La Silla.

“Esta organización de colonos, ha sido ejemplo para toda el área metropolitana, son pioneros de la actividad proactiva, donde los ciudadanos se comunican y trabajan unidos por una agenda en común, que permite servir a todas las familias”, expresó Díaz Salazar.

 El trabajo y conciliación de los intereses de los vecinos del sector, que suman 3 mil 500 familias y alrededor de 9 mil personas, ha sido constante, tras la creación de la Asociación en noviembre de 1979.

 La Alcaldesa, refrendó el compromiso de la administración municipal de trabajar sin distingos, para brindar servicios que permitan a las familias vivir dignamente y reconoció a todas las asociaciones de colonos en Guadalupe.

“La autoridad municipal mantendrá la cercanía con los ciudadanos, para conocer sus inquietudes y propuestas, ya que la participación y fortalecimiento de la ciudadanía, se traduce en un proceso de empoderamiento de la comunidad”, apunto la Presidenta Municipal.

Por su parte, el Presidente de la Asociación de Colonos, Sergio Reyes, agradeció el trabajo coordinado con el Municipio, logrando con ello, hacer comunidad.

“Seguiremos como un contrapeso, para combatir al lado de la autoridad, los problemas y necesidades sociales”, manifestó Reyes Alcalá.

 En la Sesión Solemne se hizo mención del trabajo que durante estos 40 años, han concretado los vecinos de Contry La Silla, como: la coordinación para la pavimentación de calles, establecer una red de servicios de basura, empatar voluntades para la construcción del Puente Solidaridad y el desahogo y recolección pluvial, derivadas de los Huracanes Gilberto y Alex, entre muchos otros.

 Se contó con la presencia del Vicepresidente de la Asociación, Eugenio Flores; Tesorero, Roberto Serna; Secretario, Antonio Sáenz, así como consejeras y consejeros.


La Talacha Norestediciembre 7, 2019
76710870_10157705665899184_7300667271817461760_o.jpg?fit=900%2C517&ssl=1

1min270
MONTERREY | El programa de Reforestación que lleva a cabo el gobierno de Monterrey llegó a 20 mil árboles sembrados tan solo este año, informó la secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología municipal.
La dependencia trabaja de forma coordinada con la secretaría de Servicios Públicos, instituciones privadas y asociaciones civiles para  convertir camellones y plazas en “pulmones” para la ciudad.
En una de las últimas acciones de forestación, la SEDUE, Servicios Públicos, y la Universidad LCI  (Liderazgo Canadiense Internacional S.C) trabajaron en coordinación para sembrar 60 árboles  nativos en el camellón central de la avenida Anillo Periférico en la Colonia Colinas de San Jerónimo.

El grupo plantó especies como huizaches, mezquites, sicomoros, hierba del potro y palo blanco, todas endémicas de la región a fin de que tengan mayores posibilidades de sobrevivir al clima local.


La Talacha Norestediciembre 5, 2019
pista_hielo02.jpg?fit=600%2C402&ssl=1

2min310

Del 6 de diciembre al 6 de enero del 2020, la ciudadanía podrá disfrutar gratis de la pista de hielo y espectáculos navideños.

La magia de la Navidad llegó al Palacio de Gobierno.

Para fomentar el deporte, la convivencia y el sano esparcimiento entre las familias, el Gobierno de Nuevo León, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, instaló una pista de hielo en la Explanada de los Héroes.

Con un espectáculo de patinadores profesionales se inauguró la atracción que permanecerá hasta el próximo 6 de enero en un horario de las 12:00 a las 20:00 horas.

Al inaugurar la pista, César Valdés Martínez, Subsecretario de Desarrollo Integral Comunitario de la Secretaría de Desarrollo Social, exhortó a los nuevoleoneses a vivir el verdadero sentido de la navidad.

«Festejando estos tiempos de pensar, de esperanza, de perdón, de alegría, donde ustedes y sus familias pueden disfrutar de esta pista de hielo… son momentos de esta temporada navideñas que nos indican valorar lo que tenemos», expresó el funcionario estatal.

«Es momento de unión, es momento de fortalecer, es momento de estar con la familia y con la familia disfrutar de estos beneficios que ofrece el gobierno y sobre todo que tengan fe en nosotros, que tengan fe en ustedes y que disfruten de estas instalaciones».

A la pista, que mide 30 metros de largo por 20 de ancho, podrán ingresar personas mayores de 6 años y su acceso es totalmente gratuito. Sólo los días 24 y 31 de diciembre, el horario será de las 12:00 a las 17:00 horas.

En la pista habrá apoyo de instructores, personal médico y ambulancia que estará al pendiente de quien pudiera requerir estos servicios.


La Talacha Norestediciembre 5, 2019
thumbnail_IMG-20191205-WA0013.jpg?fit=678%2C365&ssl=1

4min280
MONTERREY | La Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, a través de la Dirección de Prevención Social del Delito, clausuró este jueves el Programa “Yo quiero una Escuela Segura”, en nueve planteles educativos de la ciudad.
El evento se realizó en las instalaciones de Parque España, a donde acudieron alumnos, maestros y directivos de los centros escolares beneficiados con el programa.
Con estas acciones se benefició a mil 462 alumnos, quienes participaron en distintas actividades.
El personal de la Dirección de Prevención Social del Delito expuso temas como: Cultura de Paz, Acoso Escolar, Equidad de Género, Adicciones, Delitos Cibernéticos, Pláticas interactivas de Mediación, Formación de Comité de Seguridad Escolar, Honores a la Bandera y Cultura vial.
Los planteles educativos beneficiados en esta ocasión fueron: “Soledad Zamora” y “Jaime Nunó”; de la Colonia Jardines de Roma; “Arturo B. de la Garza”, y “5 de Octubre”, de la Colonia Valle del Mirador; “Rebeca Cantú Ayala” y  “José Alvarado Santos”, de la  Colonia Valle del Mirador; “Juan I. Ramón”, de la Colonia Mariano Escobedo; “Isaac Garza”, de la  Colonia Vidriera  y la “Adolfo Villarreal”, de la Colonia Bella Vista.
Además, elementos de la Guardia Nacional participaron en esta clausura del evento e impartieron el tema de Honores a la Bandera.Concluye Programa “Yo quiero una escuela Segura” en Monterrey
La Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, a través de la Dirección de Prevención Social del Delito, clausuró este jueves el Programa “Yo quiero una Escuela Segura”, en nueve planteles educativos de la ciudad.
El evento se realizó en las instalaciones de Parque España, a donde acudieron alumnos, maestros y directivos de los centros escolares beneficiados con el programa.
Con estas acciones se benefició a mil 462 alumnos, quienes participaron en distintas actividades.
El personal de la Dirección de Prevención Social del Delito expuso temas como: Cultura de Paz, Acoso Escolar, Equidad de Género, Adicciones, Delitos Cibernéticos, Pláticas interactivas de Mediación, Formación de Comité de Seguridad Escolar, Honores a la Bandera y Cultura vial.
Los planteles educativos beneficiados en esta ocasión fueron: “Soledad Zamora” y “Jaime Nunó”; de la Colonia Jardines de Roma; “Arturo B. de la Garza”, y “5 de Octubre”, de la Colonia Valle del Mirador; “Rebeca Cantú Ayala” y  “José Alvarado Santos”, de la  Colonia Valle del Mirador; “Juan I. Ramón”, de la Colonia Mariano Escobedo; “Isaac Garza”, de la  Colonia Vidriera  y la “Adolfo Villarreal”, de la Colonia Bella Vista.

Además, elementos de la Guardia Nacional participaron en esta clausura del evento e impartieron el tema de Honores a la Bandera.


AMBROCIO.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

21min70

VICTORIA Y ANEXAS

Ambrocio López Gutiérrez

Quién contará mis historias?

Hace algunos meses el esposo de mi madre, enfermo de cáncer, fue operado del estómago y, cuando platiqué con él por última vez después de visitarlo en un hospital del Valle de Texas, luego de despedirse de mí me preguntó: (cuando muera), ¿quién contará mis historias? Le respondí que sus hijos, hijas, yernos, nueras, nietos y bisnietos le recordarían siempre y me incluí en ese deber prometiéndole que yo narraría sus sabrosas anécdotas.

Gabriel Farías Bravo, mi padrastro (que me quiso como un hijo de verdad) falleció la tarde noche del martes tres de diciembre en Edinburg rodeado del amor de su numerosa tribu corregida y aumentada. Para cumplir con mi promesa reproduzco a continuación un relato que él me inspiró. Gabriel, con otro nombre, cuenta la siguiente historia que es la suya (corregida y aumentada):

I

“Cuando nos recogieron en Mazamitla, jamás pensamos que estábamos dando paso hacia un mundo donde conoceríamos lo peor de nuestras vidas. Rumbo a Guadalajara sólo nos animaba la promesa de que en los Estados Unidos ganaríamos muchos dólares, seríamos inmensamente ricos y regresaríamos pronto a nuestros pueblos a vivir como potentados.

En la ciudad donde tomaríamos el tren por la madrugada, nos hospedaron en un mesón cerca del desde entonces famoso barrio de San Juan de Dios y, como éramos muchachos, no nos aguantamos las ganas de ir al mercado a comer birria y tomarnos unas chabelas (cervezas) de las que tanto nos hablaban los familiares que viajaban con frecuencia a la capital del estado de Jalisco.

En aquellos años Guadalajara era bien distinta, había pocos hoteles y abundaban los mesones donde por unos cuantos centavos lo alimentaban a uno y a su caballo, si traía, además a cada quien le entregaban un petate enrollado para extenderlo donde hubiera lugar; uno cargaba su cobija.

No sé si sería la birria o las chabelas, a lo mejor era el cansancio por el viaje en carretera desde Mazamitla, lo cierto es que cuando nos repartieron nuestros petates dormimos como si estuviéramos en hotel de lujo. Éramos muchachos y ni caso les hicimos a las pulgas y a las chinches que nos dejaron tamañas ronchotas.

La mayoría de los que nos montamos en carros de ferrocarril, íbamos de los pueblos de la sierra de Jalisco, aunque también había unos aindiados de Colima que nos miraban por debajo de las alas de los sombreros, con desconfianza, tal vez porque nosotros éramos güeros y altos de estatura, además, cantábamos con cualquier pretexto actuando como si fuéramos de excursión.

De Mazamitla solo éramos Bruno, el hijo de un compadre de mis papás, mi primo Régulo y yo. Los tres éramos unos inconscientes pues nuestras familias tenían tierras y no teníamos urgencia de irnos de braceros, pero la aventura siempre llama y nosotros fuimos de los primeros en apuntarnos para lo del contrato.

Durante los días y noches que hicimos de Guadalajara hasta California tuvimos muchas oportunidades de arrepentirnos ya que hablábamos durante horas y algunos que eran casados hasta lloraban antes de dormirse porque ya extrañaban a sus hijos o a sus mujeres, pero la ambición también crecía conforme nos acercábamos a donde barreríamos, según nosotros, todos los dólares que necesitábamos para ser ricos en nuestros pueblos. Bruno decía que no se preocupaba porque sus padres no lo necesitaban y que, en caso de fracasar en el trabajo que le tocara, regresaría en el primer tren para cuidar a sus vacas lecheras, vender quesos de Cotija y hacerse viejo disfrutando las fiestas.

II

Régulo también tenía resuelto el problema de sus padres a los que nada les faltaba y toda su ilusión era juntar mucho dinero para hacerse artista, componer sus propias canciones y, vestido de mariachi, cantar en las serenatas de Mazamitla y con suerte, hasta en las fiestas de Guadalajara. -Imagínate Javier, yo, Régulo, hijo de campesinos de la sierra de Jalisco, presentándome en teatros de Los Ángeles o en Nueva York, ya vez que Tito Guízar que es nuestro paisano ya es bien famoso en los Estados Unidos y en toda América.

Nomás piensa, orita vamos en este mugroso tren, pero ya con tantos dólares que vamos a juntar, tendremos nuestros propios coches y si tenemos suerte hasta un aeroplano, ya ves que la gente rica dice que anda por el aire. Pero lo que más gusto me daría es llegar a Guadalajara y que el periódico saque mi foto diciendo: nuestro paisano Régulo regresa luego de triunfar en los Estados Unidos; claro, eso no sería nada para lo que me esperaría en Mazamitla donde todos me conocen; las muchachas me aventarían flores cuando llegara al pueblo y me rogarían que les cantara un pedacito de alguna de mis canciones.

Cada vez que Régulo tiene sus arranques de imaginación y de entusiasmo, hay que gritarle casi para volverlo a la realidad y así lo hice. -Mira Régulo, muy apenas sabemos español, vamos a una tierra donde hablan inglés, no sabemos cuánto vamos a ganar, nunca hemos sido ricos, somos campesinos, no artistas, no conocemos a Tito Guízar y quién sabe si algún día podamos volver al pueblito donde nacimos. Mi amigo de la infancia no se amilanaba; su carácter despreocupado le ayudaba a sobrellevar las penurias y las incomodidades que sufren todos los que emigran en busca de un mejor destino.

Fue en el valle de San Fernando donde conocí a quien marcaría mi vida; era una trigueña de ojos zarcos, nariz respingada, pelo lacio, no tan chaparra y con una sonrisa que al mirarla hacían que California y todo Estados Unidos se me hiciera chiquito. Se juntaba todas las tardes con una muchacha que le hacía ojitos a Bruno y como este quería quedar bien, me animaba a que me le acercara: -Ándale Javier, vamos a hacer el cuatro, son buenas muchachas, mexicanas como nosotros y necesitadas de cariño; andan en el corte de manzana, pero bien vigiladas por sus padres y sus hermanos.

No me hice del rogar porque la soledad es más grande cuando uno anda lejos de su tierra y una tarde me le acerqué con intenciones de conseguir pareja y me estimuló saber que pertenecía a una familia muy pobre. -No soy pretenciosa, soy de Montescobedo, Zacatecas; allá tenemos una casa de adobe a donde regresamos luego de venir a pizcar a California –me dijo. Unas cuantas salidas a platicar, la necesidad de compañía y la edad me hicieron proponerle que nos casáramos; así lo hicimos sin saber entonces que llegaríamos a hacernos mucho daño.

No regresamos a México, nos fuimos siguiendo los trabajos por California hasta que un paisano nos platicó que en Chicago había mucho empleo para gente que quisiera hacerlo a destajo. Cuando llegamos a Illinois, la cara de Socorro reflejaba la felicidad de los primeros meses de matrimonio y la ilusión del primer embarazo; no le importó que nos instaláramos en un cuartito muy incómodo ni que compartiéramos los alimentos con Bruno y Régulo.

Fue en Chicago donde Régulo se hizo peluquero, oficio que inició trasquilando viejitos jubilados que lo toleraban porque casi no cobraba, como estaba aprendiendo; fue una época muy violenta en Chicago, pero no tan exagerada como lo cuentan en las películas donde le echan toda la culpa a los dizques mafiosos italianos. En ese tiempo, dos hombres bien vestidos, muy trajeados, de zapatos boleados se hicieron amigos de Régulo quien ya había aprendido a cortar el pelo.

-Yo no sé qué hagan estos hombres pero en la peluquería he visto cómo el dueño de los billares, el de la tienda de abarrotes, el de la casa de huéspedes y hasta las muchachas bien pintadas que fuman durante horas en la acera de enfrente esperando quien las invite a pasear, van y les entregan dólares bien enroladitos que ellos guardan en la bolsa del saco mientras miran para todos lados –me platicaba el distraído de Régulo, quien, como siempre, se entusiasmaba cuando gente tan exitosa buscaba su amistad.

Una vez en tono medio misterioso me dijo: -Andan diciendo que los italianos que van a mi peluquería son cobradores de la mafia, pero yo no creo en esas cosas, ellos se ven buena gente, se ríen de todo lo que les platico y me han prometido ayudarme cuando me decida a comenzar mi carrera de artista-. Cuando nació mi primer hijo nos cambiamos a una casita de ladrillos en el barrio mexicano que apenas comenzaba a crecer y la criatura me trajo buena suerte porque conseguí un nuevo trabajo con un viejito polaco que tenía una imprenta.

Hacíamos anuncios y volantes que se repartían por las calles como publicidad de películas, de restaurantes, del box y también imprimíamos tarjetas de navidad. Aunque habíamos entrado legalmente a los Estados Unidos, desde que se nos acabó el contrato en California debíamos haber regresado a México, así que en Chicago andábamos ya en calidad de mojados y los demás trabajadores de la imprenta del polaco también eran ilegales, pero de distintas nacionalidades.

III

Teníamos un compañero japonés que no hablaba casi inglés y menos español pero que le gustaba juntarse con los mexicanos, quienes una tarde lo invitamos a cenar menudo en una fondita; luego de disfrutar el platillo típico, Bruno se acomodó como si fuera a dar una conferencia y dirigiéndose a Sato, explicó. -El menudo es de las cosas más sabrosas que se comen en México; claro que es en Jalisco donde se hace el mejor porque allá le dejamos casi toda la caca de la vaca.

Los que entendíamos la explicación soltamos la carcajada, pero el pobre japonesito nomás nos echaba sus ojitos de rendija con extrañeza y nos preguntaba en medio inglés de qué se trataba, pero a todos nos ganaba la risa y nos hacíamos como que no entendíamos nada. Creo que Sato investigó como hacían el menudo porque dejó de hablarnos y cuando se dirigía a alguien decía que los mexicanos éramos gente mal educada porque nos comíamos la panza de las vacas con todo y caca.

Nosotros solo reíamos y tratábamos de explicarle las cosas positivas del platillo. Con el tiempo Sato y los mexicanos de la imprenta del polaco aprendimos inglés y nos hicimos grandes amigos al grado que tuvimos que ir a su casa y le enseñamos las técnicas para cocinar el menudo, exótico platillo mexicano con el que presumía cuando se juntaba con otros orientales de Chicago.

Aburridos de estar encerrados la mayor parte del día en la imprenta y temerosos de buscar otro empleo por nuestra condición de ilegales, decidimos probar suerte en la Florida donde comenzaba el auge de los cítricos. Solo nos acompañó Bruno que ya se había casado con la paisana de Socorro porque Régulo decidió quedarse en Chicago donde la peluquería era buen negocio, además, acababa de llegar de México una familia en la que destacaba la hija mayor, una frondosa morena que le hacía ojitos al jalisquillo hablantín que a todo mundo le decía que algún día sería tan famosos como Tito Guízar.

En la Florida era fácil pasar desapercibidos; había muchos latinos, además, como se necesitaba mano de obra en las plantaciones, las autoridades se hacían de la vista gorda y no molestaban a nadie. En los pueblos naranjeros nacieron otros dos hijos con los que llegó la necesidad de establecernos en lugar fijo donde se les pudiera dar escuela; no era bueno para ellos andar como “húngaros” de una huerta a otra donde jugaban y sufrían mientras sus padres cortaban naranjas. Sin casi darme cuenta habían pasado más de 10 años desde que nos embarcaron en el tren de Guadalajara y los dólares que ganaríamos no aparecían por ningún lado.

Fuera de los tiempos de Chicago donde pudimos darnos algunos lujitos, la mayor parte del tiempo nuestra dieta consistía en tortillas de harina sancochadas, frijoles bayos, salsa de tomate y refrescos embotellados. Los fines de semana comíamos hamburguesas o hacíamos menudo, pozole y a veces hasta barbacoa que pasábamos con buenas cantidades de cerveza. En eso nos gastábamos todo lo que ganábamos luego de jornadas extenuantes.

Un día oímos a unos paisanos decir que en Texas había muchas facilidades para establecerse, que había oportunidad para arreglar papeles y no había tantos problemas para hacerse de un terrenito. Mientras soñábamos con Texas como la tierra prometida, Régulo seguía en Chicago y por carta nos contó que se había casado con Carmen la frondosa y se deshacía en halagos para su mujer.

-Fue el destino Javier, desde que vi a esta mujer me dije esta te toca pues y que le hago la lucha luego luego; sus papás como que me la querían negar porque les contaron el chisme de que fui muy amigo de aquellos italianos, pero tú me conoces, a labia nadie me gana y que la convenzo. Me quiere tanto que está de acuerdo en que pronto haga un disco con mis canciones porque ya le platiqué que sólo estoy juntando dinero para contratar un buen mariachi. Las buenas noticias de Régulo ponían tiste a Bruno, no porque fuera envidioso, no, él era un buen hombre, pero le entraba la nostalgia y una desesperación.

-Ya tenemos mucho tiempo en Estados Unidos y hemos conocido puras miserias. Estamos peor que en Mazamitla porque allá tenemos nuestras casas, humildes pero nuestras y acá solo los techos que nos prestan para dormir mientras duren las benditas pizcas; nosotros no tenemos hijos, pero mira los tuyos y la pobre Socorro como sufre cargándolos, alimentándolos y todavía tener que trabajar casi como si fuera hombre.

Creo que nosotros, terminando las cosechas en la Florida nos regresamos a México, ya le dije a ésta que, si no me sigue a Jalisco, soy capaz de quedarme en Montescobedo; jodido aquí y jodido allá, prefiero mi tierra. La enfermedad de la nostalgia es contagiosa, también la de la tristeza y la desesperación; la partida de Bruno me dejó pensando en si había valido la pena dedicarle tantos años al espejismo de los dólares.

Nunca había regresado a mi pueblo, ni siquiera había mandado alguna carta, si acaso mandaba razones con los paisanos, pero entonces no me daba tanta angustia eso, lo que me desesperaba era tener varios hijos, una mujer en condiciones de darme más y no saber qué iba a ser de nuestras vidas. Yo tenía un primo que se fue del pueblo hacía más de 20 años; cuentan que se fue a caballo, bajó de la sierra y agarró veredas por la orilla del mar hasta llegar a Acapulco donde trabajó mucho y se casó con una mujer que tenía tierras en la orilla de la playa.

Esto me hacía pensar en que irse está bien; si mi primo tardó tanto tiempo para hacerse rico allá, si yo le terqueo puedo lograrlo en esta tierra donde hay tantos dólares. Las buenas noticias de Régulo y motivado por mi primo rico de Acapulco, decidí permanecer en Estados Unidos, pero viajaría a Texas donde todo era en grande, donde se hacían grandes carreteras, presas y se abrían tantas tierras al cultivo. Emocionado y contagiando a mi familia de entusiasmo, decidimos viajar al valle del Río Grande, tierra hospitalaria, generosa, de todos, de nadie”.

 

Correo: amlogtz@gmail.com


La Talacha Norestediciembre 4, 2019
thumbnail_IMG_20191204_132135.jpg?fit=889%2C580&ssl=1

2min350

MONTERREY | Por enésima vez, el consejero nacional del PRD, Aníbal Garza entregó al Congreso d el Estado un escrito para que se le haga un exhorto al gobernador Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, para que resuelva el problema de la tenencia de la tierra en el municipio de Hidalgo que tiene un rezago de más de 50 años.

En la Oficialía de Partes del Congreso, Aníbal Garza advirtió que no quitará el dedo del renglón para que los hidalguenses tengan certidumbre jurídica en sus propiedades y que el gobernador cumpla con una demanda legítima e histórica con los familias de este municipio.

Dijo que ya falta poco para que la instancia federal resuelva, pero insistió que el Congreso y el Gobierno del Estado deben atender el reclamo que las familias les han hecho todo este año.

“Estamos pidiendo para que el gobernador les regale en estas fechas la certeza jurídica a los niños y familias de Hidalgo”.

Aseguró que el Congreso de Nuevo León debe ser sensible al problema que enfrentan los hidalguenses y envíen de la forma más inmediata el exhorto al gobernador.

Dijo que ya han tocado todas las puertas de instancias legales y que la lucha no va a parar hasta en tanto los 25 mil habitantes de Hidalgo tengan las escrituras de sus tierras, reclamo que han hecho desde 1969.


La Talacha Norestediciembre 3, 2019
En-litigio.png?fit=611%2C376&ssl=1

2min320

SAN PEDRO GARZA GARCIA, NL | El equipo legal del empresario Jorge Sada Solano lanzó una alerta ante la posible comercialización de propiedades que se estarían realizando mediante una firma, presuntamente, falsificada en el testamento de su padre Jorge Sada Rivero.

Raymundo Morales Martínez, representante legal de Sada Solano, dijo que iniciaron un juicio ordinario civil sobre nulidad del testamento en el Juzgado Primero de lo Familiar del Cuarto Distrito Judicial en San Pedro Garza García.

“Se va a analizar y probar mediante peritos que la firma no corresponde a la del señor Jorge Sada Rivero, al declararse esto el juez va a tener que sancionar y resolver a la firma, siendo así las cosas se declarará nulo el testamento y por ende todas las operaciones que se hayan hecho de los bienes inmuebles y de toda la masa hereditaria del señor Sada Rivero quedará sin efectos y correrá la misma suerte que el testamento, todos los actos serán nulos.

Tras el fallecimiento de Sada Rivero, el 23 de marzo del 2014, el abogado señaló que José Sada Solano identificó que la firma de su padre en el testamento no era la misma que él conocía.

Ante este panorama, señaló que se enteró de esta situación cuando acudió a la Notaría Pública No. 75.

“Jorge Sada Solano se vio en la necesidad de buscar asesoría legal porque se percató que, a simple vista, la firma que aparece para él no era la de su padre

El representante legal detalló que por ello promovió un juicio ordinario civil sobre nulidad del testamento que ahorita ya se encuentra radicado en el Distrito Primero Familiar del Cuarto Distrito Judicial de San Pedro Garza García, bajo el expediente 1043 del 2019



SOBRE NOSOTROS

Las Mejores Noticias al momento, síguenos en nuestras redes sociales


CONTÁCTANOS




ÚLTIMAS PUBLICACIONES