La Talacha

FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-6.jpg

6min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Rodolfo y Manuel, dos historias 

 

En Tamaulipas, durante el 2005 y 2006, el dengue, se convirtió en un problema de salud muy grave para el gobierno, que entonces estaba en manos de Eugenio Hernández Flores, hoy en prisión en el Estado de México. El dengue que provocó decenas de muertes, se le salió de las manos al gobierno, que obligó a instrumentar un programa de prevención intenso que le tocó operar al entonces secretario de Salud, Rodolfo Torre Cantú. 

Rodolfo en medio de muertos y enfermos por el dengue, armó un ejército de trabajadores de la salud y salió con ellos a las calles a darle la batalla. Fue casa por casa, concientizando a las familias de tomar las medidas de prevención necesarias para evitar enfermarse. 

A los pocos meses, el entonces secretario de Salud se convirtió en el funcionario del gobierno más popular, tanto, que otros Estados tomaron como ejemplo el programa tamaulipeco contra el dengue, y sus bonos políticos se fueron a las nubes.

Rodolfo jamás imaginó que un problema de salud, lo catapultaría a los primeros planos de la política estatal, a tal grado que en el 2009 fue postulado como candidato a diputado federal por el PRI y ganó con un margen muy amplio.

y en el 2010 nadie le hizo sombra para ser candidato a gobernador. Para su desgracia, no pudo ver coronado su sueño de llegar al poder, y en junio del 2010, un comando armado lo privó de la vida junto con sus colaboradores más cercanos y sus escoltas. 

Rodolfo Torre era un doctor y un político muy apreciado en Tamaulipas, que gracias a la crisis del dengue en el 2006 casi llega a la gubernatura.

La referencia viene al caso, porque en Nuevo León, se gesta una historia paralela a la de Rodolfo Torre. Con el deseo, vale decirlo, que no concluya como la del tamaulipeco.

Se trata de Manuel De la O Cavazos, secretario de Salud, que obligado por las circunstancias de la pandemia del Coronavirus hoy está en boca de todos. Tanto, que ya muchos lo ven como candidato a un cargo de elección popular en las elecciones del 2021. Ante la carencia de cuadros políticos en el equipo del gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, Manuel De la O, se ha colocado, y actúa como virtual candidato.

Manuel De la O, inició las jornadas médicas «Covid desde tu colonia», que visto desde cualquier ángulo parece el arranque de una campaña electoral. El secretario de Salud nuevoleonés anda casa por casa buscando pacientes con Covid con un despliegue mediático que despierta sospechas.

A diferencia de Rodolfo en Tamaulipas que nunca concibió un problema de salud como el dengue como un instrumento de promoción política, en Nuevo León, Manuel De la O, parece que sí sucede, aunque falta poco tiempo para desengañarnos. Dicen algunos, «ojalá que estemos equivocados».

El funcionario es muy apreciado en el Estado, pues se ha ganado muchos aplausos por la forma como Nuevo León ha enfrentado la pandemia, pero sus últimos desplantes empiezan a causar murmuraciones políticas en todos lados, que desencanta a muchos; no es ético, ni moral que se use una pandemia para sacar raja política. Ojalá y no sea así.

Las historias de Rodolfo y Manuel, aunque muy parecidas, no son iguales, y sólo sirven de referencia en tiempos políticos.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-5.jpg

6min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

La mafia del IMSS

 

La lucha contra la corrupción que inició el presidente Andrés Manuel López Obrador, desde el primer día de su gobierno, es una tarea titánica y un reto difícil de superar, porque este cáncer está enraizado en toda la estructura de la administración púbica federal y en los demás niveles de gobierno.

En todas las áreas existe el problema de la corrupción, pero es en el sector salud donde más evidencias hay de este mal, y esta pandemia que azota al país, ha sido un factor que ha transparentado la podredumbre, sobre todo en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El Presidente, cuando asumió el poder, le encargó a Germán Martínez un recalcitrante panista para que limpiara los males del Seguro Social, y lo que hizo fue agudizarlos, aunque sus diferencias con Carlos Urzúa, entonces secretario de Hacienda lo llevaron a renunciar, porque no le dejaron operar a sus anchas, aunque sí llenó la nómina del IMSS de panistas. Su lugar lo asumió el chiapaneco Zoé Robledo, que hasta donde se sabe, está tratando de hacer bien las cosas, empezando por sacudirse la rémora de delegados pillos que crearon una mafia y una red de corrupción que llevaron al IMSS al punto de la quiebra.

El 15 de enero, a propuesta de Zoé Robledo y por indicaciones del Presidente, el Consejo Técnico del Seguro Social designó a 35 nuevos funcionarios, entre ellos, los responsables de las Delegaciones, en donde más problemas de corrupción había, entre ellas la de Tamaulipas, en donde la doctora Velia Patricia Silva Delfin quedó a cargo de la misma.

«Sé que son los mejores, sé que se evaluaron muy bien, no somos amigos, no son recomendados de nadie, no están aquí por ninguna cuota, por ningún cuate, están porque son los mejores y las mejores que nos van a ir a representar”, dijo entonces Zoé Robledo.

Sin embargo, a la llegada de los Delegados, se toparon con las mafias en el Instituto, que de la mano del Sindicato, han saqueado y cometido todo tipo de tropelías. En el caso de Velia Patricia Silva Delfin, en Tamaulipas le tupieron duro cuando llegó a combatir a la red de funcionarios corruptos que manejaban a su antojo las compras, las asignaciones de contratos y plazas, en complicidad con el sindicato de la sección 10 que dirige el panista e impugnado dirigente, Pedro Luis Ramírez.

Esta galopante corrupción en el IMSS en los Estados no puede ser posible, si en los mandos medios de la Dirección General no hay funcionarios que los encubran, los alienten y los protejan; y es ahí, en donde Zoe Robledo, le ha faltado meter mano dura.

Uno de los ejemplos más ilustrativos de esto, es la impunidad con la que opera desde la Ciudad de México, la maestra Alina Nieves Chávez, Coordinadora Laboral del IMSS, y quien pertenece al despacho N&N Asociados (Natividad y Asociados), desde donde impulsan a amigos y cómplices para la dirección jurídica de la Delegación en Tamaulipas, a quienes luego los utilizan para saciar sus ambiciones y actos de corrupción.

Sólo en el área Jurídica del IMSS Tamaulipas, Aline Nieves Chávez, de la mano de Gustavo Alberto Mancini o Moisés Malpica, funcionarios que han sido denunciados en México por conductas inmorales e ilícitas, mediante hostigamientos y amenazas han logrado echar de la Dirección Jurídica, a Javier Govea, Gabriela Flores, Francisco Narváez, y el más reciente al abogado David García Pérez. A este último, que estaba encargado del Despacho con nombramiento de la Delegada Velia Patricia, Aline Nieves, con la complicidad de Gustavo Mancini y Moisés Malpica, le inventó un expediente falso, plagado de anomalías para sacarlo del cargo.

El objetivo de Aline Nieves Chávez, es imponer en el puesto a Berenice de Jesús Ortiz Barrera, quien ocupa un alto cargo en el PAN municipal de Tampico. Aline Nieves y Mancini por diferentes medios, han presionado para que la Delegada Velia Patricia Silva deje en el cargo a Berenice de Jesús.

En el escritorio de Zoé Robledo ya está documentada la historia negra de Aline Nieves Chávez, Gustavo Mancini y Berenice de Jesús Ortíz, y se espera que pronto, la limpia ordenada por AMLO se haga efectiva.

La corrupción en el IMSS de Tamaulipas, es el problema más agudo al que se enfrenta la Delegada Velia Patricia Silva y necesita el respaldo de Zoé Robledo para limpiar el Seguro Social en esta entidad federativa.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-4.jpg

6min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Melhem, «Alito» y sus Reformas

 

Esta semana, el Consejo Nacional del PRI aprobó una reforma a sus estatutos que da poder a la dirigencia nacional en manos de Alejandro Moreno para que designe directamente candidatos a diputados, alcaldes y hasta gobernadores en las próximas elecciones del 2021.

El hecho desató comentarios de todo tipo, los menos duros cuestionaron una excesiva concentración de poder de «Alito» en estos tiempos en que el partido necesita abrirse y ciudadanizarse para poder regresar al poder.

Este hecho, para muchos militantes priistas y críticos del priísmo, es un retroceso; sin embargo, existe una razón justificada para hacerlo. No lo dice «Alito» ni su círculo cercano, pero se asegura que ésta reforma tiene una clara dedicatoria para aquellos que están viendo al PRI como el «aliado obligado» para ganar las elecciones que vienen. Será, dicen, el partido bisagra que inclinará la balanza a favor o en contra, según convenga a sus intereses. 

Esta reforma estatutaria, además, busca también blindar al partido contra las tentaciones de algunos poderes locales que pretendan imponerle candidatos al PRI; es un mensaje para los gobernadores, especulan.

Ayer, el líder estatal del PRI, Edgardo Melhem, habló con La Talacha sobre el tema y reveló que no está fácil el escenario electoral para el PRI, pero que hay confianza para reconstruirlo y dar la batalla para volver a estar en los primeros planos.

El PRI de Tamaulipas, fue el primero en el país en ratificar las reformas y acuerdos que le confeccionó el Consejo Político Nacional a «Alito». De 360 consejeros estatales, 360 votaron a favor y 4 se abstuvieron.

Esto que se hizo, lo confirma Melhem, se puede considerar como una vacuna contra algunos gobiernos que quieran manosear o meter mano en los procesos internos del partido, donde dice estar preparado para enfrentar esas experiencias. Incluso asegura que en Tamaulipas ya empezó a sentirse, «aquí ya nos pasó en Altamira, en donde Juvenal Ramírez, esposo de la Presidente Municipal, quiso meter mano en la elección para la dirigencia municipal y no lo permitimos».

Melhem reconoce que si bien Morena y el PAN, por el hecho de ser gobierno, tienen ventajas sobre el PRI, enfrentan problemas de desgaste los dos. Aquí, añade, si el partido se une y manda candidatos buenos con perfiles honestos y ganadores, hay posibilidades de dar una sorpresa en el 2021.

-Hace días declaraste que podía haber una alianza con el PAN, ¿es cierto?, se le cuestionó.

-«Yo no descarto ninguna alianza con ningún partido, pero por ahora estamos trabajando para ir solos. Eso yo lo tengo muy claro, en los escenarios que tenemos, vamos solos, pero localmente, en algunos municipios se pueden dar unas alianzas, se hace, pero esta no sería a nivel estatal», aclara.

El dirigente priísta también tiene claro que en el 2021, la votación del PRI será definitoria para muchas cosas, sobre todo para mantener los equilibrios en la Cámara de Diputados Federal y Local.

Asegura que la esperanza no se ha perdido en el PRI para regresar al poder; esto se se va a dar pero gradualmente; yo quiero sentar las bases para que se dé el regreso.

Tanto «Alito» como Melhem, que trabajan en la misma frecuencia, saben el rol que jugará el PRI en el 2021. Los acuerdos que están tomando y que quizás, a algunos priístas no les agradan, tienen un motivo contundente: blindarlo de los actores locales y nacionales que quieren meter mano en la designación de candidatos. Son decisiones naturales de supervivencia en medio de esta incertidumbre política que vivimos los partidos en el país.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-3.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Y el Bronco, ¿la libró?

 

Con la resolución de la Suprema Corte sobre el polémico proceso contra el Bronco, que finalmente le favorece al mandatario, pero lo pone a merced del Congreso de la Unión para llevarlo a un posible juicio político por el asunto de los «broncofirmas», hay ganadores que festejan y perdedores que van a digerir por un buen rato el trago amargo de la derrota.

El delito y las evidencias de que Jaime Rodríguez Calderón y Manuel González, usaron recursos públicos y utilizaron a personal del gobierno para reunir firmas para la candidatura presidencial, es contundente, que ameritaba y amerita una sanción ejemplar para ambos, pero también es cierto que hubo quienes creyeron ingenuamente que este evento podría capitalizarse para sacar raja política y beneficiarse para el 2021.

La opinión pública exigió siempre un castigo para el gobernador y su equipo, pero lo último que importa en el juego del poder, es lo que pida y diga la gente. Sin embargo, esta escaramuza mediática que terminó en una burla, pone a cada quien en su lugar y da elementos para que en esta lucha política que se ha iniciado en Nuevo León, cada grupo, y cada partido, se arme para lo que viene

Pero hablando de ganadores y perdedores, desde cualquier óptica, el que gana es El Bronco y su grupo.

Jurídicamente, la Suprema Corte de Justicia la Nación le da la razón y de paso exhibe a los diputados del Congreso Local como ingenuos y tontos, particularmente a los integrantes de la Comisión Anticorrupción que preside Arturo Bonifacio De la Garza que fue arrastrado por los intereses del senador Samuel García y Movimiento Ciudadano que creyeron que tumbando a Rodríguez Calderón, los catapultaría al 2021 como héroes.

Los diputados locales, por su ignorancia, no entendieron o no leyeron bien el expediente que les mandó el Tribunal Electoral Federal que solo sugería una amonestación y enloquecieron pretendiendo tumbarlo.

Para El Bronco, la resolución de la SCJN lo revive políticamente y lo mete en la lucha del 2021 como factor de poder. Esto lo fortalece para ser tomado en cuenta en las negociaciones de la candidatura estatal; su condición de gobernador le da ese derecho político, aún cuando el Congreso De la Unión tenga en sus manos su futuro, que como están las cosas, no se ve que el tema del Bronco vaya a estar pronto en la agenda de San Lázaro.

Por el otro lado, el más molesto y obvio perdedor en esta polémica, es el senador Samuel García que lo obliga a cambiar de estrategia mediática y bajarle la mira al Bronco. Su objetivo era echarlo del poder y no le resultó el plan. El legislador de Movimiento Ciudadano es un fenómeno en las redes sociales y seguramente que se mantendrá vigente, pero si quiere ser protagonista en el 2021, debe construir un proyecto más sólido para que los nuevoleoneses lo tomen en serio. Los proyectos políticos se construyen con alianzas y propuestas y los protagonismos a veces cansan, eso debe entenderlo el senador, porque en un descuido, el diputado Luis Donaldo Colosio, lo puede rebasar en esta carrera por el poder.

Este episodio de las «Broncofirmas», ya no está en la cancha de Nuevo León, sino en el territorio de la Federación, y será allá donde se decida la suerte de Rodríguez Calderón, que como pintan las cosas, todo hace suponer que ya salvó el pellejo, y más viendo que este gobierno de la Cuartaté no le gusta castigar la corrupción.

 


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-2.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

El encuentro de San Luis

 

El buen oficio político del gobernador de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras, actual presidente de la Conago, logró convencer al Presidente López Obrador de sentarse a dialogar con los gobernadores del país, con quienes el mandatario no se reúne desde diciembre del año pasado.
AMLO le tiene un aprecio especial al potosino a quien escuchó y aceptó sus planteamientos.

El lugar del encuentro será en diez días más, en San Luis Potosí.

El asunto no deja de ser trascendente, aunque en Palacio Nacional trascendió que la reunión a la que finalmente aceptó el mandatario es de mero trámite: lo hace sólo para bajar un poco la presión y no estirar más la liga con los gobernadores, «los va a escuchar a todos, pero todos van a tener que escucharlo a él», se dijo.

No va haber cambios en nada. El Presidente, dicen, tiene bien claro que no va aceptar condiciones ni presiones de ningún tipo. No hay dinero, si es que ese es uno de los motivos para verlo; el trato de la Federación hacia los Estados, es la correcta, aseguran, y la ruta de la Cuartaté nadie la va a desviar. Andrés Manuel sólo les va a dar el «avión».

El encuentro de AMLO con los gobernadores, es «una cortesía» que le pidió Juan Manuel Carreras y la va a cumplir, pero la narrativa, el discurso y las acciones de gobierno no se modifican en lo más mínimo, se dijo tras conocerse la fecha de la reunión.

El asunto de la pandemia, sigue igual. Incluso la estancia de López Gatell como encargado del tema, no está a discusión. El Presidente le cree y las peticiones de su renuncia simplemente no pasarán. La solicitud de modificar el Pacto Fiscal, no está en la agenda del Presidente, aunque los argumentos de los gobernadores sean válidos; el reparto del dinero hacia los Estados no se va a modificar, al menos por ahora, y el tema de la seguridad, está en manos de la Guardia Nacional, y ahí tampoco hay cambios. La única propuesta de la Federación es que haya coordinación con los Estados, pero la estrategia de seguridad de «abrazos no balazos», sigue invariable.

Como se puede ver, el encuentro al que finalmente accedió el Presidente con los gobernadores, puede convertirse en un diálogo de sordos, donde se va a decir todo, pero no se va a escuchar nada.

Lo único que se espera de esta reunión, es que las reglas de este juego de vencidas, las va a seguir poniendo el Presidente.

El más rebelde de todos los gobernadores, Javier Corral de Chihuahua ya entendió que con la terquedad y cerrazón del poder presidencial no se puede, y ha mandado señales de que va a dedicarse a gobernar de la mejor manera su entidad para fortalecerse y dejar los pleitos con el Presidente para después. Incluso, esa es la recomendación que están haciendo algunos gobernadores, sobre todos los de Acción Nacional: atrincherarse en sus Estados, trabajar para operar la elección del 2021 y salir fortalecidos. La mejor manera de vencer a AMLO, aseguran, es vencerlo en sus Estados.

El encuentro en San Luis con el Presidente, sería el último round con la Federación. No hay que olvidar que la mayoría de los gobernadores de la Alianza, el próximo año se van y su poder ya no será el mismo. De ahí que casi todos están pensando ya en fortalecerse. Pelearse con el Presidente, ya es inútil, más cuando solo su «palabra y su verdad» se escucha en las Mañaneras.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-1.jpg

4min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

La lucha por Victoria

 

Pilar Gómez, Arturo Soto, Mario Ramos, Luis Torre, Fernando Campos, todos por el PAN aparecen en la lista de aspirantes a la alcaldía.

Eduardo Gattás, Ismael «El Rocket» Valdez, Enrique Yañez, Reyna Garza, Nora De los Reyes, todos por Morena, también buscan la silla de Xicoténcatl González Uresti.

Carlos Morris, Alejandro Ettiene, Mariana Rodríguez, Alejandro Martínez, son los priístas que acarician el deseo de ser candidatos por la casona del 17. También hay que agregar a la diputada Paty Pimentel que se apuntaría por Movimiento Ciudadano.

Son 15 victorenses que de alguna u otra manera han manifestado su deseo de participar en las elecciones del 2021.

Son muchos, dicen algunos, pues nunca en la historia política reciente de la capital tamaulipeca habían levantando tantos la mano en pos de la alcaldía. Y habrá seguramente más los que se sumen. Sin embargo, atrás de esta efervescencia existe una explicación, motivada por intereses futuristas, y son dos razones poderosas que justifican este interés por gobernar Victoria:

1.-Uno es el abandono y el atraso en el que se encuentra la capital. Nunca Victoria había caído tan bajo en materia de servicios, inversión y desatención; por eso hoy todos quieren ir a su rescate.

2.-Existe también una intención política de alentar el interés de participación del mayor número de aspirantes, porque mientras más haya candidatos, la victoria electoral se vuelve más fácil porque se necesitan menos votos para ganar. La estrategia es dividir al máximo el voto para que el próximo alcalde de Victoria gane con menos de 30 mil votos, y los va a obtener aquel partido que tenga estructura y dinero para llevar a la gente a votar, y eso solo lo puede hacer Acción Nacional, como partido en el poder.

En esta estrategia, muchos aspirantes que se han anotado, saben que están jugando el papel de esquirol, como el caso de Luis Torre Aliyán quien hizo show de salirse del PAN, cuando nunca fue militante, ni estuvo en el padrón azul. Familiar de Egidio Torre, Luis Torre, construye desde ahora una candidatura fantasma para dividir el voto y trabajar para quien verdaderamente vaya a ser la figura fuerte de Acción Nacional. Su rol de esquirol, todo mundo lo sabe.

Otro caso es el «Rocket» Valdez, que llega para dividir a Morena aunque se diga simpatizante y amigo del Presidente López Obrador. Y así como ellos, todos los alborotados por la alcaldía juegan el juego del poder, por supuesto que unos más que otros, aunque vale decir que son muy pocos de los enlistados que se no se prestarían al juego que ya se juega.

Victoria, fuera de todo, sí necesita un buen alcalde. La ciudad está deprimida y su economía está bajo cero y para revivirla requiere un hombre o una mujer con visión y no que venga solo a ser un adorno en la silla de la capital. Que haya un entusiasmo por participar, pero que presenten proyectos para vuelvan a colocar a la capital en el mapa del crecimiento.

 

 

 


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA.jpg

5min0

 

LA TALACHA 

Por Francisco Cuéllar Cardona

La incertidumbre del 2021

 

Si en todas las encuestas nacionales y locales, Morena está a la cabeza en las preferencias electorales, y el Presidente Andrés Manuel López Obrador sigue manteniendo su nivel de popularidad en todos los sondeos, lo más lógico es creer que en el 2021, el ganador absoluto  de las elecciones será el partido del Presidente, y el proyecto de la Cuarta Transformación va a seguir adelante por encima de los deseos negativos de sus detractores.

Los teóricos y estudiosos de la estadística, afirman que las encuestas son una fotografía del momento y que estas cambian según las circunstancias, por tanto, entonces no hay que irse con la finta, ni creer lo que nos dicen hoy los pronósticos electorales. Todo hay que verlo y tomarlo con reserva.

Este fin de semana un entusiasta político que ha militado en todos los partidos, preguntaba sobre quién ganará las elecciones en el 2021. ¿será Morena…o la gente volverá a votar por los partidos tradicionales?.

La respuesta nadie la sabe. Los mismos especialistas que están haciendo análisis de prospectiva política, creando y visualizando escenarios electorales para conocer cual será el comportamiento del elector el próximo año, están confundidos porque el futuro es muy incierto; las cuentas y las predicciones no salen. Hay escenarios atípicos nunca antes vistos, por eso, especular sobre lo que va a pasar el próximo año es aventurado. Y es que la aparición de esta pandemia que amenaza con alargarse hasta el 2021, y la crisis económica terrible que ya se padece, complica adivinar lo que va a pasar.

En el pasado, todos hacían pronósticos y sacaban conclusiones a partir de las buenas acciones de gobierno; aquella frase de «obras son amores», eran un indicativo para afirmar que la gente votaría por el partido o gobernante que las hacía; pero ahora, ni hay buenas acciones de gobiernos, ni hay obras por ningún lado que puedan traducirse en votos, sino todo lo contrario. Y eso se ve en los tres niveles de gobierno.

Los aplaudidores de la Cuartaté, creen que la elección del 2021 va a ser un réplica del 2018, y no. De los 30 millones de votos que tuvo AMLO, no van volver a las urnas con el entusiasmo del 2018, pues aun con los niveles de popularidad del Presidente, los errores en el gobierno y el desgaste propio de estar en el poder, aleja y resta seguidores y votos. Pero tampoco, los partidos tradicionales como el PAN, PRI y el resto, van a rescatar los votos que se les fueron, porque no han tenido la capacidad para convencerlos que regresen; la oposición en todo el territorio nacional está nulificada: ni se ve, ni se siente.

Aparte hay que considerar que ésta vez, hay dos fenómenos extraños que van a influir en gran medida en el resultado de la elección: Los muertos y enfermos de esta pandemia, y la crisis económica con sus miles de desempleados. Ningún gobierno se salva de la desaprobación en el manejo de esta crisis, y seguramente los electores que han perdido familiares por el Covid, van a cobrarle la factura al gobierno con su voto en contra.

Por eso y por más, quien diga ahora que va a ganar o quien haga cuentas alegres sobre el 2021, está equivocado. Todo lo que se diga, es escaramuza y ficción. Y faltan todavía muchas cosas por ver.

 


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-16.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuellar Cardona

Los Reyes Presidenciales

 

En los tiempos pasados, una visita presidencial a provincia, era una fiesta gigante, en donde los anfitriones, en este caso, los gobernadores, echaban la casa por la ventana y los eventos faraónicos para rendirle honores al «Rey Presidencial», eran inolvidables. 

Estas visitas, además de repartir confeti por parte de los Presidentes a los poderes locales, los convertían en auténticos «santa closes», pues llegaban cargados de regalos y con los morrales llenos de dinero para lo que pidieran los gobernadores. La chequera la traían abierta y no había miserias presupuestales; se anunciaban obras de a montón, aunque muchas no se hacían, y todo lo que pedían se daba en abundancia.

La foto que aparecía en las portadas de todos los periódicos y los titulares en los noticieros, eran las clásicas del Presidente y del gobernador fundidos en un abrazo y sonrientes, «mi amigo el gobernador fulano de tal…», se destacaba en los boletines sonrientes de las oficinas de comunicación social. Las malas noticias desaparecían; todo estaba en santo orden; no había reclamos ni protestas, y los que se detectaban a tiempo, se silenciaban a rajatabla. La gente estaba feliz con sus gobiernos. Todos vivíamos en un mundo impecable y color de rosa.

Así fue con los gobiernos del pasado, hasta que despertó el México bárbaro, el México de ahora, donde todo es irreverencia, donde las disciplinas no valen y las voces se desgarran gritando justicia. Ahora se vive en el México de los reclamos, donde se pide todo, pero también se niega todo porque no hay. La sumisión y veneración hacia el «Rey Presidencial» es cosa del pasado que no volverá jamás.

En esta realidad convulsiva se anuncia la visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador al noreste mexicano: San Luis Potosí, Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas; San Luis, Saltillo, Monterrey y Reynosa, es la ruta. La venida del mandatario está programada para la segunda semana de agosto, y se da en un marco de tensión, en donde su relación con los gobernadores no es del todo buena, pues ésta región noreste del país es donde surgió la primera rebelión de gobernadores contra la sordera de la Federación y que hoy está convertida en el único bloque y contrapeso al Presidente.

Por eso este jueves, apenas el Presidente anunció su visita al noreste mexicano, en las oficinas de los gobernadores, donde aún no conocen la agenda, se preguntaron: ¿a qué viene?, ¿trae dinero y solución a los problemas que se le han planteado?, ¿o viene hacer política para el 2021?. Esta visita, aunque por todos era esperada, despierta más dudas que satisfacciones.

Tanto AMLO, los gobernadores y la población saben que la realidad que vive el país es otra; ya no hay más pleitesía ni sumisión para nadie, tampoco hay chequeras abiertas ni morrales de dinero para repartir, menos la armonía política donde el reparto del confeti era mutuo.

El discurso y las narrativas son diferentes, por eso se exigen resultados y soluciones de gobierno. La demagogia, y las apariencias ya no engañan a nadie.

Si AMLO viene al noreste, sabe cuales son los problemas de la región y por tanto está obligado a traer buenas noticias y soluciones. Los mandos locales también deben estar abiertos a la autocrítica y admitir en que han fallado. Son tiempos de empatar agendas y dejar hasta donde se puedan las discrepancias. Son otros tiempos en donde la forma y el fondo, son las soluciones a los problemas de la gente.


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-15-1.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

«Animal mediático»

 

Cuando el Presidente López Obrador decidió hacer su conferencia Mañanera en el Hangar Presidencial, teniendo como escenografía principal el polémico avión presidencial, y condicionar a los medios que las preguntas que se formularan fueran sólo sobre la faraónica aeronave, demostró lo que es el mandatario mexicano: un verdadero animal mediático, a quien nadie puede vencer en el debate y en el manejo de medios. 

Para todos tiene. Es socarrón, testarudo, provocador e irónico. La agenda pública, su agenda, es la está en boca de todos porque así lo quiere y desea.

El avión, para él, es un monumento al despilfarro y al mundo de oropel en el que ha vivido siempre la clase del poder, por eso esta semana fue y lo puso a sus espaldas, y lo mostró como de las mayores groserías de lo que fueron los gobiernos pasados. El discurso mediático es lo suyo.

A Emilio Lozoya lo tiene como el máximo trofeo de la corrupción y con los dichos de este mantiene contra las cuerdas a todos, incluyendo a los medios de comunicación. El avión y Lozoya, son dos shows, dos ejemplos que mediáticamente los va a exprimir para justificar su lucha contra la corrupción. 

A él le gustan los reflectores y que estos lo enfoquen a plenitud, porque su naturaleza es hablar, pontificar, y ser el centro del poder.

A él sí que le quedó como anillo al dedo el apodo de «chachalaca», porque habla, habla y habla y ni quien lo calle, y lo hace todo premeditado. Vicente Fox ha quedado como un remedo. El mismo Diego Fernández de Cevallos ha reconocido que el tabasqueño es terrible en el terreno de la discusión, «no le ganas una», dice. El «Jefe» Diego, lo recuerda en el aquel célebre debate televisivo del 7 de marzo del año 2000, mediado por Joaquín López-Dóriga en donde un aguerrido «Peje» le tupió al panista hasta por debajo de la lengua: lo menos que le dijo fue ardilla, porque no salía de Los Pinos, donde recibía órdenes de Carlos Salinas de Gortari. 

Andrés Manuel, como el Chapulín Colorado, todo lo tiene fríamente calculado. Conoce al dedillo a cada uno de los actores políticos de este país, sabe sus debilidades y también sabe como atacarlos y dominarlos. Carlos Salinas, jefe de la mafia del poder y ante quien todos se persignaban, hoy le rehuye y lo evade, no quiere chocar con él. Los salinistas aseguran que el ex presidente ha confesado que minimizaron su inteligencia, «ahora es un peligro para todos nosotros», ha llegado a decir. De ese tamaño es el líder de la 4T. Como enemigo político, en sus tiempos de opositor, nadie quería enfrentarlo, y ahora como Presidente menos. Dicen que a todos les tiene guardado su dosis de venganza, y su arma para cumplirlo, es su discurso. Tiene el poder del Estado, los medios y su retórica para hacerlo.

A AMLO, quien no lo ama, lo odia. Y eso es para él, su realización y su plenitud: sentirse amado y odiado, aunque lo segundo, dicen, lo ensalza y lo engrandece. 


FRANCISCO-CUELLAR-CARDONA-15.jpg

5min0

 

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

NL y la gran alianza del 21 

 

De los 15 Estados que cambiarán gobernador el próximo año, Nuevo León es, dicen todos los análisis locales y nacionales, la entidad más preciada política, y electoralmente hablando para los partidos, y para el propio Presidente de la República y su 4T. Pero lo que más llama la atención, es que, objetivamente, ningún partido y ninguno de los aspirantes que se han enlistado, tienen ventajas claras, ni tampoco garantizan una victoria convincente a pesar de las muchas encuestas que se están publicando, en donde unos se marcan como punteros en las preferencias de la gente.

«Nuevo León, es una incógnita. Es la joya de la corona para todos en el 2021; quien gane, va a poder presumir todo», dicen quienes desde ahora han puesto bajo la lupa al proceso nuevoleonés.

En Nuevo León, precisan, se juega más que una gubernatura. Nuevo León, por ser el corazón económico del país, no se decide en una encuesta, ni en votos. Un gobernador se elige en una mesa, donde poderosas voces y personajes de renombre marcan la ruta a seguir; el voto de la ciudadanía es solo un complemento de los grandes acuerdos. De ahí, que el próximo gobernador también se necesita que sea un hombre o mujer que entienda la dimensión y trascendencia del cargo. Natividad, Medina y el mismo Bronco, por su formación y visión tan corta de las cosas, jamás entendieron el rol que la historia de Nuevo León les estaba entregando y lo hundieron en sus desgobiernos.

La decisión de saber quién va a ser el candidato y el gobernador, ahora es más compleja, porque esta vez, los intereses son mayores que antes. Hoy existe un actor y un partido nuevo que quiere a rajatabla el poder de Nuevo León, y estos son el Presidente de la República y su partido Morena; y para eso tienen un alfil en el tablero que se llama Alfonso Romo que, dicho sea de paso, no goza del afecto total de los poderosos grupos económicos locales. Tienen una marca partidista (Morena) y una candidata (Tatiana Clouthier) para pelear; Clara Luz Flores, es solo un distractor en el refuego de la nominación.

Carlos Salazar y los poderosos hombres del dinero, son el otro factor del poder que no quieren a Morena en Nuevo León y nada que huela a la 4T. Están los líderes nacionales de los partidos que son en este juego, los operadores para cumplir los requisitos ante el árbitro electoral, que es el INE. También juega el Bronco que, en su calidad de gobernador, aunque esté devaluado, tiene el poder del veto, además cuenta con el recurso público de los programas y la estructura para movilizar al votante. Y al final, está el último eslabón que es el elector que acude a la urna a validar con su voto lo que todos previamente acordaron.

Como se puede ver, el próximo gobernador de Nuevo León será producto de una gran alianza política entre los actores y factores de poder. Cuando ocurra ese amarre y todos en la mesa se pongan de acuerdo, entonces se podrá hablar de partido y de nombre para saber quién va y quien gana. Mientras, lo que digan las encuestas es pura escaramuza y buenos deseos de los aspirantes. Las encuestas son el pan y circo de la política, donde todos apuestan y casi todos pierden.

Nuevo León es la joya que todos quieren en el 2021, y la ganadora o el ganador será aquel que logre convencer a los factores de poder.

Que quede claro, el próximo gobernador de Nuevo León, no será el más popular, ni el más joven, o el más inteligente; será el que responda a los intereses de los dueños de Nuevo León. Así está escrito, y así será.



SOBRE NOSOTROS

Las Mejores Noticias al momento, síguenos en nuestras redes sociales


CONTÁCTANOS




ÚLTIMAS PUBLICACIONES