Cuadrante PolíticoOpinión

El mutismo de los vientos azules

CUADRANTE  POLITICO

Por Fernando Acuña Piñeiro

El mutismo de los vientos azules

En otras circunstancias, y  por mucho menos de la debacle electoral que les acaba de ocurrir, los panistas que en el 2016 llegaron sobre la ola de los llamados vientos de cambio a Tamaulipas, hoy estarían alzando la voz y convocando a movilizaciones para cuestionar los resultados.

Pero resulta que la madrugada del siete de junio, fue para ellos un amanecer silencioso. Un  mutismo prolongado, que a estas alturas, empieza a generar no pocos rumores, relacionados con el desplome de una estructura que  se perfilaba bien aceitada, pero en el día D, colapsó.

¿Qué fue lo que ocurrió finalmente con todo ese descomunal dispositivo de operadores, presuntamente respaldados por recursos en efectivo, así como el caudaloso río de despensas y demás dádivas que hipotéticamente estuvieron fluyendo, antes y durante el día de las urnas?

¿Se confiaron demasiado? ¿Los perdió su soberbia y su arrogancia?

Para no ir muy lejos, una ama de casa nos platicaba, que el seis de junio, un tablajero del barrio, dijo haberles vendido a los panistas nada menos que 400 kilos de barbacoa, destinados para el almuerzo de vecinos. O  sea, no se ve que hayan doblado las manos, como algunos creen, sino que por el contrario, hicieron su tarea de siempre, pero al final los resultados no les favorecieron.

Haya sucedido lo que haya sucedido, nos parece que al menos el jovenazo dirigente del PAN en Tamaulipas, Luis El Cachorro Cantú,  le debe una explicación a sus propias bases, a la gente que sufragó por ellos. Y al mismo tiempo, el Partido Acción Nacional, tiene al menos en teoría, la obligación de hacer un ejercicio de autocrítica ante la sociedad, sobre lo que falló. ¿Acaso los cientos de miles de electores, le cobraron al sexenio panista, su total ausencia de resultados en materia de seguridad, de economía y de empleos? ¿Acaso con este ejercicio cívico y ciudadano, le preguntaron a los azules, que fue lo que hicieron con las millonadas del presupuesto anual,  que jamás se vio reflejado en obras y progreso social?

Y esto lo decimos porque, lo que les acaba de ocurrir, no ha sido cualquier cosa. Perdieron las principales ciudades de Tamaulipas, y fueron despojados del instrumento político más estratégico del sexenio. Les arrebataron el Congreso local, sin el cual, será prácticamente imposible, no solo impulsar leyes en lo sucesivo, sino cubrir la retirada administrativa del sexenio panista en turno.

Otro tema digno de resaltar, y que nos parece, jugó un papel  de maquillista  de lo que realmente estaba ocurriendo con el hartazgo social en Tamaulipas, fueron las famosas encuestas patito de firmas como Massive Caller.

Nos parece que en lo sucesivo, este tipo de casas encuestadoras deberán ser sometidas por las autoridades, a verdaderas inspecciones y auditorias sobre su profesionalismo. Porque aquí y en China,  eso que acaban de hacer en esta elección 2021, no puede ser calificado de otra manera que de fraude.

Aquí en Tamaulipas, Massive  le levantó la mano a todos los candidatos panistas que hoy son perdedores. Por cierto, acaba de aparecer un video donde el dueño de esta firma, (Massive Caller), Carlos Campos pide perdón a los que les encargaron encuestas que al final  resultaron todo lo contrario.

Pide perdón y ofrece disculpas,  pero no habla nada de devolver el gran billete que se llevó, por engañar a sus clientes. Y digo que timaron a sus clientes,  ¿los panistas?, porque a la sociedad tamaulipeca, jamás la engañaron.

Lo cierto es que hoy, el  verdadero panismo tamaulipeco, ese que no es hijo de la coyuntura ni del cuatachismo de la nómina, está exigiendo cuentas claras a los integrantes de la nomenclatura azul.

Quieren que alguien les explique, que fue lo que ocurrió. ¿Se los dirán?

Más allá  de un enfoque conspiracionista que apuntaría hacia una rendición azul en lo oscurito, aquí lo que fue notorio y manifiesto, es que Tamaulipas habló ante las urnas y canceló  de una manera tajante, el proyecto político azul en nuestro estado.

——EL PRI  DE MELHEM Y LAS MISERIAS DE SER UNA OPOSICION A  MODO-

El PRI de Edgar Melhem, como empleado del PAN en Tamaulipas, se conformó con las migajas que cayeron de la mesa del poder, donde el pastel 2021 cambió de manos. Su patrón azul le había prometido al tricolor un poco más de dádivas, pero llegado el momento de la elección,  el juez de las urnas y de la historia, fue implacable con quienes le fallaron a la sociedad y a sus familias en Tamaulipas.

Lástima de ropita priista. Lástima de marca que un día definió la agenda del power en Palacio de Gobierno. Hoy, les arrojaron los mendrugos políticos de municipios pequeños. Pero, todo esto tiene una explicación: el PRI de Melhem tiene lo que se merece. Otra historia les estuviésemos contando, si desde un inicio , el Revolucionario Institucional se hubiese portado a  la altura de una oposición digna e independiente ante el poder.

En las redes sociales, se habla de que los priistas, con algunas excepciones, se doblaron y se vendieron con el PAN cabecista. Desairaron la dignidad de ser opositores con la frente en alto, y se dejaron caer en la mullida actitud de la complicidad y de la genuflexión.

Pero no les extrañe que los priistas tamaulipecos hayan jugado un papel tan triste en nuestro estado. Por lo que se ve, los Melhem y compañía fueron émulos de su dirigente nacional Alejandro Moreno Cárdenas, que en el colmo del fracaso y del ridículo, perdió hasta su estado natal Campeche.

Enfrenta el PRI tanto a nivel nacional, como en Tamaulipas, la necesidad de una reestructuración a fondo. Barrer con las lacras, aventureros y mercenarios que tanto le han hecho daño. Y refundar, desde la sociedad  un priismo de nuevo tipo.

¿Se podrá? ¿O ya de plano el PRI tocó fondo, en los oscuros abismos de la historia?

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: