Cabrito News

Homero Hinojosajulio 4, 2020
HOMERO-HINOJOSA.jpg

4min270

CABRITO NEWS

Estirón de Orejas

Por Homero Hinojosa

 

¿A qué va el Presidente de México a Estados Unidos el 8 de Julio?

Ésta fue una pregunta que rondó durante toda esta semana no solo en diversos canales diplomáticos, sino también entre los círculos empresariales y de opinión pública de ambos países,.

La respuesta más sencilla fue: “AMLO va a Washington a subir la popularidad de Trump previo a las elecciones presidenciales de noviembre”.

La contestación oficial, en palabras propias de Andrés Manuel López Obrador, fue: “Va a ser una reunión política, en el buen sentido de lo que es la política”.

Sin embargo, una tercera versión que corre en círculos periodísticos y diplomáticos es que nuestro Presidente va a que le den un “jalón de orejas” y a que le quede claro que México debe seguir al pie de la letra el nuevo acuerdo comercial internacional, el T-MEC.

El miércoles 8 de julio viajará AMLO a Washington en avión comercial… porque ya no tiene un jet presidencial que lo transporte. Lo hará tentativamente vía Atlanta, según fuentes de Palacio, y con muchas interrogantes de por medio.

“Cuando el presidente de México viaje a la Casa Blanca la próxima semana, tendrá que contar con las mismas preguntas que los viajeros de todo el mundo están haciendo”, comenta The Washington Post esta semana.

“¿Qué tan temprano necesita llegar a un aeropuerto en estos días? ¿Se dejará el asiento del medio vacío? Durante la escala, ¿estará abierto el servicio de comidas?”, se pregunta el rotativo.

La necedad del Presidente no es negociable. López Obrador viajará en avión comercial con todos los riesgos (de seguridad y atraso) que ello implica y, como no hay por el momento un vuelo directo Ciudad de México-Washington, lo hará con una parada en el camino, por lo que quiere llegar un día antes de la reunión.

La reunión será, sin duda, una oportunidad para leerle la cartilla a nuestro Presidente. Y es que pese al T-MEC, las acciones de López Obrador —en particular en el sector energético— han creado incertidumbre y sus políticas restrictivas están ya impidiendo aprovechar el T-MEC, como bien lo advirtió el embajador de Estados Unidos en México hace unos días.

Todavía está fresca en la memoria de muchos mexicanos su mal tino político que llevó a la cervecera Constellation Brands a suspender su instalación en Tijuana. Y su terquedad por “pegarle” a los contratos privados de empresas de energía limpia para favorecer a las empresas estatales de energía.

Es decir, mientras nuestro Presidente muestra una intención de “hablar de política” la próxima semana, acá en México se está encargando de sumar “tachitas” para que —frente a frente— el Presidente Donald Trump lo regañe, le lea la cartilla y lo humille en sus dominios.

¿Anticipará este escenario nuestro canciller Marcelo Ebrard? Estén seguros que sí, pero también Ebrard está consciente de la terquedad de su jefe. Veremos el tamaño del “estirón de orejas a la americana” que seguro les darán la próxima semana.


Homero Hinojosajunio 27, 2020
HOMERO-HINOJOSA-3.jpg

5min390

CABRITO NEWS

Pégales y se van

Por Homero Hinojosa

 

Los empresarios españoles de Iberdrola anunciaron esta semana que decidieron frenar una inversión de mil 200 millones de dólares en México para la construcción de una planta de energía en Tuxpan. Con la cancelación del proyecto se esfuman casi dos mil empleos en la región y se sienta un nuevo precedente de “huída de capitales e inversiones” en México.

La decisión radicó en una falta de acuerdo con la CFE a partir de la nueva política del Gobierno en materia energética, la cual está encaminada a cuestionar y replantear las prácticas de las empresas de energías limpias en nuestro país.

El tema energético se ha convertido en un problema serio para el actual Gobierno. Los cambios de reglas comienzan a afectar la percepción de los inversionistas extranjeros, por lo que seguramente habrá nuevos casos de cancelaciones y salidas. Incluso, en el sector petroquímico (un sector “no tan limpio”) se han dado también reclamos.

Estados Unidos, el principal inversionista en México, considera que nuestro país está generando una creciente desconfianza al seguir este tipo de políticas radicales. En una reunión por Internet con empresarios de la Concamin, su embajador Christopher Landau dijo que los norteamericanos empiezan a ver “cosas muy desalentadoras y preocupantes”.

“Este es un momento dorado para México para atraer inversión extranjera y espero que no lo desperdicien porque para mí sería una tragedia histórica de perder esa oportunidad y esa ventana no va a estar abierta mucho tiempo más”, les advirtió Landau.

México salió este mes del Top 25 de las naciones más atractivas para la Inversión Extranjera Directa (IED), de acuerdo con el Índice de Confianza de Kearney 2020. El año pasado ocupó la posición 25 en este ranking y en 2018 estaba en el puesto 17.

Según Kearney, tres son los principales factores por los cuales México salió de este ranking: el entorno macroeconómico poco favorecedor; la falta de transparencia regulatoria —sobre todo en el sector energético, donde se han hecho cambios a contratos— y la canalización de recursos públicos a obras de infraestructura de bajo impacto.

Para nadie resulta un misterio que las medidas económicas seguidas por México durante la pandemia, aunado a actitudes recriminatorias hacia la iniciativa privada y una marcada política populista, han generado un ambiente de desconfianza.

El Gobierno debe recordar que mantener la inversión foránea es fundamental para la recuperación económica del País. Poco ayuda generar incertidumbre. El daño ya está hecho, pero este tipo de señales que hemos visto deben invitar a nuestras autoridades federales a “pivotear” en sus medidas y reconsiderar sus políticas.

Recordemos que la crisis que se viene no es solo financiera, sino también de desempleo. La inversión extranjera es vital en diferentes sectores productivos de la economía mexicana, desde las maquiladoras de Matamoros hasta las plantas automotrices en Guanajuato y Coahuila.

En una economía compleja y diversificada como la nuestra, este tipo de inversiones es primordial para que la economía crezca y genere oportunidades laborales para los mexicanos. Seguir golpeando sus proyectos solo provocará mayor huida de capitales y de recursos.


Homero Hinojosajunio 20, 2020
HOMERO-HINOJOSA-2.jpg

5min480

CABRITO NEWS

Credibilidad vs. Popularidad

Por Homero Hinojosa

 

Había una vez en México un señor llamado Jacobo Zabludovsky que “salía en la tele». Jacobo tenía un noticiero en las noches que se transmitía a nivel nacional y era el referente de información —y hasta cierto punto de credibilidad— de lo que ocurría en nuestro país y en el mundo.

En aquellos años, por los 70s y 80s, todavía no existía TV Azteca ni Multimedios como lo conocemos ahora. La percepción de la realidad nacional la definían en buena medida el Grupo Televisa y los periódicos nacionales de la Ciudad de México. Jacobo no solo gozaba de credibilidad, sino también de popularidad, una combinación no muy común.

Con el tiempo Jacobo fue perdiendo ambas facultades, pero primeramente dejó ir la credibilidad. Otras voces fueron apareciendo con el tiempo aunque no necesariamente eran programas de noticias veraces del todo. Y su popularidad comenzó a ser compartida con otras figuras.

Hoy día el factor credibilidad en nuestros líderes y agentes de opinión es un valor escaso, ausente, y por ello en muchos casos muy preciado cuando se detecta. La popularidad parece irse imponiendo ahora como elemento de referencia para formarse una imagen y una percepción de lo que acontece cerca y lejos de donde vivimos. Y esto puede convertirse en un fenómeno peligroso (el «simpatizar» con alguien más que en la búsqueda de «creer» en alguien).

Debido a la presencia e influencia de las redes sociales, los medios de comunicación han pasado a un segundo plano de referencia en la actualidad. Las informaciones corren ahora de un grupo de Whatsapp a otro, de una página de Facebook a otra más.

Nos formamos una percepción —no necesariamente opinión— de las cosas con base en los escritos y videos que nos van llegando. Como ciudadanos, poco tiempo tenemos para verificar o autentificar una información. Nuestro cerebro archiva lo que recibimos como algo que existió, que se dio, y sin reconocer con el paso del tiempo si fue cierto o no. Se guardado queda como una «pseudoverdad».

Esta percepción de «pseudoverdad» forma parte hoy de un fenómeno más extenso conocido como «Posverdad», que podemos definir como una realidad de comunicación e información en donde entran en juego los factores emocionales, de simpatías y de identificación ideológica como referentes de lo que pensamos y opinamos. Y cada día la gente busca alinearse más con aquellos contenidos que son consistentes con su forma de pensar y de actuar, creándose en algunos casos espacios de polarización de puntos de vista.

Twitter es un buen ejemplo de ello. Seleccionamos generalmente «fuentes» que generalmente son compatibles con nuestras ideas. Por más que el ciudadano trata de mantener un equilibrio de fuentes de información a final de cuentas acaba presa de los algoritmos de las empresas de redes sociales que dan prioridad en resultados de nuestra navegación cotidiana a los «tuiteros» que más vemos y a las ideas que ellos exponen.

Hoy ya no hay “jacobos”. Hoy existen los  “chumeles», los «youtubers» y los «influencers». La mayoría de estos nuevos agentes de referencia y de opinión son seguidos porque nos parecen simpáticos y «buena onda», más que por gozar de credibilidad.

Y para hacer las cosas más trágicas, los llamados «bots» del mismo Gobierno no cesan en su intento de desacreditar a los pocos periodistas y medios creíbles con campañas de difamación y mentiras. Es hora de estar más alerta de la oferta informativa a la que nos exponemos.


Homero Hinojosajunio 13, 2020
HOMERO-HINOJOSA-1.jpg

5min720

CABRITO NEWS

Adiós a las aulas

Por Homero Hinojosa

 

Prácticamente todas las escuelas y universidades del País siguen enseñando a distancia. Los niños y jóvenes mexicanos mantienen sus respectivos planes de estudio a través de Internet principalmente, trabajando en casa igual que sus maestros.

El sistema de impartición de educación cambió radicalmente a raíz del Covid-19. La educación en línea ya había estado cobrando fuerza desde hace algunos años, pero  ahora estamos viendo que el Coronavirus ha forzado a todos los alumnos a abandonar las aulas. Y quizá para siempre en algunos casos.

En fechas recientes ha habido especialmente un crecimiento significativo en los cursos en línea en plataformas como LinkedIn, en cursos abiertos masivos en línea (MOOC) y en cursos simultáneos masivos en línea (SMOC).

Y es muy probable que todos estos cursos crezcan y que muchas escuelas y universidades que por años impartieron sus materias en recintos físicos adopten esta nueva modalidad en el futuro y muchos de sus alumnos.  En pocas palabras, estamos viendo la llegada de una nueva educación en México, sobre todo a nivel superior.

Las ventajas están a favor, ya que las herramientas de aprendizaje que tiene la gente hoy día son más efectivas. Las computadoras son más rápidas ahora y los teléfonos inteligentes son aun “más inteligentes”.

Es probable que la experiencia de educación en línea, como respuesta a la pandemia de COVID-19, demuestre que es posible proporcionar una educación efectiva y de calidad, incluso al aumentar drásticamente el número de estudiantes.

Seguramente las universidades más grandes y más conocidas (el Tec de Monterrey, la Ibero, la UNAM) decidirán aumentar la cantidad de estudiantes que atienden en línea, lo que podría reducir costos y —eventualmente— las colegiaturas.

La capacidad de servir a más personas a un precio bajo y crear competencia podría romper el gremio de la educación superior en México, proporcionando un beneficio social donde más mexicanos podrían obtener una educación más significativa bajo mayor demanda.

Muchos padres de familia que son sostén de sus hijos y aquellos alumnos que trabajan y pagan sus estudios pronto se darán cuenta de que pueden obtener una buena calidad de educación de forma remota, solo asistiendo a clases en línea. Y podría aumentar el número de estudiantes al abaratarse precios de colegiatura y contar con más opciones de aprendizaje de alto nivel.

En Texas ya están apostando a que la mayor parte de la población tenga un título de educación superior. En nuestro vecino estado norteamericano existe una iniciativa conocida como “60 Por 30” cuyo objetivo es que el 60 por ciento de los texanos de 25 a 34 años completen algún nivel de educación superior para el año 2030. Es un objetivo ambicioso, pero es crítico para la próxima fase económica de crecimiento en Texas.

Por lo pronto, muchas universidades y escuelas técnicas en México ya se dieron cuenta que la impartición de la educación a partir de ahora será diferente. Ojalá que nuestro Gobierno, fundaciones y la iniciativa privada estimulen financieramente estas iniciativas hacia la educación en línea, un sistema de enseñanza que ya llegó para quedarse.


Homero Hinojosajunio 6, 2020
HOMERO-HINOJOSA.jpg

8min520

CABRITO NEWS

Baja el cero y no contiene

Por Homero Hinojosa

 

La aritmética del Covid-19 nos tiene confundidos a muchos ciudadanos en México. Y nos mantiene también estratégicamente distraídos.

Cada día nuestro subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, aparece como un legendario “profe” de escuela primaria ofreciendo el último informe del avance del virus. Con una carpeta bajo el brazo llena de cifras negativas nos revela el aumento en número de muertos, la cantidad de nuevos casos, los niveles de contagios, casos de hospitalizados, etc.

Más allá de su cotidiano sermón hipnótico, somnoliento y mediático, todo al final del día se resume en números fríos y cambiantes, en una corriente constante de cantidades que quizá causan un asombro pasajero y son un motivo más de conversación de encierro (“hoy hay más muertos que ayer!”) pero que a fin de cuentas quedan solo en pura y simple aritmética.

Lo lamentable del caso es que esta semana hubo un repunte signficativo de muertes que fue atribuido por nuestras autoridades a reportes tardíos, de hace dos meses, por lo que se decidió acumularlos en la ronda del momento y “actualizar los datos”. En pocas palabras, súmale a la lista que quedaron estos muertitos pendientes…

A nuestro gobierno le conviene seguir esta estrategia de la aritmética distractora y cambiante. Es parte de la propaganda de entretenimiento para ocultar otras realidades más preocupantes, como la falta de una adecuada estrategia de salud y de capacidad hospitalaria. Es decir, el objetivo de los informes matutinos (La Mañanera con López Obrador) y los reportes vespertinos (La Tardeada con López Gatell) es buscar que los números del virus minimicen los hechos más críticos que vive México, de los que no nos hablan abiertamente.

Una cruda realidad más, por ejemplo, está en otro tipo de cifras: la del desempleo. Sin embargo, de esa contabilidad nos nos informa todos los días nuestro gobierno porque no le conviene. Por lo menos 2.1 millones de mexicanos no tenían empleo en abril, según el INEGI. 

Y súmele usted las cifras de “pérdida de empleadores”, es decir, de aquellos propietarios cuyos comercios y negocios ya no volverán a abrir las puertas, como en el caso de establecimientos de turismo, restaurantes y constructoras, por mencionar algunos.

Nadie parece entender el “timing” de nuestro Presidente quien se aferra en restablecer en mal momento sus giras populistas, inaugurar el arranque de un tren que no llegará a ningún lado y en pleno desenlace de otro “huracán” (éste sí meteorológico, además del sanitario que ya tenemos con él más de dos meses).

Los mexicanos no solo presenciamos hoy en día un circo de tres pistas, sino un espectáculo de muchas pistas que solo pretende “despistar” más nuestra atención de los efectos reales que está teniendo el Covid-19 en la salud, la economía y el bienestar personal y familiar de millones de mexicanos.

El País demanda de nuestro gobierno federal más acciones y menos “sumas y restas” que solo sirven para emprender una manipulación oficial de la información y operar una maquiavélica campaña de propaganda culpando a la prensa independiente que muestra otros datos de la realidad que vivimos. Baje usted el cero y no contiene…


Homero Hinojosamayo 30, 2020
HOMERO-HINOJOSA-4.jpg

6min600

CABRITO NEWS

Políticas “sucias”

Por Homero Hinojosa

 

Los golpes del Gobierno Federal en México contra las empresas de energías limpias no se detienen. La Comisión Reguladora de Energía (CRE) aprobó esta semana un aumento de hasta nueve veces a las tarifas de transmisión que pagan las llamadas centrales renovables.

Este tipo de centrales son aquéllas que basan su industria en la generación de energía con base en fuentes renovables. Los parques eólicos —que como “totems” con enormes hélices adornan nuestros campos— y las centrales solares son un buen ejemplo de ello.

Desde hace unas semanas existe tensión en este sector que tiene como origen la nueva política energética anunciada por el Gobierno Federal para limitar la operación de proyectos de energías limpias en México. Por lo menos siete gobernadores ya han rechazado dicha política.

La llamada “economía circular” —o tecnologías limpias— son hoy en día los motores que mueven la actividad en muchos países que han dicho adiós a otro tipo de energías más contaminantes, como el carbón.

En España, por ejemplo, la apuesta es clara, dice el empresario Ignacio Galán, presidente de Iberdrola.

“La economía circular y las energías limpias son los ejes que promueve la Unión Europea y junto con la digitalización son elementos de futuro. Nos vamos a una mayor competitividad en las renovables o las redes inteligentes”, comenta Iberdrola en una entrevista con el diario El País. 

“Son más eficientes que los sistemas tradicionales energéticos. O sea, reduciremos las emisiones, habrá menor contaminación, creando un círculo virtuoso”, agrega. 

Sin embargo, nuestro país va de nuevo en contra a las tendencias mundiales. La Secretaría de Energía publicó recientemente en el Diario Oficial de la Federación una nueva política (le llama “acuerdo”) que limita la participación de centrales de energías renovables bajo el argumento de salvaguardar y dar confiabilidad al sistema eléctrico nacional. Para muchos, esto significa un burdo instrumento dirigido a limitar el ingreso y la operación rentable de más plantas solares y eólicas. 

Un buen juez (todavía existen en México) otorgó puntualmente esta semana trece suspensiones definitivas que impedían la entrada de operación de nuevas centrales. Pero la batalla no ha terminado.

Analistas europeos estiman que esta nueva política causará un impacto negativo en al menos 44 proyectos de energía limpia en 18 estados del país y afectará las inversiones que diversas empresas europeas tienen en México por más de 6 mil 400 millones de dólares.

Preocupa que este tipo de “acuerdos” y todos los movimientos de la Secretaría de Energía se den en lo “oscurito”. Se emiten sin respetar procesos legales y normativos, lo que muchos empresarios han visto como un ataque frontal a la certeza jurídica de las inversiones en México.

Nuestro gobierno debe entender que políticas populistas e impulsivas de esta naturaleza tendrán graves efectos: pérdida de empleos, pérdida de confianza de inversionistas y afectaciones para los proyectos eléctricos de todas tecnologías en al menos 18 estados.

Acciones como ésta solo refuerzan el centralismo y pisotea el espíritu de federalismo y libre empresa que debería imperar en el País. Es tiempo que las decisiones en materia energética se consulten con cada estado antes de emitir políticas y decretos que ensucien de manera pareja los proyectos que con tanto esfuerzo se emprenden en México en materia de tecnologías limpias.


Homero Hinojosamayo 23, 2020
HOMERO-HINOJOSA-3.jpg

5min790

CABRITO NEWS

Por Homero Hinojosa

Reabrir las playas

 

Si no hay cambios de última hora, a partir del 1 de junio los centros turísticos de mayor importancia en nuestro país (Cancún, Playa del Carmen, Puerto Vallarta, entre otros) iniciarán una primera etapa de preparativos para reiniciar operaciones. Algunos hoteles ya han fijado la segunda semana de junio para formalmente recibir a sus huéspedes.

El regreso de turistas no es tanto problema. Sondeos en Estados Unidos y Canadá revelan que muchos turistas están ya con un pie en la escalinata del avión para visitar nuestras playas (sin considerar una buena cantidad de mexicanos con la idea de hacer lo mismo). Y es que el mes de junio representa el arranque oficial y tradicional de las vacaciones de verano, ahora este año en “modalidad coronavirus”.

El problema no es de demanda. Las complicaciones más bien se presentan en todo el protocolo de retorno de operaciones que deben de seguir hoteles, líneas aéreas, restaurantes, centros de entretenimiento y demás prestadores de servicios turísticos los cuales deben regirse por lo que disponga el semáforo regional en sus respectivas zonas, así como el seguimiento de las disposiciones específicas de reapertura que marquen las autoridades locales.

Miguel Torruco, secretario de Turismo, informó esta semana que en los siguientes meses esperan atraer a una gran cantidad de turistas canadienses y estadounidenses que han mencionado a México como su destino internacional preferido para viajar tras la pandemia.

«Esto es porque, por ahora, no están dispuestos a hacer viajes largos en avión, de más de cuatro horas”, dijo Torruco.

La industria del turismo ha sido una de las más golpeadas en Mexico. Este sector de la economía pierde cerca de 4 mil millones de pesos diarios debido a la inactividad. Según el Centro de Investigación y Competitividad Turística (Cicotur) de la Universidad Anáhuac uno de cada cuatro empleados de este sector ha perdido su empleo.

El número podría ser mayor, pues la estimación en relación a los empleos perdidos no considera un escenario en donde cientos de empresas de servicios no reabran este verano e incluso se vean obligadas a cerrar para siempre.

El impacto negativo de la pandemia para el consumo turístico sumará 1.6 billones de pesos lo que reducirá la participación del PIB turístico en el monto nacional a casi la mitad. Esto es, El PIB turístico se reduciría a una participación estimada en el PIB nacional de 4.9 por ciento, siendo que en 2019 la proporción fue casi del 9 por ciento.

El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene un interés especial por reactivar este sector productivo. Esta semana se anunció un proyecto para mantener los ‘»puentes largos” en los próximos meses para impulsar el turismo ya que se ha demostrado que la ocupación hotelera llega a aumentar hasta un 8 por ciento en fines de semana feriados, principalmente en los destinos de costas y en los pueblos mágicos.

México vive mucho del turista nacional y extranjero. Reabrir las playas, los diversos centros vacacionales y reanudar operaciones aéreas y terrestres debe ser considerada una medida prioritaria a ejecutar. Claro está, siempre con los cuidados y precauciones pertinentes para proteger no solo a los empleados y servidores del sector, sino también a miles de visitantes y sus familias.


La Talacha Norestemayo 16, 2020
HOMERO-HINOJOSA-2.jpg

4min950

CABRITO NEWS

Otra realidad. Punto.

Por Homero Hinojosa

 

Hablar de “nueva normalidad” es simplemente un eufemismo, una manera de ponerle nombre a un eventual retorno a la vida cotidiana con un aprendizaje obtenido en este tiempo de confinamiento.

Es también un buen deseo de que las cosas sean mejores para todos, que las enseñanzas y reflexiones de la Cuarentena se traduzcan en una visión diferente, fincada en esperanzas y en una nueva fe.

Cuando todo pase, cuando ya tiremos a la basura los cubre-bocas descoloridos y los guantes incómodos, nos enfrentaremos a una nueva realidad y no precisamente a una nueva normalidad.

Circula por ahí un meme-video (no se ha comprobado su autenticidad) en donde la periodista Carmen Aristegui pregunta al Dr. Hugo López Gatell: “¿Cuándo vamos a volver a la normalidad, a la vida que teníamos antes?”.

Firme, serio y contundente como siempre, el subsecretario de Salud responde: “Yo contestaría que lo más probable es que NUNCA”.

Legítimo o no el video lo cierto es que encierra una verdad: la vida post-virus no será una de “nueva normalidad”, será simplemente otra realidad. Punto.

Para empezar, lo normal era llevar una vida en donde el cuidado de la higiene y la salud las teníamos en mente pero no lo considerábamos como algo de extrema atención. Si algo nos ha dejado esta experiencia pandémica es generar nuevos hábitos y costumbres. Seguramente, estimado lector, ya no volverá usted a empujar las puertas del Oxxo como lo hacía antes.

Esto es una lección positiva: tener un mayor cuidado de la higiene y la salud. Por mucho tiempo anuncios en la televisión nos advertían de la importancia de lavarnos bien las manos, pero simplemente quedaba ahí, en un consejo mediático. Ahora, sin embargo, nos lavaremos las manos al despertar y al irnos a la cama; limpiaremos más nuestras zonas de trabajo, comida y entretenimiento. El Lysol estará ya siempre en la lista del supermercado.

Quizá el sector de la Salud tendrá también una transformación radical, no solo en la forma en que cuidamos de ella los ciudadanos, sino también en la visión que tienen Gobierno e iniciativa privada de ella. Si algo ha demostrado el Covid-19 es la posibilidad inmediata de que cualquier “bicho” pueda trastocar de nuevo al mundo entero.

El Coronavirus nos dejará como legado una nueva cultura de atención a la salud. Empezaremos en nuestros teléfonos a bajar aplicaciones que estarán monitoreando nuestro cuerpo y que anticipen enfermedades. Surgirá una nueva industria de “pruebas”, vacunas y protocolos para anticipar enfermedades. La nueva realidad será una de intensa prevención.

El ser humano tiene una gran capacidad de adaptación. Lo ha demostrado a través de la historia, primero dejando las cavernas y su estado sedentario para practicar el nomadismo, la exploración y la conquista de territorios. Hoy lo demuestra regresando a las cavernas modernas —claro, equipadas con Netflix y refrigerador a la mano—  ajustándose a esta realidad temporal de encierro en tanto se disipe el virus.

Pronto cerraremos un ciclo más, uno histórico y radical. La invitación es tomar el presente por el mango, valorar el pasado como una experiencia de aprendizaje y mirar al futuro con ánimo. La vida finalmente tiene que continuar. Esa es la nueva realidad.


Homero Hinojosamayo 9, 2020
HOMERO-HINOJOSA-1.jpg

5min1240
CABRITO NEWS

Otros “Covi-datos”

Por Homero Hinojosa

 

Apenas amanecía en la Ciudad de México este viernes cuando el prestigiado diario The New York Times difundía una investigación «bomba»: El gobierno mexicano NO está informando con veracidad y confiabilidad de las miles de muertes por Covid-19 en la Ciudad de México.

Según el rotativo neoyorquino, las autoridades habían reportado a mediados de esta semana alrededor de poco más de 700 muertes en la capital y en su área conurbada. La cifra real, sin embargo, apunta a una cantidad tres veces mayor de decesos.

“Funcionarios de salud de Ciudad de México han tabulado mucho más de 2500 muertes por el virus y enfermedades respiratorias graves que los médicos sospechan que están relacionadas con la COVID-19, según muestran los datos revisados por el Times”, dice el periódico.

Comenta que las tensiones han llegado a un punto crítico en las últimas semanas, cuando diversos grupos e instituciones de salud han estado alertando repetidamente de cifras mayores de muertes.

La investigación se basó en modelos de propagación del virus a los que tuvieron acceso los periodistas del Times, así como a versiones confiables y reportes de doctores, enfermeras y personal de salud de hospitales al punto de crisis.

Por diversos medios, no solo a través de este diario, se han reportado que en muchos hospitales los pacientes yacen en el suelo, tendidos sobre colchones. Se ha visto a personas mayores apoyadas en sillas de metal porque no hay suficientes camas, mientras que otros hospitales los pacientes son rechazados y enviados a buscar espacio en centros de salud menos preparados (y muchos enfermos mueren en el trayecto).

Es evidente que existe un informe inexacto de lo que ocurre no solo en la Ciudad de México, sino también en todo le País. Se tiene un panorama mínimo de la escala real de la epidemia porque existe un fenómeno relevante detrás de ello: se están haciendo pocas pruebas y además a muy pocas personas sospechosas de contagio.

Según el Times, solo 0.4 personas de cada mil en México se hacen el test del virus, lo que representa la proporción más baja entre las decenas de naciones de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), que promedian unas 23 pruebas por cada mil personas. En México, mientras se observa un preocupante aumento de casos por contagio del Covid-19, están bajando las pruebas. Eso resulta una paradoja, una contradicción.

Nuestras autoridades de salud deberían tomar más en serio la estrategia de tests y aumentarlos drásticamente. La certeza es el elemento clave para poder salir adelante de esta crisis, sobre todo previendo un desenlace más crítico al no contar con la infraestructura de salud para hacer frente a mayores casos confirmados con el virus.

No podrá haber un retorno a la vida normal ni tampoco una reapertura gradual confiable mientras las pruebas sigan siendo escasas y no se apliquen a mayores sospechosos de contagio. Ésta es la mejor medida para garantizar con seguridad que ahora sí los datos de Hugo López-Gatell de  “pico y bajada” de la curva serán de fiar.


Homero Hinojosamayo 2, 2020
HOMERO-HINOJOSA.jpg

5min680

CABRITO NEWS

La Nueva Economía

Por Homero Hinojosa

Atrás quedaron los años en que las cosas se podían planear con cierto grado de tino, certeza y confianza. Atrás también quedaron los tiempos en que las personas conseguían empleos estables que les garantizaban cierta estabilidad económica y profesional por muchos años.

Si algo ha potenciado esta crisis que vivimos es la incertidumbre en todos los aspectos de nuestra vida. Creer en un Ser Superior y tener fe en Él ayuda a muchos a librarla, pero aquéllos con visión más terrenal sin duda están batallando para asimilarla y, finalmente, aceptarla.

La vida nos dice que hay que tener optimismo y esperanza. Nos recuerda  que luego de las crisis vienen oportunidades. Cuando volvamos a las calles veremos sin duda el mundo con otra perspectiva, sobre todo en lo que respecta a empleo, vida económica personal y el mundo de los negocios.

A nivel personal, social y gubernamental habrá mucho que repensar y realizar. Alineadas las tres es posible retomar el ritmo económico del día y día y salir adelante.

En el plano individual será importante aceptar que tener un solo empleo —y estable— será ya cosa del pasado. Habrá que volverse más emprendedor y buscar cómo depender más de uno mismo. Y en todo esto la posibilidad de diversificarse (tener diferentes giros y opciones de entradas económicas) servirá como una estrategia inteligente a seguir para encarar nuevos tiempos difíciles.

 «No poner todos los huevos en una sola canasta», reza el refrán popular. Y esto aplica por igual a comerciantes y empresarios que solo se especializan en una sola área de negocio.

Para las generaciones millennial y centennial ésta es la primera “megacrisis” de su vida. Representa una llamada de despertador para considerar alternativas que vayan más allá del empleo provisional. Estas generaciones tienen capacidad de actuar de manera más colaborativa, por lo que también es una oportunidad de reinventarse y buscar emprender negocios de manera colectiva.

A nivel social y gubernamental también las cosas tendrán que cambiar. La reinvención a nivel personal y empresarial no será posible si no se dan las facilidades y estímulos financieros necesarios. Los bancos, por ejemplo, deben de ir más allá que simplemente endeudar a sus clientes otorgando prórrogas en pagos a crédito. Es decir, sus esquemas deben de ser más pragmáticos y responder a propiciar la creación de nuevos negocios, ofrecer estímulos para lograrlo y proporcionar asesoría para gestionarlos.

Además serán necesarias políticas gubernamentales que también estimulen esta «nueva economía». Tras esta crisis será necesario un «Plan Marshall» de rescate a la economía individual y familiar para reconstruir un modelo de País en donde la prosperidad y el progreso sean estimulados con estrategias también muy pragmáticas.

Finalmente la sociedad entera debe comenzar a pensar en medios para impulsar la economía emprendedora que ya está creciendo con esta crisis. En estos días de confinamiento hemos generado redes sociales que promueven el apoyo de amigos y amistades que están vendiendo algo para sobrevivir y superar estos momentos. Este esfuerzo debe seguir e incluso multiplicarse en el corto y mediano plazo. Por el bien de todos.



SOBRE NOSOTROS

Las Mejores Noticias al momento, síguenos en nuestras redes sociales


CONTÁCTANOS




ÚLTIMAS PUBLICACIONES