Lucia Navarro

Lucia Navarrofebrero 4, 2019

5min410

Euforia y Esperanza

Por Lucía Navarro

A medida que pasan los días se hace más evidente que Nicolás Maduro pierde apoyo. Militares, embajadores, empleados de gobierno, estudiantes y los millones de venezolanos repartidos por el mundo reconocen que Guaidó encontró el tono y las palabras necesarias para que la comunidad internacional hoy lo respalde.

A diferencia de otras ocasiones, esta vez el movimiento fue meticulosamente labrado y con la cabeza más fría. Hubo reuniones secretas y hasta tiempo para diseñar una hoja de ruta para saber por dónde hay que comenzar el trabajo. El Plan Pais tiene estructura clara y precisa sobre lo que hay que hacer y cómo debe hacerse.

No me queda duda de que ésta vez a Nicolás Maduro le están cerrando bien el cerco y que Juan Guaidó quedará como el “Mesías” que supo tomar “al toro por los cuernos” y aprovechar el momento y su posición en la Asamblea Nacional para decir: “se acabó señores, a Venezuela no la sangran mas”.

Maduro siempre dirá que fueron “los usurpadores del imperio que quieren quedarse con la riqueza de Venezuela”, “los golpistas y traidores a la patria” pero nunca reconocerá que fue la torpeza de un sistema y su ideología lo que ahora lo hunde. Hoy Maduro insiste en no querer llamar a elecciones como lo pide el pueblo venezolano y dice que no aceptará ultimátums.

Mientras poco a poco es aprobada por los países, la ayuda humanitaria deja de ser vista como un instrumento de intromisión dando pasos al sentido común y a la cordura que reconoce las necesidades de la gente y lo urgente de abastecer no solo los anaqueles en las tiendas sino los dispensarios de medicinas en los hospitales. Como lo dijo la gobernadora del estado Táchira, Laidy Gómez: “hablar de ayuda humanitaria no es hablar de guerra”.

Canadá esta enviando cerca de 40 millones de dólares en apoyos que, según lo dicho por el Presidente Juan Guaidó, primero llegará a quienes están en riesgo de morir. Y a medida que llegue más ayuda humanitaria a Venezuela, se sumarán otros que recuerden lo que desde hace años no tienen y lo que dejaron de disfrutar gracias a un sistema que con una mano les daba una bolsa con comida, mientras que con la otra los jalaba hacia el fondo del jarrón, como en el viejo cuento de los cangrejos.

La llegada de ayuda humanitaria y el apoyo manifiesto de la comunidad internacional hará que a mas venezolanos se les caiga la venda y vean que “vivir al estilo Chavez-Maduro no es vivir sino sobrevivir….y algunas veces ni siquiera eso”.

Hoy la euforia y el entusiasmo se contagian al igual que el ánimo y la esperanza; con cada manifestación callejera, en cualquier parte del mundo, se ve a venezolanos con una fe renovada, con una energía nunca antes vista, con unas ganas enormes de trabajar para que en su mesa jamás falten las arepas, las hallacas, el café, la carne, el pollo y el bote de Tylenol.

Aún faltan algunos días señores pero escuchen venezolanos: “pa’trás ni ‘pa coger impulso, que detrás de todas las tormentas siempre sale el sol”.

 

Lucia Navarro es la Directora editorial de www.lucianavarro.com

Además, es una reconocida periodista con una extensa experiencia en medios difusión en los EE.UU., México, América Central y del Sur.


Lucia Navarroenero 18, 2019

5min190

El Santo Niño…del huachicoleo

Por Lucía Navarro

Pensé que de México lo había visto todo. Pero qué equivocada estaba. Mientras el gobierno mantiene una férrea batalla para acabar con la vieja y corrupta práctica de “huachicolear” la gasolina de PEMEX, me topé con “El Santo Niño del Huachicoleo”.

Si la busca en internet, la figura podrīa parecerle hasta tierna. Un bebé vestido con un traje como de bautizo, sentado en una silla, con un tubo de PVC y un bidón de esos que se usan para transportar gasolina; símbolos de las herramientas de trabajo de los huachicoleros. Algo así como “El Niño Dios” pero de los ladrones de gasolina.

Hay que ser muy descarados para atreverse a pedirle a un “santito” que solape nuestro cinismo y nos convierta en invisibles con tal de seguir exprimiendo “de a gratis” los litros de gasolina que, por derecho, pertenecen a todos los mexicanos.

Al mentado “Santo Niño” no le importan las calamidades de millones en México, ni siquiera el que un padre de familia, tenga que dormir prácticamente en su auto, esperando que la gasolina en la estación alcance para comprar los necesarios para llegar al trabajo al día siguiente. Al “Santo Niño del Huachicoleo” parece que no le importan ni los sacrificios ni las larguísimas filas para que al tanque del automóvil por lo menos le entren unos cuantos litros del combustible que hoy parece tan codiciado como el agua. Y ni que decir de quienes tiene la vida en un hilo por un litro de gasolijna.

El folclor de Méico es inconfundible e inigualable. Existe La Santa Muerte, Jesús Malverde, el Santo de los narcotráficantes; El Santo Nińo de la APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca) con su paliacate rojo cubriéndole la cara, una boina negra una estrella de cinco picos; o de la Virgen de las Baricadas, que aprovechándose de la imagen de la Virgen de Guadalupe, acabó siendo el estandarte de los maestros en Oaxaca durante un conflicto en 2006 cuando exigieron que Ulises Ruíz renunciara al cargo de Gobernador del estado.

Pero bueno, ya sabemos que de folclor y ridiculeces esta lleno el mundo, al igual que de “Santos” que parecen ser el único o de los pocos pilares de los que el pueblo puede asirse cuando la corrupción y la impunidad parecen reírse de la decencia y el sentido común.

Oiga, esto de ordeñar ductos de petróleo en México ya se habīa pasado de la raya. Me parece maravillosos el que el gobierno haya decidido poner manos a la obra.

Desconozco si hay que agradecérselo a algún otro Santo pero, por lo que dice el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, por lo menos ya hay cerca de 500 huachicoleros a los que su “ Santo Niño” les falló y hoy están en manos de la justicia.

Lucia Navarro es la Directora editorial de www.lucianavarro.com

Además, es una reconocida periodista con una extensa experiencia en medios difusión en los EE.UU., México, América Central y del Sur.


Lucia Navarroenero 11, 2019

4min250

Tan Ricos y Tan Pobres

Por Lucia Navarro

Contra viento y marea y la oposición de medio mundo, Nicolás Maduro inició un nuevo período como Presidente de Venezuela.

No importa que desde la Casa Blanca, la OEA, el Grupo de Lima, la Unión Europea y cientos de miles de venezolanos le hayan dicho que no lo quieren como presidente, Nicolás se aferra a vivir en Miraflores y no tiene intención -por lo menos por ahora- de contratar a un agente de bienes y raíces para que lo ayude a encontrar una nueva casa.

No puedo decir que me sorprende. Después de todo ha podido aplicar bien las teorías Marxista-Leninistas logrando la estrategia de “divide y vencerás”. No importa si estoy o no desacuerdo con su visión de gobierno y de país próspero; lo que si interesa es ver como la nación se desgarra entre pleitos internos, hiperinflación, una economía estancada y la angustiante huida del país de millones de personas que quizá no tenían en su proyecto de vida convertirse en extranjeros.

Jesus Seguías, Director de la encuestadora Datincorp, me contaba que en Venezuela el poder “es un tema de hechos y no de ilusiones e ideas” y el presidente Maduro ha mostrado que en su país lo tiene y que no existe el vacío de poder. Su poder de coacción es tan grande que a pesar de “guarimbas”, manifestaciones, sanciones internacionales, acusaciones de corrupción, narcotráfico, encarcelamiento de políticos o de los políticos presos, ha sabido mantenerse a flote.

Pareciera increíble que siendo tan rico en petróleo y con muchas personas con un enorme talento, el país este en medio de una enorme pobreza. Venezuela: tan rica y tan pobre, mientras se mecen entre la presión de China, por los enormes compromisos económicos que ha adquirido con ellos y Rusia que se ha convertido en un aliado de Nicolás Maduro en materia armamentista.

Habiendo nacido en la ciudad de Monterrey, en México, en la llamada “capital Industrial del país” aprendí que los ricos con mas éxito son aquellos que negocian aprendiendo a tropezar en el camino y algunas veces hasta perdiendo batallas.

Soy persona de fe pero veo difícil que Venezuela vaya a salir de donde está a menos de que, de manera honesta y sincera, entre el gobierno y los grupos de la oposición se sienten a compartir un café con una arepa y hablen con ganas de entenderse.

A Venezuela lo que menos le hace falta son sectores encaprichados por mandar al hoyo al contrincante, cuando no se tienen objetivos claros y pensando en el bienestar de la mayoría. – Enero, 2019

 

Lucia Navarro es la Directora editorial de www.lucianavarro.com

Además, es una reconocida periodista con una extensa experiencia en medios difusión en los EE.UU., México, América Central y del Sur.

 

 


Lucia Navarroenero 8, 2019

4min240

La Primera Ola 2019

Por Lucia Navarro

Una nueva caravana se forma en Centro America. Partirá de Honduras a mediados de enero, en busca de un lugar en donde hacer realidad su sueño de una vida mejor.

Se supone que esta vez no buscarían llegar de inmediato a Estados Unidos, sino quedarse en el Sur de Mexico, en concreto Chiapas y Oaxaca, estados en los que la pobreza o la violencia no son ajenos. Ahí hay muchos viven en medio carencias y bajo la sombra de grupos de crimen organizado.

Seguramente el grupo emprenderá su travesía con una bolsa de ilusiones y nube de dudas. Pero, por lo menos en unen principio, Donald Trump no será la razón, sino el futuro que Mexico puede ofrecerles. Si bien la economía de México es más rica y sólida que la de muchos países de Latinoamérica, en el sur del país todavía hay enormes huecos que seguramente recordarán a estos migrantes que la pobreza es otro miembro de muchas familias en el sur mexicano.

A pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador y algunos empresarios tendieron la mano a los miles de migrantes que llegaron en caravana a Tijuana hace algunas semanas, diez mil empleos para todos no son suficientes y menos cuando dentro de México también existe demanda de trabajo. Quizá el proyecto del Tren Maya se convierta en su salvación y en él encuentren el empleo que en sus países no encontraron. Ojalá.

He visto de primera mano la pobreza y las dificultades que pasan en Centroamerica. He sido testigo de la pobreza en Guatemala y en El Salvador y he reportado infinidad de historias sobre la situación social, política y económica en Honduras y lamento profundamente que esas circunstancias empujen a tanta gente a dejar su tierra cuando seguramente su preferencia habría sido no hacerlo.

Pero, ¿qué le vamos a hacer? No puedo culparlos por querer vivir en paz o dar una mejor calidad de vida a sus familias. Lamentablemente podrían encontrar en el sur de México algo parecido a aquello de lo que huyen. Y ojalá que quienes decidan emprender el resto de la jornada hacia el norte lleguen sin contratiempos, y sin haber pagado con una pierna o con la vida, su decisión de arriesgarse a subir a La Bestia o de encontrarse con alguna grupo criminal de los que opera en México y busca sacar provecho de la desesperación de los migrantes.

Enero 2019 Lucía Navarro es la Directora Editorial de www.lucianavarro.com lucia@lucianavarro.com



SOBRE NOSOTROS

Las Mejores Noticias al momento, síguenos en nuestras redes sociales


CONTÁCTANOS




ÚLTIMAS PUBLICACIONES