Gral.Terán

Profr. Perfecto Reyes Cantú, trotador de caminos y sindicalista

Nació hace 100 años y en su aniversario, el profesor Adalberto A .Martínez Lozano, cronista de General Terán, hace una semblanza y un homenaje a este ilustre maestro forjador de juventudes.
Educador por antonomasia, forjador de juventudes a través del deporte, luchador sindicalista, revolucionario, en una palabra polifacético, el Profr. Perfecto Reyes Cantú nació en el Rancho San Benito del Toro, Municipio de General Terán, N. L., el 21 de marzo de 1921, siendo el menor de los tres hijos del matrimonio formado por el señor Don Maximiano Reyes Peña y la señora Doña Ramona Cantú Soto. Completaban su familia sus hermanos Benita y Gilberto Reyes Cantú. Es de mencionar que su abuelita la señora Doña Gorgonia Soto y su hermano Gilberto desempeñaron un papel muy importante y esencial en su educación.
Inicia sus estudios elementales en su municipio natal,  ingresando a  la Escuela Primaria Antonio García en la cual permanece durante los años 1928 a 1934. Siendo de naturaleza inquieta y un verdadero trotador de caminos, aun muy joven, en el año 1935, abandona su hogar y se traslada a la Región Lagunera y ahí, entre otras cosas, escucha conferencias y pláticas sobre la Guerra Civil Española, de donde le nace la inquietud de ser partícipe de esta lucha por la democracia, razón por la que se incorpora a un grupo de más de seiscientos mexicanos que, en calidad de combatientes, se trasladan a la Península Ibérica.
Su estancia en los campos de batalla en la Madre Patria fue de los años 1936 a 1939 y sirvió bajo las órdenes del Coronel y reconocido pintor, Don David Alfaro Siqueiros. Como combatiente de las Brigadas Internacionales que participaron en esta histórica Guerra Civil fue tocado por las balas enemigas que le dejaron huella de sus heridas. Durante su estancia en España tiene la oportunidad de conocer a la emblemática Dolores Ibárruri Gómez, la llamada “Pasionaria”, uno de los símbolos más importantes de la lucha republicana española.
Una Vez concluida la guerra, regresa a su patria y vuelve a establecerse en el Estado de Durango. Convencido de lo necesario e importante que era prepararse, en el año de 1939 ingresa a la Escuela Central Agrícola “José Guadalupe Aguilera”, de Cd. Lerdo, Durango, donde realiza sus estudios de Educación Secundaria en el período de 1939 a 1941.
En el año 1948 inicia sus estudios de Educación Normal ingresando, primeramente, a la Escuela Normal de San Marcos, en el Estado de Zacatecas. Para luego ingresar al Instituto de Capacitación del Magisterio y finalmente, en el año 1951, obtiene su Título de Maestro de Educación Primaria, en la Escuela Normal “Profr. Serafín Peña” de la ciudad de Montemorelos, N.L. y complementa su preparación académica ingresando en el año 1952 a la Escuela Normal Superior de la Ciudad de México, estudiando la especialidad de Historia Universal, haciéndose acreedor a su título en el año 1954.
Perfecto Reyes Cantú se inicia como maestro, aun antes de estudiar la profesión, en su natal General Terán el año 1942, momento en que ingresa a la Secretaría de Educación Pública siendo asignado a la Escuela Primaria “Unión y Progreso”, ubicada en la Hacienda San Pedro de este Municipio. Al año siguiente, esto es, en septiembre de 1943, se presenta en la ranchería y ejido de Guadalupe de la Joya, en Gral. Terán N.L., con la encomienda de fundar la Escuela Primaria Rural Federal “Gral. Ignacio Zaragoza”.
Siempre interesado en el mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes del campo y sobre todo preocupado por la educación de la niñez de estos apartados lugares, en 1944 y por iniciativa de él mismo logra que se funden seis escuelas rurales más en esta región del Municipio, precisamente en los poblados de: La Primavera, Ejido Emiliano Zapata, Ejido Vaquerías, éstas en el Municipio de General Terán y en los poblados de Morones Prieto, La Barreta y Bayo Rocíllo en el Municipio de China, N.L.
En los años de 1945 a 1948 ejerce su profesión en las Haciendas de San Antonio y El Granjenal de esta misma jurisdicción y a su vez participa voluntariamente en campañas de alfabetización, actividad, ésta última, por la cual no percibe remuneración alguna.
Es por estos años que conoce a la señorita Bertha Fernández Elizondo, con quien inicia un noviazgo que concluye en matrimonio ya que, con fecha 21 de junio de 1947, Bertha y Perfecto contraen nupcias. Este feliz enlace, el segundo para él,  procrea tres hijos, Juan Pablo, Bertha Alicia y Perfecto Reyes Fernández; todos ellos siguieron la honrosa carrera de su padre y, con orgullo, también se dedicaron al magisterio. Cabe mencionar que, además de los anteriormente citados, procreó otro hijo en su primer matrimonio a quien le puso por nombre Leonel.
A partir de 1948 y por veinte años se desempeñó como Director de la Escuela Primaria “Revolución” de la Hacienda San Rafael del Llano de su natal municipio. En este lugar, al igual que todos los anteriores donde laboró, supo ganarse el respeto y el afecto de toda la comunidad y siendo un gran amante del deporte no desaprovechó la oportunidad para impulsar el que más disfrutaba, el beisbol, sembrando en la niñez y la juventud el amor a este deporte, tanto que aun a la fecha la Hacienda El Llano es de las comunidades de General Terán donde se practica beisbol de mucha calidad y de donde han surgido grandes jugadores a nivel profesional.
Gratos recuerdos dejó igual en la Hacienda San Rafael del Llano como en todo General Terán. Su don de gentes y su bonhomía le hicieron ganar la amistad, el afecto y el respeto de todos aquellos que le conocieron y trataron.
Apasionado del deporte, además de practicar el beisbol y el voleibol, como buen educador transmitió sus conocimientos a niños y jóvenes, como una forma efectiva de retirarlos de otras prácticas nada saludables. También era muy común verle los domingos, en el extinto parque de beisbol “Pablo Elizondo Cortés”, actuando como ampáyer solitario y moviéndose con gran agilidad entre las bases para marcar con justicia las jugadas; además era el único ampáyer al que nunca le reclamaba sus decisiones el pitcher Jorge “Coco” Ancer; ambos se apreciaban y respetaban mucho.
Llega el momento de trascender en su profesión y se hace necesario abandonar su terruño cuando en el año de 1967 empieza su actividad como Inspector Escolar en el Municipio de Cadereyta Jiménez, N. L., confirmándose su nombramiento definitivo como Inspector Federal en Agosto de 1968, precisamente en la Zona Escolar Num. 14 del municipio mencionado.
Nuevos compañeros, nuevos vecinos, nuevos amigos, pero nada cambió la forma de ser y de actuar del Maestro Perfecto, al igual que en su tierra natal supo destacarse también en su nuevo destino, lo mismo en el ámbito educativo, que como un muy activo promotor social. Fue tanto el afecto que sintió recibir de los Jimenénses, en correspondencia a sus acciones, que no dudó en convertir al municipio de Cadereyta en su segunda patria chica.
Así como su labor educativa fue muy generosa, también lo fue su actividad sindical, baste decir que en el año de 1943 participó como delegado en el Congreso Nacional que dio vida al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y de ahí en adelante fue un activo miembro de su Sección Sindical en nuestro Estado y un defensor acérrimo de los derechos de sus compañeros maestros. En varias ocasiones ocupó el cargo de Secretario General de su delegación sindical y en el año 1972 alcanzó el cargo de Secretario de Organización y Propaganda de la Sección 21 del SNTE.
Muchos fueron los reconocimientos que merecidamente recibió el Profr. Perfecto Reyes Cantú, aquí se enumeran algunos:
Medalla “Rafael Ramírez”, en 1972, por treinta años de servicio.
Medalla “Ignacio M. Altamirano”, en 1982, por cuarenta años de servicio.
Medalla al Mérito Sindical “22 de septiembre”, en 1986, recibida de manos del Presidente de la República Lic. Miguel de la Madrid Hurtado”
Nombrado Hijo distinguido de General Terán, N.L., en el año 1986.
Los municipios de Cadereyta Jiménez, Guadalupe y San Nicolás de los Garza le rindieron homenaje imponiendo su nombre a sendas escuelas de su jurisdicción.
Perfecto Reyes Cantú, un hombre de ideas liberales, fue sinónimo de muchas cosas buenas, siempre sencillo, un gran ejemplo para la juventud, de carácter bonachón, dicharachero; con sapiencia externaba sus consejos a los jóvenes que siempre le buscaban; de agradable conversación, siempre vertical y congruente hacia lo que predicaba y no ocultaba lo que sentía, avezado maestro que adoptó el magisterio como su gran pasión.
En una entrevista concedida, en el año 1986, al Periódico El Nacional de la ciudad de México, después de contar parte de sus aspiraciones, sueños y logros alcanzados en su vida, dijo lleno de satisfacción: “Pienso que todo lo que debería haber hecho, lo hice”.
Su esposa y sus hijos siempre tuvieron motivos para sentirse orgullosos de este hombre de limpia trayectoria que nunca se arredró ante las vicisitudes que encontró en su camino, que siempre estuvo del lado del más débil y, si en España su arma fue el fusil, en México el arma utilizada fue el uso de la razón.
El maestro Perfecto Reyes Cantú, el educador, el sindicalista, el luchador, falleció, como él siempre lo soñó, como un árbol erguido y de pié, visitando una Escuela Primaria perteneciente a su Zona Escolar el día 4 de diciembre de 1986. Sus restos mortuorios descansan en paz, al lado de los de su esposa Bertha, en el Parque Funeral Guadalupe de la ciudad de Monterrey, N. L.
Por sus méritos al servicio de la educación en México, la imagen del Profr. Perfecto Reyes Cantú fue plasmada en la Galería del Educador Neolonés de la Sección 21 del SNTE, el día 5 de octubre de 2007.
“SEGÚN LO TENGO VISTO Y ANDADO”
• Profr. Adalberto A. Martínez Lozano

Cronista de Ciudad General Terán, N. L.

Comment here