Los HechosOpinión

Encuestas perras

LOS HECHOS

Por José Inés Figueroa Vitela

Encuestas perras

 

El rico, siempre humillando al pobre.

Qué necesidad tienen, quienes se dedican a hacer sondeos, de “ampliar sus coberturas”.

Ya era suficiente humillación que el alcalde victorense resultaría el número cien, entre cien alcaldes evaluados por su desempeño, como para que ahora anden poniéndolo, igual en el último lugar, pero ahora con 102 de sus pares medidos.

Como quiera XICO no suda ni se acongoja, haciéndola de pipero y estibador de despensas, con mucha presunción, como si esas fueran las responsabilidades de un alcalde, proclamando “misión cumplida”.

En la próxima elección local sobrarán aspirantes que hagan mejor esas chambitas, a ver si los victorenses vuelven a entregarles el voto, o los del PAN “se los acercan”.

Luego nos sorprendemos de la disparidad que se da, en las mediciones que unas y otras empresas encuestadoras hacen -con una sola constante en el colero conocido-, respecto de gobiernos, partidos y candidatos.

Pero los saltos dados en las cifras de una misma empresa, sobre los mismos personajes, definitivamente abona a las suspicacias.

Mire usted, el negocio este de la referencia, el mes pasado “nos vendió” que el Gobernador tamaulipeco, FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, era el cuarto mejor evaluado, a nivel nacional, con su liderazgo en las medidas para afrontar la pandemia del Coronavirus.

En su más reciente trabajo, presuntamente levantado el diez de mayo reciente, ya lo pasó hasta el lugar 23, poniéndolo en el bloque de “los diez peor evaluados” por su pueblo.

Está “de locos” dar un seguimiento a los movimientos en el orden de ubicación de gobernantes, alcaldes, partidos y candidatos presentados por esta empresa, de manera sistemática, periódica, mensual.

En enero de este año, en el caso del gobernador tamaulipeco, lo ingresó a la “dorada lista” del top ten -los diez mejor evaluados-, precisamente en la posición décima, para pasar a vuelta de mes al lugar ocho, escalando dos posiciones.

De los meses siguiente, ya líneas arriba relatamos los saltos extraordinarios, lo cual no es nuevo.

En junio del año pasado, el mandatario tamaulipeco ocupaba la cuarta posición entre los gobernadores con mayor aprobación con 50.1 por ciento, luego que el mes de la víspera había ingresado al “top five”, precisamente en el lugar quinto.

Para septiembre el respaldo en torno del Gobernador GARCÍA CABEZA DE VACA andaba en siete de cada diez tamaulipecos, o el 67.6 por ciento, cuando “se sondeó” la intención de los Senadores de MORENA, de desaparecer poderes en Tamaulipas, a raíz de hechos violentos sucedidos en la frontera.

No creo que sea ocioso el hacer listas, gráficas, cuadros sinópticos, maquilarnos, difundirlos, promocionarlos.

Por eso la pregunta se remite a los motivos de esa especie de zigzag, en que traen el posicionamiento de los actores de sus encuestas, con excepción del alcalde capitalino tamaulipeco, al que invariablemente le tienen reservado el último lugar en todo.

¿Tendrá que ver con los días de pago, el monto de las facturas, o el tiempo de su liquidación?

Esa es una de las suspicacias en el ambiente.

La opinión pública doméstica está expectante; “no´mas milando”, como el chinito.

Las tarascadas de los perros rabiosos suelen ser mortales… más en tiempos de pandemia, como la que vivimos.

En el paquete salió la encuesta en el Estado, recién gobernador y de origen del dirigente nacional priísta, ALITO MORENO CÁRDENAS, Campeche, donde el año entrante habrá elecciones locales, incluida la de gobernador, por supuesto.

Según eso, por aquellas lejanas tierras del sureste, el partido del Presidente, MORENA, reporta ventajas, con el 30 por ciento de la intención del voto, seguido por el PAN con el 20 y en tercer lugar, el PRI, solo con el diez.

Las “indefiniciones” también rondan el 30, como para alterar cualquier pronóstico..

Del PRI nacional y su dirigente hablando, ayer salió a condenar la iniciativa de facultar al INEGI para hurgar al interior de los domicilios particulares, respecto del patrimonio familiar, para determinar y fiscalizar “sus efectivos ingresos”.

Para cuando se difundió el posicionamiento del PRI nacional, ya habían hecho lo propio dirigentes y gobernadores del PAN, el propio líder de la bancada morenista en el Senado RICARDO MONRREAL y hasta el Presidente de la República, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, asegurando que no había reales intenciones en ese sentido.

Le tocaría apechugar al dirigente nacional interino del partido en la Presidencia de la República, ALFONSO RAMÍREZ CUELLAR, que fue quien ventiló públicamente la intención y obviamente, no lo hizo motu propio.

En las restricciones de temporada, ayer el Gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA sostuvo una videoconferencia con empresarios de la industria maquiladora que integran la asociación INDEX Matamoros.

Ahí, acompañado del Secretario de Desarrollo Económico, CARLOS GARCÍA GONZÁLEZ, expuso el estado que guarda la pandemia del Coronavirus en el Estado y hablaron del proceso gradual y seguro de la reactivación económica que se seguirá con las empresas.

Aparte, con sus pares miembros de la Conferencia Nacional de Gobernadores, igual de manera virtual sesionaron con organismos empresariales, relacionados con el sector turístico, explorando la ruta de la reactivación de la industria sin chimeneas.

El grueso de los victorenses, la mañana de ayer pasaron de la preocupación, al jubilo y al enojo, lo que no será novedad en estos tiempos de relación con sus autoridades locales.

Amanecieron con el anuncio de que se cortaría el suministro de agua, por acciones de mantenimiento de la red de energía eléctrica; luego se les anunció la cancelación de tales trabajos, por lo que no habría corte del suministro, pero cuando fueron a sus tomas, se encontraron que como quiera y como siempre, desde el inicio de la actual administración municipal, el fluido brillaba por su ausencia.

Y todavía se atreven a poner en el boletín oficial la recomendación a la gente de que “almacene agua”, porque no se sabe cuando se pueda presentar un problema; este problema tiene nombre y apellido y para desgracia de todos, su caducidad es de tres años.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: