Al DíaEl OficioInvestigación

Periodistas: Es tiempo de romper el silencio

Por María Guadalupe Jaramillo Alanís

En Tamaulipas, al igual que su población, el periodismo ha sido vituperado y también ha sido sometido por el terror, la persecución, el desplazamiento, la desaparición y el asesinato. Pero además con sueldos que oscilan entre los 1,500 hasta los 6,000 pesos mensuales para reporteros, en el caso de los reporteros gráficos sus imágenes, a menos que estén en la nómina de alguna empresa, suelen ser compradas por los mismos empleadores en 20 y hasta 50 pesos.

Foto: La Talacha Noreste

La Tarde, La Prensa, Contacto, EL Sol, Milenio, El Diario, El Mercurio (cooperativa), La Verdad, El Cinco, Expreso, El Grafico, (familia de periodistas) Eco del Mante, Primera Hora, Última Hora, Bravo, Mañana., etcétera, etcétera. La mayoría de éstos periódicos impresos se abrieron como muchos otros, por simple negocio. Con salvedades como dos que fueron fundados por periodistas: El Expreso de Victoria que sigue recortando personal, y el Gráfico, que a pesar de los vaivenes de la economía, se sostiene con tirajes de subsistencia, aun así no dejan de ser un negocio que también esquilman a los trabajadores.

En el caso del periódico el Mercurio de Victoria, se constituyó como cooperativa, cooperativa de la que no fue informada la plantilla que ahí laboraba, a la muerte de José Villarreal Caballero, -poderoso acaudalado de la capital-, la empresa cambió de razón social y los compañeros fueron ‘conminados’ a firmar contratos, otros han sido despedidos.

Vale el apunte.

La mayoría de las empresas periodísticas pagan seguro social, Infonavit y prestaciones de ley, sin embargo a la hora de la jubilación, si llegas, te encuentras con qué los empleadores pagan cuotas al IMSS por debajo de sueldos a los reporteros y personal administrativo en detrimento de sus pensiones o jubilaciones.

En algunos casos, como el Diario de Victoria, descaradamente no pagaban al Infonavit, pero sí descontaba las cuotas a los trabajadores y estos eran requeridos del pago bajo amenaza de perder la casa asignada por el Instituto de la Vivienda.

El Servicio de Administración Tributaria sabe cuáles empresas pagan impuestos y cuales otras no lo hacen pues aducen que son cooperativas, pero al trabajador en nómina se le descuenta por parte de la empresa todos los compromisos tributarios.

Hace dos décadas los empresarios, dueños de los periódicos y televisoras entregaban a los reporteros una identificación del medio y una lacónica frase… ‘y manos libres’, hoy nos ha cambiado mucho, si acaso porque en vez de libreta les entregan un ‘Smartphone’ y los hacen reporteros, sin perfil, sin haber cruzado por una redacción un solo día y gran parte del estipendio corre a cargo del gobierno del estado.

Ese panorama orilló a los trabajadores de la información a crear medios alternativos, marginales, decíamos hasta con orgullo que éramos ‘freelance’ y somos en realidad, reporteros y reporteras sin empleo que sobrevivimos de vender espacios publicitarios, en casi todos los casos sin seguridad social, sin techo propio, sin prestaciones, obvio, sin un sistema de ahorro para la vejez y para colmo de males las y los reporteros no somos sujetos de crédito ni con bancos y mucho menos aseguradoras.

Aquellos que cuentan con todos los derechos han tenido que ser periodistas ‘a modo’ o simplemente dejar pasar y dejar hacer al gobernante, caminando en una zona gris donde no pasa nada y aquí, lamentablemente pasa de todo.

Propuestas:

1.- Revisar los salarios mínimos profesionales que se lograron gracias la presión que ejercíamos en todo el país, las y los periodistas.

2.-Que se revisen y se garantice la legalidad de los contratos que, en Tamaulipas, las empresas periodísticas hacen firmar, pero que además una empresa que cambie de razón social sea auditada por el SAT o por la autoridad competente. No se propone perseguir a los empleadores, se trata de que sean responsables de los trabajadores de la comunicación que laboran en empresas constituidas como ‘PERIÓDICOS’, RADIO, TELEVISIÓN.

3.-Al mismo tiempo proponemos que se termine la contratación de publicidad solo con los periódicos grandes, pues hay medianos y pequeños, y todos deberían tener la suerte de contar con publicidad oficial. Ahora bien, en la mayoría de los casos, se reconoce que no son leídos, lo peor: comprados por los lectores, son pocos los medios de comunicación que pueden ufanarse de vivir de la venta de su periódico. Y en este sentido, en todo caso que exista la posibilidad de que el gobierno Federal incentive, otorgue créditos, para que los periódicos puedan sostener sus plantillas de trabajadores.

4.-Proponemos, el acceso transparente a presupuestos asignados a las áreas de comunicación que están designados a televisoras, radio, periódicos impresos, y a periodistas. Hasta hoy mismo se negocian de manera personal y como si fuese un delito, lo que está muy lejos de la verdad pues éstos recursos están etiquetados para este fin en los presupuestos de egresos de los estados, municipios y evidentemente en el gobierno federal, pero los gobiernos los asignan para el control de los trabajadores de la comunicación y se otorgan de manera discrecional, ésta práctica  tiene que ser reglamentada de manera transparente pero además quitarle a los voceros la insana e injusta orden de vetos y la de entregar convenios monetarios mediante facturación y sin ésta,  a medios y periodistas que son a modo.

5.-La profesionalización de las y los periodistas de todo el país. Que las y los periodistas que no hayan concluido sus carreras, las distintas Universidades del país, otorguen la posibilidad mediante tesina, de obtener el grado de licenciatura o en su caso, técnicos en periodismo o en comunicación.

Ni vendidos, ni narcoperiodistas…

Sí ya venimos arrastrando un sinfín de atropellos por parte de las empresas periodísticas, arropadas por el priato, los propietarios de los medios fueron empoderados desde las oficinas de comunicación social de los gobiernos de los estados. En Tamaulipas al menos.

Sin embargo, con el asesinato de Rodolfo Torre Cantú se cerró también un ciclo de la administración pública encabezada por políticos. Así llega a la gubernatura por cosa de balas, Egidio Torre Cantú empresario que no quería saber nada de la sociedad que aterrada y apanicada permanecía encerrada en sus casas a piedra y lodo, pues en las calles de nuestras ciudades se libraba -y sigue- una guerra entre los grupos delincuenciales. Es Egidio y su odio quien rompe con el PRI, haciéndole perder la gubernatura y entregando el estado al PAN en acuerdos inconfesables en las cúpulas partidarias entre el PRI y el PAN.

Es verdad, los ‘vientos de Cambio’ encontraron un estado sino en bancarrota, al menos sumido en la corrupción, misma que permanece, pues no han querido desmantelarla del todo y lo que sí han hecho es despedir al menos a 3 mil trabajadores acusándolos de ser ‘priístas’, violentando la ley.

Con Egidio Torre Cantú el atropello, los vetos, los despidos de las y los reporteros fue pan de todos los días. Así llega la administración panista al gobierno de Tamaulipas y el tema no cambió, se ahondó. El maltrato a las y los reporteros sigue, la forma no es novedosa, roza en lo sutil y en lo arcáico, es decir, estipendio o acusado de ser colaborador de los carteles de la droga, ante esta disyuntiva de plata o plomo, algunos compañeros los han extraído de sus ciudades, aquí se muestra el verdadero fondo del problema.

Durante los gobiernos de Tomás Yarrington y Eugenio Hernández Flores, la violencia se recrudeció, los mafiosos cobraban más y más vidas y también el número de desaparecidos crecía, a decir de Guillermo Gutiérrez Riestra, quien encabeza el colectivo de Familiares y Amigos de Desaparecidos en Tamaulipas; del 2011 al 2012, desaparecían diariamente en Cd Victoria 40 personas.

De tal suerte, negra, por cierto, del 2009 a la fecha, la cifra, la que no reconoce y se mantiene silenciada, arroja datos escalofriantes; 28 periodistas desaparecidos y 19 periodistas más han sido asesinados.

Nada halagüeño el panorama, por eso no es sencillo hablar de libertad de expresión, pacificación, perdón, reconciliación. Tarea nada fácil si tomamos en cuenta que Tamaulipas sigue siendo el estado número Uno donde se mata y se desaparecen periodistas y los mecanismos de protección, que de algo han servido, al menos existe para aquellos que son perseguidos y/o acusados de colaborar con el narco, empero de muy poco sirven a la hora que te ‘levantan’, matan o desaparecen.

Las agresiones contra las y los periodistas se catapultan en el sexenio de Emilio Martínez Manautou, cuando son asesinados en Matamoros Norma Alicia Moreno Figueroa y Ernesto Flores Torrijos; esa ola no ha parado, el más reciente el de Héctor González Antonio al que según la Procuraduría de Justicia de Tamaulipas (Ahora Fiscalía General del Estado) lo asesinaron a pedradas…para robarle su camioneta, saña que no emplea el crimen organizado, dice la autoridad.

La Procuraduría no recuerda cómo es que fue asesinado el profesor y periodista Francisco Arratia Saldierna en Matamoros, (sexenio de Tomás Yarrington) golpeado hasta reventarle los pulmones, cada dedo quebrado, sus oídos fueron traspasados con picahielo…así mata el crimen organizado. A Héctor González Antonio, solo lo arrastraron y lo acabaron con una piedra sobre la cabeza, delincuentes comunes que sabían dónde vivía y lo esperaron para ¿asaltarlo?.

El informe dado recientemente por la entonces Procuraduría de Justicia de Tamaulipas sobre el asesinato de nuestro compañero Héctor González Antonio, sembró más dudas y ni una sola certeza.

Es cierto, el odio solo conduce a más odio y en ese sentido cabe la aclaración: las y los tamaulipecos votamos mayoritariamente por Andrés Manuel López Obrador, pero no fue cheque en blanco, lo hicimos pensando que ahora sí teníamos una esperanza de tener por lo menos una vida más digna y que la violencia ejercida contra la población, incluidos las y los periodistas, desde los grupos delincuenciales y el Estado, se acabaría.

Por eso insistimos en Proponer:

1.- Que los temas relacionados con agresiones, asesinatos y/o periodistas desaparecidos sean atraídos por la Procuraduría General de Justicia, o en su caso, un Fiscal que responda a ésta instancia federal en la indagatoria hasta la conclusión de cada caso, pues no hay confianza en las instancias estatales.

2.- La creación de una Comisión de Periodistas para ver los casos relacionados con las agresiones, asesinatos y desaparecidos, que sea supervisada, asesorada por las Comisión Nacional de Derechos Humanos, y que ésta, la Comisión de Periodistas sea a propuesta de los mismos periodistas y que sea votada en los Congresos locales.

3.- Proponemos la creación de una oficina de abogados que acompañen a los periodistas cuando se presenten agresiones, como el asesinato o desaparición forzada, que además de litigar los casos, ellos -los abogados- puedan identificar informes periciales, forenses, pues como es sabido sólo las Procuradurías y sus servicios, medianamente informan, pero no se tiene acceso a los expedientes de los distintos casos.

4.- Que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión tenga facultades no solo de investigar, sino de ir al territorio, ver, escuchar testimonios, pues en los más recientes casos de compañeros asesinados, sus conclusiones fueron diametralmente opuestas. En el caso de Carlos Domínguez, concluye que fue ultimado a puñaladas y atacado por periodistas y que si fue motivado por su trabajo de periodista. Y en el caso de Héctor González Antonio el expediente fue devuelto a la PGJT, concluyendo que no había indicios de que su asesinato fuese motivado por asuntos periodísticos, cuando hasta el último instante la única actividad de González Antonio fue la de periodista. Creemos que las instancias creadas deben ser fortalecidas, pero, sobre todo, la CNDH o/ el Congreso de la Unión sea vigilante de sus procesos y conclusiones.

5.- Es necesaria la restructuración de las procuradurías de justicia, en donde los Agentes del Ministerio Público no supongan, ni pongan palabras que no dijeron los demandantes de justicia, sino que atiendan a las  familias de los periodistas agredidos y de cualquier persona que denuncia un delito  con prontitud, con estricto apego al profesionalismo de un servidor público, pues es esta autoridad la que por primera vez recibe, integra y abre carpetas de investigación sobre determinados delitos.  Pero además que el Procurador de Justicia no sea designado por el gobernante en turno, sino que sea electo, o propuesto por barras de abogados, colegios, y que se de fe de una vida profesional sin mancha.

6.- Desmantelar el aparato judicial coludido -al menos es la sospecha popular-, con los delincuentes, no es tarea fácil, sin embargo, si se busca la paz, perdón y reconciliación en México, se debe atender con urgencia las decenas de casos de impunidad que pueblan las procuradurías.

Concluyo:

Los periodistas no pedimos privilegios, exigimos la aplicación de la ley.

Que Tamaulipas también es México y nadie podrá decir que hay paz y justicia en México si no la hay en Tamaulipas y no habrá paz ni justicia, si la verdad de lo que aquí ha ocurrido no se informa, si la verdad sobre el destino de los desaparecidos no emerge, si la simulación prevalece.

Para que haya paz y reconciliación debe haber verdad y justicia. No hay justicia sin castigo, no hay justicia si hay impunidad y encubrimiento, no hay ni habrá justicia y menos reconciliación si no hay imparcialidad, honradez, de parte de quien imparte justicia, lo he dicho antes y lo repito; es la corrupción que prevalece en todo el poder judicial de los estados quien conspira contra la justicia y la reconciliación nacional.

La sociedad civil ha dado un paso al frente, pues en Tamaulipas la guerra contra los delincuentes no sólo ha costado sangre, personas desaparecidas, sino que el extermino ha ocasionado el quebranto económico de decenas de empresas, el desplazamiento de la población, por citar algunos: Mier, San Fernando, San Carlos…por eso y por sobrevivencia, es tiempo de hablar y de romper con el silencio.

Nunca más las llamadas zonas de silencio

#NO A LA DESAPARICIÓN DEL MECANISMO

#SI A SU FORTALECIMIENTO

#POR UN MECANISMO AUTÓNOMO

 

 

Comment here