Al Día

Proponen tipificar violencia por doble jornada laboral

La bancada del MC refiere que, el 97.9% de las mujeres incorporadas al mercado laboral, combinan su trabajo con los quehaceres domésticos, lo que impacta en su salud y en su proyecto de vida. 

Por Rosa Maria Rodríguez Quintanilla

MONTERREY | La bancada de Movimiento Ciudadano presentó para su análisis, una iniciativa de reformas a la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres del Estado de Nuevo León, para tipificar la violencia por doble jornada laboral de las mujeres en el hogar, en aras de lograr la corresponsabilidad en las tareas domésticas y el cuidado de la familia.

“La reforma, busca cambiar los estereotipos de género que naturalizan la subordinación de las mujeres, que las segrega al cuidado de los hijos y las tareas domésticas, y que las coloca en una condición de desigualdad”, explicó el diputado Luis Donado Colosio y promovente de esta iniciativa.

“Es necesario reconocer la doble jornada como un tipo de violencia simbólica que se da en la familia, a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos, transmite y reproduce dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de las mujeres en la sociedad”, insistió el legislador.

De acuerdo con el INEGI la tasa de participación económica de las mujeres de 15 años y más con al menos un hijo nacido vivo en México es de 44.1%, de las cuales, 97.9% combina sus actividades extra domésticas con los quehaceres domésticos, lo cual representa a las mujeres que realizan doble jornada.

Los estudios muestran que las mujeres dedican muchas más horas en promedio que sus cónyuges al cuidado de la casa y de la familia, a pesar de que ellas participan en el mercado laboral  tiempo completo, como ellos. «Esta sobrecarga impacta en la salud y proyecto de vida de las mujeres».

Atrás de la violencia contra las mujeres, afirmó el legislador, están los patrones socioculturales que han existido en la historia y que persisten, por prejuicios y prácticas basadas en estereotipos por razón de género, sobre todo en el ámbito familiar.

“El reto es cambiar esos patrones socioculturales en el ámbito familiar y en la sociedad en general, hay que superar la discriminación que sufren las mujeres”, dijo el diputado emecista al lamentar que, en las políticas y leyes se ha ignorado el rol tradicional de las mujeres como responsables principales de las tareas del hogar y cuidado de los hijos.

El Estado debe reforzar su sentido laico en la legislación, vigilar su cumplimiento y plantearse nuevas formas de hacer leyes y políticas que se alejen de los roles de género tradicionales en la familia, de tal manera que se visibilice y reconozca la doble jornada (de trabajo doméstico y trabajo en el mercado laboral) de la madre trabajadora como un tipo de violencia familiar.

Recordó que, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ya reconoce la doble jornada de quienes ejercen su profesión y se dedican al hogar, lo cual es un primer paso histórico para visibilizar el trabajo doméstico no remunerado que se realiza a la par de otras actividades productivas. Esto lo logró al resolver un amparo directo interpuesto por una mujer de 67 años, quien además de haber tenido un empleo remunerado, en “segunda jornada” realizaba labores del hogar y de cuidado para su familia, compuesta por su marido y sus dos hijos.

La Primera Sala de la SCJN concluyó que “las mujeres, al realizar de manera exclusiva las labores domésticas y de cuidado, pueden tener efectos negativos en sus proyectos de vida y que además, suelen tener impactos que les perjudican en lo personal, económico, laboral y/o social.”

En ese sentido, si ya es reconocido por la Suprema Corte, es necesario que se reconozca la doble jornada no sólo como un tipo de violencia en la Ley de Acceso a las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia como se propuso antes, sino también en la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres del Estado de Nuevo León.

 

 

 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: