La Talacha

FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-5.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min230

LA TALACHA 

Por Francisco Cuéllar Cardona

Covid-19 y las otras cifras

Históricamente, el Estado ha escondido las cifras y las estadísticas reales de sus muertos, de sus enfermos, de su economía, de sus pobres, de sus inversiones, de su crecimiento. «Las cifras oficiales», se dan en función de los intereses del gobierno, por eso siempre hay organismos independientes que las contrastan y las desmienten.

Cuando se habla de los números de los muertos, de los desaparecidos, de los secuestros en la guerra contra el narco, existen dos versiones: Las del Estado y las «otras cifras no oficiales».

El Estado siempre miente, siempre oculta la verdad, por eso cuando publica sus números, pocos o nadie las cree.

En el caso del coronavirus, no es la excepción. Hasta este domingo, las cifras en México sobre esta pandemia era de 993 contagios y 20 muertos. En Nuevo León 109 casos, sin ningún fallecimiento; Coahuila 33 casos y una persona muerta. En Tamaulipas apenas 7 casos y ningún deceso.

En las entidades que tienen frontera con Estados Unidos, las cifras son poco creíbles; no coinciden a pesar de ser el vecino país la fuente de contagio más grande del mundo, superando a China, Italia y España. Los Estados de Texas, Arizona, Nuevo México y California, tienen más de 15 mil casos, en tanto que sus vecinos mexicanos, no superan las cifra de los 200.

Las otras cifras del coronavirus que no coinciden son las que maneja la secretaría de Salud federal con las secretarías de salud estatales. Nuevo León y el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica (INDRE), por citar un caso, han caído en contradicciones con las cifras. Existen 39 casos diagnosticados por hospitales privados de Nuevo León que no han sido contabilizados en la cifra total del INDRE.

Existe una confusión y una desinformación total sobre cuantos casos de coronavirus existen realmente. Las cifras de los gobiernos, tanto locales como federal han generado una desconfianza que confunde. La misma Organización Mundial de la Salud, -ente que también oculta muchos números- dio a entender esta semana que México no está manejando con responsabilidad el problema y que la realidad es altamente delicada, es decir: los números de casos que dicen, no corresponden a la verdad.

Cuando el Estado maquilla o manipula las cifras, lo hace con dos intenciones: Primero, para no crear un pánico o infundir miedo entre la población. Y Segundo: para no exhibir sus debilidades y ocultar su ineficacia para enfrentar el problema. El asunto del coronavirus se ha politizado y nadie quiere aparecer como tonto o débil, y ante eso, se están llevando entre los pies a la población y la están exponiendo ante un problema de salud grave.

Desde adentro del sector salud, los médicos, enfermeras y personal que están inmersos en el combate al Covid-19, ya están filtrando información verdadera sobra las cifras, y están desmintiendo a todos los gobiernos, tanto Federal como locales. Además están asegurando que en los hospitales públicos no hay infraestructura, ni personal para enfrentar la epidemia, «si se multiplicaran los casos, se morirá mucha gente; no hay capacidad para enfrentar el Covid-19. El que está apanicado y atemorizado es el gobierno, no la gente», dicen los médicos.

El Covid-19, ha venido a exhibir las mentiras del gobierno y su enorme fragilidad para enfrentarlo. La prueba de ello, es el manejo irresponsable de las cifras que no corresponden a la realidad. Y lo que es peor: lo han politizado. Este es un crimen de lesa humanidad.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-4.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

4min350

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

La frontera amenazada

A Tamaulipas y Texas, los unen más de 300 kilómetros de frontera. Existen 17 cruces fronterizos, en donde mexicanos y gringos pasan de lado a lado simultáneamente para trabajar, hacer negocios o pasear. Ambos estados tienen una interacción casi al cien por ciento. Muchos tamaulipecos, incluso, cruzan los puentes para ir a dormir al «otro lado». Tan solo por Nuevo Laredo, entran y salen más de diez mil trailers que llevan y traen mercancías de todo tipo; bueno, hasta drogas y armas cruzan todos los días con la complacencia de los gobiernos. Eso ha ocurrido desde siempre.

Esta unión tamaulipeca-texana, hoy está en situación crítica, por culpa del coronavirus. Ayer, la Organización Mundial de la Salud, informó que Estados Unidos tiene más casos del Covid-19 que ningún otro país del mundo. 82 mil 400 casos y rebasó ya la cifra de los mil muertos. El vecino país será en los próximos días «la nueva Italia»; es decir se espera una crisis de contagios con muertes de dimensiones inimaginables.

California, Nueva York, Florida y Texas, son los Estados donde la emergencia es total. Se han implementado toques de queda y se están aplicando multas y cárcel para las personas que no respeten la medida de quedarse en casa.

Pero en Texas, a diferencia de los demás Estados, el gobernador republicano Greg Abbott se ha tardado en apresurar medidas de prevención, pues considera que el problema no es tan grave.

Texas, es el segundo Estado con mas población en la Unión Americana con 29 millones de habitantes. En Condados como San Antonio, Dallas, y toda la zona del sur, que tiene límites con Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y Chihuahua, se han endurecido las medidas, en contra de la voluntad del mismo gobernador texano.

“Lo que puede ser adecuado para las áreas urbanas más grandes, puede no serlo para los más de 200 condados que todavía tienen cero casos de COVID-19″, dijo con desdén el gobernador Abbott.

“Tengo la esperanza de que el gobernador reconsidere su actitud”, manifestó Clay Jenkins, juez o jefe ejecutivo del condado de Dallas.

Esta actitud debe de preocupar a los gobiernos de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y Chihuahua porque de acuerdo a las estadísticas de la secretaría de Salud, de los casi 600 casos  de coroanvirus que hay en México, el 60 por ciento adquirieron el virus en Estados Unidos. Casi todos estuvieron o hicieron escala en Texas, por eso sin que el pánico cunda, la frontera mexicana con el estado texano está en peligro.

Aunque el cierre de la frontera es parcial, los riesgos de contagios hasta ahora son muy altos, advierten los especialistas y proponen que sean los gobiernos fronterizos del lado mexicano los que deben extremar medidas en los puentes y cruces, más porque el gobernador texano vecino, está actuando de una forma irresponsable.

En el caso de Tamaulipas, los alcaldes de Nuevo Laredo, Miguel Alemán, Reynosa, Rio Bravo (Nuevo Progreso) y Matamoros, tendrían que blindar sus ciudades.

La crisis de salud en Estados Unidos, es también una amenaza para los gobiernos fronterizos que hoy deben actuar en medio de esta emergencia.


thumbnail_1.-COLUMNISTAS-1.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min500

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Insabi, coronavirus y pleitos

Para México, el coronavirus llega en el peor momento. El mortal y polémico virus ataca justo cuando el gobierno federal y los gobiernos estatales debaten sobre la eficiencia del nuevo sistema de salud en el país, bautizado como Insabi, y que diez gobernadores no afines al partido del Presidente López Obrador han rechazado, y que incluso los emanados de Morena, han aceptado a regañadientes.

El Instituto Nacional de Salud y Bienestar (Insabi), sustituye al Seguro Popular, pero con menos recursos y con reglas de operación que no satisface a los gobiernos estatales que aseguran que el nuevo Instituto les quitará el control de los hospitales, del personal, y por supuesto, el presupuesto. Acusan al gobierno de la 4T de centralizar el sistema de salud, sin conocer las necesidades propias de cada entidad.

En el 98 por ciento de los hospitales públicos del país, las deficiencias, las carencias, y las negligencias son terribles. La infraestructura está colapsada, no hay medicamentos, faltan médicos y enfermeras, y la atención al derechohabiente es deprimente, lastimoso e insultante.

En ese contexto llega al país el Coronavirus, y tanto el Presidente López Obrador y los gobernadores no logran ponerse de acuerdo como enfrentarlo. Cada Estado, cada gobernador, incluso, cada alcalde, están dando la batalla a esta pandemia como Dios les da a entender. Todos, incluidos los gobernadores de Morena, están en desacuerdo cómo el Presidente está enfrentando esta contingencia. Mientras todos están llamando a la población a guardarse y quedarse en casa para no exponerse al contagio, López Obrador de una manera irresponsable llama a la misma población a salir a la calle, a los restaurantes y hacer una vida normal, minimizando el problema.

Científicos y expertos en medicina en el mundo, escriben y afirman que en el Continente, sólo México, Brasil y Venezuela no están a la altura de la emergencia, y alertan sobre el peligro de darle un uso político al coronavirus. Y no se equivocan, al menos cuando se refieren a México.

Nuevo León, Jalisco, Coahuila, por citar solo estos ejemplos, se han adelantado al gobierno federal en las medidas de prevención; es más, han anunciado apoyos millonarios para empresas, negocios, comercios y trabajadores, además de reforzar con personal médico en sus hospitales. No así el gobierno federal que a través del presidente dijo que no habrá concesiones ni consideraciones en los pagos de impuestos, «solo habrá apoyo para los pobres», precisó.

Este miércoles, varios alcaldes de Sonora, le enviaron una carta al Presidente para que no vaya a presidir eventos masivos como está previsto para el fin de semana. El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro públicamente dijo ir en contra de las acciones del gobierno federal que pese a entrar en la segunda fase de la crisis, sigue viéndose lento en las acciones de prevención.

Nunca como ahora en la historia del país, desde la época de la Revolución, los poderes locales se habían confrontado tanto con un Presidente de la República, más cuando hoy urge enfrentar unidos a un grave problema de salud donde esta en riesgo la nación entera.

El coronavirus, como se puede ver, no solo ha puesto contra la pared a los mexicanos, sino que exhibe la debilidad de los gobiernos que están actuando mas en función de sus intereses político-partidistas, que defender a la gente de un enemigo silencioso que avanza y mata. No se vale que las frivolidades políticas de los gobiernos, estén por encima de la amenaza llamada coronavirus.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-3.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

6min770

LA TALACHA

Por Francisco Cuellar Cardona

Y a los trabajadores, ¿quién los ayuda?

La recomendación, la orden, la sugerencia, la advertencia y hasta la amenaza de la autoridad para que se suspenda toda actividad empresarial, comercial, laboral, educativa y recreativa, para enfrentar la crisis de salud que afecta al mundo y a nuestro país, ha trastocado la vida de todos.

Muchos están guardados en sus casas por miedo, otros porque saben que el aislamiento es una forma para no contraer el virus; en otros casos, porque se acata una orden de autoridad; otros tantos lo hacen por el simple hecho de hacerlo, y un sector minoritario no lo hace porque cree que esto es una vacilada.

El hecho es que casi todos están encerrados, confinados en sus casas, esperando a que pase esto, y aunque los pronósticos oficiales aseguran que la cresta del problema se alcanzará en un mes y después vendrá la calma y la recuperación, por mientras, todo está paralizado.

Los efectos del coronavirus ya quebrantaron la economía del mundo, y el saldo que dejará, será catastrófico, dicen los expertos en finanzas.

Algunos gobiernos estatales y municipales en México, -el Federal aún no reacciona- han anunciado paquetes de ayuda fiscal a empresas y negocios que han tenido que cerrar por la emergencia. Algunos servicios, como el agua potable podría condonarse si es que los usuarios no tienen para pagar. Pero en el grueso del sector laboral, en donde cientos de miles de empleados que trabajan en empresas y fábricas, y otros trabajadores independientes que operan en la informalidad están en el más completo de los desamparos; para ellos no existen ayuda directa de ninguna autoridad o empresa privada.

En todo el país, de manera conservadora, se habla de 5 millones de trabajadores que están desprotegidos. En Nuevo León, solo en la zona metropolitana, los empleados de negocios, de restaurantes, bares, cines y otros que trabajan en el ambulantaje, se habla de 300 mil no tienen para enfrentar esta contigencia; en Tamaulipas mas de 180 mil, y en Coahuila, casi 200 mil. ¿qué va a pasar con ellos en medio de esta parálisis que ya se está viviendo?, ¿con qué van a comprar su despensa?.

Se han enfocado todas las acciones para enfrentar y frenar el contagio. Se anunció la compra de ambulancias, camas, equipo médico para los hospitales, pero para aquellos que se han quedado en el limbo, ¿qué hay?.

Son miles de empleados que viven al día, «nos piden que nos guardemos en casa, pero quien le va a dar de comer a la familia», cuestionan. Hacia allá es a donde hay que voltear la vista. Hacia allá es a donde los gobiernos deben estar tomando medidas. Es ahora, cuando los gobiernos deben acercarse a la población, porque es ahora cuando más lo esta necesitando. Es urgente actuar ya.

Talachazos

TIEMPO DE TRAICIONES.- El diputado panista, Alberto Lara Bazaldúa desató una ola de comentarios negativos entre los morenistas de Reynosa, luego del encuentro que tuvo el legislador azul con Rodolfo González Valderrama, Director de Radio y Televisión en el país y aspirante abierto a la gubernatura de Tamaulipas. Alberto Lara se tiró al piso con González Valderrama, pues su deseo es que éste le abra la puerta de Morena para buscar la alcaldía de Reynosa bajo esas siglas, cosa que fue calificada como una aberración por los morenistas fronterizos, que ven en Lara Bazaldúa un oportunismo y una traición para el panismo reynosense, en donde por cierto nadie lo quiere por desleal.

Como sabe que no tiene posibilidades de ser candidato por el PAN, dicen, Alberto Lara busca desesperado alianzas y apoyos en Morena, en donde se ha levantado un bloque opositor para echar por tierra sus aspiraciones.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-2.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

6min320

LA TALACHA 
 
Por Francisco Cuéllar Cardona
 
Covid 19 y «distanciamiento social»

El coronavirus, hoy tiene al mundo de rodillas, y según los pronósticos oficiales y de los expertos, mientras no haya una vacuna o una cura para combatirlo, el número de contagiados y de muertos se van a seguir contando.

Sobre el origen del Covid-19, se han tejido historias y se han inventado hipótesis que hasta los que saben, están hechos bola sin saber qué es lo que va a pasar en el futuro inmediato. Cada país y cada gobierno está envuelto, unos en el pánico, y otros enfrentando el problema con responsabilidad adoptando medidas de prevención para proteger a sus gobernados de acuerdo a sus creencias e intereses.

Independientemente de sus polémicos orígenes, y cuáles fueron las causas de su aparición, la realidad es que el Coronavirus sí existe y está matando gente. Ignorarlo y negarlo, es cerrar los ojos y autoinmolarse.

Pero el tema que está en boca de todos y que preocupa, es qué y cómo los gobiernos en el mundo, en nuestro país y en nuestro entorno local están enfrentando el problema. ¿están actuando responsablemente?, ¿están tomando las medidas de prevención correctas para cuidar a la población?, ¿la gente está haciendo caso a las recomendaciones oficiales para evitar los contagios?.

China, en donde surgió el coronavirus que le costó más de 80 mil contagiados y 4 mil muertos, este fin de semana «festejó» su tercer día consecutivo de cero contagios, mientras que Europa, sobre todo Italia y España, están colapsados cremando sus muertos, sin que las familias puedan velarlos y enterrarlos. Las crónicas y los testimonios escritos por la prensa seria, son desgarradores.

¿Qué hicieron los chinos y los países asiáticos para contener la pandemia?, ¿y qué no hicieron los europeos para evitar su tragedia?. La cultura milenaria asiática actuó fiel a su tradición autoritaria, y «encuarentenó» a sus pueblos por encima de leyes y derechos, mientras que en el resto del mundo, están debatiendo si es correcto cerrar fronteras, decretar «toques de queda» y encerrar a la gente en sus hogares. A rajatabla, los chinos se fueron contra el enemigo, y hasta ahora han logrado controlarlo.

Desde la Peste Negra o Peste Bubónica en el siglo XIV, la pandemia que más muertes ha causado a la humanidad con casi 300 millones de víctimas, las medidas para evitar los contagios eran contundentes y no permitían a la gente salir de sus casas. Había policías fuera de las viviendas para evitar que las personas se expusieran al contagio. Las medidas fueron igual, cuando la Gripe Española y otras como la Viruela, el Sarampión y otros males que han matado a millones en el mundo.

Los expertos, infectólogos, neumólogos y científicos de la medicina, proponen el aislamiento y la cuarentena a la población para controlar las pandemias como en este caso el Coronavirus. Ahora lo llaman elegantemente «distanciamiento social», que no es otra cosa «enciérrate en tu casa y no salgas». Esa es la medida más efectiva. Mientras te guardas, que los hombres de la ciencia y los gobiernos hagan su tarea y buscan la cura para el mal.

Y no se trata de sembrar el miedo, ni infundir temor: es prevención y la gente lo entiende. No está a discusión si se trata de neoliberales, conservadores, globalizadores o nacionalistas. Citando a los clintonianos, es la ¡estúpida prevención!.

Donald Trump, dijo en su momento que el coronavirus, era un simple resfriado chino y hoy Estados Unidos se ha convertido después de Italia, en el país que más está exportando contagiados a México y al mundo.

Andrés Manuel López Obrador está obligado a decretar el «distanciamiento social» y adoptar medidas más extremas para proteger a los mexicanos.

Este domingo con todo y su desprestigio político a cuestas, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodriguez Calderón, El Bronco, sorprendió anunciando un plan emergente para plantarle cara al Covid-19: Un fideicomiso millonario para comprar camas, ambulancias, contratar personal médico y fortalecer la infraestructura hospitalaria; y lo que es mejor: un plan de ayuda a empresas, negocios y trabajadores que ya están padeciendo el impacto económico de esta crisis.

La medida del Bronco, es algo que ningún gobierno estatal, ni el federal ha hecho, aunque dicho objetivamente, es su obligación y todos los gobiernos deberían de hacerlo también. Lo más importante, es cuidar a la gente, y prevenir, es cuidarla.

«Si te quieres, cuídate; si me quieres, cuídame», este consejo y esta exigencia, en estos tiempos, aplica al dedillo.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-1-1.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

6min400

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Ni estampitas, ni escapularios

En medio de esta crisis de salud que vive México y el mundo, donde todos hablan y opinan con desfachatez sobre el coronavirus como si fueran expertos en el tema, son pocos los que tienen tiempo para asomarse qué es lo que está pasando al interior del gobierno de la Cuarta Transformación, en donde existe una preocupación porque no se están tomando las decisiones correctas ante los problemas que existen.

En el área financiera, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, está apanicado porque todos los pronósticos económicos son de terror: el peso y el precio del barril de petróleo por los suelos, y los impactos de Covid-19, de miedo. En el terreno político y jurídico, Ricardo Monreal y Olga Sanchez Cordero, están igual: no tienen voz, ni quieren opinar porque el Presidente simplemente no los pela y los ignora, a pesar de que le advierten del temporal que se tiene enfrente. En el tema de política exterior, Marcelo Ebrard padece severos escalofríos ante el inminente cierre de la frontera que está por ocurrir, y que no deja de ser un añejo deseo de Donald Trump. Y lo peor, se vive en el tema de salud, donde todos le dicen al Presidente extremar medidas ante la gravedad del Coronavirus, y este dice que todo está bajo control y que nada pasará. Se habla ya de una ruptura del secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela con el presidente. Por eso su ausencia por completo en el asunto del coronavirus, a pesar de que este jueves lo llevó a la Mañanera y lo hizo hablar contra su voluntad.

La presencia del subsecretario Hugo López Gatell en Las Mañaneras y su encargo como vocero de la crisis generada por el Covid-19, no tiene conforme al doctor Alcocer, que dicho sea de paso, está considerado como uno de los mejores infectólogos del mundo, y qué es además una autoridad en la materia para hablar del coronavirus, y debiera ser él quien esté al frente de todo el operativo de salud ante la emergencia que se vive. Sin embargo, no lo está, incluso, el pasado martes tras la reunión del gabinete, explicó la razón de sus ausencias: «Estoy tratando otros temas. Yo no tengo problemas con el vocero designado», trató de justiciar.

El caso es que al interior del gabinete, todos están inconformes y ven mal como se están tomando las decisiones frente a los problemas, sobre todo en el caso del coronavirus.

Pero ya nadie le dice nada al Presidente, porque no les hace caso, o ve conspiraciones y «compló» por todos lados.

El país está frente a un problema de salud sin precedentes y con un gobierno cargado de fobias, donde ve fantasmas y enemigos inexistentes. El Presidente López Obrador está en el momento más complicado de su gestión, frente a fenómenos externos y extraños que van a marcar a su gobierno. Ojalá sus estampitas milagrosas y sus escapularios lo salven de esta encrucijada. Finalmente son en las que cree ciegamente y en nadie más.

Talachazos

GOBERNADORES CONTRA EL COVID 19.-Este jueves en Monterrey, se reunieron los gobernadores del Noreste del país: Jaime Rodríguez Calderón, El Bronc, de Nuevo León, Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, y Miguel Riquelme de Coahuila. Esta vez, el encuentro no fue para hablar de inseguridad y violencia, sino del coronavirus que ya empezó a causar estragos en los tres estados, siendo Nuevo León el más golpeado con 25 casos que lo coloca como el más «infectado» del país.

El encuentro de Jaime, Francisco y Miguel dejó un buen sabor de boca porque los tres gobernadores empataron agendas y armaron un plan conjunto para enfrentar el Covid-19; pero también el evento sirvió para enviar un mensaje al gobierno federal, pues mientras éste anda con medidas timoratas y pusilánimes, los jefes de los estados del noreste ya tomaron medidas que deben verse reflejadas en beneficio de los habitantes de la región.

Los gobernadores acordaron reforzar sus sistemas de salud, y decidieron enfrentar el Covid-19 con sus recursos, pues no hay que olvidar que Tamaulipas y Nuevo León no firmaron el acuerdo del Insabi. También aprovecharon para exigirle a la Federación que mande recursos extras para enfrentar esta crisis epidemiológica.

El tema del encuentro de los gobernadores del noreste, fue tendencia nacional este jueves en las redes sociales, en donde por cierto no le fue bien a AMLO, que empieza a perder seguidores en las redes que tanto adora.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-1.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

4min480

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Ante el COVID 19, la prevención

Más vale prevenir, que lamentar, dice la regla. ¿y qué cuesta acatarla?.

El tema viene al caso, luego que muchos, luego de conocer la noticia de la suspensión de clases y actividades masivas públicas, se dieron rienda suelta al destrampe y se volcaron en los centros de recreo, mandando un preocupante mensaje de valemadrismo.

El asunto del Coronavirus, debe tratarse con responsabilidad, pero sin irse a los extremos; es decir, que no pasa nada y que es puro ruido mediático, o afirmar que esto es el fin del mundo y que todos vamos a morir por este virus transmitido por un murciélago chino.

El humor negro, los memes, y todo el desparpajo que identifica a los mexicanos en medio de las tragedias, no va a cambiar, pero en este asunto, la cosa es seria; se trata de asumir con cuidado el tema.

El Coronavirus, dicho por los epidemiólogos, es un virus que adquiere a través de un saludo, un contacto corporal o un estornudo, y que en las concentraciones masivas, es donde más riesgos hay de adquirirlo. Entonces, si es así, porqué no evitar y acatar las recomendaciones de las autoridades de salud.

El sábado, el gobierno federal anunció la suspensión de clases y este lunes algunos estados como Nuevo León y Tamaulipas, aplicaron el acuerdo a partir de este martes, luego que aparecieron más contagios.

El asunto es cien por ciento preventivo, y hay que atender las recomendaciones oficiales.

Sin embargo hay algo más que preocupante en el tema y que la población no ha percibido, y  adentro del gobierno se sabe, pues no existe una capacidad hospitalaria real para enfrenar un contagio masivo, a pesar de que aseguran lo contrario y afirman que existen médicos, enfermeras e infraestructura para atender a todo mundo.

Una epidemióloga española que fue entrevistada este lunes por la televisión de aquel país, respondió así cuando le preguntaron ¿qué había pasado con Italia y España, si presumían de tener hospitales suficientes para enfrentar una emergencia?.

-«Tomaron las medidas de prevención demasiado tarde. No midieron el problema y hoy no saben qué hacer». Varios trabajos periodísticos que han dado cobertura al tema, sin dramatizar esta crisis de salud, dan cuenta cómo los hospitales no se dan abasto para atender a los enfermos.

-«Si hubieran hecho caso, cuando China dimensionó la gravedad del problema, pudo evitarse lo que estamos viendo», lamentó la epidemióloga.

Ante lo que se ve, entonces quedan dos cosas:

1.-Sin caer en miedos, ni pánicos exagerados, hay que tomar las providencias necesarias y atender lo que diga la autoridad sanitaria. Y por supuesto cerrar los oídos a los rumores y a las noticias falsas.

2.-Que el gobierno actúe rápido y fortalezca sus hospitales para atender a los posibles enfermos. Dice la misma autoridad que la cresta del problema se presentará en tres semanas, entonces, hay que actuar ya, pero sin mentiras.

La prevención, no riñe con nada.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

4min540

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

El miedo oficial al Coronavrius

Ante el escenario apocalíptico que algunos le quieren dar al tema del coronavirus, surgen muchas preguntas sobre la actitud pasiva que asumen casi todos los gobiernos en sus tres niveles en México.

¿Qué está pasando en Europa, en Asia, en Estados Unidos y Sudamárica, que todos los gobiernos han extremado medidas para enfrentar esta pandemia y en México se observa una actitud pasiva y socarrona?, ¿porqué allá han cancelado todos los eventos masivos y las mismas escuelas han suspendido clases, y aquí todavía lo están pensando?.

La explicación es culturalmente muy sencilla. En el resto del mundo, la prioridad es la vida y la salud de los seres humanos, pero en México, importa por encima de todo, el dinero; primero es el negocio, después la vida.

En Europa y Estados Unidos, todas las ligas profesionales de fútbol, béisbol y de los espectáculos masivos, fueron cancelados, y en México todavía no deciden si las cancelan o no. Los gobiernos en sus tres niveles, no quieren sembrar el pánico y ni alterar a la población, porque políticamente les afecta en la imagen, es decir: anteponen sus intereses políticos personales, por encima de la salud de toda la población.

Este jueves, el senador por Nuevo León, Samuel García, reveló algo muy delicado sobre el tema, al asegurar que médicos y enfermeras del ISSSTE en el país han recibido la indicación para que todo paciente que ingrese a las clínicas con los síntomas del coronavirus, lo registren como influenza. Esto, con el fin de no disparar las cifras oficiales y no infundir temor entre la población. La denuncia del legislador, no sorprende porque tradicionalmente así se maneja el gobierno mexicano frente a este tipo de crisis, lo cual es ser criminal e inhumano porque el Estado y el gobierno se blinda primero, antes que la ciudadanía.

La actitud relajada que se observa en el gobierno federal se atiene un poco, o un mucho, al voto de confianza que le dió la Organización Mundial de la Salud (OMS), luego que reconoció las fortalezas organizativas adquiridas por México en crisis pasadas como la Influencia H1N1 en el 2009.

Aún así, con esa deferencia, México y sus gobiernos deben despojarse de prejuicios e intereses políticos y monetarios para encarar este grave problema de salud. Lamentablemente ocurre esto cuando el gobierno federal y algunos Estados aún no afinan programas de salud eficientes, pues el polémico INSABI (Instituto para la Salud y el Bienestar) aún ni siquiera opera al diez por ciento.

La situación que amenaza con agravarse en México, porque apenas están surgiendo los primeros casos, obliga a que los gobiernos asuman con responsabilidad esta crisis de salud que otros países del mundo ya han tomado como una prioridad para salvar vidas y cuidar la salud de los seres humanos. Que aquí se haga lo mismo.

 

 

 


thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

6min520

LA TALACHA 

Por Francisco Cuellar Cardona

¿Y después del #9M, qué?

Después del recuento y del impacto que tuvo el histórico Paro Nacional de Mujeres en México, son muchas las preguntas que se hacen los que están a favor y en contra de este Movimiento…¿y qué viene después de esto?. Los detractores de esta lucha lo dicen hasta en tono de burla, ¿qué y con ese Paro ya no habrá más feminicidios?, ¿después de esto ya no las van a matar?, ¿se acabará la violencia en contra de las mujeres?….muerto el perro se acabó la rabia, es decir: el tema ya no será tema, porque el 8 de marzo ya pasó, y las mujeres volverán a sus actividades diarias, y el debate se volverá menos mediático, dicen otros.

Para quienes hicieron la propuesta original de esta protesta, el saldo es altamente positivo y lo ven desde una óptica diferente a los primeros. El objetivo se cumplió, porque un problema de suma gravedad en México se puso en la agenda y se hizo visible ante los ojos de todos. Y aunque la opinión del gobierno federal, incluso de los mismos gobiernos locales, les da flojera y se aferran a estrategias fallidas para entrarle a un tema tan delicado, la sociedad toda se volvió más sensible y las mujeres que sufren cualquier tipo de violencia o amenazas no se quedaran calladas como ocurrió por años.

«El asunto es que se sepa y se reconozca la existencia del problema, y que aquellos que estén acostumbrados a golpear y a ver a la mujer como un objeto que se puede maltratar en casa, reflexionen y estén enterados que no se va a permitir mas abusos», dice la ministra Piña de la Suprema Corte, que habló sobre el Día Después del Paro.

El problema de la violencia contra la mujer no es nuevo, es añejo, y nunca, a pesar de la ignorancia oficial, se le había dado un tratamiento de prioridad. Este Movimiento, que a pesar de que algunos quisieron sacarle raja política y darle una interpretación equivocada, permite poner en la conciencia de la sociedad, que solo gritando y ventilando los problemas sociales se pueden solucionar.

Cuando el gobierno cierra los ojos y los oídos a los problemas sociales, no queda otro camino que exponerlo, gritarlo y exigir su solución. Y si aún no se resuelven de inmediato, obligan al Estado a tomar nota y ponerse las pilas en ello.

Cuando la sociedad se organiza y se pone en la misma frecuencia, las instituciones del Estado se mueven y actúan. Así como el grito de las mujeres se ha escuchado, se han abierto las puertas a otros movimientos, incluso esto arrastra a organizaciones e instituciones que se dicen defensoras de los derechos humanos a movilizares y a no ser parte de la burocracia comodina que vive de la retórica y de los presupuestos públicos.

Después del #9M, el mensaje y la enseñanza queda: cuando el gobierno cierra los ojos a los problemas sociales, el camino es organizarse y alzar la voz. ¿que va haber distractores, infiltrados, y grupos que quieran sacar provecho?, eso siempre va a suceder. Para entender este movimiento, hay que verlo desde el fondo, no desde la forma.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min470

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

La Guardia que no hace guardia

El 28 de febrero del 2020, la Guardia Nacional, la policía de la Cuarta Transformación para combatir al narco, cumplió un año de haber entrado en operaciones. El resultado de su trabajo en doce meses, no se ve, ni se siente. La violencia en todo el territorio nacional sigue galopando fuera de control, pero aún así, el Presidente López Obrador ha vuelto hacer el compromiso, que en diciembre del 2020, gracias a la GN, el país estará pacificado y los delincuentes sometidos.

Quienes están adentro de la institución policíaca-militar, los de abajo y los altos mandos, tienen una visión y una opinión diferente a la que dice el presidente y el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo. Entre la tropa de la GN, existe un desencanto. De los más de 70 mil elementos que han sido repartidos por todo el país, el 99 por ciento no está de acuerdo con la estrategia de seguridad implementada por la 4T.

La indicación que tienen frente a la delincuencia, dicho por ellos es: «dejen pasar todo». «Vigilen de lejos y no le entren a nada…solo si se trata de un topón».

Hay malestar y una gran preocupación en las filas de la Guardia Nacional, y ellos mismos aseguran que la ola de violencia y los enfrentamientos entre grupos de crimen, no solo se van a mantener, sino que se va a recrudecer en los próximos meses. En este gobierno, afirman, no hay interés, ni voluntad para combatir a las bandas delictivas.

La Guardia Nacional ha cumplido un año en la calle, y su papel más relevante es el haber atacado a los migrantes. De los 70 mil que fueron destacamentados en el país, por lo menos 15 mil están haciendo tareas de vigilancia en la frontera sur para evitar que los migrantes centroamericanos ingresen al país. El verdadero muro de Trump para frenar la migración hacia los Estados Unidos, lo es la Guardia Nacional, y eso es lo que tiene muy molestos a los mandos militares que hoy operan y coordinan las acciones de la agrupación.

Los números de la Guardia Nacional sobre la violencia en los últimos doces meses, les provoca vértigo y frustración: 44 mil 500 homicidios violentos; es decir, 120 asesinatos al día. Mil 323 personas secuestradas: 49 por ciento más, comparado con el 2018; 110 mil negocios robados y 81 mil casas habitación, visitadas por los ladrones, 33 por ciento más en relación al 2018; 980 feminicidios, además de la percepción de la inseguridad que se disparó entre la población.

«Las estadísticas nos exhiben como una corporación policíaca que ha fracasado en su objetivo de bajar la incidencia delictiva; esto nos frustra, pero nuestro gobierno tiene otros datos y está aferrado a una estrategia que no funciona», confiesan los mandos de la GN.

Desde que Felipe Calderón sacó de los cuarteles al ejército para combatir al narco, violando con ello, la ley, existe un profundo enojo en los jefes militares del país, malestar que se ha prolongado hasta este sexenio, pero que está a punto de reventar, y ya no lo pueden contener.

Esto es una bomba de tiempo que le va a estallar al gobierno de la 4T de un momento a otro. La crisis al interior de la SEDENA y la Guardia Nacional es tal, que dicen que la rebelión le va a reventar al secretario Alfonso Durazo.

El paro de las mujeres de este domingo y lunes, le puede seguir la protesta de los militares que forman la Guardia Nacional. Es cuestión de días, dicen.



SOBRE NOSOTROS

Las Mejores Noticias al momento, síguenos en nuestras redes sociales


CONTÁCTANOS




ÚLTIMAS PUBLICACIONES