Nuevo León

Raíces y exterminio

Píldoras de historia y algo más.

Por. Augusto.

Raíces y exterminio.

En la región de Aridamérica, la cual estaba integrado el  Nuevo Reino de León, habitaron, hasta principios del siglo XIX, diversidad de pequeñas bandas nómadas de recolectores y cazadores, el contacto fue inevitable para con los primeros colonizadores –después por los fundadores les llamaron. Aguatinejos, Bocapintas, Borrados, Cacabras, Cacalotes, Cadima (Nación), Canaynas,  Cometunas, Domisaguanes, Gavilanes, Guazames o Guarames, Guaxolotes, Guijolotes, Huimexises, Juarames, Lumbres, Mexquitillos, Naras, Narices, Nazcas, Otomites, Pamoranas, Paysanos, Pelones, Rayados, Tobosos, Tortugas, Venados, Zacatiles. En la mayoría de los casos los apodos de las tribus fueron influenciados por los mismos colonizadores españoles por su forma de pintar su cuerpo o al traducir los vocablos por las tribus de indios que acompañaron a los españoles  al Nuevo Reino de León. Entre ellas los tlaxcaltecas. Habitaron principalmente en lo que hoy son los municipios de: Doctor González, Los Ramones, Aramberri y Zaragoza, Alrededores del Río Salinas, cerca de Lampazos, Hualahuiles,

Agualeguas y Doctor González.

Los españoles encontraron tribus más organizadas, con una delimitación de sus territorios muy agresiva y que podían fomentar el intercambio de productos mediante los mitotes. Hace miles de años todavía eran dependientes y respetuosos de los ciclos que ofrecía la naturaleza. Publico Eugenio del Hoyo, en el libro Historia del Nuevo Reino de León.

No había entre ellos forma ninguna de gobierno y su religión se reducía a la magia del culto totémico y a las más burdas supersticiones. Su economía tenía como base le recolección de frutos silvestres en su forma más atrasada, pues los consumían sin llegar a cosecharlos y, como complemento, la caza y la pesca. Los principales alimentos, que variaban según las estaciones, condicionando su nomadismo, eran el mezcal, asado en barbacoa, las raíces de lampazo, los mezquites y las tunas. Todos ellos eran antropófagos y para satisfacer esta necesidad, vivían en constante guerra los unos con los otros y eran en extremo crueles. Álvaro Núñez Cabeza de Vaca, es uno de los hombres a quien se tiene registrado en la historia, como el primer navegante que arribó, junto con sus compañeros en 1535, a tierras del estado de Nuevo León. Las siguientes penetraciones fueron por fray Andrés de Olmos quien arribó en 1544; Andrés de Ocampo, en 1552; fray Pedro de Espinadera, a finales de 1560 y Alberto del Canto, en 1577. En 1600 el Gobernador Martin de Zavala, enlisto la existencia de 251 grupos étnicos.

Más recientemente hace 15 años en los límites de Sabinas Hidalgo y Villaldama se descubrió el sitio arqueológico llamado La Morita (uno de los más de mil sitios que tiene Nuevo León) y que ha sido catalogado como el “vestigio histórico más antiguo” del estado. Especialistas del centro regional del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hicieron excavaciones en una de las cuevas y hallaron artefactos y huesos humanos y de animales con una antigüedad estimada de 11 mil 500 años. Por lo que los primeros pobladores de Nuevo León, no fueron los españoles y portugueses que llegaron a partir del 1500.

En la actualidad las tribus nómadas son historia, fueron resultado de una supervivencia extrema. Que varias generaciones tuvieron que enfrentar a una esclavitud, a un exterminio brutal y posteriormente a un olvido generalizado.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: