OpiniónOpinión Pública

Hachas y duelos en el Congreso

OPINIÓN PÚBLICA
Por Felipe Martínez Chávez
Hachas y duelos en el Congreso 

VICTORIA, TAMAULIPAS | Solo falta que salgan a relucir las hachas y pistola al cinto como en los ochentas, en una “moda” que impuso el célebre diputado Bruno Álvarez Valdez.

O aquella sesión en que el debate se combinó con “patadas voladoras”, donde el legislador Alejandro Ceniceros Martínez alcanzó buena ración de golpes. 

Eran tiempos de plano cerrados a la democracia, muy agitados ¿de menor civilidad? En que no peleaban dominio sino posiciones dentro de la “dictadura perfecta”. 

Ya decíamos que por el Congreso han pasado auténticos rufianes, trampas, borrachos y criminales, pero también el espacio se ha prestado para venganzas y revanchismos. 

Según la historia legislativa, el 26 de noviembre de 1934 fue detenido el entonces presidente de la Legislatura, Amado Ramírez, representante por Nuevo Laredo y la frontera chica, al enfrentar desafuero por “juicio criminal”. Al final el jurado lo declaró una blanca palomita. 

Pablo Orozco, de Tampico, quedó desaforado el 1 de diciembre de 1935. Promovió amparo y su caso llegó a la Suprema Corte, que un año después le brindó protección y regresó al cargo. 

Igual, las desgracias se han ensañado con legisladores (en ejercicio). 

Guillermo Zúñiga fue asesinado el 16 de abril de 1939 cuando andaba con mujer ajena. 

Héctor Jiménez Reyes, dirigente de la Central Campesina de Tamaulipas, siendo diputado, murió el 31 de agosto de 1990 en un accidente automovilístico cuando venía de Tampico. 

Luis Quintero Guzmán dejó de existir el 27 de enero de 1988, por lo que fue llamado su suplente César Joch González. 

Antonio Domínguez Acosta murió en Tampico el 26 de abril de 1983. 

El tema es que, a varios años de distancia del hacha y espectáculo a golpes, el Congreso de Tamaulipas se descompone como nunca. Si en la legislatura 64 se perdieron el respeto, en la 65 están a punto de agarrarse a golpes entre las fracciones de Pan y Morena, todo por alcanzar el mayor número de victorias. 

No sería extraño que en cualquier momento los más papistas que el Papa se reten a un duelo a balazos al amanecer, en el Paseo Méndez, para dirimir sus diferencias. 

Son bandos que representan a las dos corrientes políticas nacionales: Morenos y conservadores, irreconciliables y dispuestos a todo por su causa. 

Se gritan e insultan y pudieran llegar a los puños, pero en el fondo habrá que celebrarlo: Hay pesos y contrapesos. 

Malo sería que una bancada dominante tome las decisiones unilateralmente como en aquellos días de gloria del priismo, o en el primer trienio del gobierno panista. 

Morena alcanzó mayoría, pero no la suficiente. Luego de perder los comicios de junio del 2021, Acción Nacional impuso candados para su retirada, como la rotación de la mesa directiva por un periodo completo, que ahora detenta. 

En el curso de la semana se dieron “madruguetes” y excesos por parte de la directiva pintada de azul. Por ello la presidenta de la mesa, Imelda Sanmiguel Sánchez recibió una amonestación del pleno. 

Celebrar, decíamos, que aparte de gritos hay cierto debate para sacar acuerdos y decretos, aunque sean menores (reformas a la Constitución requieren mayoría calificada). 

Y destacar la actuación del coordinador morenista, Armando Zertuche Zuani, cuya estrategia sacó adelante su proyecto de eludir el veto del ejecutivo respecto a varios decretos, entre ellos el canje de placas nuevas para automotores y remolques. 

¿Cómo le hizo? Dieron por no recibidas las observaciones que venían de Palacio. Por tanto, no hubo necesidad de llevar a votación y, el tiempo de reclamos, ha concluido. 

Por lo pronto la victoria es guinda. Vendrán impugnaciones y controversias constitucionales tratando de revertir la decisión. La pregunta que usted y nosotros nos hacemos es la siguiente ¿comprar o no placas? Las Oficinas Fiscales están llenas de propietarios de vehículos. 

Hablando de otros temas, el Instituto Electoral de Tamaulipas exoneró por unanimidad de votos a Don “Rudy” González Valderrama por actos anticipados de campaña (por la gubernatura) y promoción personalizada, a un mes de haber perdido la oportunidad de ser candidato al Gobierno del Estado. 

El hombre está dedicado en cuerpo y alma a cumplir con su función de delegado de los Programas Federales. El jueves se hallaba en Reynosa, donde trabaja la unidad móvil del programa Jóvenes Construyendo el Futuro. 

Si continúa con el ritmo de hasta ahora por los siguientes dos años, no tendrá problemas para ser postulado a un escaño por el Senado en 2024, aun cuando el partido parece haberla ofrecido a Maki Ortiz Domínguez como premio de “consolación”. 

Igual los consejeros del Instituto exoneraron al Gobernador Francisco Javier García y a su jefe de Prensa, Francisco García Juárez, por el tema del autobús para giras que recorre los caminos de Tamaulipas. 

Hablando de precampañas, César “El Truco” Verástegui andaba este jueves en Nuevo Laredo en promoción de la alianza Va por Tamaulipas, después de pisar Miguel Alemán. En el bando celeste, es el único que solicitó registro. El plazo para recibir aspirantes vence precisamente el 10 de febrero. 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: