Cuadrante PolíticoOpinión

Arnulfo busca restablecer el cacicazgo en el SNTE

CUADRANTE POLÍTICO
Por Fernando Acuña Piñeiro
(De la mano de los cachanchanes de Gordillo)
Arnulfo busca restablecer el cacicazgo en el SNTE  

Recientemente se ha dejado sentir una campaña de grilla y de torpedeo político en contra del actual dirigente magisterial en Tamaulipas, Rigoberto Guevara Vázquez.   

Pero dudamos que vaya a prosperar, pues quienes la están orquestando, están partiendo de fantasías decadentes y aferradas a retroceder hacia los graves excesos caciquiles del pasado. 

En nuestra opinión, el maestro Rigoberto Guevara ha sabido sortear coyunturas políticas difíciles como dirigente del SNTE tamaulipeco. No es poca cosa, atravesar por dos alternancias políticas sucesivas que se manifiestan en el escenario de nuestro estado. (2016 el triunfo del PAN y 2021, con el triunfo morenista en el Congreso y en los principales ayuntamientos).  

Lo anterior implica estar inmerso en un mar de presiones, tanto estatales como federales. Pero, aun así, Rigo ha mantenido el barco magisterial a flote. Y no ha caído en tentaciones de autoritarismo.  

Creo que, al contrario, sigue habiendo plena apertura al sentir de las bases. Esto último es fundamental, para lo que viene: una sucesión magisterial, donde por primera vez se pondrá en juego una democracia más abierta al sentir de los trabajadores.  

Además, con todo y la fuerza que en su momento ejerció el sexenio cabecista, el maestro Guevara Vázquez siempre se ha mantenido leal a su líder nacional Alfonso Cepeda Salas.   

Pero… ¿entonces, porque los golpeteos? 

Las grillas parecen surgir de una maestra de origen chiapaneco de triste memoria, y del ex dirigente Arnulfo Rodríguez, mismo que trata de construir un cacicazgo magisterial en Tamaulipas, de la mano de las huestes gordillistas, a las cuales el SNTE de Alfonso Cepeda Salas y el gobierno obradorista, han jubilado políticamente hablando.  A pesar de que durante 20 años ha formado parte de esta estructura, hoy el dirigente Cepeda no se ha prestado a los caprichos gordillistas. Y eso es lo que mantiene a los Elbistas encabritados.  

  Los seguidores de la ex cacique Elba Esther no quieren entender. Tampoco el profesor Rodríguez Treviño quiere aceptar que ya es tiempo de ceder el espacio a las nuevas generaciones.  

¿QUIEN ES ARNULFO?  

Un viejo “coyote” de los madruguetes antidemocráticos en el SNTE tamaulipeco, operador de acuerdos en lo oscurito y formado en las mil y una marrullerías de la grilla magisterial, ahora resulta que se somete a una cirugía de su virginidad política para “oxigenar” y “rejuvenecer” desde su jubilación a la sección XXX.  

La realidad que respira atrás de todo este tinglado de la sucesión magisterial en nuestro estado, es que Arnulfo Rodríguez se está embarcando en una aventura política, condenada al fracaso.   

Todo lo anterior se debe a que los miles de votos de los maestros tamaulipecos, se perfilarán a favor de la 4T, pero no para satisfacer las ambiciones de los gordillistas. Sino para favorecer el surgimiento de cuadros jóvenes, con una nueva perspectiva democrática.  

Las puertas del poder están cerradas para la maestra Elba Ester Gordillo en la 4T, y claro está, en el SNTE. Una muestra de ello es el reciente fracaso electoral, (el pasado seis de junio) de las llamadas Redes Sociales Progresistas, que responden a la familia caciquil gordillista.  

A contra corriente, en estos recientes comicios, la dirigencia del maestro Alfonso Cepeda Salas en el SNTE ha logrado avanzar en el apoyo hacia el proyecto del obradorismo. Tal vez no sea lo mejor para el movimiento democrático, pero ahí los mantiene AMLO. Además, existe el compromiso de que cederá la estafeta en el 2024. ¿A Delfina Gómez? No lo sabemos.  

Pero volvamos al tema estatal:  

Para el filósofo Schopenhahuer la ambición es un círculo vicioso. Aplicado esto a la política, hablamos de una voluntad permanente e insaciable de amasar poder y riqueza. Este es el caso específico de Rodríguez Treviño en el actual escenario del magisterio tamaulipeco.  

Los propósitos de Arnulfo Rodríguez chocan abruptamente con uno de los nuevos principios de la política sindical, enarbolada por el actual dirigente del magisterio nacional, en los tiempos de AMLO, el profesor Cepeda Salas, mismo que desde su arribo al cargo planteó que:  

“A partir de ahora se acabaron os cacicazgos dentro de esta organización”, en clara alusión a Elba Esther Gordillo.  

Algunos de los reproches que las bases magisteriales le hacen a Arnulfo en Tamaulipas, es que ya tuvo sus años de gloria político sindical, y se le respetó su hegemonía. Sin embargo, hoy trata de socavar a la Sección XXX a través de perversidades políticas, que dada la nueva cultura democrática que parece respirarse en el sindicato de maestros, (el voto libre y secreto) se creían ya superadas.   

ART ejerció el poder sindical en el SNTE a partir del 2007 y entregó el mando un 26 de octubre del 2012, ya avanzado el sexenio de Egidio Torre Cantú. En su momento fue apoyado por el matamorense Rigoberto Guevara, pero hoy ese respaldo que en su momento se le brindó, Arnulfo lo paga con traición.  

A Arnulfo en su sucesión, no lo dejaron heredar la monarquía sindical, pero sí lo obligaron a entregarle el cetro a un consentido de la maestra Elba Esther Gordillo, que hasta la fecha ha sido el peor dirigente sindical que ha cruzado por las filas del gremio educativo: Rafael Méndez Salas.  

En los años en que estuvo al frente del sindicato, Arnulfo regenteo en Tamaulipas al PANAL. Pero en el 2015 se declaró priista. Hoy en pleno 2021, ART, busca regresar al poder, a través del membrete “Maestros por México” y de las Redes Sociales Progresistas propiedad de la familia Montelongo-Fujiwara que acaban de perder el registro.  

Hablamos de las desgastadas huestes gordillistas, mismas que ya a estas alturas, se la están jugando en contra del presidente AMLO, al no encontrar respuesta a sus voraces apetitos de poder sindical.   

Desafortunadamente para Arnulfo y sus secuaces gordillistas,  la pasada elección del seis de junio, afianzó aún más la relación del liderazgo nacional de Alfonso Cepeda   Salas ante el gobierno de la 4T.  

Ese y no otro es el escenario que se perfila en el magisterio tamaulipeco. ¿Lograrán Arnulfo y la Gordillo volver a los dorados tiempos del cacicazgo…? Lo dudamos.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: