Al DíaDeportes

Gerardo Adame indulta a «Pico Chulo» y triunfa en Monterrey

El hidrocálido  Gerardo Adame triunfó en la Plaza Monumental de Monterrey Lorenzo Garza al indultar en su segundo a un toro de Santa Barbara de nombre “Pico Chulo”. Adame estructuró una gran faena que caló en los tendidos y cerro con unas manoletinas de rodillas; la gente sacó sus pañuelos para pedir el indulto el cual el juez de plaza otorgó.

Gerardo Adame logra indulto para «Pico Chulo» después de una gran faena.

MONTERREY |  El diestro hidrocálido Gerardo Adame se proclamó triunfador de la corrida efectuada la noche del viernes en la plaza Monumental de Monterrey Lorenzo Garza, al cortar una oreja en su primero e indultar a su segundo.

Adame enfrentó en su primero a un toro complicado, ante el cual estuvo voluntarioso, dio pases de buena manufactura pese a las condiciones adversas de su enemigo, al que pasaportó para cortar una oreja.

La mejor faena de la noche llegó en su segundo, un astado con nobleza y recorrido, lo cual aprovechó para realizar cuajar una buena faena que caló en los tendidos, surgieron los pañuelos blancos en petición del indulto que fue concedido por el juez de plaza.

El rejoneador Guillermo Hermoso de Mendoza, hijo de Pablo Hermoso de Mendoza, estuvo bien ante su primero, lució con sus cabalgaduras y tras pasaportar a su enemigo cosechó un apéndice.

Triple puerta grande por parte de Guillermo Hermoso de Mendoza, Enrique Ponce y Gerardo Adame que salieron en volandas bajo el jubilo de la afición regiomontana.

Su labor fue a más frente a su segundo de la corrida, tuvo un buen desempeño con los rejones de castigo y banderillas, por lo que le reconocieron su labor y tras fulminar a su enemigo la autoridad le dio dos orejas.

El matador de a pie Enrique Ponce estuvo voluntarioso ante su primero, pero no pudo redondear y se llevó palmas, mientras en el otro mejoró su actuación, cuajó una buena faena, fulminó de una estocada caída, para llevarse dos apéndices.

Luis David Adame tuvo poca fortuna en su primero, ante el cual logró algunos muletazos de buena manufactura pero terminó por escuchar palmas, mientras en su segundo mejoró su desempeño, lució ante los presentes en el embudo regiomontano y terminó por cosechar una oreja.

(Notimex)

 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: