La Talacha

Francisco Cuellaragosto 23, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
6min50

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

La ley es muy clara en materia de comunicación social: los gobiernos están obligados a informar y difundir sus actividades a través de los canales oficiales o privados, por las que tienen que pagar, y para lo cual en los presupuestos de cada año, se destinan  montos y cantidades que se regulan por medio de contralorías internas y que la Auditoria Superior de la Federación o las Auditorías Estatales, verifican si se aplican correctamente.

Las partidas o presupuestos para las áreas de comunicación social de cada gobierno, en sus tres niveles, son variantes. Dependen en muchas ocasiones de la voluntad del gobernante en turno: si le gusta salir en la foto, o en televisión o radio, abre la chequera  a la publicidad, y si no, la cierra y canaliza ese recurso para otras áreas.

El tema siempre ha sido polémico, espinoso e incómodo, tanto que hasta la misma sociedad ha satanizado a los gobiernos por desembolsar grandes cantidades a la prensa y a los periodistas. Es ahí cuando se entra en el terreno de la discusión si el gobierno debe  pagar a los medios, y si estos por ese «favor»,  deben callar los errores o los actos de corrupción en las administraciones públicas. Es una cuestión de ética, que el gobierno y el poder nunca han entendido, y también un sector de los medios.

Son dos cosas diferentes, que con el tiempo se volvió una relación de complicidad entre gobierno y prensa.

Esto recuerda al sexenio de José López Portillo cuando el presidente hizo célebre aquella declaración, «te pago para que me pegues», se refería entonces al reclamo que le hizo el respetado periodista potosino Don Francisco Martínez de la Vega, por haberle retirado  la publicidad oficial a la revista Proceso, que entonces ejercía, como lo sigue haciendo, una aguda crítica a su gobierno.

“¿Una empresa mercantil organizada como negocio profesional tiene derecho a que el Estado le dé publicidad para que sistemáticamente se le oponga?”, preguntó López Portillo ante  propietarios y directivos de los medios que celebraban en momento el Día de la  Libertad de Expresión.

Y así el Presidente López Portillo, definió la relación prensa – gobierno:

“Esta es, señores, una relación perversa, una relación morbosa, una relación sadomasoquista que se aproxima a muchas perversiones que no menciono aquí por respeto a la audiencia”. Y fue ahí en ese marco que soltó la pregunta: “¿Te pago para qué me pegues?”.

La ley obliga al gobierno de todos los niveles a contratar espacios de publicidad en los medios, pero no están estos obligados a no publicar los errores del gobierno, cosa que se volvió un vicio.

En el gobierno de Egidio Torre, Tamaulipas fue el Estado que más destinó por año, dinero a los medios, con mas de 800 millones de pesos para pagar a la prensa, en algunas ocasiones superó los mil millones, dice un informe de Artículo 19. Ya en este gobierno el monto  se redujo hasta el 60 por ciento o más.

En Nuevo León, Rodrigo Medina, en su sexenio, igual llegó a pagar a medios por año, arriba de 700 millones de pesos. Hoy El Bronco, lo bajó hasta 300 millones de pesos: más de la mitad. Enrique Peña Nieto en su sexenio destinó para imagen cerca de 40 mil millones  de pesos. Lo lamentable del caso es que el mayor porcentaje iba a medios consentidos del régimen.

Andrés Manuel López Obrador, tiene presupuestado alrededor de 3 mil millones de pesos para publicidad, y asegura que no tendrá medios ni periodistas favoritos. Sin embargo las preguntas que todos se están haciendo sobre el tema, ¿en dónde está ese dinero que ya no se invierte a los medios?. La respuesta está en boca de todos: los dineros para comunicación social, los gobiernos de todos los niveles los están gastando en redes sociales y en sus propios medios digitales que están creando.

Los gobiernos, y el federal particularmente, ha creado sus propias empresas digitales de comunicación para dos fines: difundir sus actividades, y atacar mediante trolls o robots anónimos a los medios y periodistas críticos. Muchos medios tradicionales están  cerrando porque ya no hay fuentes de financiamiento, ni públicas ni privadas, sin embargo están surgiendo otros medios fantasmas manejados por el Estado para destruir a la prensa crítica.

Y lo más lamentable de todo es que la sociedad, que debería estar de lado de los medios y la prensa, aplaude estas acciones. No sabe que al atacar o satanizar a los medios, está mutilando la posibilidad de tener una sociedad más critica y más democrática.

Francisco Cuellaragosto 22, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
7min50

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

Dicen los clásicos que las encuestas son fotografías del momento, y que dependiendo de las circunstancias políticas, estados de ánimo del electorado, de los aciertos o errores de los gobiernos, pueden cambiar de un momento a otro, o de una día a otro.

¿Por qué el tema?.

Morena es un partido que hoy está en boca de todos, y los pronósticos que se tienen sobre él, es que no va acabar bien a partir de los conflictos entre las tribus que se disputan las dirigencias y todos los espacios del poder en el gobierno. Además, le encuesta que hizo circular este miércoles la empresa Massive Caller, no deja de ser reveladora porque pronostica que si hoy fueran las elecciones para gobernador en los 14 Estados donde habrá cambios de gobierno en el 2021, Morena ganaría 12 de las 14 gubernaturas que están en disputa.

La encuesta levantada vía telefónica el 15 de agosto en todo el país, sigue revelando que Morena, a pesar de todas las broncas internas y las pifias gubernamentales en las que ha incurrido el presidente López Obrador, sigue siendo el favorito de los mexicanos.

En los análisis más serios que han hecho especialistas sobre el fenómeno electoral llamado «Morena», le dan la razón, hasta cierto punto a Massive Caller, pues el triunfo de López Obrador y todo su movimiento, es reciente, y se refleja en los niveles de popularidad del presidente que se mantienen firmes, incluso en algunos meses han crecido, y el aquelarre entre las corrientes y grupos de Morena, se ve sólo en las cúpulas y en algunos sectores muy focalizados del país; la población, la ciudadanía que vota o apoyó el triunfo de la Cuarta Transformación sigue firme creyendo en el nuevo gobierno.

Los revisionistas que tienen bajo la lupa a este gobierno, dan todavía un año más de gracia a la QT. De ahí la encuesta de referencia que hoy todo mundo está comentando.

En doce meses, si los números y las preferencias continúan igual, entonces hay que darle todo el crédito a estos sondeos. El gobierno federal puede seguir cometiendo errores y la gente que votó por él, va a seguirle dando la confianza.

La gran prueba de Morena, va a ser su elección nacional. Si logran ponerse de acuerdo y sacan una dirigencia fuerte, estarán del otro lado; los escépticos dudan que así sea, pero dentro del gabinete federal y los mismos líderes actuales de Morena, le apuestan a que Andres Manuel de un manotazo en la mesa o los discipline a todos.

Falta un año para conocer los candidatos, y dos para las elecciones, y los escenarios van a cambiar, pero hoy, las encuestas permiten tener un visión y un adelanto de lo que puede suceder.

Talachazos

CHUCHO NADER LIDERA A EDILES PANISTAS.-El alcalde de Tampico, Jesús Nader Nasrallah, fue nombrado Coordinador de alcaldes, regidores y síndicos panistas de Tamaulipas ante el Comité Ejecutivo Nacional del PAN.

Con esa investidura, el edil porteño participó en la reunión nacional de dirigentes estatales y coordinadores de grupos parlamentarios locales, que fue encabezada por el presidente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza.

En este encuentro, realizado en el marco del 80 Aniversario de Acción Nacional, la dirigencia nacional sostuvo un diálogo político con alcaldes, regidores, jefes estatales y coordinadores, a quienes les presentó la planeación estratégica para fortalecer a sus liderazgos en los diferentes estados.

Nader acudió a la reunión acompañado por el dirigente estatal del PAN en Tamaulipas Kiko Elizondo y  resaltó la importancia de que el partido participe activamente en la construcción del próximo paquete económico 2020.

Lo importante dijo, es que a nivel nacional se erijan como una oposición responsable que exija más al gobierno de la república y defienda el federalismo y el municipalismo por el bien de la ciudadanía.

También pidió mantener una estrecha comunicación entre los gobiernos municipales y estatales del PAN, y realizar autoevaluaciones periódicas para responder a las demandas de la población.

Remarcó que la coordinación entre estado y municipios ha arrojado resultados muy positivos en Tamaulipas.

Por su parte, el diputado federal michoacano Armando Tejeda Cid, elogió el programa Tampico Brilla y el trabajo que el alcalde Jesús Nader ha hecho en su gobierno, destacando que otros municipios panistas deberían tomarlo como ejemplo y replicarlo en sus ciudades.

En la reunión también se abordó la renovación de los comités directivos estatales y municipales. Se dio a conocer que al menos mil comités locales ya han concluido los procesos internos.

Por su parte, el coordinador de alcaldes panistas, Enrique Vargas del Villar, presidente municipal de Huixquilucan resaltó que los gobiernos municipales emanados de Acción Nacional son los mejores calificados por la ciudadanía, por lo que pidió a todos los participantes trabajar en unidad para seguir ofreciendo los mejores resultados a la ciudadanía que  ha confiado en ellos.

Francisco Cuellaragosto 20, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
5min70

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

Morena, como el PRD, puede acabar en el desmoronamiento.

Las tribus de la izquierda que migraron del Sol Azteca, los priístas renegados y los panistas trasnochados, parecen empujar al movimiento que llevó a Andrés Manuel Lopez Obrador al poder al «despeñadero».

Son muchos los intereses y las fobias internas que difícilmente va hacer huesos viejos en el poder, dicen todos los análisis que se hacen sobre su futuro inmediato.

Lo que pasó este lunes en el Senado, y lo que está sucediendo en el proceso interno para elegir al nuevo presidente o presidenta de Morena, hacen pronosticar que las cosas no van a terminar bien en este partido.

Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard, de orígenes priístas, como el presidente López Obrador; Martí Batres, Yeidckol Polevnsky y Claudia Scheinbaum, residuos de las viejas corrientes comunistas están, cada uno por su lado, haciendo todo para  tirar a la basura el triunfo ciudadano de julio del 2018; y lo que es peor, el presidente nada está haciendo para evitarlo.

El 5 de mayo de 1989, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), nació como un gran partido de izquierda donde desembocaron organizaciones políticas como el Partido Mexicano Sociaista (PMS), Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT),  Partido Socialista Unificado de Mexico (PSUM), Partido Socialista de los Trabajadores, La Unidad de Izquierda Comunista (UIC) y otras organizaciones minoritarias del mismo partido. Fue un trabajo de unificación de las izquierdas donde sus principales líderes  fueron Heberto Castillo, Cuahtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez, Gilberto Rincón Gallardo y otras figuras brillantes que todavía tienen vigencia, y que han visto con tristeza, cómo esa gran obra política que hicieron hace 30 años, hoy se  ha convertido en un guiñapo vergonzoso que da lástima y está a punto de desaparecer: El PRD.

El mismo patrón que encumbró y derrumbó al sol azteca lo estamos viendo con Morena, en donde las ambiciones e intereses personales y facciones lo están llevando al colapso. Los mismos morenistas críticos, lo admiten y afirman que Morena  se está «perredisando».

Morena es hoy un botín por el que todos pelean y se matan. Y lo que se vio este lunes en el senado, se ve y se repite en Tamaulipas, Nuevo León, San Luis Potosí, Tabasco, Veracruz, Chihuahua; en todos los estados, hay mafias y grupos que se están  despedazando por el control del partido.

Andrés Manuel López Obrador, como líder fundador de Morena, ha dicho que no meterá las manos al partido porque ahora «es de todos los mexicanos, y que el partido debe caminar solito en este proceso de transformación que vive el país».

Morena puede ser una ficción electoral, si el presidente o alguien no se atreve a dar un manotazo en la mesa y mete orden. Los números no mienten. Apenas un año después del gran triunfo en 2018, el partido perdió el 50 por ciento de los  votos, y aunque ganó las dos gubernaturas de Puebla y Baja California, lo hizo con la mitad de los votos que obtuvo el año pasado. En Tamaulipas, donde casi alcanzó los 700 mil votos, apenas logró 200 mil, ganando una mísera diputación de las 22 que estaban  en disputa.

La causa de este desplome fueron sus pleitos y sus diferencias, que siguen y que proyectan incertidumbre en el futuro inmediato.

Por eso, Morena está sumido en un territorio peligroso de confrontación que amenaza con destruirse así mismo; las diferencias son tantas entre sus líderes y corrientes que se ve imposible una reconciliación, por eso los pronósticos no  son nada alentadores y por eso se cree que lleve el mismo camino a la perdición que acabó con la euforia perredista de 1989.

Francisco Cuellaragosto 19, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
5min1100

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

La mayoría son jóvenes, visten playera y gorra blanca, chaleco y mochila color caqui, gafete que los acredita como «Servidores de la Nación» y con el nombre de Andrés Manuel López Obrador a la vista. Se dice que son 17 mil 066 en todo el país.

En San Luis Potosí, Nuevo León y Tamaulipas, el promedio es de 600 por Estado, aunque de manera extraoficial, aseguran que son más. Todos ellos dependen de los «superdelegados».

Cuando Andrés Manuel Lopez Obrador los anunció con bombo y platillo para armar el censo sobre los pobres del país, dijo que la chamba de estos «Servidores» sería voluntaria y apartidista, pero hoy se sabe que los que andan casa por casa, ganan de 3 mil a 10 mil pesos mensuales, y los mandos intermedios tienen un salario de 28 mil 768 pesos al mes, y casi todos son militantes de Morena.

En San Luis Potosí, el subdelegado y jefe de los «Servidores de la Nación», Kevin Aguilar Piña, gana 63 mil pesos al mes, es abierto militante de Morena y tiene a su cargo 12 municipios, y le rinde cuentas al cuestionado Gabino Morales Mendoza.

Los «Servidores» recorren todas las zonas suburbanas, ejidos y rancherías levantando información y ofreciendo becas para estudiantes, pensión para adultos mayores, personas con discapacidad y empleo temporal para jóvenes de hasta 29 años.

El objetivo de este «ejército de los pobres», como les hacen llamar también, es tener para enero del 2021, un padrón de diez millones de beneficiarios. Los mal pensados dicen que el gobierno de la Cuarta Transformación quiere tener cautivos a esos diez millones para que voten por Morena en la gran elección del 2021; sería el voto duro de la 4T; pero los que opinan diferente y ven con otros ojos el trabajo de los «Servidores» aseguran que se está generando una gran revolución de la esperanza en donde los pobres de este país se sientan por vez primera tomados en cuenta, y también beneficiados por el gobierno.

Un delegado regional, defensor de la política social de López Obrador justifica así la revolución de la esperanza de los pobres:

«Que lo entiendan de una vez por todas, este gobierno es para los pobres, para los de abajo, no para los de arriba. Se les acabó la fiesta a los que se llevaban todo el dinero del gobierno y que estaba destinado para los que más lo necesitaban. Por eso están criticando todo lo que hacemos; que les quede claro: esto ya cambió. Los Servidores de la Nación, es el ejército del Presidente Andrés Manuel para acabar con la corrupción y la pobreza».

El gobierno de la 4T gasta al mes, en salarios para mantener este «ejército de los pobres» 190 millones de pesos, y los partidos ya se le fueron encima al Presidente, incluso el Instituto Nacional Electoral (INE) le ha ordenado a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y a la de Bienestar Social, que borren de la indumentaria y papelería de los «Servidores de la Nación» el nombre de Andrés Manuel López Obrador, pues lo consideran una promoción política que viola el artículo 134 de la Constitución.

El referido mandato constitucional refiere que:

«La propaganda que difunda cualquier poder público u órgano autónomo debe tener carácter institucional y solo fines informativos y/o educativos. En ningún caso la propaganda debe incluir nombres, imágenes, voces o símbolos que implique «promoción personalizada» de cualquier servidor público».

El INE concluyó el pasado viernes que los apoyos que están ofreciendo los «Servidores de la Nación» podrían estar haciendo promoción indebida de la imagen del Presidente López Obrador y dio un plazo de 48 horas para que el gobierno de la Cuarta Transformación elimine cualquier imagen o símbolo del presiente en su indumentaria.

Los «Servidores» del presidente, hoy están en el banquillo. La pregunta que se hace es ¿podrán los adversarios frenar al ejército de AMLO?.

Francisco Cuellaragosto 15, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
7min80

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

Fue en Jaumave, Tamaulipas. Vicente Fox gobernaba el país y Tomás Yarrington lo hacía en Tamaulipas. Eran los tiempos en los que el Procampo era botín de funcionarios, comisariados ejidales y líderes vivales. Los campesinos hacían largas filas en la plaza del pueblo y se protegían del sol bajo la sombra de los gigantescos y frondosos nogales. Don Martín, por la edad, ya casi arañaba los 90 años, acudía como cada ciclo de siembra a cobrar «Su Procampo».

Este programa de Apoyos Directos al Campo instrumentado por el gobierno de Carlos Salinas en 1993 para compensar a los productores nacionales por los subsidios que recibían sus competidores en Estados Unidos y Canadá tras la firma del Tratado de Libre Comercio. El apoyo se entregaba a razón de 1 mil pesos por hectárea. Todavía en el 2011, en el sexenio de Felipe Calderón llegó a incrementarse hasta 4 mil 284 pesos. Quien tenía 10 hectáreas, recibía 10 mil pesos en teoría, pero como muchos líderes campesinos, comisariados ejidales y hasta funcionarios de primer nivel se apropiaban en calidad de renta de muchas parcelas, recibían millones de pesos. Los pequeños productores, legítimos dueños de las tierras nada más miraban pasar el dinero, en algunos casos, solo endosaban los cheques que llegaban a su nombre y los devolvían a quienes se los entregaban.

Don Martín, originario de Miquihuana, tenía siete hectáreas y esa ocasión iba por los 7 mil pesos que le tocaban. Cuando se apersonó ante Chuy, comisariado y el ingeniero Bernabé Segura, representante de la Sagarpa, le dijeron que esta vez, la cantidad que recibiría de Procampo era menos: 90 pesos por hectárea, es decir: 630 pesos y no 7 mil pesos que le tocaban por ley.

-¿Por qué?, preguntó sorprendido y molesto Don Martín.

No hubo respuesta convincente, sólo un «los tomas o los dejas» del Chuy dirigente campesino. Para mediar y tranquilizar a Don Martín, el ingeniero Bernabé le dio una palmada y le dijo:

-Don Martín este gobierno panista que llegó al poder, es más sinvergüenza que los priístas que se fueron; ni modo, hay que aceptarlos; no nos queda de otra».

Malhumorado y echando madres, Don Martín, le dijo a su nieto que lo acompañaba.

-¡Pinches ratas!…¡ Vámonos hijo…estos sinvergüenzas no tienen llenadera, pero algún día se los va a cargar la chingada».

Procampo, desde que nació, fue un programa donde la corrupción y los abusos de funcionarios lo llevaron a niveles extremos. Los apoyos o subsidios llegaron siempre rasurados a los productores, y en el peor de los casos, nunca llegaron.

Así ha sido siempre, los programas sociales de los gobiernos, nunca bajaron completos a los pobres. Los funcionarios, de todos los partidos se han apropiado de los presupuestos destinados para combatir el hambre y el rezago social, por eso en cada evaluación y medición que se hace de la pobreza, esta se incrementa en millones cada sexenio.

El caso de Don Martín es apenas la piedra de toque de la corrupción en un sector del gobierno. Pero un ejemplo gigante de esto, es el trabajo de investigación periodística «La Estafa Maestra» que ventilaron los medios de comunicación desde el 2013, y que el Portal Animal Político y Mexicanos contra la Corrucpión y la Impunidad destaparon y que culminó con el juicio y encarcelamiento de la ex titular de Sedesol y Sedatu, Rosario Robles, y que representa el ícono de la corrupción de los programas sociales en el sexenio de Enrique Peña Nieto a través del programa «Cruzada contra el Hambre».

Así como Don Martín en Jaumave, Tamaulipas, allá por el 2001, en una ranchería de Tabasco, un hombre llamado Francisco, muy pobre que trabajaba de conserje en una escuela haciendo la limpieza en los salones, según Pemex, relata la Auditoría Superior de la Federación que revisó la cuenta pública del 2013, es un exitoso empresario cuya compañía ganó contratos con la paraestatal por más de 500 millones de pesos. Cuando los reporteros de Animal Político lo abordan y le preguntan si es él, el magnate petrolero que andan buscando y admite que «sí», pero aclara que unos contadores le pidieron que firmara los papales para crear la empresa, y él, como es un hombre bien intencionado firmó. Nunca los volvió a ver, tampoco jamás le dieron un centavo.

Esta es la corrupción en su máxima expresión, documentada en la «Estafa Maestra».

La pregunta que se hacen todos ahora, a propósito del «Caso Rosario», es cuántos en el país, cuántos en Tamaulipas, cuántos en Nuevo León, cuántos en Coahuila o San Luis Potosí, existen así. Cuántas Rosarios, cuantos casos de «Franciscos» existen.

Todo es cuestión de rascarle poquito y sale la pus…este es el país que tenemos.

Francisco Cuellaragosto 15, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
6min60

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

Hacia el interior de Movimiento Ciudadano, la euforia es grande a partir de las encuestas que aseguran que sí hoy fueran las elecciones para gobernador, el senador Samuel García sería el ganador, y este grupo de entusiastas jóvenes que irrumpen en el escenario político de Nuevo León, se convertirían en la nueva clase política que dominaría el Estado, jubilando de paso al panismo y al priísmo que por años han dominado y controlado el poder local.

La nueva clase política de Nuevo León, dicen los que simpatizan con este grupo de «chavos», que le apuestan a la influencia de las redes sociales y a las distintas plataformas tecnológícas para alcanzar el poder. Son millennials e influencers cibernéticos, que desdeñan los estilos tradicionales de «hacer política», como armar estructuras, invertir dinero para crear redes ciudadanas de carne y hueso en colonias urbanas y zonas rurales, y constituir comités municipales en los 51 municipios, los que arribarían al poder en el 2021, llevando como gallo a Samuel García.

Hay sin embargo, muchas preguntas sobre estos «chavos naranjas» que se quieren presentar ante la clientela electoral como la sangre nueva que busca romper paradigmas. Atrás de ellos existen sombras, gurús y figuras desgastadas y desacreditadas como Fernando Elizondo y Dante Delgado que ponen en duda la autenticidad de este movimiento.

Samuel García, Luis Donaldo Colosio, Agustin Basave, Horacio Tijerina, Mariela Saldívar, Karina Barrón, y los debutantes, Tabita Ortiz y Bonifacio de la Garza, entre muchos más, son los protagonistas de este movimiento de cambio que empieza a generar expectativas, pero también dudas sobre si es por ahí donde debe darse el cambio político y generacional en Nuevo León.

¿Es una ilusión óptica, o es una realidad que esta muchachada se convierta en los promotores del «Nuevo, Nuevo León»?, es la pregunta que se hacen en todos los niveles socioeconómicos del Estado, incluso ese cuestionamiento se lo está haciendo la militancia panista y priísta que no ve el surgimiento de nuevos liderazgos por ningún lado en sus partidos.

Los empresarios y los grupos económicos en Nuevo León, son los más preocupados por este fenómeno que se está gestando a través de las siglas de Movimiento Ciudadano, ¿cómo apostarle a esta generación de chavos, sin caer en el mismo error a los que los llevó Jaime Rodriguez Calderón, con el engaño de ser un «independiente» que cambiaría la forma de hacer política en el Estado?.

En el 2015 los nuevoleoneses votaron con la víscera, molestos y hartos de tantas pillerías cometidas por el priísmo y el panismo, pero muy pronto se dieron cuenta que se equivocaron con la doble moral y el engaño del Bronco. No se puede volver a repetir esta amarga historia, «ya nos engañaron una vez; no nos volverán a engañar», comentan en sus reuniones las Cámaras empresariales del Estado y afirman:

«Nuevo León no resiste otro engaño más, por eso hay que razonar bien y revisar los proyectos y las propuestas que están jugando de cara al 2021».

Nuevo León es un Estado que debe ser gobernado con sabiduría, inteligencia y con visión para que vuelva a estar al nivel de las grandes ciudades del mundo. No puede estar bajo el mando de un individuo con mentalidad medieval que propone mochar manos a los corruptos, pero tampoco de jóvenes que no tienen oficio ni experiencia en el ejercicio del servicio público, por más que sean grandes polemistas en la tribuna y tengan millones de seguidores en las redes sociales. La tarea de gobernar, es mucho más que eso.

Nuevo León, no es Jalisco, en donde gobierna Movimiento Ciudadano con Enrique Alfaro. Son circunstancias y culturas diferentes. Dante Delgado, dueño de la franquicia MC está obsesionado con pintar de naranja Nuevo León, pero está pensando más en sus intereses mercantilistas que en el bienestar de los nuevoleoneses; y es ahí donde surgen las verdaderas interrogantes, si este movimiento capitaneado por Samuel García y compañía es auténtico, o es presa del juego perverso de políticos vivales extraños que lo que menos les interesa es Nuevo León.

El reto de Movimiento Ciudadano y esta «nueva clase política en gestación» es convencer con hechos que su proyecto de ser gobierno es viable y no producto de calenturas mediáticas de estos tiempos. Queda poco tiempo para demostrarlo.

Francisco Cuellaragosto 15, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
5min60

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

Para nadie es desconocido que el ahora diputado y virtual Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Gerardo Peña Flores, es el delfín azul del panismo que hoy gobierna Tamaulipas; hay otros que nadan y chapotean en los mares del Estado, pero este, tiene el perfil, los requisitos, y los afectos del primer círculo del poder para ser lanzado al ruedo electoral en el 2021.

Gerardo fue finalmente ratificado como diputado por el Tribunal Electoral, y este miércoles la dirigencia del PAN lo ungió como su coordinador en el Congreso, en donde será además el pastor de toda la legislatura que entra en funciones el 1 de septiembre.

Gerardo Peña, que tiene sus raíces en Nuevo León, pero está avecinado en Reynosa desde hace muchos años, es considerado como el operador político que más confianza le tiene el gobernador, luego que ha tenido que dejar en dos ocasiones la secretaría de Bienestar Social para coordinar las campañas del PAN en el 2018 y 2019, con resultados favorables; esas prendas, aparte de ser amigo del gobernador, lo pone en la agenda del 2021.

Aunque en todas las encuestas entre los panistas del Estado, es superado por la alcaldesa de Reynosa, Maki Ortiz, Gerardo, por razones obvias es la figura política a la que todos se han ido sumando.

Ayer, después de que lo designaron como coordinador de la bancada azul en el Congreso, Peña Flores, pronunció un discurso conciliador que lo coloca en el arrancadero de la sucesión.

«Desde este momento, convoco a todos los institutos políticos, a todas las fuerzas políticas, a cerrar filas en torno a Tamaulipas, a priorizar el interés de nuestro estado por encima de cualquier interés personal”, dijo.

En las filas de Acción Nacional, la sucesión arrancó desde el triunfo del 1 de junio pasado, y para los grupos que buscan ser protagonistas se puso en marcha este 14 de agosto con la unción de Gerardo a quien ya empiezan a llamarle el Delfin favorito, y la convocatoria de «cerrar filas en torno a Tamaulipas», es el más claro ejemplo de esto.

Va a depender de Gerardo Peña mantenerse en la punta o caerse, porque los adversarios verdaderos están en su mismo partido y el propio gabinete.

Los demás han dado ya un paso adelante y no quieren quedarse atrás: Maki Ortiz, Isamel García, César Verástegui, Chucho Nader y Enrique Rivas Cuellar, están activos y activados, así que Gerardo, no la tiene fácil. Su condición de favorito o preferido, lo obliga a no desbocarse; a no alterar en nada su relación con el gobernador quien será el gran elector en esta contienda, y, hacer un trabajo fino en el Congreso del Estado, que para muchos, será determinante en su proyecto porque tendrán una bancada de Morena, que con Ana Lilia Canturosas, viene con todo para descarrilar los proyectos de Acción Nacional.

Gerardo debe entender desde ahora también que los obstáculos más difíciles de superar no van a estar afuera, sino adentro de su partido. Las luchas por el poder y por las candidaturas son dolorosas y costosas, y si no se tiene la habilidad y la inteligencia para enfrentarlas, se pierden. Ese será su reto más grande a partir de ahora.

Talachazos

GOLPE PARA EGIDIO.-Así fue visto el hecho de que Carlos Morris no alcanzara la diputación pluri que peleaba luego de estar en cuarto lugar de la lista. Muchos lamentaron que no entrara, pero fueron más los que festejaron, pues aseguraron que la derrota no fue para Morris, sino para el ex gobernador Egidio Torre su principal impulsor.

Francisco Cuellaragosto 14, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
5min80

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

La historia política de Rosario Robles, ex secretaria de Sedatu y SEDESOL en el sexenio pasado y que este martes fue vinculada a proceso por el presunto desvío de más de 5 mil millones de pesos del erario público, es controvertida y polémica.

Para muchos es justo y merecido que hoy esté en prisión preventiva para que responda a las acusaciones que le hace la Fiscalía General de la República, pero también muchos creen que es víctima de una venganza política de Andrés Manuel López Obrador a quien responsabiliza de aquel episodio escandaloso de «Bejarano y las Ligas» en el que habría participado Rosario en complicidad de Carlos Ahumada, Vicente Fox, Carlos Salinas y toda la mafia del poder.

Culpable, inocente o víctima, eso lo decidirán los jueces que llevarán el caso, pero lo que sí llama la atención es el valor y las faldas que tuvo Rosario Robles para enfrentar al Juez y dar la cara sobre las acusaciones que pesan en su contra, «aquí estoy como siempre, dando la cara porque nada temo y nada tengo que ocultar”, dijo la ex funcionaria el viernes y lo ratificó el lunes que regresó ante los jueces.

Esa actitud, no la ha tenido ningún funcionario o político pillo del pasado y del presente que hoy están prófugos de la justicia o que se tuvo que perseguir para detenerlos a través de la Interpool o alguna policía nacional.

El ejemplo más claro es Emilio Lozoya, quien a pesar de tramitar todos los amparos, no ha tenido el valor para dar la cara y plantarse ante la autoridad y responder de todo lo que se le acusa.

Javier Duarte y todos los ex gobernadores que hoy están en prisión, huyeron hasta que la justicia los alcanzó, pero ninguno tuvo los tamaños que sí mostró Rosario Robles, y eso, aunque sea culpable, la coloca en una posición digna, incluso hasta en condición de víctima, porque por ley pudo enfrentar el proceso en libertad, y nunca creyó que la ignorancia de un juez ordenara su encierro de inmediato, porque el delito por el que se le acusa, le permite seguir el proceso en casa, pero la ligereza e ineptitud del juez no se lo permitió y su argumento fue que Rosario Robles podría darse a la fuga, por eso ordenó darle prisión preventiva inmediata.

La detención de Rosario, es un evento que hacía muchos años no se veía en la justicia mexicana; el último caso ocurrió con Jorge Díaz Serrano, ex Director de Pemex en el sexenio de Miguel de la Madrid.

Algo más que deja la detención de Rosario Robles es que, si bien fue omisa y tiene una responsabilidad jurídica, aquí deberían de ir por los peces gordos de la corrupción; y no es que Rosario no lo sea, pues su condición de Secretaroia de Estado justifica el tamaño del daño y del castigo, pero aquí el que debería estar tras las rejas es Enrique Peña Nieto. El fue responsable de un sexenio de corrupción y cómo tal debe rendir cuentas ante la justicia.

Si Andrés Manuel López Obrador quiere convencer de que su lucha contra la corrupción es verdadera y diferente al pasado, está obligado a sentar en el banquillo al ex presidente.

Rosario lo dice: “no se mandaba sola”, además de que en su momento hizo saber a Peña Nieto de todas las pillerías que estaban registrándose en la dependencia a su cargo.

Si esto es de a deveras, y no se trata de chivos expiatorios ni venganza políticas, quien debe ser el próximo en caer, es Enrique Peña Nieto.

Francisco Cuellaragosto 13, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
7min90

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

Aun cuando ha dicho hasta el cansancio que no dará candidaturas a sus amigos, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha demostrado en los hechos todo lo contrario, «lo que diga su dedito» eso es lo que se tiene que hacer cuando se trata de definir candidaturas.

En todas las gubernaturas que ganó Morena en el 2018, llegaron sus cuates, y en el 2019, los dos estados que tuvieron elecciones, Puebla y Baja California, los candidatos fueron sus incondicionales: Miguel Barbosa y Jaime Bonilla.

El tema viene al caso porque en Tamaulipas y en todos los Estados en donde habría elecciones para gobernador en el 2021 y 2022, todos se preguntan quiénes podrán ser los candidatos de Morena y la respuesta que aparece es que serán los que diga «el dedito» del presidente.

La tentación de ayudar al amigo, cuando se tiene todo el poder, es imposible vencerla, más cuando se trae en el ADN los genes autoritarios del viejo priísmo. Andrés Manuel, no puede negar ni renunciar a su pasado.

Al margen de que Morena tenga o no posibilidades de ganar la gubernatura en el 2022, ¿quiénes son verdaderamente los amigos de Andrés Manuel en Tamaulipas que pudieran ser beneficiados por su «dedito»?.

Con boleto para entrar a la «tómbola» de Morena, están siete: el senador Américo Villarreal Anaya; José Ramón Gómez Leal , Coordinador de los programas federales; Mario López, alcalde de Matamoros; Adrián Oseguera, alcalde de Madero; Héctor Garza González, Oficial Mayor de la SEP; Rodolfo González Valderrama, Director de RTC; Carlos Canturosas, ex alcalde de Nuevo Laredo, más algunas sorpresas que pudieran surgir tanto del PRI como del PAN.

Los seis quieren ser y no lo ocultan; a todos los conoce el presidente y sabe de su trabajo, y de sus aspiraciones, incluso de sus alcances, ¿pero quiénes de ellos, tienen el afecto del inquilino de Palacio Nacional?.

Por las referencias, sólo hay tres: Héctor Garza González, Américo Villarreal y Rodolfo Valderrama, en ese orden. Los demás son amistades circunstanciales, incluso la de Américo queda en ese rango. Su cercanía era más con el padre de este, con quien tuvo una relación de afecto, sin embargo es un aspirante que puede estar entre los finalistas.

Partiendo de esta realidad, y viendo las posiciones que tienen en el gobierno federal, Héctor Garza (que maneja un presupuesto anual solo en la Oficialía, de 70 mil millones de pesos) y Rodolfo González Valderrama en la RTC (que tiene un manejo de presupuesto de 5 mil millones de pesos) reflejan el grado de responsabilidad y de confianza que el presidente tiene sobre ellos, y eso sería una pequeña muestra de lo que pudiera suceder en el 2022.

Andrés Manuel tiene una opinión de privilegio sobre el tampiqueño Rodolfo González Valderrama, quien fue uno de los tres tamaulipecos en los que confió, siendo candidato presidencial, para construir en Tamaulipas una estructura (que luego se perdió) de más de 2 mil comités que le dieron a Morena 800 mil votantes para todos sus candidatos en el 2018.

El 17 de octubre del 2018 durante un acto en la Laguna del Carpintero, López Obrador se expresó así de Rodolfo:  “Está aquí con nosotros, un abogado extraordinario, politólogo con especialidad en Derecho, que es de Tampico y va a estar conmigo trabajando, Rodolfo González”.

La diferencia entre González Valderrama y Héctor Garza, es que el tampiqueño es menos mediático y se maneja de un perfil muy bajo. El reynosense por su parte es el que más movilidad trae en todo el Estado y está aprovechando toda la estructura de las escuelas de todos los niveles para hacer presencia y política de cara a la sucesión del 2022.

López Obrador, ha dicho de Héctor Garza, que es «una persona preparada, honesta y limpia que no pertenece a los grupos tradicionales que le han hecho daño a Tamaulipas».

Desde la Oficialía Mayor, Héctor Garza, hace no solo tareas relacionadas con la educación sino que atiende encargos personales de carácter político del presidente.

Aun faltan dos años para que el panorama de la sucesión, y Morena, que hoy está muy de capa caída en el tema de dirigencias y estructuras, pero desde hoy se pueden ir haciendo apuestas para la sucesión. Una de las ventajas de Héctor Garza, es que ya jugó como candidato en el 2016, y eso le gusta a López Obrador: «ir por las revanchas».

Para quienes les gusta hacer pronósticos, aseguran que la lucha en el 2022 en Tamaulipas podría darse entre reynosenses. Maki Ortiz, Gerardo Peña e Ismael García Cabeza de Vaca por el PAN, y Héctor Garza González por Morena. Lo veremos.

 

Francisco Cuellaragosto 12, 2019
thumbnail_1.-COLUMNISTAS.jpg?fit=1200%2C795&ssl=1
6min80

La Talacha

Por Francisco Cuellar Cardona

Sin los reflectores de antaño, ni el ruido mediático al que estaba acostumbrado, así transcurrió este domingo la elección interna del PRI, en donde, como ya estaba anunciado, el campechano, Alejandro Moreno Cárdenas, Alito, ganó con amplio margen la dirigencia nacional.

Lo que si no faltó, y eso era algo esperado también, fue la denuncia sobre la chapuza,  la transa y el fraude entre los candidatos. Urnas embarazadas, robo y compra de votos, acarreos, y toda la colección de pillerías que el PRI ha patentado a través de su historia, se vivió este domingo en su elección.

Fue en medio de la soledad; una elección para el olvido; ni siquiera las figuras tradicionales salieron a votar, lo que refleja la realidad que vive el partido: una organización partidista que tardará años en volver a ser protagonista en las urnas, y en la lucha política en México.

La elección priísta de este domingo hizo recordar a aquellas elecciones desangeladas, pero conflictivas que celebrada el PRD y sus tribus de la izquierda que se peleaban por el membrete que les dejaba jugosos cochupos a sus líderes. Ganaron los que siempre han ganado. Los que han ocupado y disfrutado el poder. La militancia como siempre estuvo ausente y solo salieron a votar los promovidos, o los que están en los padrones de quienes han tenido presupuestos para comprar el voto.

La ausencia de votantes fue general en todo el país, incluso en estados gobernados por el PRI, como San Luis, Coahuila, Hidalgo, incluso el mismo Campeche de donde es Alejandro Cárdenas; los reportes hablan de que en el Estado donde gobernó Alito no salió a votar ni el 30 por ciento del padrón. Igual en Yucatán tierra de Ivonne Ortega, y en Oaxaca donde Ulises Ruiz, es repudiado por sus seguidores.

En Tamaulipas, fue patética la imagen en donde la dirigente Yalheel Abdala, acudió a votar completamente sola. En Nuevo León, salieron a votar los líderes, pero de la militancia ni sus luces.

En manos de Alito, el PRI, nada tiene qué hacer frente a Morena y el PAN, pues es de todos conocido que llega a generar una dinámica electoral para favorecer al partido de López Obrador en el 2021, donde existe un acuerdo de facto para que Morena mantenga la mayoría en el Congreso Federal y el presidente saque adelante las reformas de la Cuarta Transformación, y que sólo puede lograrlo con el apoyo del priísmo.

El descaro de Alejandro Moreno es tal que fue pública la bendición que recibó de AMLO en palacio nacional para ganar la presidencia del partido. También el apoyo abierto que recibió de todos los gobernadores priístas en los estados, en donde les permitiran a estos operar sin estorbos ni impedimentos las sucesiones en sus Estados en el 2021, incluso en aquellas entidades como Nuevo León, en donde desde ahora se cocina la alianza PRI-Morena para pelear la gubernatura.

Queda claro entonces que el PRI seguirá siendo un partido de cúpulas, de arreglos y alianzas donde su militancia de a pie, jamás va a tener oportunidades de opinar ni de participar en las tomas de decisiones. El PRI es un partido que nació en el poder, y su corporativismo y prácticas corruptas le permitieron tener el poder por muchos años.

El PRI es un dinosaurio que difícilmente va a morir o a desaparecer; su capacidad de sobrevivencia es tal, que va a resurgir donde y cuando los intereses de la cúpula y las condiciones de los grupos de poder se amarren. Las siglas tricolores hoy están devaluadas y desprestigiadas, pero tendrán vigencia cuando el PAN o Morena se desgasten ante los electores.

En suma, el PRI de Alito jugará en los próximos tres años un rol de esquirol. Hoy sirve a Morena, y si mañana las condiciones y las circunstancias le dicen que hay que apoyar al PAN, lo va hacer.

Es descorazonador que hoy la militancia priísta se entere que e PRI es un partido que sirve a los intereses del poder, público y privado, jamás a ellos. Ese es el partido que este domingo decidió que Alejandro Moreno Cárdenas ganara la dirigencia.