La Talacha

thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min210

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

PAN, PRI, Morena y el 22

A diferencia de la mayoría de municipios de Tamaulipas, el PAN, en la capital del Estado,

tiene un nivel de aceptación bajísimo. En todos los sondeos levantados, incluso en los que se han hecho en redes sociales, el rechazo es muy alto. De diez, sólo dos victorenses tienen buena opinión del partido, y de sus dirigentes. Sobre el PRI, cuatro de diez, piden que regrese al gobierno municipal, y Morena, siete de diez, quieren probar como sería su desempeño en el gobierno.

Partiendo de esos números, se podría creer que Morena, pese a todas sus broncas internas, estaría en la ruta de acceder al poder municipal en las próximas elecciones.

Las estadísticas y sondeos son ciertos y provienen de los mismos partidos. En el PAN municipal están preocupados por el porcentaje alto de rechazo que tienen y desde ahora hacen planes para restaurar la imagen del partido apenas empieza enero del 2020.

Contrario a la percepción que se tiene en ciudad Victoria, el PAN tiene una alta preferencia en Nuevo Laredo, Reynosa, Tampico, Rio Bravo y Mante. En los municipios medianos como Valle Hermoso, San Fernando, Altamira y Tula, también están conformes con este partido y los gobiernos azules. En Matamoros y Madero, que son gobernados por el Morena, curiosamente no están de acuerdo como están haciendo las cosas las administraciones morenistas, y sienten nostalgia por el priismo que está ligeramente arriba en el gusto de los electores.

Llama la atención que el PRI a pesar ser un partido que no tienen liderazgos, ni recursos aun mantenga seguidores fieles, como es el caso de la capital y Matamoros.

Estos sondeos que están en las agendas de los tres partidos, hacen ver y creer dos cosas: Que en el 2021, el PAN por el hecho de ser gobierno y tener el control de las estructuras, puede aspirar a ganar el mayor número de los distritos electorales, más si Morena no logra superar sus diferencias y pleitos que hoy los asfixian. Sin embargo, para la elección del 2022, no son pocos los que aseguran que el PAN puede mantener las alcaldías grandes, no así las pequeñas en donde Morena y el PRI, han avanzado mucho y pueden conseguir triunfos y espacios que hoy no tienen.

En el caso de la capital tamaulipeca, se estima desde ahora que Morena, con un buen candidato podría estrenarse en el poder local, incluso el PRI podría dar la pelea. Este escenario ya está en la agenda del PAN, por eso les preocupa que ahora no están en las preferencias de los victorenses. Y es que la marca del PAN está desgastada en la capital y las posibles figuras que podrían participar tienen que remar desde ahora esa mala imagen que arrastra el partido.

Arturo Soto Alemán, Pilar Gómez y Fernando Campos, que aspiran y están considerados en la lista de posibles, deben desde ahora crear estructuras y generar acciones que limpien la imagen de su partido.

Falta mucho para que se tomen decisiones sobre candidaturas, pero el escenario es tan complejo y nadie la tiene segura de ganar, lo obliga desde ahora a quienes quieren ser, construir proyectos atractivos. Por lo pronto, los números sobre las preferencias partidistas, ya las tienen las diligencias de los partidos.


thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

6min410

LA TALACHA 

Por Francisco Cuellar Cardona

Amarga navidad

El oficio enviado a todos los titulares de las dependencias por parte del secretario de Administración, Alberto Salazar Anzaldúa, en el que se le notifica la cancelación de festejos de navidad, conocidos como «posadas» a toda la burocracia estatal, por motivos de ajustes presupuestales y medidas de austeridad, es apenas una pequeña muestra de lo que viene para el 2020.

Por lo pronto, está cantada ya una «amarga navidad» para todos los trabajadores del Estado que tendrán que conformarse con el aguinaldo de ley que empezará a entregarse a partir de la próxima semana. Por lo demás, el apretón al cinturón vine en serio en el gobierno el Estado y los municipios quienes vieron recortados sus presupuestos en más de un 30 por ciento, gracias a las políticas de austeridad impulsados por el gobierno de la Cuarta Transformación.

La cancelación de las «posadas» es parte de los apuros financieros que se verán y se sentirán. Un funcionario del área de finanzas reveló que los programas sociales del gobierno se ajustan en un 40 por ciento, y también se anuncian la desaparición de algunas áreas, que por consecuencia traerán despidos.

Al programa de obra pública federal para Tamaulipas se le tumba más del 50 por ciento, y la inversión local está igual, pues sufre el mismo ajuste. Los municipios se quedarán solo con su gasto corriente, y tampoco harán obra pública.

En el plan nacional de infraestructura que anunció el gobierno federal para el 2020 y que supera los 800 mil millones de pesos, Tamaulipas y los Estados del norte no son considerados, salvo proyectos que a consideración del Presidente le interesen. Incluso en el renglón de seguridad tampoco le va bien a pesar de que en el presupuesto se tiene contemplado un gasto para La Guardia Nacional de 56 mil millones de pesos.

Tamaulipas a pesar de ser una entidad con alta incidencia delictiva, la Federación no la tiene contemplada con una inversión de consideración, lo que obligó al Estado y ayer lo anunció el gobernador Cabeza de Vaca que en el tema de seguridad su gobierno le entrará con 5 mil millones de pesos ante el abandono de la 4T.

El panorama presupuestal es desolador, y los lamentos, como se consignó en el espacio de ayer van a sentirse más, mientras avancen los días del próximo año.

En la IP tamaulipeca, el clima de incertidumbre es peor, pues nadie tiene previsto hacer inversiones o desembolsos grandes en el Estado, ni siquiera en Tampico en donde la economía a diferencia del resto de la entidad, no está tan castigada. En el sur, los grupos empresariales cancelaron todos los proyectos de inversión, y Ciudad Victoria sigue siendo el municipio más pobre en materia de inversiones públicas y privadas. En la capital del Estado siguen cerrando  negocios, y nadie arriesga su dinero porque es la ciudad que más decrece en la entidad.

Por todo, diciembre pinta para ser uno de los más críticos para el gobierno, y el 2020 pinta catastrófico. La amarga navidad, ya se vive a toda su intensidad a pesar de los aguinaldos que aun están por llegar.

Talachazos

FELIPE Y «SU SEGUNDO AIRE».- Apenas tomó posesión como delegado o encargado de la Oficina de Gobernación en Tamaulipas, el doctor Felipe Garza Narváez fue puesto en la lista de privilegiados que desde ahora serán considerados como aspirantes a la alcaldía de Victoria por Morena.

El doctor, en su antiguo partido fue tres veces diputado local por mayoría, y uno de sus sueños siempre ha sido despachar en la casona de la calle 17.  Hoy es uno de los cuadros que tiene Morena con mayor estatura política en la capital que pocos le compiten y las circunstancias lo colocan en una posición de ventaja, tomando en cuenta que el PAN en la capital está muy desgastado y sus figuras que pudieran ser, no pintan. En un rápido sondeo entre los actores políticos de Ciudad Victoria, el doctor se colocó a la cabeza. No sabemos si hoy aspira, pero la realidad es que ni aun cuando militaba en el PRI, hoy tiene tantas posibilidades de ser el gallo de Morena. Su nombramiento en la SEGOB no le impide que la busque y se la lleve.

 


thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

4min250

LA TALACHA

Por Francisco Cuellar Cardona

Los que apuestan al fracaso

Está por terminar el 2019, y aunque las encuestas le siguen favoreciendo al Presidente López Obrador, ha sido año difícil para él, porque los resultados que ha entregado a los mexicanos no son los esperados. El saldo en imagen es favorable, pero en dos temas: economía y seguridad,  que son prioritarios, queda mucho a deber.

Sobre lo que viene en el 2020, los pronósticos de parte del gobierno, son bastante optimistas, no así entre sus opositores que aseguran que el año que está por iniciar será el derrumbe y el desmoronamiento del mito llamado Cuarta Transformación. Son dos visiones y dos escenarios los que se manejan para el año entrante.

AMLO y sus morenos, admiten que no ha sido un buen año, pero aseguran que viene lo mejor, y que todos los que pronosticaron el fracaso, se van a tragar (así dicen) sus palabras y sus verdades.

Para el segundo semestre, la economía empezará a mostrar síntomas de mejoría y la violencia, ya con la Guardia Nacional bien pertrechada, permitirá que la percepción de la ciudadanía cambie. También los programas sociales alcanzarán los objetivos trazados. Incluso el optimismo llegará al partido Morena, del que dicen, la próxima dirigencia trabajará en la misma dirección del gobierno y no como ahora lo han hecho las tribus.

Mientras eso ocurre, en la oposición, apuestan al fracaso, partiendo de los resultados del primer año: «2020 será terrible para AMLO, pero lo peor lo veremos en el 2021, en donde la imagen del presidente rodará por los suelos; ese es su deseo, y esa es su apuesta», se dijo en la última reunión en el CEN en la que estuvieron los líderes históricos del panismo, y que se encontraron con el fin de evaluar el trabajo del gobierno lopezobradorista.

¿Quien tendrá la razón?. El tiempo dirá quien tiene la razón. Lo que sí es cierto es que por el rumbo del PAN, hay un plan para hacer tropezar a la 4T y desde ahora empiezan a festinar el fracaso del gobierno federal. Pero no solo Acción Nacional le apuesta la caída de Morena y AMLO en las encuestas. El PRI también se frota las manos para empezar a ver el desplome morenista.

Un grueso número de empresarios norteños coinciden con la percepción del PAN y el PRI y creen también que el gobierno de AMLO camina, ellos sí, «al despeñadero». Dicen que ellos tienen otros datos y que la economía no mejorará y que el desgaste de la 4T se agudizará en el segundo semestre del 2020 y el desencanto empezará a generalizarse.

Son percepciones, deseos, y pronósticos de los actores del poder que opinan según le va en sus bolsillos. La realidad es que hasta ahora todos opinan en función de sus intereses, y será el tiempo el que ponga las cosas en su lugar.

Existe una resistencia enorme al cambio en México, y contra eso va a tener que luchar doblemente el Presidente. Las malas vibras, hoy por hoy, están al mil en contra de la 4T.

¿qué va a pasar?. No se sabe. Lo que si es cierto es que el 2020 está preñado de malos augurios.


thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min360

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

2020: Menos dinero y más violencia

«Se oyen los lamentos por doquier», así dice la canción del «Jibarito» Hernández en su Lamento Borincano que narra la crisis y desolación que vive Borinquen, así se llamaba antes a la Isla de Puerto Rico. El tema viene al caso, porque en estos tiempos de crisis recurrentes en la que vive el país, a donde vayas, y donde te pares, todos se lamentan y se quejan de la economía, de la violencia desatada y de la falta de oportunidades laborales.

Todos se lamentan, y todos se la «mientan» a los gobiernos de los tres niveles que hacen poco o nada para sacar del atolladero a este país, que en el ultimo año tuvo un crecimiento de cero en su economía.

«Pero esto no es nada para lo que viene. El 2020, será peor, aunque el gobierno federal haya anunciado un programa de infraestructura de más de 800 mil millones de pesos, que vendrían a inyectarle dinamismo a la economía», dicen los analistas.

El optimismo sólo existe en la burbuja del gobierno federal, pues en los Estados, los gobernadores están pensando en serio abandonar el Pacto Federal tras el maltrato que están recibiendo de la federación en el reparto de los dineros. En los municipios, los alcaldes, viven en la chilla: no hay obras, nos hay programas sociales y las recaudaciones se cayeron porque la gente no tiene dinero para pagar ni siquiera los prediales.

Las expectativas son de terror. De acuerdo a información de primera mano, muchos ayuntamientos de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y San Luis Potosi, tienen previsto declararse en banca rota, luego de conocer la aprobación del presupuesto federal que no les alcanzará a llegar ni un centavo.

El tema financiero en el sector público es bastante delicado, y no se diga en la iniciativa privada que tiene pronósticos económicos aterradores para las empresas. Nunca  se había tenido un panorama tan sombrío, como ahora.

¿Qué hacer ante este escenario desolador?, preguntan muchos, y la respuesta es Nada: Solo esperar que los genios de las finanzas públicas, se les ocurra algo para que los lamentos dejen de ser una expresión popular.

El asunto negativo en lo económico, y el desbordamiento de la violencia, ya no es culpa de este gobierno federal que llegó y prometió un bienestar social y acabar con la inseguridad en menos de doce meses. Los gobiernos están rebasados y lo más delicado es que no hallan la fórmula para solucionarlos.

2019, está por ser considerado como el más complejo para los gobiernos en sus tres niveles y para la población en todos los ámbitos. Ni en las grandes crisis económicas del país de 1976, de 1982 y de 1995, donde todas las empresas tronaron y el gobierno colapsó se había experimentado un desencanto social y político como ahora. Tampoco, el inicio de un nuevo año había pintado tan negro como esta vez.

2020, en lo económico, dicen los analistas, será austero, de recortes, de despidos, de inversión cero y tocar fondo. En el asunto de la inseguridad, la tendencia sigue a la alza, luego que la estrategia contra el crimen, no cambiará en nada, por tanto, seguiremos igual o peor en este renglón.

Sin dinero y con mucha violencia, todo hace creer que seguiremos escuchando «los lamentos por doquier».


thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min330

LA TALACHA 

Por Francisco Cuellar Cardona

Egidio en la mira

El proceso que se inició en contra del ex secretario de Finanzas, Jorge Abrego Adame y el ex Director de Pagos, Jorge Contreras Chio, a quienes se les está acusando de haber utilizado empresas fantasmas y facturar más de 600 millones en el sexenio pasado, es un golpe y una advertencia de lo que viene para el ex gobernador Egidio Torre, a quien se le estaría terminando el tiempo de inmunidad a su régimen y para quien todavía muchos están pidiendo un castigo ejemplar.

El mensaje justiciero o el pago de facturas es directo al selecto grupo que durante seis años gobernó bajo cuestionamientos y cometió todo tipo de tropelías que cometió el ex gobernador que hoy es un vecino incómodo en el municipio fifí de San Pedro Garza García.

La acusación contra Abrego y Hernández Chio tiene muchas aristas, pues si bien ante los ojos de la opinión pública la sospecha de corrupción sobre los ex funcionarios es muy pesada, y deben pagar por lo que hicieron, no son pocas las voces de quienes afirman que la línea y el mensaje va directo para Egidio Torre, cabeza del ex poderoso grupo «La Peña del Libro Mayor», en el que estaban incluídos, Miguel Salman, Jesús Serna,  y el ex rector Enrique Ettiene, quienes ya veían venir esta embestida.

La Unidad de Inteligencia Financiera de Tamaulipas, ha enfocado sus baterías sobre otros funcionarios egidistas lo que ha provocando nervios y psicosis, pues estiman que el gobierno de los vientos de cambio ha dispuesto que 2020 sea un año de ajustes de cuentas para mandar el mensaje que el combate a la corrupción en el Estado también va en serio, y quiere venderla mediáticamente y llegar al 2021 como un gobierno justiciero.

Sobre Egidio Torre se dicen muchas cosas, entre otras, que hizo todo para que el PRI fuera echado del poder en Tamaulipas, y así hacer que la clase política priísta pagara por el crimen de Rodolfo Torre, a quien Egidio siempre creyó en que fue esta la culpable de aquel oprobioso crimen. Se cuenta, incluso que apoyó al PAN para que ganara la gubernatura, y que eso le valió comprar impunidad por tres años, pero este, aseguran, se acabó.

Hoy le toca pagar las primeras facturas a Jorge Abrego, y la lista va a seguir hasta llegar al ex gobernador, que si bien, no va a ir a la cárcel como Yarrington o Eugenio Hernández, sí será zarandeado por la justicia de los vientos del cambio. Por lo pronto desde el viernes, muchos que hasta entonces se sentían intocables, no concilian el sueño.

Hoy Jorge Abrego y Jorge Hernández Chio, que fueron citados a declarar el viernes no acudieron, y mandaron a sus abogados a escuchar las notificaciones del delito que se les acusa. El Centro Integral de Justicia, les dio una nueva cita para el 13 de diciembre y puedan los funcionarios aportar sus pruebas de descargo.

A tres años de que se fue Egidio Torre, a través de los «Jorges» hoy lo han sentado en el banquillo, y al margen de si es o no responsable de lo que se le acusa, sobran opiniones que afirman que al final, nadie escapa a la mano de la justicia.

 

 

 

 


Francisco Cuellar Cardonanoviembre 29, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

4min370

LA TALACHA

Por Francisco Cuellar Cardona

Melhem no la tiene fácil

Ante su inminente llegada a la dirigencia estatal del PRI, Edgar Melhem es un político priísta que pocos le pueden poner peros. Se ha formado en la trinchera. Ha estado abajo y arriba, y conoce como pocos lo que necesita su partido para volver a ser un atractivo electoral.

Nunca, en muchos años, llega a la dirigencia estatal de este partido, alguien que reúne tantos requisitos y méritos para ser. En el priísmo de los dedazos, imposiciones, y conductas autoritarias, nunca se había dado un proceso para que llegara alguien que lo mereciera tanto como Melhem porque siempre llegaban los cuates, los compadres y los cómplices del gobernador en turno o del líder nacional, aunque fueron ilustres desconocidos.

En el priísmo auténtico, entre los que todavía se mantienen fieles a la causa y sueñan con volver por sus fueros, se respira un ambiente relajado y de conformidad. Por primera vez en muchos años, tomará las riendas del partido, alguien que sabe y le entiende al trabajo partidista.

El riobravense sabe como pocos lo que hay qué hacer para volver a poner al partido y a la militancia en el protagonismo electoral.

En los hechos, pareciera que Edgar Melhem la tiene fácil, porque él sí sabe lo que se tiene que hacer. ¡Pero cuidado!. El reto es extraordinariamente complejo, porque las expectativas son enormes. Por sus prendas, por su historia y su trayectoria, cualquiera puede pensar que Melhem le volverá la vida al PRI, y lo regresará al poder, y que quienes se fueron, regresaran porque confían en él y su oficio le permitirá tejer una reconstrucción total del partido.

Generar expectativas en política, es altamente riesgoso y peligroso, porque si no se cumplen, vienen las desgracias. Sobran ejemplos para echar abajo esta afirmación.

¿Cómo le va hacer Edgar Melhem para no defraudar a todos los que hoy dan gracias a que él haya sido el elegido?. ¿Cual va a ser su relación con el poder estatal?. ¿lo van a dejar que opere políticamente en el Estado?. ¿Tendrá el apoyo económico y político de Alejandro Moreno?; su referencia inmediata son los ex líderes Sergio Guajardo Maldonado y Yahleel Abdala, y está obligado a mejorar lo que hicieron, que en los números, fue nada.

El PRI no es un partido muerto en Tamaulipas, aunque las cifras de las últimas tres elecciones parecen decir lo contrario, ¿cómo revivir a un muerto o qué hacer cuando alguien está en fase terminal de una enfermedad incurable?. El PRI hoy no tiene dinero, que ha sido su motor para caminar y ganar. El PRI no tiene un gobernador que lo guíe. Sus principales activos que eran sus operadores, se fueron y trabajan ahora para otros partidos.

Si Edgar Melhem recupera el protagonismo del partido en el 2021, puede convertirse en el líder que necesita su partido en Tamaulipas para reconstruir su futuro pues no hay ni existen figuras rescatables.

La reputación de Melhem, está muy elevada, y si falla, puede perder todo lo que ha construido por años. No la tiene fácil.


Francisco Cuellar Cardonanoviembre 27, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min300

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Clasifica la 4T a amigos y enemigos

La frase bíblica «el que no está conmigo, está contra mí», empezó a escucharse fuerte en todo el gobierno de la Cuarta Transformación. Y es que a unos días que el gobierno lopezobradorista cumpla un año en el poder, la cartilla ya fue leída a todos los que están en el sexenio del cambio verdadero.

El presidente López Obrador ha tenido un primer año muy complicado y ha dicho a sus colaboradores que se va a quedar sólo con aquellos que se la jueguen con él; y a los que no, les pidió definirse para saber con quien va a contar en los días complicados que vienen.

Políticamente, la 4T espera una ofensiva del Partido Acción Nacional, quien a través de sus líderes y representantes han trazado un plan de ataque para desacreditar los logros del gobierno y debilitarlo a partir de sus errores. Incluso han detectado a un grupo de empresarios que tejen una red nacional para empezar una campaña negra en su contra. Al interior del gabinete también han encontrado resistencias, pues algunos no están del todo convencidos de que el cambio va en serio. En la Cámara de Diputados, luego de los desencuentros en las negociaciones del Presupuesto, hubo muchos legisladores de Morena que no jalaron parejo, y eso enojó al Presidente.

Ante esa expectativa, a través de Ricardo Monreal, Mario Delgado y el mismo Alfonso Romo, se ha bajado el mensaje de que no se van a tolerar traiciones de ningún tipo, luego de que son muchos los que quieren descarrilar la Cuarta Transformación, y pretenden usar a algunos indecisos para conseguirlo.

El mensaje alcanzó a Morena, el brazo político del gobierno, en donde más resistencia han encontrado para sumarse al apoyo de las acciones de gobierno. Bertha Luján, Yeidckol Polevnski se han convertido en un lastre para el partido y para AMLO. A ellas ya se les pidió que se definan de que lado están. En los Estados, se bajó la indicación para que la militancia morenista cierre filas con el Presidente.

En los Congresos locales donde Morena es mayoría, se les pidió congruencia y constancia, y en donde son minoría, se les advirtió que no tolerarán traiciones como ocurrió en el proceso electoral reciente.

El mensaje llegó a algunos gobernadores priístas, quienes fieles a su cultura de sumisión ante el poder, han hecho público su apoyo total a la 4T y al Presidente. Se buscó a varios mandatarios del PAN y algunos accedieron pero pidieron discreción y no ser balconeados.

El asunto es que todos los que están involucrados en la 4T, incluyendo los simpatizantes saben a lo que se atienen. Quienes no fueron consultados, desde ahora son considerados como «adversarios» y «enemigos», y como tales serán tratados. Por tanto, el que no está del lado del poder federal, están en contra de él. Así estamos, en este país dividido y polarizado, donde no se sabe en qué va acabar todo.

Talachazos

EL TUITAZO DE TRUMP donde adelanta que siempre sí se considerará a los carteles mexicanos como «terroristas», cayó en Palacio Nacional como balde de agua helada. A algunos alegró la noticia, a otros no tanto.

Para algunos especialistas en el tema, precisaron que considerar «terroristas» a las bandas del crimen, implica no una intervención directa de los EUA al país, sino consecuencias económicas en materia de inversión y congelamiento de activos. Pero lo más grave, y que es lo que duele y preocupa al gobierno mexicano, es que un país que tiene organizaciones terroristas, es considerado en el mundo como un gobierno incapaz que cuenta con un Estado de derecho débil.

 


La Talacha Norestenoviembre 26, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min280

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

¿Es o no es, narcoterrorismo?

Cualquier persona que vive en México, y que ha sufrido de cerca, incluso ha sido víctima de la violencia y la delincuencia, no lo va a pensar dos veces en afirmar en positivo cuando le pregunten si las bandas del crimen actúan como «narcoterroristas».

La delincuencia en México, y en Estados tradicionalmente violentos como Tamaulipas, Michoacán, Sinaloa o Veracruz, utiliza el terror como método para someter a sus adversarios, sembrar el pánico entre la población y mandar mensajes amenazantes al gobierno en sus tres niveles. Quien no quiere verlo así, o vive en otra dimensión, o quiere tapar el sol con un dedo.

La delincuencia en México mata, secuestra, desaparece a niños, jóvenes y adultos; coloca y hace explotar «cochesbomba», realiza sabotajes, roba autos y los quema, y bloquea calles para crear psicosis en la sociedad. ¿Cómo se le llama a todo eso?.

México siempre le ha tenido pavor a la palabra «terrorismo», práctica violenta que se ha vuelto común tras la guerra declarada al crimen, y que la población en todo el territorio nacional la sufre y padece, sin que el gobierno en sus tres niveles pueda garantizarle paz y tranquilidad.

El tema lo puso en la agenda el gobernador tamaulipeco, Francisco García Cabeza de Vaca luego de los hechos violentos ocurridos en Nuevo Laredo, pero el propio Presidente López Obrador minimizó y hasta satanizó el tema.

Este fin de semana la familia LeBarón, tras los trágicos eventos ocurridos en las inmediaciones de los Estados de Sonora y Chihuahua, donde asesinaron y calcinaron a nueve personas, entre ellas seis menores, enviaron una carta al presidente Trump para que declare a los cárteles mexicanos como «narcoterroristas». El hecho incomodó tanto al gobierno de la 4T que el presidente le ordenó a Marcelo Ebrard en La Mañanera de este lunes a que descalificara la carta de los LeBarón, pues aseguró que admitirlo daría pie a acciones intervencionistas de parte de los Estados Unidos.

El asunto del «narcoterrorismo» se ha manoseado tanto que cada quien lo ve, según su conveniencia. El mismo canciller Ebrard, que hoy le da escalofrío y se desgarra las vestiduras diciendo que los grupos criminales en México no pueden ser terroristas, el 4 de agosto pasado tras el ataque en El Paso, Texas en donde murieron 17 personas, 8 de ellas mexicanas, declaró que el gobierno mexicano presentaría una denuncia por terrorismo en contra de mexicanos en Estados Unidos. Así lo dijo:

«Consideramos este acto como un acto de terrorismo en contra de la comunidad méxico-norteamericana y de los nacionales de México en Estados Unidos».

¿Entonces?. ¿Cual es la diferencia entre los hechos del Paso, Texas, con lo ocurrido en Chihuahua, Culiacán y Nuevo Laredo?. Acá también se masacró a una familia y a niños, y se usaron a civiles como escudos humanos.

El asunto es que en Palacio Nacional andan bastante preocupados con el tema, y más porque el próximo 2 de diciembre, la familia LeBarón será recibida por AMLO para recibir las condolencias y una explicación de lo que pasó en Chihuahua. Y en Estados Unidos, en el escritorio del Presidente Trump ya está puesto el tema del «narcoterrorismo» y temen que el mandatario gringo en sus alucinaciones y arranques mediáticos proselitistas le da la razón a los LeBarón.

En cuanto a Tamaulipas, en el mismo gabinete lopezobradorista han dado la instrucción para ponerle marcación personal a las declaraciones del gobernador para minimizarlas o revertirlas. Quieren a como de lugar, sacar de la agenda nacional el espinoso tema del «narcoterrorismo».

Lo que sí es cierto es que el gobierno no puede con las bandas del crimen, y tampoco quiere reconocerlo, pues hacerlo, se les compararía o catalogaría igual que los gobiernos calderonistas o peñanietistas. No la tienen fácil.


Francisco Cuellar Cardonanoviembre 25, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min660

LA TALACHA 

Por Francisco Cuellar Cardona

Morenos desesperados

En Tamaulipas, está claro, la lucha por la sucesión en el 2022, se dará solo entre el PAN y Morena. Para que el PRI se meta en la lucha, tendrían que pasar muchas cosas: que panistas y morenistas se cayeran, y que surgiera una figura nueva en el priísmo que rompiera esquemas y paradigmas, cosa que se antoja casi imposible, al menos por ahora, por eso está cantado que la batalla por la sucesión será entre PAN y Morena.

El PAN ya trabaja con sus cuadros para el 2022, incluso, para quienes revisan los escenarios futuristas, aseguran que si las cosas siguen como están, los azules podrían seguir en el poder, porque no tienen, hasta ahora, competencia electoral en Tamaulipas.

Los resultados electorales del 2019, en donde ganaron 21 de los 22 distritos electorales, así lo hacen creer, y más cuando Morena como partido a nivel nacional y estatal está convertido en un sainete; es decir, no hay liderazgos que alineen proyectos ni candidaturas, y el Presidente parece haber abandonado a su suerte al partido luego que quienes se disputan la dirigencia nacional, han restado interés a la amenaza de que les quitará las siglas de Morena si no se corrigen.

En Tamaulipas, el partido del Presidente camina sin dirección, y quienes deberían estar trabajando para fortalecerlo, parecen estar decididos a dividirlo aun más, y estos son los mismos aspirantes a ser candidatos a la gubernatura en el 2022. Y lo que es peor, a pesar de su activismo, no han logrado despertar el interés entre las bases morenistas, y tampoco han desarrollado siquiera una estrategia para defender a López Obrador y sus programas de gobierno.

En el Estado, salvo el miércoles pasado que la bancada de Morena en el Congreso del Estado armó una escaramuza para defender los presuntos logros del Presidente, fuera de eso, los aspirantes morenistas no se han preocupado por levantar la voz a favor de su jefe político. Todos andan más preocupados por sumar seguidores que trabajar para la 4T. Y parece ser que la desesperación les está ganando porque aun a pesar de su intenso proselitismo, pocos o nadie voltea a verlos.

En el caso del senador Américo Villarreal Anaya, que sin sonrojarse confiesa ante sus amigos su deseo de ser el candidato de Morena en el 2022, no consigue sumar a nadie. Quienes se acercan a él, aseguran que se ha perdido en las oficinas de la burocracia federal buscando chambitas y delegaciones para sus cuates. Recientemente tuvo una reunión con «empresarios» para hablar de sus proyectos personales y fue muy comentado el hecho que entre ellos estuviera Luis Miguel Fuentes, personaje cuestionado, y muy ligado a la ex alcaldesa Leticia Salazar, quien sigue con cuentas pendientes con el gobierno de los vientos del cambio. Américo, dicen en Morena, no crece.

Otro ejemplo es Rodolfo González Valderrama, Director de Radio, Televisión y Cinematografía de la 4T. Su deseo de participar en el 2022 se sabe por sus escasos amigos que lo promueven. Hace días estuvo por la frontera y su visita pasó de noche. Nadie lo conoce y pocos saben que es hombre cercano a López Obrador. Contrasta con el activismo del reynosense Héctor Garza González, El Guasón, que se pasea por todas las escuelas promoviendo la Reforma Educativa, pero no logra amarrar aún nada, menos que lo tomen en serio los grupos.

En Tamaulipas, el gobierno de AMLO no se ve, ni se siente, porque sus representantes hacen todo menos defenderlo, y así como están las cosas, Morena y sus aspirantes no pueden darle la pelea al PAN en el 2022. Lo más lamentable es que López Obrador lo sabe, y está decepcionado de sus amigos tamaulipecos que no hacen nada por él.


Francisco Cuellar Cardonanoviembre 24, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1

5min1010

LA TALACHA

Por Francisco Cuéllar Cardona

Abel y Yeidckol: del «aventón» al «empujón»

Abel Guerra, es un tamaulipeco que decidió hacer política en Nuevo León desde hace años y se ha convertido en un factor decisivo de poder que gusta a unos, y enoja a otros. Su logro máximo, coinciden todos, es haber impulsado la candidatura independiente de Jaime Rodríguez Calderón y haberlo llevado al gobierno del Estado. Su estilo de hacer política, disgusta a muchos; es el clásico priísta marrullero, escurridizo, pero también se le reconoce la habilidad para construir acuerdos y cuajar proyectos. Ese es un mérito que todos le reconocen.

Su deseo más grande ahora, aseguran, es llevar a su esposa Clara Luz Flores, alcaldesa de Escobedo, a la gubernatura de Nuevo León.

Clara Luz, tiene prendas políticas que le favorecen, porque ha hecho un trabajo destacado en el municipio de Escobedo, y eso la ha colocado entre las favoritas para ser candidata a la gubernatura en el 2021. Algunos dicen que por el PRI, partido en el que ha militado toda su vida, pero también la ven muy cerca de Morena, con quien ha tenido acercamientos, aunque públicamente no lo admite.

Este fin de semana que pasó, Clara Luz, se volvió la comidilla de todos, luego que Abel Guerra, llegara a un evento de Morena, acompañado de la dirigente Yeidckol Polvensky. «Con Abel Guerra coincidimos en la Cámara de Diputados y me dio un aventón al evento; es mi amigo», así respondió Yeidckol cuando se le preguntó si ese encuentro con Abel, era parte del acercamiento que está teniendo Clara Luz para ser candidata de Morena a la gubernatura.

«De ella, la alcaldesa Clara luz, he escuchado cosas muy buenas, muy interesantes, puras cosas positivas y claro que casos como el de ella son bienvenidos. Si quiere estar cerca, bienvenida», dijo Yeidckol, aunque aclaró que todavía no es tiempo para hablar de candidaturas, pero Morena le abre la puerta «a toda la gente valiosa». Opinión que agradeció Clara Luz a través de sus redes sociales.

La verdad es que desde hace meses, Abel Guerra y su esposa Clara Luz, están acercándose con Morena, pues creen que si se dan las cosas, puede la alcaldesa de Escobedo ser su candidata a la gubernatura en el 2021, más si en el PRI no hay acuerdos ni consensos porque son muchos los que se sienten con los méritos de ser los abanderados: Ildefonso Guajardo, Adrián de la Garza, César Garza y hasta el mismo Francisco Cienfuegos, están aferrados desde sus trincheras a pelear la nominación.

Abel y Clara Luz, están tendiendo puentes por todos lados, incluso el mismo Jaime Rodríguez Calderón no la ve mal, y aunque no le ha expresado su apoyo, ve con simpatías una eventual candidatura de la edil de Escobedo, con quien se decantaría, si las circunstancias se acomodan.

Clara Luz, tendría que enfrentar dentro de Morena a Tatiana Clouthier luego que la diputada federal aparece en las encuestas en primer lugar, incluso por encima del senador emecista, Samuel García. Por eso Clara Luz, y su esposo como «gran negociador» estaría amarrando acuerdos y sumando apoyos. De ahí que se les vea muy cerca de Yeidckol Polevnsky, quien dicho sea de paso, no quiere a Tatiana Clouthier como candidata en Nuevo León. Los motivos son de carácter ideológico.

El 2020 ya está tocando la puerta y será definitivo para las definiciones. La sucesión en Nuevo León está muy acelerada, y los que aspiran dependerán mucho de los amarres que hagan desde ahora, y en ese terreno, Abel Guerra y su esposa, parece que están tomando delantera.

¿Qué fue lo que platicaron Abel Guerra y Yeidckol en ese encuentro que tuvieron?. Por supuesto que la sucesión del 2021, estuvo en la charla. El «aventón» que le dio Abel Guerra a Yeidckol, puede interpretarse como un «empujón» hacia la candidatura de Morena a Clara Luz. Piensa mal y acertarás, dicen.



SOBRE NOSOTROS

Las Mejores Noticias al momento, síguenos en nuestras redes sociales


CONTÁCTANOS




ÚLTIMAS PUBLICACIONES