LOS HECHOS

Por José Inés Figueroa Vitela

En los bueyes de mi compadre

Los bancos nada más hicieron la faramalla de que se solidarizaban con sus clientes, ante la circunstancia de excepción que ha significado la pandemia del coronavirus, impactando las economías de todo mundo.

Fuera de Banorte, que ofreció algunas quitas -sin haber entrado a la lectura de las letras chiquitas-, el resto de las instituciones, de propiedad extranjera por cierto, sí plantearon el posponer algunos pagos, pero cobro de intereses de por medio, otra vez, muy a su beneficio.

Hasta CARLOS SLIM HELÚ, quien ya nos había convencido de haberse sensibilizado, con su anuncio de que haría donaciones institucionales para afrontar la pandemia, ahora resulta anda cobrando “excedentes de internet” a los usuarios de Telcel y Telmex, por montos que superarán en mucho su falsa donación filantrópica.

El gobierno federal incluso, ha anunciado, en medio de la contingencia, anticipos en el ejercicio de su presupuesto, por el orden de los 11 mil millones de pesos, correspondientes al ejercicio de los meses de abril, mayo y junio.

¿Y gastado lo de los siguientes tres meses, que harán los entes públicos en los tres órdenes de gobierno a los que alcance “el beneficio”, cuando se le venga la hora de pagar las necesidades de esa temporada?

El diputado ERASMO GONZÁLEZ ROBLEDO, Secretario de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública en la Cámara Baja del Congreso de la Unión, anunció que Tamaulipas recibe 256 millones de pesos correspondientes al ramo 12, Salud, para el Programa de Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social.

A ver para qué alcanza.

La Comisión de Salud, pero en el Congreso Local, ayer aprobó un Punto de Acuerdo mediante el cual exhorta a la Secretaría de Salud Federal para que diseñe las políticas públicas necesarias para el abastecimiento de medicamentos en el Estado para el Cuidado y Atención de la Salud de las y los tamaulipecos, específicamente al Instituto Mexicano del Seguro Social.

La promoción, de cuño panista, ameritó la intervención de la representación morenista en la Comisión, reclamando que el mismo exhorto se hiciera extensivo a las instancias estatales, pero la moción fue desechada por los votos del PAN y del PRI, cinco, entre los siete integrantes.

“Hágase la justicia… en los bueyes de mi compadre”, reza el adagio popular.

En Jalisco, volvió a ser noticia la Farmacéutica HISA, de matriz victorense, luego que disolvió el contrato para surtir 40 millones de pesos en pruebas para detectar el coronavirus, al gobierno estatal emecista, “sin mediar explicaciones”.

El incidente fue ocasión para que los medios volvieran a repasar su historial comercial, desde 1999, cuando se fundó, por un par de veinteañeros tamaulipecos -de quienes luego solo uno quedó como propietario absoluto-, con un crecimiento exponencial que le ha llevado a facturar, literalmente, ventas por miles de millones y no solo de unidades de penicilina.

Tan no ha habido quien tire la primera piedra, como que entre sus clientes figuran los gobiernos federales del PAN, PRI y el actual MORENA, así como gobiernos estatales y municipales de las más variadas regiones geográficas, temporales y filias partidistas.

Pero de vuelta al trabajo en las comisiones legislativas locales, la Comisión de Justicia votó por unanimidad, sin mediar entrevista a la propuesta -como establece el canon-, la elección de la jueza riobravense ANA VERÓNICA REYES DÍAZ.

A las diputadas SARA ROXANA GÓMEZ y YAHLEEL ABDALA, del PAN y el PRI, solo les preocupó que el Oficio de la Propuesta enviada por el Presidente del Supremo Tribunal de Justicia estuviera dirigido a la Junta de Coordinación Política y no a la Presidencia de la Mesa de los trabajos del mes, encabezada por la primera.

Luego entonces dieron por buenos los escritos “donde manifiesta decir verdad” la propuesta y con el aval extendido por el promovente, no requirieron saber más de quien, hoy seguramente será votada para convertirse en Consejera de la Judicatura del Estado.

Es uno de los temas por los que, en el futuro, será calificado el ejercicio del poder doméstico y acaso, será una de las motivaciones por las que se rompió la intención de acotar el trabajo legislativo, en el punto álgido de la pandemia.

Cuando se dejó correr la versión de que los diputados levantarían el “aislamiento social”, no faltaron quienes se atrevieron a asegurar que al líder camaral, GERARDO PEÑA FLORES, le hacía daño la ausencia de reflectores.

“Cero que ver”, dirían los chavos, porque en estas semanas ni a los reporteros dejan entrar al Congreso, sin detrimento de lo que la temporada de discreción represente para los diputados locales todos, que andan entusiasmados con volver a las campañas electorales pronto.

Hoy habrá sesión plenaria legislativa, y aunque los diputados provienen de todas las regiones, donde hay casos confirmados y sospechosos de coronavirus, las medidas están tomadas para que solo se contagien entre ellos y dos tres empleados, si son portadores del virus.

En las comisiones de ayer, algunos diputados si traían tapabocas y varios de ellos, no se los quitaron ni a la hora de hablar ante el micrófono -otros sí-, conscientes que al hablar se expelen partículas salivales por donde viaja el eventual contagio.

En la pluralidad del Congreso, como en la sociedad en general, hay quienes acatan las recomendaciones y quienes no lo hacen, crean o no en la realidad de la amenaza pandémica que ha cobrado tantas vidas; por los reacios es que se han dado los contagios masivos.

Ese sigue siendo su derecho, hasta que se cumplan las curvas, el contagio sea masivo, los hospitales sean insuficientes y las medicinas y equipo escaseen, agravando convalecencias y cobrando vidas en superlativo, como tanto lo hemos visto por otros lares.

La Comisión de Trabajo y Seguridad Social, ayer también dictaminó otro exhorto a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social del Gobierno de México, para que, dentro del ámbito de su competencia, intervenga de manera urgente, a fin de vigilar y revisar la salvaguarda de los Derechos Laborales y Sindicales de los Trabajadores en el Estado de Tamaulipas.

El diputado presidente de la comisión y dirigente obrero reynosense, ALBERTO LARA BALZALDÚA, en días pasados fue acusada por la lideresa de una de las principales plantas maquiladoras de Victoria capital, de andar alborotando la gallera para quitarle la representación sindical.

En ese contexto se dio el emplazamiento a huelga del centro laboral capitalino, por el que ya se auguraba la migración de la planta; antes de migrar por asuntos de política laboral, los de APTIV cerraron porque el mercado de sus autopartes, se contrajo con la pandemia.

Finalmente, en la bitácora de la pandemia, ayer la Secretaría de Salud de Tamaulipas reportó la aparición de 19 nuevos casos sospechosos que están en estudio, 6 pacientes femeninas y 13 masculinos ubicados en Matamoros, 5; Reynosa, 5; Tampico, 2; Ciudad Victoria, 2; Aldama, 1; Nuevo Laredo, 1; Altamira, 1; Mante, 1 y Madero, 1.

De los 11 contagiados -al cierre- ya nomás nos quedan 9 -los dos primeros ya fueron dados de alta- y 74 han sido descartados.

La reiterada convocatoria es a extremar las medidas de higiene como el lavado de manos con agua y jabón (de 10 a 20 veces por día), mantener una distancia mínima de 1.5 metros con otras personas, proteger a los adultos mayores, limpiar y desinfectar superficies de uso común en hogares y centros de trabajo, principalmente.

Además, por supuesto, de mejor quedarse en casa, para cercar el espacio de contagio.

En Nuevo Laredo, el cabildo liderado por el alcalde ENRIQUE RIVAS CUELLAR, aprobó el pago adelantado de becas, la compra de paquetes de sanitización para repartir en los sectores populares y estar prestos a ir al auxilio de las instituciones de salud pública, si fuera necesario frente a un eventual rebase de las capacidades con alguna oleada de contagios.

Hasta ahora, las medidas preventivas han funcionado en la frontera, para no contaminarse de los elevados niveles de contagio en las poblaciones vecinas, del lado norteamericano.