Los HechosOpinión

Los pejejitos en la pejera

Los Hechos

POR José Inés Figueroa Vitela

Crecimos escuchando que “la esperanza muere al último”.

Ahora esperamos “que este no sea el fin”, con las esperanzas derruidas.

Hoy llega a Tamaulipas ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, a quien la mayoría de los ciudadanos en las urnas del pasado primero de julio, lo compraron en oferta como “la esperanza de México”.

Todavía no asume la Presidencia de la República y se enfrenta a la realidad de lo que se tiene y lo que se puede hacer, así que esta “gira del agradecimiento”, hay quienes la consideran como una prolongación de la campaña, para consolidar las primicias clientelares.

Las concepciones maniqueas, sin embargo, chocan en el abanico de las tonalidades que median en los extremos del claroscuro.

El encuentro que tendrá a media mañana en Palacio de Gobierno, con el Gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, con los legisladores y servidores públicos tamaulipecos, pretende ya definiciones programáticas, a partir de la voluntad política que, pretende, marcará su ejercicio.

Eventualmente, cuando de Victoria capital se pase a la zona conurbada del sur para encabezar al filo de las 17:00 horas en la Laguna del Carpintero, un encuentro con la sociedad civil, hará otros anuncios específicos de acciones ejecutivas para la geografía estatal.

Así lo ha hecho en otras entidades y no hay razón para pretender que no se repita aquí.

En el trayecto podrá insistir sobre algunas de las utopías que le dieron votos y le prolongan aplausos; podrá hasta seguir dando algún manotazo sobre la mesa, o reprimiendo exabruptos colectivos, o reclamos particulares, animados en la contienda pero salvados para el ejercicio del poder.

Puede, porque se enfila al monopolio sobre el ejercicio presupuestal y goza, en alguna medida, del beneficio de la duda para el arranque del ejercicio.

Puede, pero no debe, al menos en algunos apartados sensibles, porque él y sus congéneres, representantes populares y gobernantes domésticos emanados de su proyecto, de su partido, están en el escaparate, entre sí y a los ojos de la sociedad expectante.

Las promesas de acciones espectaculares reivindicadas, pero no suficientemente sustentadas, animan a actores de los órdenes inferiores de gobierno a pretender emularlo, en proyectos sin destino, por donde pueden diluirse los dineros públicos, sin alcanzar a las auténticas necesidades comunes a la supervivencia y desarrollo de la sociedad.

En el plano político, aquí y ahora, también hay alcaldes entusiasmados con la idea de “seguirse en campaña”, pensando en cómo le van a hacer para reelegirse o postularse pronto a un cargo mayor, cuando no han arrancado sus gestiones, no tienen idea ni la intención de cumplir con las responsabilidades conferidas por el voto.

Reza la conseja bíblica que “por sus obras les conoceréis” y es tiempo que no empezamos a conocerlos.

Repasar las controversias sobre la conveniencia, en el balance costo-beneficio, del tren del sureste, el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, la zona franca fronteriza, el perdón a los criminales, la atención de las víctimas, la intromisión extranjera, las consideraciones al gran capital, etcétera y estcétera, resulta ocioso en este momento.

La primicia es la sensibilidad efectiva respecto del rol que le toca jugar al nuevo orden gubernamental central sobre el destino de este país, leído en el rosto, los bolsillos, el entorno de cada individuo y familia.

Todo mundo está viendo al Peje y los pejejitos, a través del cristal de la pejera.

Hay muchos nichos de oportunidad para el desarrollo que no se están aprovechando, por falta de información, de coordinación, de entendimiento.

Ahora que OSCAR BALLESTEROS, el Rector de la Universidad Politécnica Victoria estuvo en Diálogos en Claroscurso, de su boca nos enteramos cómo maestros y estudiantes han estado desarrollando prototipos y asesorías especiales para el desarrollo de nuevas pequeñas industrias locales.

Es una actividad harto encomiable, pero hay capitales y personas con ideas e iniciativa que podrían multiplicar por mucho el número de proyectos ya cristalizados, con esa maquinaria de tecnología local desarrollada con presupuestos relativamente pequeños, contra los muchas veces inalcanzables equipos importados, para un incipiente desarrollo industrial.

Ciertamente la capital tamaulipeca se está ganando un lugar en el concierto global como cuna de desarrolladores de software, pero esto y el cada vez más diezmado mercado laboral público, resultan insuficientes para la demanda de aspirantes a empleados y empleadores.

La micro y mediana industria asoman como una alternativa, en complemento además a otra deuda histórica con el campo, para potenciar la producción primaria, pero especialmente, para generar valor agregado dando paso a las agroindustrias, que históricamente han resultado muy bonitas en el discurso y los proyectos, pero no se han concretado de manera sostenible.

Los investigadores y desarrolladores de tecnología de la Universidad Politécnica, como seguramente los habrá o puede haber en otras instituciones de educación técnica y superior, mas los administradores, fiscalistas, mercadólogos que salen de la escuela sin saber qué hacer, ahí tienen muchos nichos de oportunidad.

Solo falta un ente articulador y el concurso institucional desde la estructura que ya existe, pero tampoco ha encontrado la ruta a la capitalización de todas sus capacidades.

Hay lugares donde esto ya se encuentra harto avanzado, como en Matamoros, donde ayer el Gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, acompañado del alcalde MARIO ALBERTO LÓPEZ, inauguró el Centro de Innovación, Desarrollo e Investigación y el Primer Congreso de Innovación y Tecnologías Emergentes.

Los empresarios del ramo industrial y maquilador organizados en INDEX Matamoros, animan esas iniciativas que buscan generar precisamente ciencia y tecnología, para desarrollar productos que abonen a las provedurías y nuevos desarrollos industriales.

El Mandatarios estatal declaró allá la voluntad política de su gobierno para trabajar de la mano con el gobierno local, haciendo equipo con la industria maquiladora de exportación, declarándose aliado de este tipo de proyectos y ponderando la estabilidad laboral que tiene Matamoros, favoreciendo el impulso y desarrollo industrial doméstico.

El alcalde por su lado se declaró comprometido para impulsar a través de las distintas políticas públicas y con la ayuda del Gobernador -a quien reconoció como amigo propio y de su pueblo-, para que en muy poco tiempo Matamorosse insete en las nuevas exigencias de la cuarta revolución industrial.

La iniciativa aquella pone a Matamoros y Tamaulipas, en la vanguardia nacional de las acciones para insertarse en la nueva realidad de la competencia global por el desarrollo industrial.

A la luz del Primer Congreso de Participación Política de las Mujeres en Tamaulipas, iniciado ayer en el auditorio del Palacio Legislativo del Estado, ayer reapareció el Senador Suplente MON MARÓN, en su calidad de titular del Instituto Tamaulipeco de la Juventud.

MARIA ELENA FIGUEROA, la también excandidata del PAN al Senado igual hizo ahí su reaparición pública, como titular del Instituto de la Mujer, con el jefe sectorial, el Secretario de Bienestar Social y temporal secretario general del PAN estatal, GERARDO PEÑA.

Un evento organizado por esas instancias, el propio Congreso, el Instituto Electoral de Tamaulipas y el Tribunal Electoral, cuyo Presidente, RENÉ OSIRIS SÁNCHEZ, al igual del líder del Congreso, GLAFIRO SALINAS, también estuvieron al arranque de los trabajos.

MIGUEL ÁNGEL CHÁVEZ, el Presidente del IETAM, no pudo estar presente, porque tuvo pleno del Consejo General, en el que se desahogaron dos recursos, todavía de la elección de ayuntamientos del pasado primero de julio.

Eran en contra de la reelección de ALMA LAURA AMPARÁN como alcaldesa de Altamira, de parte de MORENA y sus aliados PT y PES por actos anticipados de campaña; no procedieron.

Comment here