Homero Hinojosa

Homero Hinojosaagosto 17, 2019
thumbnail_6.-COLUMNISTAS6.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
5min490

Cabrito News

Por Homero Hinojosa

Religiosamente cada mañana mi madre de 93 años se levanta alrededor de las 9 de la mañana, se sirve su cereal con plátano y se apodera del periódico El Norte versión impresa.

Quizá es de las contadas personas que le dedican más de una hora a “chutearse” prácticamente todas las páginas del diario, incluso las deportivas. No hay mejor referencia informativa de lo que está pasando con los Tigres y el Tuca que ella.

Hoy en día, leer diarios impresos es hábito propio solo de generaciones por encima de los 40 años. Son los que crecieron con el periódico a la puerta por suscripción o porque el padre o la madre lo traían al regresar del trabajo.

Las nuevas generaciones, los milennials y centennials, se enteran ahora por sus teléfonos móviles de lo que sucede vía Whatsapp e Instagram y por sus grupos de amigos. Su mundo de entretenimiento orbita alrededor de YouTube, Netflix y demás plataformas de video.

Ocasionalmente, de reojo, voltean a ver un periódico y leen por encima. Estos adolescentes y jóvenes adultos pertenecen a la era digital, no a la era de papel.

Los millennials son los nacidos entre 1982 y 1996. Los centennials son los que llegaron a este mundo con el nuevo siglo.

Ambos son muy adaptados a la tecnología. La vida que hacen de manera virtual en videojuegos y otras plataformas de socialización es una extensión de la vida real que llevan.

Ambos pueden ejecutar varias actividades a la vez, como realizar un proyecto de tarea escolar mientras escuchan música, platican por alguna app y también textean y suben fotos en Instagram.

Los millenials nacieron cuando las computadoras comenzaron a comercializarse más. Les ha tocado vivir la fiebre del Internet aunque los centennials son más nativos de la red. Éstos últimos no visualizan el mundo sin redes sociales ni apps.

Ambos son una fuerza poderosa. Son muy diferentes a la generaciones de jóvenes de los 60´s y 70´s. Cualquier joven ha sido siempre rebelde y ha desafiado a la autoridad, pero la diferencia de los chavos de hoy es que cuentan con habilidades y tecnologías que desafían los estándares tradicionales del poder, tanto familiar como político y social.

Incluso, el lenguaje y códigos que practican las nuevas generaciones difieren mucho del léxico de las generaciones X (sus padres) y “Baby Boomers” (los abuelos), también bautizados ahora como “viejennials”.

Hoy observamos una brecha no solo generacional, sino también tecnológica. El poder de organización social los lleva a establecer agendas mediáticas de manera cada vez más rápida gracias al Internet. Por ejemplo, montarse a campañas de causas sociales es una costumbre ya muy arraigada en los millennials y algunos centennials.

¿Qué hacer frente a esta nueva realidad? Y cómo país… ¿de que manera debemos proceder para que los millennials y centennials se unan a buscar un México mejor?

La respuesta está en dejarlos actuar. Son una fuerza incontenible, conscientes de que la tolerancia, el cuidado del ambiente y el “dejar ser” son valores que quizá nosotros los mayores no les hemos enseñado, pero ellos lo traen bien claro.

Toda generación trae cambios. Y esperemos que los suyos vayan por el camino de construir un México mejor. Podrían confiar en que sus padres y abuelos se los hereden, pero quizá se queden esperando y esperando…

Homero Hinojosaagosto 10, 2019
thumbnail_6.-COLUMNISTAS6.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
4min150

Cabrito News

Por Homero Hinojosa

El pasado jueves un bombero norteamericano logró evitar otra matazón en un Walmart de Estados Unidos. Armado con un rifle y por lo menos una dotación de cien municiones, un hombre ataviado con vestimenta militar ingresó en plena tarde a una tienda en Springfield, Missouri pero fue interceptado a tiempo por un bombero que se encontraba de compras.

El potencial atacante fue finalmente arrestado por la Policía local. Esta vez, afortunadamente, no hubo disparos ni tampoco heridos.

El hecho ocurrido en Missouri quedó como un precedente más de la oportunidad que tiene cualquier «loco» en Estados Unidos para ir a comprar una AK-47, cargar municiones y escoger algún supermercado para ir a disparar a ciudadanos inocentes.

Permanece aún vivo en nuestra mente el ataque realizado el fin de semana pasado en un Walmart de El Paso en donde murieron 22 personas, entre ellos ocho mexicanos. Ahí un joven supremacista blanco ingresó armado con un rifle de asalto en la tienda repleta de mexicanos y de hispanos y empezó a disparar contra la gente.

Para los que vivimos en el norte de México las tiendas Walmart de Texas tienen un significado especial. Son parada obligatoria en una visita de “shopping” a McAllen o Laredo, sea para surtirse de cosas para el hogar o comprar un poco de mandado. Por ello lo ocurrido en un Walmart de El Paso tiene un simbolismo especial para los mexicanos.

La matanza en Texas pone de nuevo en la mesa dos temas a discutir y analizar con profundidad. En primer lugar, expone abiertamente el fenómeno creciente de «terrorismo doméstico», es decir una serie de atentados y matanzas que han sido cometidos por ciudadanos norteamericanos contra sus conacionales (o en el caso de El Paso, contra algunos extranjeros que se encontraban en territorio estadounidense).

Según el sitio web de rastreo de tiroteos Gun Violence Archive, las balaceras de El Paso y la que le siguió en Dayton, Ohio, fueron la número 250 y 251 que se reportaron en el país en los 215 días que han transcurrido de 2019. Un récord sin duda.

En segundo lugar, los incidentes dejan asomar nuevamente la necesidad de una actualización en leyes y reglamentos para comprar y portar armas en el vecino país. En marzo pasado, Nueva Zelanda restringió la venta de armas de fuego tras la masacre de Christchurch.

En Estados Unidos otra ha sido la historia. Nada cambió después del famoso tiroteo en la escuela Sandy Hook en Newtown, Connecticut, cuando en 2012 murieron 26 personas, incluidos 20 niños pequeños.

Los recientes atentados deben ser contemplados como un asunto más allá de índole doméstica. Lo ocurrido trasciende sin duda a nivel internacional y trae a debate de nuevo el tema de inmigración y seguridad fronteriza con México.

También nos obliga a prevenir nuevos sucesos de este tipo. Más “locos” podrían sentirse atraídos por esta nueva modalidad de racismo armado y atentar contra más mexicanos e inmigrantes en diferentes partes de Estados Unidos.

Esperemos que estas últimas tragedias apresuren un replanteamiento de la amenaza interna presentada por los nacionalistas blancos y las formas de detenerla, incluidas serias y profundas medidas de control de armas.

Homero Hinojosajulio 27, 2019
thumbnail_6.-COLUMNISTAS6.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
6min60

Cabrito News

Por Homero Hinojosa

Paralelo a los migrantes que llegan a internarse diariamente a México destaca otra “ola” de extranjeros que hace su arribo con otro propósito muy diferente: pasear y descansar en los bellos lugares de encanto que ofrece nuestro país a lo largo y ancho del territorio nacional.

Tan solo este verano, según datos de la Secretaría de Turismo, los visitantes foráneos dejarán 3 mil 760 millones de dólares gastados, un aumento de alrededor del 15 por ciento en relación a 2018.

Por supuesto que las playas mexicanas siguen siendo el principal destino de los turistas. Cancún y la Riviera Maya son los puntos favoritos, registrando el 26 y 22 por ciento del total de visitantes extranjeros respectivamente.

Prácticamente la política en materia de turismo del nuevo gobierno no ha variado con relación a la seguida por la administración de Enrique Peña Nieto.

Y tampoco ha variado la hospitalidad y cordialidad que en general mostramos los mexicanos a los turistas de otros países quienes comentan en sitios de reseñas como TripAdvisor la calidez que recibieron durante su estancia de parte de meseros, bartenders, taxistas y demás personal de servicio de esta industria.

“Los mojitos que nos sirvió Miguel fueron estupendos”… “Juanito el taxista nos platicó de la historia del lugar como si fuera todo un guía experto”.

Y esto es lo que distingue mucho a los mexicanos: el esfuerzo para que el visitante tenga una buena experiencia de estancia y regrese contento.

Sin embargo, no todo es positivo. Aún hay que hacer mucho en áreas clave, como limpieza y seguridad.

La playa de Acapulco, famosa internacionalmente en los 60´s y 70´s por ser visitada por el “jet set” internacional, destaca por ser la playa turística más sucia de México.

Este mes de julio la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios declaró a las playas Carabalí, Caleta, Manzanillo, Suave y Hornos de Acapulco no aptas para uso recreativo ya que rebasan el límite de “enterococcus faecalis”, es decir, la famosa bacteria de las heces fecales.

No es la primera vez que Acapulco registra este problema. Ya desde los años ochentas diversos organismos públicos y privados han comprobado la contaminación y suciedad en ese punto turístico. Y no se ha hecho mucho.

Un segundo punto clave que sigue afectando a los puntos playeros de México es el crecimiento en los índices de criminalidad y la sensación de inseguridad.

Cancún y Playa del Carmen, castigados este verano por el famoso “sargazo”, encabezan la lista. Secuestros, desapariciones y balaceras se han convertido en situaciones cada vez más frecuentes, lo que preocupa ya en especial a desarrolladores turísticos y hoteleros.

“El problema de la seguridad existe (en Quintana Roo) y no puede ser obviado”, externó recientemente Ramón Rosello, gerente de Inverotel y representante de hoteleros españoles.

A pesar de estos problemas, nuestro país sigue siendo muy atractivo para el turista extranjero. Poco a poco México también se suma a los cambios que muestra esta industria, como la tendencia a buscar hospedaje ya no en hoteles, sino en casas y departamentos de renta diaria o semanal, fenómeno impulsado con el crecimiento de la plataforma digital AirBnB.

Según el periódico El Financiero, el impacto monetario de AirBnB en México durante 2018 fue de casi tres mil millones de dólares y el número de alojamientos ofrecidos por este sistema fue a 5 millones de huéspedes.

Por supuesto que AirBnB no les simpatiza a los hoteleros. Estos siguen presionando al Gobierno para que les apliquen los mismos impuestos y regulen su actividad de “alojamiento ocasional”. El IVA a AirBnB se ve venir pronto.

Es oportuno reconocer que el turismo se mantiene como una de las gallinas de huevos de oro para México. Sin esta industria su economía sería muy diferente, por lo que hay que agradecer que tenemos bellas playas y pintorescos lugares que visitar y cuidar.

Y tan afortunados somos que cada año surgen nuevos “resorts” con más atractivos y encantos que demuestran el potencial que tiene aún nuestro país que ofrecer.

Homero Hinojosajulio 20, 2019
thumbnail_6.-COLUMNISTAS6.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
5min210

Cabrito News

Por Homero Hinojosa

Previo a Carlos Salinas de Gortari, los presidentes mexicanos —al terminar su gestión de seis años— procuraban alejarse de los reflectores nacionales de la opinión pública y, en algunos casos, eran «enviados» al exilio.

El controvertido Luis Echeverría (quien aún vive y cuenta con 97 años de edad) terminó como diplomático itinerante en Australia y Nueva Zelanda. José López Portillo, otro ex-presidente polémico defensor del Peso, acabó desterrado en la famosa Colina del Perro.

Pero con Salinas se estrenó la modalidad del «Ex-Presidente Latoso» no perdiendo oportunidad de hacer declaraciones e incluso buscar influir en el gobierno presidencial en turno. 

Desde Salinas, solo Ernesto Zedillo ha mantenido un perfil bajo impartiendo conferencias por todo el mundo, mientras sus sucesores (Vicente Fox, Felipe Calderón y el “magazine celebrity» Enrique Peña Nieto) se mantienen recurrentemente activos en la agenda pública.

¿Y todos los ex-presidentes mexicanos aún vivos pagan impuestos? Tal parece que no…. según el presidente Andrés Manuel López Obrador. O al menos uno no lo hace.

Esta semana AMLO denunció que existe un ex-mandatario que no cumple con sus obligaciones fiscales, pero rechazó revelar a los medios de quien se trata.

«Es un asunto en el que tiene que ver con el SAT (Sistema de Administración Tributaria», dijo a los medios en conferencia mañanera este viernes.

“A ver si es posible darlo a conocer por aquello del secreto bancario, lo que sí les puedo decir es que se está procediendo legalmente contra todos los evasores fiscales, sean quienes sean”, advirtió.

Cuando López Obrador asumió en diciembre pasado, anunció que los grandes contribuyente se verían obligados a cumplir con sus obligaciones fiscales. Incluso, firmó un decreto para evitar lo que designó “huachicoleo de cuello blanco”.

De acuerdo con el mandatario, los sexenios anteriores facilitaron que los grandes contribuyentes evadieran 400 mil millones de pesos que, por no ingresar a las arcas públicas, mereció el calificativo que los asocia con el robo de combustible.

Todo ex-mandatario aún vivo tiene una cola que le pisen aunque diga que no. Diversos reportajes de investigación han sido dedicados a exponer hechos y documentos en donde se dejan asomar actos de corrupción, mal manejo del dinero e impunidad.

Pero sin duda es Enrique Peña Nieto quien aparece como uno de los más cuestionados por casos frescos y muy comprobados que se dieron en su administración, concretamente el escándalo de Odebrecht actualmente abierto.

La tradición en la historia contemporánea dicta que los ex-presidentes mexicanos son intocables. Quienes finalmente han cargado con las culpas han sido funcionarios de esos gobiernos que han ido a parar a la cárcel (como lo fue Jorge Serrano al terminar la gestión de López Portillo).

¿Cambiarán las cosas con la administración de AMLO? ¿Se atreverá finalmente a convertirse en el primer presidente de México que logrará llevar a prisión a un antecesor?

Al legendario mafioso Al Capone lo metieron tras a rejas no precisamente por agarrarlo con las manos en la masa. Un «pequeño» error fiscal se convirtió en la oportunidad para que el gobierno federal de Estados Unidos lo arrestara y condenara a once años de prisión.

Por ello, lo denunciado por López Obrador el viernes podría ser una señal de algo interesante que se ve venir. O podría ser simplemente una nueva cortina de humo para mantener despistados a los periodistas y a los ciudadanos.

Homero Hinojosajulio 13, 2019
6min90

Cabrito News

Por Homero Hinojosa

Paco Calderón es un «monero» mexicano que se distingue por su puntería y creatividad a la hora de criticar a nuestros gobernantes. Sus trabajos son publicados no solo en El Norte, sino también en los diarios hermanos Reforma y Mural.

Uno de los cartones recientes no pasa de ser oportuno y hasta cierto punto premonitorio de lo que se ve venir en el escenario económico nacional.

Aparece el Presidente Andrés Manuel López Obrador personificando a un capitán de barco al mando del timón en medio de una brutal tormenta. A lado de él está un espantado marinero que voltea hacia atrás observando como el agua entró ya a la zona de mando del  navío y les está subiendo rápidamente con ganas de llegar al cuello.

«Yo tengo otros datos», dice el Capitán AMLO con pose indiferente para referirse a que no está pasando nada.

El «timing» del cartón es fenomenal. Se asocia con el tema fundamental de discusión de esta semana que tiene que ver con la renuncia del Secretario de Hacienda y los pronósticos cada vez más alarmantes de que el país se prepara para entrar en una recesión.

El  asunto de la recesión ganó especial atención en la opinión pública luego de que se divulgó un análisis de la firma corredora Merrill Lynch en el cual se proyecta  que el PIB habría caído 0.4 por ciento en el segundo trimestre del año respecto al previo a tasa anualizada. Esto basado en los indicadores que provee el INEGI al público.

Es  importante recordar que en el primer trimestre ya hubo una contracción de 0.7 por ciento, por lo que se habrían acumulado a la fecha dos trimestres consecutivos de caídas, lo que técnicamente define a una recesión.

¿Qué  significa una recesión en estos momentos para México? En primer lugar implica que el Presidente podría verse obligado a aumentar el gasto del Gobierno, pero con ingresos más bajos podría verse imposibilitado.

Y  por otro lado representa una señal poco alentadora para los mercados y específicamente podría desatar más bajas en calificación de deuda para nuestro país, en particular de agencias como Moody´s y Fitch Ratings.

El  tema económico adquirió mayor polémica luego de que el prestigiado diario británico Financial Times llamó al Presidente mexicano a no confiar tanto en sus datos porque está demostrado que son diferentes a la realidad que muestra el país.

La  respuesta de AMLO no tardó en llegar: Este viernes reclamó al diario lo publicado y además le exigió una disculpa pública.

Y  es que la retórica de «Yo tengo otros datos» ha pasado de ser una observación ocasional a convertirse en una excusa convencional casi todos los días. El Presidente tiene ciertamente derecho a presentar los datos que guste, sin embargo es importante también  que los mexicanos sepamos «las fuentes» que aportan dichas informaciones.

¿Son  estudios independientes u oficiales? ¿Están vigentes esos datos? ¿Procura López Obrador «cruzarlos» para garantizar la autenticidad y veracidad de los mismos?

La  renuncia de Carlos Urzúa a la Capitanía de Hacienda seguramente va más allá de presiones y grillas internas. Responde también a la forma en que el Presidente busca manejar a su modo los temas económicos y hacendarios en el País por lo que los «choques» en  datos y posiciones resultan frecuentes.

Banxico  se sumó a última hora a la polémica advirtiendo que se prevé una desaceleración y «ligera recesión» en las próximas semanas. Aún y cuando las reservas de México son sólidas (casi 180 mil millones de dólares según Banxico), las señales están más claras que  el agua del navío que se hunde en el cartón editorial.

Aún  es tiempo de recapacitar, apoyarse en mejores fuentes para los datos oficiales y establecer una estrategia de contención a la recesión que ya no toca la puerta, sino que prácticamente ya la tenemos encima.

Homero Hinojosajulio 6, 2019
6min90
Cabrito News
Por Homero Hinojosa
Al igual que Vicente Fox, el controvertido Felipe Calderón es un ex-presidente que no se está quieto. Ambos ex-mandatarios, más que figuras públicas, siguen siendo «figuras polémicas” que no pierden la oportunidad de acaparar la atención en los medios tradicionales y las en redes sociales.
En esta ocasión la reaparición de Calderón coincidió con la trifulca que armaron centenares de policías federales esta semana que se mostraron inconformes con la idea de sumarse a la llamada Guardia Nacional, por lo que bloquearon casetas y avenidas en diferentes puntos del país.
Si no es la temible «mano negra» que está detrás de este episodio (a la que se refirió el Presidente) Calderón sería una «mano amiga» que le dio vuelo a los rebeldes policiacos.
Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública, fue preciso y contundente: Los policías pidieron al ex-presidente fungir como representante sindical.
De esta manera, dice Durazo, existe una prueba de que «grupos de interés» que estaban incrustados en esa dependencia están detrás de estas manifestaciones.
«No es casual que uno de los propios representantes de la Policía Federal solicitara que el expresidente Felipe Calderón fuera su representante sindical», señaló el jefe de Seguridad
Inmediatamente FECAL (como cariñosamente le llaman los morenistas y adversarios) salió a señalar en un video divulgado en su cuenta de Instagram que eso era una acusación falsa,
«Niego categóricamente la cobarde insinuación que desde el poder se hace que yo he organizado o estoy detrás de las protestas de los policías federales», divulgó el ex-presidente en el video.
Calderón ha sido foco de ataque de López Obrador y de Morena desde hace mucho tiempo. Su actuación como director de Banobras, su intervención en el rescate bancario del Fobaproa y la relaciones de las empresas de un cuñado suyo (Diego Hidelbrando Zavala) con el gobierno federal fueron factores muy criticados previo a su candidatura.
Y ya en el gobierno, la izquierda no cesó en sus señalamientos de que FECAL representaba al sector más neoliberal del país y que permitió el crecimiento de los grupos delictivos en todo el territorio nacional.
La reaparición ahora de Calderón no es casual. Todo parece indicar que responde a una estrategia de posicionamiento en la opinión pública nacional para impulsar su nuevo partido.
En enero de este año, recordarán estimados lectores, el ex-presidente y su esposa Margarita Zavala registraron su nuevo partido político. Luego de renunciar al PAN en el 2018, Calderón se enfocó en el esfuerzo de dar vida al partido «México Libre» cuyo objetivo, según señaló su esposa y también ex-candidata presidencial, «pretende restaurar la política» en nuestro país.
Podemos apostar que Calderón seguirá apareciendo en circunstancias polémicas porque ello aumentará su visibilidad en el escenario nacional. Se perfila sin duda a convertirse en uno de los críticos públicos más decididos a cuestionar de manera severa las estrategias del gobierno lopezobradorista para ganar más simpatía entre los grupos que empiezan a desencantarse de la retórica del «Peje».
¿Será Calderón en lo que resta del sexenio la piedra soldada al zapato que estorbará el caminar del Presidente? Si no será un obstáculo constante al menos buscará hacerlo tropezar de vez en cuando…
Homero Hinojosaabril 20, 2019
6min170

Cabrito News
Por Homero Hinojosa

“Break mañanero”

Nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador decidió tomarse el miércoles un justo y merecido “break” de Semana Santa y suspendió las tradicionales “mañaneras” hasta el próximo lunes 22.

“Nos vamos a congregar aquí hasta este miércoles, y vamos a tener… este… otras actividades jueves, viernes, sábado y domingo, de por sí los sábados y domingos no estamos, hasta el lunes…”, anunció López Obrador.

“El domingo vamos a estar en el aniversario de la invasión estadounidense en el puerto de Veracruz, vamos a estar en Veracruz el domingo y el lunes, la reunión de seguridad la vamos a llevar a cabo en Veracruz, la reunión nacional y también va la conferencia de prensa en Veracruz”, agregó con su peculiar estilo de sintaxis tropezada.

Con el Presidente se fueron a descansar también decenas de reporteros “de la fuente” (también tendrán su “break” millones de mexicanos) quienes dejarán de escuchar por unos días una retórica que cada vez se torna más anquilosada, amañada y predecible.

Desde que asumió como Presidente de México el 1 de diciembre de 2018, López Obrador únicamente ha suspendido “La Mañanera” en cinco ocasiones. Éstas han sido el 25 de diciembre, por Navidad; el 31 de diciembre y 1 de enero de 2019, por Año Nuevo; y este 18 y 19 de abril, por Semana Santa.

Desde que rindió protesta, el Presidente comunicó que todos los días hábiles de su gobierno ofrecería una conferencia de prensa en la mañana para dar a conocer los avances en temas clave, como la inseguridad y la justicia. Incluso ha ofrecido sus conferencias desde otras entidades como Baja California, Jalisco y Nuevo León.

Pero… ¿acaso son útiles y necesarias este tipo de reuniones de lunes a viernes? ¿Qué propósito en el fondo cumplen?

Resaltan en particular tres elementos en este tipo de eventos “madrugadores”. En primer lugar, es una oportunidad para definir agendas mediáticas y líneas de opinión, es decir, determinar temas que al gobierno le interesa que se ventilen y repliquen en la prensa.

En segundo término, es una ocasión para reprimir a la prensa “fifí” y a aquéllos periodistas que no se alinean con la retórica diaria, aunque en repetidas ocasión ha dicho que respetará la libertad de expresión.

Precisamente esta semana AMLO aprovechó para felicitar a los reporteros que cubren cada mañana sus conferencias por su “prudencia”, para luego lanzar: “Si ustedes se pasan, pues ya saben, ¿no? lo que sucede”, lo que fue interpretado como un regaño y advertencia fuera de lugar.

Y en tercer lugar, las mañaneras se han convertido en un espacio para resaltar la figura presidencial, para exponer una figura de poder que aunque quiera pasar como igual frente a los demás (“yo también puedo opinar”) al final de cuentas tiene el control del micrófono y concluye puntos de discusión “sin ton ni son”.

Ciertamente se reconoce que el Presidente encare a los medios y enfrente sus preguntas por más incómodas que éstas sean, como las lanzadas hace unos días por el periodista Jorge Ramos de Univisión quien le cuestionó las cifras oficiales de muertes en el País. Es más, quizá ningún mandatario mexicano ha llegado al extremo de lidiar cara a cara con la Prensa como lo ha hecho AMLO.

Sin embargo, el asunto de “las mañaneras” se complica en el momento en que la sala de conferencias de Palacio Nacional se convierte en un púlpito y la ocasión se torna en un culto diario al oficialismo. Quizá un día a la semana sería suficiente para informar a la Nación y así dar tiempo a la Prensa a cultivar sus propia agenda y proponer temas de relevancia para el País.

Por lo pronto esta semana hubo descanso obligatorio de “mañaneras”. El próximo lunes, en Veracruz, retorna el sermón y con ello la letanía de preguntas extraviadas de los periodistas mientras que en el resto de México el ciudadano se sigue cuestionando cuándo se frenará por fin la inseguridad.

Homero Hinojosaabril 13, 2019
5min70

Cabrito News

Por Homero Hinojosa

¿Beto para Presidente?

Beto O’Rourke. Es importante grabarnos este nombre desde ahora, estimados lectores.

El joven demócrata oriundo de El Paso, Texas, promete convertirse en el posible rival de Donald Trump para las elecciones presidenciales del 2020.

“Este es el momento de la verdad para nosotros”, dijo recientemente ante una multitud llena de entusiasmo al formalizar su candidatura para la Casa Blanca, precisamente en su pueblo natal que es frontera con Ciudad Juárez.

Para muchos observadores, O´Rourke trae una dinámica unificadora, valores progresistas y un cambio generacional de los políticos que definen la línea de Washington con el mundo.

Mientras Trump busca construir un muro en la frontera y cierra parcialmente la frontera con México (y aún así no logra detener el flujo de migrantes), O’Rourke contempla a Estados Unidos como “un país de migrantes y de solicitantes de asilo y refugio quienes son la premisa de nuestra fuerza, de nuestro éxito y, sí, de nuestra seguridad”.

De ser electo se espera que el joven político texano de 46 años impulse un reforma migratoria integral que reunificará a las familias separadas en la frontera y que sacará a millones más de migrantes indocumentados de las sombras.

O´Rourke mantiene una simpatía muy popular entre los jóvenes por su pasado como cantante de rock-punk. Cuando llega a los mítines de campaña los asistentes lo reciben con una aclamación espectacular.

Agitando las pancartas que rezan “Beto Créelo”.

Las peticiones para tomarse un selfie del recuerdo con él son constantes.

Su mensaje electoral y social está claramente dirigido no solo a la gente de El Paso, sino a todos los demócratas del vecino país del norte, ya que el partido se prepara para una amplia campaña para ver quién desafía a Trump en las elecciones de 2020.

Ya en el pasado, O’Rourke señaló que él ayudó a impulsar la participación electoral en Texas, particularmente entre los jóvenes hasta alcanzar algunos de los niveles más altos en años.

Dio a conocer su intención de postularse para la presidencia a mediados de marzo, y en un solo día sorprendió al recaudar donativos de pre-campaña por 6.1 millones de dólares, lo que le dio relevancia inmediata en el escenario demócrata.

Con el dinero reunido eclipsó el resultado que tuvo el veterano Bernie Sanders, senador independiente por Vermont. Sanders se presenta como un líder ubicado en el extremo izquierdo del espectro político, que con 88 años —sí, 88!— marcha a la cabeza de los sondeos en la carrera por el Partido Demócrata entre los 16 candidatos declarados.

Pero O´Rourke viene pisando fuerte, enarbolando la bandera de los demócratas de la generación “millennial”.

Desde marzo ha estado haciendo intensa campaña ante grandes multitudes en los estados con voto anticipado como Iowa y Nueva Hampshire.

Además de Sanders, un posible contrincante de O´Rourke dentro de los demócratas sería Joe Biden, el ex vicepresidente de Barack Obama.

Quien todavía marcha  arriba en las encuestas.

Hillary Clinton, quien compitió contra Trump en 2016, aún no ha definido si repetirá como postulante, aunque la mayoría de los observadores opinan que “el momento de Hillary ya pasó”.

¿Quién le convendría a México en todo este caldo de aspirantes? ¿O´Rourke, Sanders o Biden?

A fin de cuentas cualquier demócrata que logre arrebatarle a Trump la presidencia será siempre una mejor opción.

Y a tan solo año y medio de las elecciones muchas cosas pueden suceder, incluso que el mismo Trump no logre llegar a competir por el Partido Republicano, observando los errores tras errores que viene cometiendo en su administración…

 

Homero Hinojosaabril 6, 2019
4min90

Cabrito News

Por Homero Hinojosa

A cansarse gansos

Para muchos mexicanos, dormir una hora más vale “oro”. Pero dormir una hora más en tiempo de verano representa “oro molido”.

Y es que generalmente en época invernal la gente procura reducir actividades al aire libre, por ejemplo, y reposar más en casa. Pero apenas llega la Primavera y las personas se vuelcan a las calles a realizar más actividades, no solo físicas, sino también de esparcimiento en general.

Y es entonces en donde el cuerpo hace su legítimo reclamo: se cansa más y demanda un poco más de reposo.

Este domingo 7 de abril inicia el famoso “Horario de Verano” en casi todo el país.

Solo dos estados “rebeldes” no lo harán: Sonora y Quintana Roo. El primero por sus altas temperaturas y el segundo para igualarse con el estándar de otros destinos turísticos del Caribe que compiten con la “Riviera Maya” (algunos municipios fronterizos también se abstendrán del cambio).

Pero… ¿qué ventajas le ven las autoridades a este famoso horario?

Argumentan, en primer lugar, que se lograra con ello un ahorro de energía. Durante el horario de verano se utiliza menos energía ya que se aprovechan las horas extra de luz solar para hacer las actividades de rutina. Además de que las personas tienden a pasar más tiempo en la calle.

En segundo término, representara un impacto favorable a los negocios. Las tiendas y los comercios dicen reportar un aumento en utilidades en los seis meses del horario de verano. Esto se debe a que cuando las personas salen tarde del trabajo pueden aprovechar la luz de día para hacer mandados y compras, que en invierno no pueden hacer.

Y en tercer término, tratan de convencernos que favorece al turismo y al transporte, ya que las horas extras de sol hace que la gente gaste más dinero en camiones, taxis y ubers.

Las desventajas se acumulan por otro lado. Los médicos afirman que pueden presentarse alteraciones físicas en las personas como somnolencia, dolor de cabeza, cambios de estado de ánimo y apetito. En algunos casos se han detectado cambios peligrosos en presión arterial y diversos efectos por el estrés (entre madres de familia, principalmente).

Precisamente para las mamás representa “una hora extra de trabajo”, ya que los niños al ver luz allá afuera se mantienen haciendo sus actividades —y travesuras— habituales (“…pero todavía hay sol mamá!”, argumentan con justa razón los pequeños).

Y una desventaja importante tiene que ver con la seguridad. Existe mucha preocupación por aquéllos que  salen de casa cuando aún está oscuro, lo que puede ocasionar que sean víctimas de algún evento criminal.

Al final de cuentas todo se resume en una hora menos de sueño. La gente se va a dormir “más tarde” y tiene que levantarse “más temprano” para cumplir con sus obligaciones. Todos lucimos más cansados.

Por más ventajas económicas que se le vea al Horario de Verano es importante recordar que la salud siempre va primero. Ojalá algún día esto lo entiendan bien nuestras autoridades burócratas, aunque ellas —con cambio de horario o sin él— siempre llegan tarde y huyen más temprano de la oficina.

Homero Hinojosamarzo 30, 2019
5min90

Cabrito News

Por Homero Hinojosa

La responsabilidad de denunciar

El movimiento #MeToo está propagándose fuerte en México, ventilando un gran número de denuncias. Cientos de mujeres exponen en redes sociales el acoso psicológico y sexual de escritores mexicanos a través del hashtag #MeTooEscritoresMexicanos y muchos más con el prefijo #MeToo.

Las cuentas en Twitter, la mayoría anónimas, brotan hoy para denunciar también el acoso en otros campos profesionales, como el periodismo, el cine, el teatro, la política, la abogacía y el activismo.

Hasta existe una etiqueta llamada #MeTooPeriodistasMexicanos, en donde fue denunciado un alto directivo del Grupo Reforma que fue despedido esta semana, así como el caso de un fotógrafo conocido en el entorno profesional.

El movimiento #MeToo data ya de algunos años atrás pero en 2017 retomó fuerza tras la ola de acusaciones en contra del productor cinematográfico de Hollywood, Harvey Weinstein.

Se señala a la activista norteamericana Tarana Burke como la impulsora de #MeToo. Burke lo inició en 2006 para atender a mujeres jóvenes de comunidades marginadas que sufrieron algún tipo de acoso evidente y de violencia sexual.

En ciudades del norte del País, como Monterrey, se han multiplicado las denuncias teniendo naturalmente como epicentro las universidades, espacio natural para la exposición de casos de acoso entre profesores (as) y alumnos (as).

¿Ciertas o falsas las acusaciones? Es una pregunta que generalmente se hacen los internautas y tuiteros al toparse con un nuevo reporte. El denominador común en la mayoría de los casos es el apego al anonimato como fuente de denuncia, quizá en parte por simple y legítima auto-protección o quizá también para aprovecharse del momento y buscar encender un escándalo.

En este último punto, las redes sociales son terreno bien abonado para hacer correr todo tipo de versiones, algunas bien fundamentadas pero otras con claros tintes de venganza o intención de causar daño.

Evidentemente el acoso y abuso sexual es asunto que ocupa y preocupa a diario a la opinión pública no solo en México, sino en todo el mundo. Sin embargo, el poder que Twitter y Facebook le dan al fenómeno se ha convertido en un asunto que muchos ciudadanos lo ven ya con mucha cautela y riesgo.

En este sentido, algunas universidades e instituciones han decidido establecer entidades independientes para recibir reportes de casos de acoso, hostigamiento o abuso y darles seguimiento. Sin duda, hacerlo de esta manera resulta más cuidadoso y responsable.

Muchos medios se han montado a estas tendencias y expuesto en sus páginas casos, historias y hasta nombres de presuntos acosadores.

El problema es que algunos medios simplemente los han exhibido, pero no han verificado bien los hechos ni autentificado a las fuentes que han originado los escándalos. Tampoco han tenido la cortesía de intentar obtener y llevar la versión de la parte acusada y cumplir así con el principio de “fair comment” o imparcialidad.

Al difundirlo sin elementos de veracidad y precisión se propaga más el “linchamiento mediático” . De esta manera muchos medios se han llevado de encuentro a gran cantidad de ciudadanos que con el tiempo han demostrado que fueron objeto de venganzas o ataques de “mala leche”.

Hoy vivimos un mundo cada vez más interconectado, en donde la información, desinformación y “deformación” de la realidad corre como pólvora en mes patrio. La Posverdad y las noticias falsas se imponen hoy como fórmula de referencia y conocimiento y por ello es importante andar con cuidado.

Denunciar casos en las redes sociales y los medios es hoy una gran responsabilidad, por lo que siempre resulta más inteligente y efectivo acudir a instancias más establecidas y con mejores elementos de juicio para abordar este tipo de situaciones. Por las redes corre de todo, por ello hay que tomarlas con precaución.