Los HechosOpinión

La vieja del otro día

LOS HECHOS

Por José Inés Figueroa Vitela

La vieja del otro día 

En la última mesa de diálogos de ORT radio, en la que participé, las posiciones se polarizaron, hablando de los temas de género, equidad, paridad, derechos políticos de las mujeres en la vida pública.

Ciertamente de todo hay en la viña del señor y las agresiones no tienen remitente ni destinatario exclusivo, pero cuando las víctimas sufren por su condición humana y padecen inercias históricas, culturales, machistas, se impone la implementación de garantías extraordinarias que allanen atavismos.

Eso se impondrá, por el tiempo necesario, hasta que la sensibilidad social dominante reconozca en la participación política y gubernamental –como en toda actividad-, a personas, sin más adjetivos, títulos, o etiquetas.

Afortunadamente, al menos en nuestro entorno nacional, las nuevas generaciones, que pronto se incorporarán al mercado laboral, al sector público y privado, ya vienen con ese chip del respeto más allá de la condición física, color de piel, indumentaria o sociocultural.

Por supuesto, seguirá habiendo casos de excepción seguramente, pero esa es la aspiración: que los racistas, discriminadores, agresores, pendencieros, sean la minoría perdida y no la constante dominante que hemos padecido.

Por aquella deuda hacia las mujeres, habrá a quienes incomode las reglas contemporáneas de la equidad, pero más nos vale primero conocerlas y enseguida aplicarlas, para en ello también, aprender a transitar a una nueva realidad, sin contratiempos mayores.

Las instancias jurisdiccionales, en esto, igual juegan un rol preponderante, para cerrarle el paso a los excesos que terceros pretendan capitalizar, colgándose del marco jurídico, con aviesas intenciones.

Los casos de MAKI ORTIZ DOMINGUEZ en Reynosa, MARÍA DEL PILAR GÓMEZ LEAL en Victoria y MAYRA OJEDA CHÁVEZ en Madero, la semana pasada fueron noticia, en escenarios variados.

La alcaldesa de Reynosa brincando a MORENA con su hijo porque en el PAN no le dieron la candidatura; la alcaldesa con licencia de Victoria buscando la reelección, dolida de las ofensas personales en medio de campañas negras y la Secretaria del PRI estatal, presunta víctima de un atentado en el arranque del proselitismo.

Cada una en su contexto, ha dado mucho que decir y abonará, a mejor interpretar la situación de las mujeres participando en política, con todos sus derechos a salvo, pero acosadas por el entorno; con todos sus derechos a salvo, buscando capitalizar el momento.

La ley y las estructuras institucionales usadas a modo de intereses particulares, por quienes ejercer el poder, es un arma de dos filos que termina por dañar a sus manipuladores.

Entre los temas enlistados para su desahogo por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se encuentra el expediente de inconstitucionalidad 118/2020, promovido por la Comisión Nacional de Derechos Humanos

Demanda la invalidez del artículo 13, apartado A, fracción IV, de la Ley que establece el Servicio de Administración Tributaria de Tamaulipas, publicado en el Periódico Oficial de esa entidad de 6 de febrero de 2020, mediante Decreto LXIV-62 del Congreso Local tamaulipeco.

Del mismo origen y destino, entre otras muchas controversias a reformas legales dadas en lo local, se ha cuestionado el rompimiento de la máxima universal de “presunción de inocencia”, con el otorgamiento de la prisión preventiva, mientras se investiga alguna denuncia.

Luego esa figura ha resultado de mucha utilidad para quienes detentan el poder, en lo que parecen llanas venganzas, pase de cuentas o sometimiento de adversarios, a los ojos de la opinión pública, a ratos confundida entre la delgada línea, entre lo justo, lo legal y lo simulado.

Hay quienes apuestan doble contra tronchado, a que el Gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA va a ser desaforado por el Congreso Federal y procesado por la Fiscalía General de la República.

Los hay también quienes, a la inversa, juran y perjuran que al ejecutivo tamaulipeco lo va a exonerar el Congreso Local y sus malquerientes, de dentro y fuera, “nada más le van a pelar los dientes”.

En esas olas que han acompañado el Juicio de Procedencia que se libra en la Cámara Baja del Congreso de la Unión, ha danzado la opinión pública tamaulipeca durante los últimos días y semanas.

El cruce de apuestas se hace extensivo a que dependiendo de que se consuma o no el desafuero, será el destino de la elección: que si lo desafueran pierde el PAN; que si no lo hacen, será MORENA el derrotado en las urnas del 6 de junio.

Yo no creo en esas tesis, pero no dejo de escucharlas y aquí se las paso al costo.

Solo repetiré, en mis consideraciones, lo único cierto es que de México –léase MORENA y el Gobierno federal- quieren “ponerlo a buen resguardo”; y aquí –léase el PAN y sus aliados en el Congreso Local y afuera-, tiene todo listo para declararlo inocente.

Ahora sí que a quienes no tenemos vela en ese entierro, más nos vale ponernos a cantar los estribillos de las rondas infantiles, como La Víbora de la Mar, diciendo: será melón, será sandía… ¡será la vieja del otro día!

De actuaciones jurisdiccionales hablando, la chamba se le está acumulando al IETAM y el Tribunal Electoral de Tamaulipas, en primera instancia, con las tantas demandas que se están interponiendo por los actores políticos del momento.

Tan solo la lista de candidatos que presentó por su lado el dirigente estatal del Partido Morena, ENRIQUE TORRES, suma 271 expedientes y de ellos, la mayoría ya metió su recurso reclamando el derecho a participar en la elección.

Ya sabe, el Consejo General del IETAM determinó que el agente acreditado para registrar candidaturas, lo era el representante del partido ante el Instituto, con el aval nacional, así que quienes se fletaron con el dirigente del partido para registrarse fueron desechados.

Habrá quienes lo hicieron inocentemente –el anotarse por esa vía-, pero júrelo, no fueron quienes ahora andan declarando, quienes presumen del conocimiento de las leyes y el andamiaje electoral, pero no se dieron por enterados, en su momento, de cuáles eran los canales adecuados.

O sí lo sabían, pero no tenían la menor posibilidad de ser tomados en cuenta, recurriendo a este atajo, pensando desde el origen, que con los litigios pueden obtener algo más.

Y todavía no estamos hablando de los presuntos infiltrados.

En el “análisis de los datos disponibles de incidencia delictiva” de la agrupación Causa Común, se determina que si bien no ha disminuido la incidencia de homicidios en el país, desde que inicio el gobierno de la 4T se detuvo la curva creciente incidencial de los años anteriores.

Tamaulipas sale bien librado en ese arqueo, al aparecer entre los estados que registran la mayor disminución de homicidios, el segundo con menos feminicidios, séptimo en reducción de

secuestros y extorsiones; sexto en reducción de robos con violencia y cuarto respecto de robos de vehículo con violencia.

En los casos de violencia intrafamiliar es donde menos disminución reporta, en la décima posición, pero disminución al fin: la mitad -16- entidades registran incrementos.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: