Cuadrante PolíticoOpinión

¿Monreal candidato presidencial? 

CUADRANTE POLÍTICO 

Por Fernando Acuña Piñeiro 

¿Monreal candidato presidencial? 

De aquí al 2024, nadie de los que se perfilan en la sucesión presidencial obradorista, pueden decir que ya alcanzaron la liebre. Las sacudidas y desplomes del tren de la historia   aun por develarse en la 4T, nos dicen ya desde ahora que, las dos figuras que parecían más firmes, ya no lo son. Tanto Claudia Sheinbaum como Marcelo Ebrard, han sido colocados de golpe y porrazo en el banquillo de los acusados.   

Se trata de las dos personalidades más significativas, en la cercanía política del presidente AMLO. La jefa de gobierno, es como una especie de hija emblemática del sexenio federal, mientras que Marcelo Ebrard, es, ironías aparte de las películas de Tintan, el gran carnal de López Obrador, el que se sacrificó para cederle a AMLO la candidatura, en el 2012.  

La tragedia de la llamada línea dorada del metro les pega a los dos pilares de la sucesión morenista. Pero, ante todo, impacta al corazón de un grupo político que tendrá que administrar rápidamente los daños electorales que pudiesen surgir, de cara a los comicios del seis de junio.  Sobre todo, porque los dos territorios de poder, de donde saldrán más diputados federales electos por MORENA, serán EdoMex y la CDMX.  

Siguiendo con el tema de la sucesión presidencial 2024, otro enfoque digno de analizarse es aquel donde el presidente AMLO se verá obligado a fortalecer la baraja sucesoria, con figuras como la del actual líder del senado Ricardo Monreal Ávila, mismo que hasta ahora se había manejado como un tercero en discordia, ante la polarización Sheinbaum-Ebrard.   

El pleito entre ambos delfines, y que ahora hace crisis con lo de la línea 12, ya se venía manifestando en toda su virulencia, en el reacomodo de MORENA, y la desaseada elección por su dirigencia nacional.  

Sin duda alguna que, esta volcadura política, donde la jefa de la CDMX y el poderoso canciller se ven expuestos y vulnerables en sus proyectos presidenciales, coloca de manera natural al zacatecano Monreal Ávila, como el hombre que el presidente necesita para hilvanar un segundo periodo de poder presidencial en el 2024.  

Las prendas personales de Monreal, son las de la negociación y el diálogo hacia el interior de MORENA. Pero también es un estratega capaz de crear en el 2024, un movimiento amplio de sociedad civil y empresarios, que podrían sumarse, llegado el momento.  

Como antecedente de todo esto, se sabe que, en la alianza de facto que mantienen Ebrard y Monreal, existe un acuerdo en el que, uno de los dos estaría dispuesto a cederle todo el apoyo al otro, de acuerdo a las condiciones que se presenten. Obviamente, el camino por recorrer aun es largo, y nada se puede dar como un hecho.  

Por ahora, habrá que esperar todavía una larga franja de tiempo, a lo largo de la cual pueden, incluso, surgir nuevos proyectos apuntalados desde Palacio Nacional.   

En el caso de Sheinbaum y de Ebrard, ¿serán víctimas del síndrome de Osorio y Videgaray, mismos que en su momento figuraron como las dos mega poderosas figuras del sexenio peñista, para al final, anularse mutuamente y ceder la candidatura a José Antonio Meade…?  

Solo el impredecible tren del futuro, podrá decirnos con precisión, cómo evolucionarán las consecuencias de la tragedia en la fatídica Línea 12, y si esta a su vez, será capaz de alterar la línea del presidente en torno a lo que viene en el 2024.  

Por lo pronto, la tarea de primer orden, en el caso específico de la Línea 12, es la atención humanista hacia las víctimas y sus familias. Después vendrá la prometida investigación a fondo, donde, si el presidente les ordena a Sheinbaum y a Ebrard, no chocar entre ellos, podrían culpar a Miguel Ángel Mancera.  

Aunque parece que la responsabilidad reside en estos dos encumbrados personajes de la 4T. La jefa de gobierno porque no le dio mantenimiento. Y el ahora Canciller, porque fue durante s administración que se construyó.  

———–SE REUNE ESTE JUEVES EL CONGRESO CABECISTA—  

Con el propósito de atender la notificación del desafuero contra su gobernador, el Congreso local encabezado por Gerardo Peña Flores, se volverá a reunir este jueves seis de mayo.  

Algunos suspicaces se preguntan si esta reunión del Congreso local, serviría para que los diputados panistas nombren a un gobernador interino. Desde luego que esta posibilidad, ni de broma la aceptan los azules, porque sería como cavar su propia derrota. Aunque si La Suprema Corte les da la espalda, tendrán que acatar el veredicto.  

Por cierto, Gerardo Peña se ha mostrado al respecto muy respetuoso de lo que decida el Poder Judicial de la nación.   

Vivillos como son desde chiquillos, esto mueve a pensar que tienen un as bajo la manga.  

Después de tenerlos acorralados, ¿les saltarán las trancas a los vaqueros de la 4T…?   

Pronto se sabrá. 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: