La otra ópticaOpinión

Ya no les hagamos caso…

 

LA OTRA OPTICA

Por Juan Carlos Flores Turrubiates

Ya no les hagamos caso…
Desde el inicio de la pandemia por el coronavirus en México, Grupo Salinas ha encabezado una campaña a diestra y siniestra para evitar tener que cerrar sus negocios y ha demostrado, descaradamente, que su principal interés es el económico sin importarle poner en riesgo la integridad y la salud de sus empleados y colaboradores.
Basta con remontarnos al miércoles 25 de marzo, la cifra de contagios por Covid-19 en México se había elevado a 475 personas y eran 7 las defunciones por la misma enfermedad. Un día antes, se había iniciado ya la fase dos de la pandemia en el país que consideraba el cierre de toda actividad y comercio no esencial.
Ese día se difundió a través de los diferentes espacios noticiosos de Televisión Azteca un polémico mensaje de Ricardo Salinas Pliego, dueño de Grupo Salinas (y de TV Azteca), hacia todos sus colaboradores en el que aseguró que las medidas preventivas por la pandemia declarada en ese entonces por la Organización Mundial de la Salud (OMS), eran más mortales que el virus mismo.
El empresario argumentó que el aislamiento social y el freno de las actividades económicas es en realidad lo que provocará crisis al interior del mercado mexicano, ya que este fenómeno “significa  hambre y el origen de diversos problemas sociales, en donde la delincuencia se verá incrementada”.
Además, Salinas Pliego remató su mensaje asegurando que “como van las cosas, parece que no moriremos por coronavirus, pero sí vamos a morir de hambre”, a su vez  que el grueso de la población “no vive de un sueldo, no vive de sus ahorros, no vive del gobierno, la inmensa mayoría vive al día”.
El día siguiente, el presidente honorario de Elektra y padre de Ricardo Salinas Pliego, Hugo Salinas Price, de 88 años, publicó un video donde daba su postura ante el paro de labores que ya se había dado en el país y minimizaba, al igual que su hijo, la gravedad de la pandemia haciendo comparaciones ridículas y fuera de contexto entre las muertes por tabaquismo, alcoholismo y drogadicción en el país y pidiéndole al presidente que reconsiderara la reapertura económica en México.
“Soy un viejo de 88 años y me gusta fumar . . . ¿saben cuánta gente se muere anualmente por fumar… más de 7 millones de gentes se mueren al año”.
Y desde entonces, las empresas de Grupo Salinas se ha empeñado en desacatar las recomendaciones de la Secretaría de Salud, Elektra, Banco Azteca, Tiendas Neto, Salinas y Rocha, entre otras han utilizado los espacios informativos y publicitarios de TV Azteca, para realizar una campaña publicitaria y propagandística descarada donde señalan lo esencial que son sus tiendas para México.
Pero el colmo de esta desfachatez sucedió el día viernes en el noticiero estelar de TV Azteca conducido por Javier Alatorre, basados en las declaraciones absurdas de uno de los gobernadores con menos legitimidad en el país como lo es Jaime Bonilla, quien encabeza uno de los Estados donde la pandemia ha azotado con mayor fuerza, Alatorre instó a literalmente no hacerle caso a las recomendaciones del Subsecretario Hugo López-Gatell.
Por supuesto que estas declaraciones le dieron la vuelta al país, las redes sociales enardecieron pidiendo la cabeza del conductor estrella de Hechos Noche, sin embargo, el Presidente en un discurso sabatino a la nación le dio el espaldarazo a López-Gatell y fiel a su estilo amoroso y sin rencores le dio el perdón a su amigo Alatorre.
Por el otro lado la Secretaría de Gobernación encabezada por Olga Sánchez Cordero, emitió el apercibimiento a la televisora del ajusco para manifestar públicamente su respeto a las disposiciones sanitarias.
Sin embargo, esto de nada sirvió ya que el lunes en la mañanera Andrés Manuel recomendó no sancionar a la televisora minimizando las declaraciones de su amigo Javier.
Las declaraciones emitidas por Javier fueron, irresponsables a punto de rayar en lo criminal, y dejaron ver hasta dónde son capaces de llegar sus dueños quienes se han visto cómo unos seres deshumanizados, enfermos de ambición y codicia.
Si bien las redes sociales y la opinión pública repudiaron las declaraciones emitidas por Alatorre y fueron objeto de condena, la actitud de Obrador fue displicente e invita a las críticas constantes que le hacen sobre la gran relación que hay entre Salinas Pliego y Obrador, cuyas empresas se han visto muy beneficiadas desde que inició la 4T.
Ahora que inició la fase 3 de la contingencia sanitaria por el coronavirus en México veremos si seguirán operando impunemente las tiendas Elektra bajo el ampara del presidente Andrés Manuel o si terminarán cerrando sus puertas hasta finales de mayo o principios de junio o tal vez sigan siendo necios y veamos a la autoridad cerrar estas tiendas que para nada son esenciales.
Por lo pronto yo mejor los invito a que sigamos haciendo caso a las recomendaciones de las autoridades de salud, ya sea a  nivel, federal o local y mejor ya no le hagamos caso a comunicadores que solo son voceros de los intereses y de las ambiciones de sus jefes.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: