«No es posible que un lugar donde hubo dolor, hoy sea un parque»

thumbnail_IMG-20191118-WA0011.jpg?fit=1200%2C659&ssl=1

Lupita Meza, periodista que documentó historias sucedidas en el hoy cerrado penal del Topo Chico cuenta y se pregunta como un lugar donde se respira un ambiente tan negativo, hoy sea un parque de recreo.

Araceli Garza/15Segundosmx.com

Tercera y Última Parte

Fuí ocho veces y la novena vez recuerdo que era un domingo y era el único día que podía entrar a la tienda porque era cuando  vendían todas las cosas que ellos hacían, antes era venta al público.

Cuando estoy con mi amiga ese domingo mientras ella se probaba unos guaraches yo empecé´ a hacer preguntas  al que atendía la tienda que era un  reo

“Yo le estaba preguntando, cuando siento que en mi espalda alguien me agarra del hombro y volteo y era una celadora  que como que  me estaba diciendo ya te encontré , (por la forma que la tomó del hombro), ese domingo me estaba buscando en las tiendas , me toca y me dice me puedes acompañar , mi amiga estaba probándose los guarache y me pregunta que si viene conmigo y nos dice que la acompañemos y nos lleva con otra celadora custodiadas y cruzamos el patio central y nos llevaron a las oficinas del director, no dijeron nada,  y nos llevaron con Javier Garza Morúa que era el director en ese entonces

Me dije me vi descubierta y  al entrar él me dice:  se que ha entrado varias veces y le dije que sí    “y esa fue mi última visita pero de esa serie”.

Cómo sospecharon?

Posiblemente dice que la vieron en la fila varias veces y visitando a distinto reos, o la vieron negociando con las familias  “ no se algo pasó y bueno no tuve otra cosa mas que reconocer ” y es cuando le platica que estaba preparando un serial para publicarlo  y esa era su última visita después de varios meses  acudiendo , ese domingo concluía. septiembre, octubre y noviembre  .

El director quiso saber de qué se trataba el reportaje pero lo invitó a que lo leyera , ya estaba por publicarse los primeros capítulos, después de una “negociación”  corrió con suerte, no fue detenida sino al contrario recibió una inesperada respuesta y fue la  autorización para entrar con un fotógrafo a las áreas de trabajo para ilustrar sus reportajes.

“finalmente me permitió entrar con un fotógrafo,  me llevé dos meses y medio en las entrevistas, los escribí en noviembre y salió publicado finales de noviembre y en diciembre”.

“ en esos hay dos historias la que te dan los internos y la que te da la autoridad; hay poca probabilidad que las personas que entran salgan sin rencores , sin desquitarse pero hay también hay muchos que decían que querían salir para empezar de nuevo.. el estar adentro creo que muchas personas finalmente tocan fondo”.

Confiesa que esas historia le hicieron recapacitar en lo afortunada que era de tener una casa, techo, comida caliente y una familia que estaba esperándola .

“esto es algo que vale mucho” dice que pensaba  pero… “de esos no se trataba;  era de lo que me iba a traer para que luego fuera algo para bien de ellos y no para mí, con ese material que me traía  y a través de una nota –pensaba- qué hacer para que a ellos se les respetara sus derechos o que su trabajo que hacían fuera vendido para apoyar a sus familias..”

Con todo el material en sus mente, en sus grabaciones, también sentía  lo helado, frío, de las celdas;  el semblante de los reos, no alegres más bien resignadas  dice;   “todo el ambiente, lo que vi era solo una parte a lo que había adentro, vi lo que estaba en las barandillas. ”.

Pero esas entradas suplantadas no fueron las únicas visitas sino ya como funcionaria regresó  Profeco, Sedesol  pero las circunstancias eran otras y ahí  “fui reconociendo algunas áreas otras las conocí por primera vez”.

Contrario a lo que señalan las autoridades ella exclama que no puede imaginarse  “cómo puede haber un parque donde vayan los niños y donde se concentró tanto dolor , tantas energías negativas…ponerle columpios, árboles, flores como si no  haya pasado nada…merecía otro destino…un museo con visitas guiadas donde los jóvenes de secundaria se dieran cuenta de que muchos jóvenes como ellos delinquieron y pasaron muchos años de su vida y que verán que ese lugar no sería el mejor lugar para ellos y que podrían caer ahí..”.

A 33 años de haber visitado por primera vez hoy dice que no podría regresar a ese lugar

“creo que mi paso por el penal fue cuando debió de haber sido, fui a lo que debía haber ido y recogí de ahí lo que a bien tuvieron darme las personas con las que Yo hablé y lo demás es morbo..”.

La Talacha Noreste


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


SOBRE NOSOTROS

Las Mejores Noticias al momento, síguenos en nuestras redes sociales


CONTÁCTANOS




ÚLTIMAS PUBLICACIONES


Free Download WordPress Themes
Premium WordPress Themes Download
Download Nulled WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
free online course